helado-de-manteca-de-cacahuete-platano-salsa-de-caramelo-salado


Si pensabas que no había cosa más fácil que hacer la "o" con un canuto, cuando leas lo fácil que es hacer este Helado de manteca de cacahuete y plátano con salsa de caramelo salado, vas a tener que pensar en cambiar el dicho ;)

El hecho de que apele a este helado como tal, se lo debemos a que para elaborarlo, partimos de plátanos que previamente han sido congelados. Al procesarlos con los demás ingredientes que forman parte de la receta, la textura helada permanece, aunque por la fricción de las cuchillas del robot contra los ingredientes, es muy posible que ganen grados y que pierda textura como helado. Menos mal que contamos con el congelador como aliado para ayudarle a recuperar su textura propia como helado. Y todo ello a pesar de que elaborarlo se tarda menos que decir un, dos, tres.

Este ha sido uno de los helados que más, más ha gustado en casa. El plátano, la manteca de cacahuete, el chocolate son ingredientes que casan a la perfección, y el hecho de que el caramelo que salsa este helado sea salado, hace lo suyo para realzar el sabor dulce de los ingredientes. ¡Cosas de la química!



helado-de-manteca-de-cacahuete-platano-salsa-de-caramelo-salado

Receta de Helado de manteca de cacahuete, plátano y salsa de caramelo salado

Ingredientes

Para el helado
  • 2 plátanos congelados
  • 225 gr de yogur griego sin azucarar
  • 2 cdas de manteca de cacahuete
  • 2 cdas de leche condensada
  • Un puñado de pepitas de chocolate blanco
  • Un puñado de cacahuetes pelados con sal ligeramente partidos
Para la salsa de caramelo
  • 30 gr de agua
  • 95 gr de azúcar granulado
  • 80 gr de nata
  • 25 gr de mantequilla sin sal
  • 1/2 cdta de esencia de vainilla
  • 1/2 cdta de sal
Elaboración

Del helado
  1. Ponemos los plátanos congelados en el vaso de un robot y agregamos el yogur, la manteca de cacahuete y la leche condensada. Trituramos hasta que conseguir una papilla.
  2. Agregamos las pepitas de chocolate y los cacahuetes y mezclamos con una espátula.
  3. Vertemos la mezcla en un recipiente y lo introducimos en el congelador al menos 12 horas. No es necesario sacarlo de vez en cuando para romper los cristales de hielo porque no se forman.
De la salsa de caramelo salado
  1. En un cazo ponemos el agua y el azúcar, removemos y calentamos hasta llevar a ebullición. A partir de aquí no removemos más y dejamos que la mezcla vaya convirtiéndose en caramelo, lo cual nos llevará cerca de 12 minutos y adquirirá un color y olor avellana.
  2. Retiramos del fuego y añadimos la nata. En este paso hemos de ser cautos, ya que la mezcla saltará pero bajará de nuevo en cuanto empezemos a remover el conjunto. 
  3. Agregamos entonces la mantequilla, removemos hasta que se derrita y por último añadimos el extracto de vainilla y la sal. Mezclamos todo, dejamos cocer un minuto más y lo retiramos a un tarro.
Montaje
  • A la hora de servir, vertemos un chorrito de caramelo salado sobre el helado, y ¡a disfrutar!

empanada-de-lomo-adobado-y-pimientos-verdes


¿Pensando en un picnic? ¿Quizás en un picoteo? ¿O en una cena informal? 

Ideas hay cientos, miles, pero hay que encontrarlas; o mejor dicho: buscarlas. O lo mismo ha sido llegar aquí, a mi blog, y darte cuenta del tiempo que ha pasado desde tu último picnic, tu última salida al campo, o tu último picoteo informal y querer ponerle remedio cuanto antes.

Las cosas no ocurren porque sí. Y si esta Empanada de lomo adobado y pimientos verdes se ha plantado delante de tus ojos como por arte de magia no es porque sí, es porque has de hacerla. Sí, querido seguidor. Así que ve pensando en qué excusa vas a poner para hacerla. 

En mi opinión, esta empanada es una versión más afinada del clásico bocata de lomo y pimientos verdes que quien más y quien menos, ha metido en una bolsa y se lo ha llevado al campo, a la piscina, o al río.

Y digo que es una "versión más afinada" porque la masa con la que está hecha esta empanada es tan fina, es tan suave, que se deshace sola en un mordisco. La descubrí hace mucho tiempo de la mano de Marga, y siempre que he hecho empanada, ha sido su masa la que he elegido porque es infalible. Por añadido te diré que además, de un día para otro no pierde textura y sigue quedando tan crujiente como nada más sacarla del horno. 

Entonces ... ¿cuándo has dicho que te vas de picnic?


empanada-de-lomo-adobado-y-pimientos-verdes


Receta de Empanad de lomo adobado y pimientos verdes



Ingredientes


Para la masa

  • 300 gr de harina de trigo
  • 115 ml de aceite de oliva
  • 115 ml de agua
  • 8 gr de sal de mesa
  • 30 gr de manteca a temperatura ambiente
Para el relleno
  • 300 gr de cinta de lomo adobada, unos tres filetes cortados gruesos
  • 2 pimientos verdes 
  • 1 cebolla
  • 1/2 cdta de pimentón agridulce
  • Orégano 
  • Aceite de oliva
  • Sal
Además
  • 1 huevo para barnizar la empanada
Elaboración

  1. Para formar la masa: En un recipiente ponemos el agua, el aceite y la sal, y mezclamos. Incorporamos la mayor parte de la harina, reservando un poquito, y mezclamos los ingredientes con una espátula. Incorporamos el resto de la harina y amasamos unos dos minutos.
  2. Formamos una bola y la estiramos con un rodillo. Untamos la superficie con la manteca, llevamos los extremos de la masa hacia el centro y amasamos hasta ver que la manteca se ha integrado en la masa. Le damos forma de cilindro y la refrigeramos como mínimo una hora, o hasta que se haya enfriado y cogido consistencia.
  3. Para preparar el relleno, lavamos los pimientos, los abrimos y los picamos en trozos de unos dos centímetros de largo. Pelamos y picamos la cebolla en trozos de tamaño similar al de los pimientos. Pochamos las dos verduras en una cucharada de aceite, primero a fuego lento, para que se vayan haciendo despacito, y tras media hora, subimos el fuego para que se doren un poco. 
  4. Cortamos los filetes de cinta de lomo en dados de un centímetro de tamaño y los incorporamos a la sartén, removiendo hasta que se hayan hecho. Aderezamos con orégano al gusto y con la media cucharadita de pimentón. Removemos rápidamente y retiramos a una fuente. Dejamos enfriar antes de rellenar con esta farsa la empanada.
  5. Transcurrido el tiempo de reposo de la masa, dividimos esta en dos. Una mitad será para la base y la otra nos servirá de tapa. Espolvoreamos ligeramente la superficie de trabajo con un poco de harina y estiramos la base dándole la forma que deseemos y hasta conseguir un grosor de unos 3 milímetros. Enrollamos la masa en el rodillo y la trasladamos a una fuente de horno, protegida con papel vegetal, y la estiramos. Rellenamos con la farsa, dejando libres los bordes, aproximadamente dos centímetros, y procedemos a estirar la tapa con la otra mitad de la masa. Sellamos la empanada haciendo un rulo alrededor, o la forma que deseemos. Podemos reservar una pequeña parte de la masa para recortar tiras y decorar a nuestro gusto. Es necesario practicar un agujero en el centro, a modo de chimenea, para que la empanada respire.
  6. Pincelamos con el huevo y espolvoreamos con un poco de orégano, si lo deseamos ;)
  7. Precalentamos el horno a 180ºC, pincelamos la empanada con un huevo batido, y horneamos entre 30 y 35 minutos.



ensalada-verde-de-bulgur


Desde que el verano es verano y hace calor, el cuerpo nos pide hidratarnos, y parece que sobrelleva peor las digestiones algo más pesadas. No estoy pensando en una fabada, ni en un cocido. ¡Qué va! Al menos en Madrid, a 40 grados de media que andamos en julio, solo con pensar en una fabada empiezo a sudar cosa mala.

Cuando digo "digestiones más pesadas" me viene a la cabeza la imagen de la carne, que me apetece más bien poco. Así que las recetas fresquitas se presentan como una de las opciones más apetecibles. Y es aquí donde las ensaladas entran en juego.

La inspiración de la receta de hoy me llegó con la visita a una cadena de restaurantes de los que proliferan por aquí, por Madrid, pero adaptada al 100% a lo que yo sabía que podría gustar en casa. Y si en tu casa y en la mía nos damos la mano en gustos, no pierdas de vista la rica opción que hoy te presento: Ensalada verde de bulgur, un plato único que te aporta los nutrientes necesarios para hacer de esta ensalada una receta completa, ya que aparte de llevar bulgur como uno de sus ingredientes base, también lleva espinacas baby, calabacín a la plancha, manzana fresca, brotes de alfalfa, anacardos, semillas chía y una vinagreta de mostaza y miel. 

¿Te quedas conmigo a leer la receta?

Receta de Ensalada verde de bulgur


Ingredientes (Para 4 personas)

  • 120 gr de bulgur
  • Un paquete de espinacas baby frescas (125 gramos)
  • 16 discos de calabacín de aproximadamente 1 centímetros de grosor
  • Dos manzanas grandes
  • Brotes de alfalfa frescos
  • Dos puñados de anacardos
  • 2 cdas de arándanos rojos deshidratados
  • 1 cda de semillas chía
  • 6 cdas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cdas de mostaza inglesa
  • 1 cda de miel
  • Sal
Elaboración
  1. Cocemos el bulgur siguiendo las indicaciones del fabricante. Una vez cocido, lo refrescamos y lo reservamos.
  2. Planchamos los discos de calabacín por ambos lados en una plancha con un poquito de aceite. Los reservamos.
  3. En una ensaladera o fuente amplia disponemos las espinacas formando una cama sobre la que montaremos el resto de los ingredientes. 
  4. Disponemos el bulgur en el centro de las espinacas.
  5. Distribuímos los discos de calabacín alrededor del bulgur.
  6. Pelamos las manzanas y las cortamos en daditos. Las ponemos en un recipiente con una cucharadita de zumo de limón para evitar que se oxiden. Los repartimos por encima de los ingredientes que ya van formando la ensalada.
  7. Distribuímos los anacardos, partidos en trozos gruesos, seguimos con las semillas chía.
  8. Para hacer la vinagreta, en un tarro de cristal pequeño ponemos el aceite, la mostaza, la miel y sal al gusto y los agitamos.
  9. Ponemos cuatro montoncitos de brotes frescos de alfalfa, sazonamos la ensalada con sal Maldon y la acompañamos con la vinagreta aparte para que cada comensal se sirva a su gusto.
¡Y a disfrutar!




pastel-de-cerezas


No puedo permitir que termine la temporada de cerezas, aunque todavía nos queda por disfrutarlas, y que esta receta se quede guardada en la recámara esperando ver la luz la primavera que viene.

No. No puedo. 

Y es que este pastel de cerezas es muy, muy posiblemente el mejor que haya podido comer jamás. 

Con los pasteles de cerezas no ocurre lo mismo que con las tartas de queso, que puedes comerlas en prácticamente todos los restaurantes del mundo mundial. Si quieres comer pastel de cerezas, has de ser tú quien se haga cargo del tema. 

De este pastel nos ha gustado todo, incluso relamer el plato (por feo que suene decirlo, je je je). 

pastel-de-cerezas


La masa de la empanada, masa quebrada, apenas es dulce; de la parte dulce ya se encarga el relleno, sobre el que os diré, y haciendo un copia-pega de la palabras de mi hija, "sabe realmente a cerezas". Y claro, cuando se cuenta como aliado un producto de tremenda calidad como el de Picota del Jerte, no hace falta decir más.

No os voy a animar a hacer la receta, no. Voy a pediros que la hagáis, sí o sí. O de lo contrario, os estaréis perdiendo una joyita gastronómica :D

¡Vamos a la receta!

pastel-de-cerezas

Receta del que muy posiblemente es ... el mejor Pastel de cerezas

Ingredientes

Para la masa quebrada
  • 325 gramos de harina de trigo normal
  • 1 cdta de sal común
  • 1 cda de azúcar blanquilla
  • 230 gramos de mantequilla sin sal muy fría
  • 6-8 cdas de agua helada (con un par de cubitos de hielo)
Para el relleno
  • 500 gr de cerezas deshuesadas
  • 30 gr de Maizena
  • 1 cdta de extracto de vainilla
  • 1/4 cdta de extracto de almendra
  • 1 cda de zumo de limón
  • 1 cda de mantequilla sin sal
Para el finalizado
  • 1 yema de huevo batida
  • 1 cda de leche o de nata líquida
  • 1 cda de azúcar blanquilla
Utensilios
  • Un molde redondo de 22 cm de diámetro
Elaboración

De la masa quebrada
  1. En un recipiente amplio mezclamos la mitad de la harina, la sal y el azúcar.
  2. Añadimos la mantequilla cortada en daditos y la incorporamos a la harina frotándola con las yemas de los dedos. Ha de quedar una textura similar a las migas de pan.
  3. Añadimos el resto de la harina y mezclamos con las manos. Es importante no sobre manipular los ingredientes para evitar que la mantequilla se derrita al contacto con el calor que le aporten nuestras manos. 
  4. Agregamos 6 cucharadas de agua helada y la integramos en la masa. Si pellizcas la masa y ves que no se desmigaja, está lista. Si por el contrario se desmigaja, necesita más agua.
  5. Dividimos la masa en dos bolas de similar tamaño, las aplastamos, las envolvemos en film transparente y refrigeramos una hora en la nevera. Podemos adelantar el proceso en el congelador durante media hora.
  6. Transcurrido el tiempo, espolvoreamos harina sobre la mesa de trabajo y estiramos las dos bolas de masa quebrada hasta conseguir un diámetro de 26 centímetros aproximadamente. Si notamos que la masa queda muy blanda, la colocamos sobre film transparente ligeramente enharinado, y las llevamos a la nevera unos diez minutos más para que la mantequilla se endurezca de nuevo.
Del relleno de cerezas
  1. Mientras la masa quebrada reposa en la nevera, preparamos el relleno. En un recipiente ponemos las cerezas, la Maicena, el azúcar, el extracto de vainilla y de almendra, el zumo de limón y la sal. Mezclamos bien y dejamos reposar.
Montaje
  1. Precalentamos el horno a 200ºC, con calor superior e inferior.
  2. Cubrimos la base y las paredes de nuestro molde con una de las planchas de masa quebrada, ajustándola muy bien. La masa ha de sobresalir unos dos centímetros del borde.
  3. Vertemos el relleno, evitando que también caigan los jugos para evitar que la masa se humedezca en exceso.
  4. Cubrimos el relleno con la otra plancha, ajustándola alrededor del relleno formando un círculo, y a continuación sellando el sobrante de las dos planchas pellizcando la masa. Remetemos la masa ya cerrada entre las paredes del molde. Ahora nos queda decorar el borde de la masa a nuestro gusto. Podemos utilizar las yemas de nuestros dedos a modo de pinza para marcar formas. 
  5. Con el sobrante de la masa dibujé unas cerezas que posteriormente pegué en la masa como decoración.
  6. Batimos la yema de huevo, añadimos la cucharada de nata y pincelamos la superficie y los bordes del pastel. Practicamos cuatro cortes en forma de cruz para que hagan de chimenea, colocamos los motivos decorativos que hayamos elegido donde más nos guste y por último, espolvoreamos con el azúcar blanquilla.
  7. Introducimos en el horno, a baja temperatura, y cocemos el pastel durante 20 minutos a 200ºC. Reducimos la temperatura a 180ºC  y cocinamos 30-40 minutos más.
Notas y consejos
  • Lo más rico de la masa quebrada es su sabor a mantequilla, por lo que os recomiendo que no escatiméis y compréis una mantequilla de calidad.
  • Lo más tedioso de la receta puede ser deshuesar las cerezas. Un truco es utilizar un palo de brocheta largo y empujar con él el hueso, aunque lo mejor es un deshuesador de cerezas.
  • El jugo de las cerezas maceradas puedes reducirlo al fuego y lograr un sirope con el que acompañar tu pastel.
  • Sirve el pastel con nata montada o helado de vainilla, y nápalo con el sirope. 

Visto en Inspiredtaste


kung-pao-cauliflower


Con la llegada del calor y de las altas temperaturas estivales, el cuerpo no solo pide lo que más necesita reponer, agua, a base de la ingesta de líquidos, sino también comidas más ligeras. De esta manera, nuestras digestiones serán menos pesadas y nos sentiremos mejor.

Es aquí donde podemos echarle una mano y satisfacer sus necesidades aumentando la ingesta de frutas y de verduras. Ya sabes, cinco al día ;) Y por aquí llega mi sugerencia de hoy: Kung Pao Cauliflower, o en cristiano, como dirían algunos: Coliflor al estilo Kung Pao.

El mayor atractivo de esta receta es la técnica de cocinado de la coliflor, al horno, y de cómo pasa totalmente desapercibido que sea precisamente la coliflor el ingrediente principal de esta receta, pues si sabe a algo, desde luego que no es a coliflor. Palabrita. Lo digo por aquellos poco amigos de la coliflor ;)

El segundo de los atractivos que tiene es el toque asiático de la receta. A la típica salsa Hoisin se le añade salsa de soja y vinagre de arroz, y el chile y la pimienta le da un toque rockero potente, de manera que es conveniente que ajustes las cantidades de los ingredientes picantes a tu paladar y/o al de tus comensales a partir de las indicaciones de la receta.

Receta de Kung Pao cauliflower { Coliflor al estilo Kung Pao }


Ingredientes - 2 personas

Para la marinada de la coliflor

  • Una coliflor pequeña
  • 2 cdas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1 y 1/2 cdta de Maizena
  • Aceite de sésamo o de oliva
Para la salsa
  • 2 cdas de vinagre negro (yo usé de Módena)
  • 2 cdas de salsa de soja
  • 1 cda colmada de salsa Hoisin
  • 1 cda de azúcar moreno
  • 1 cdta de aceite de sésamo
  • 1 cda de Maizena
Para el salteado
  • 3 cdas de aceite de sésamo
  • 1/2 cdta de granos de pimienta negra recién molidos
  • 4-6 chiles rojos frescos
  • 1 cebolleta pequeña (tanto el tallo verde como la parte blanca)
  • 1 diente de ajo picado finamente
  • 1 trocito de 1 centímetro de jengibre fresco pelado y rallado
  • 2 puñados de cacahuetes fritos
Guarnición
  • 100 gramos de arroz 
Elaboración

De la coliflor


  1. Precalentamos el horno a 250ºC, con calor superior e inferior.
  2. Separamos los ramilletes de la coliflor del tallo y córtalos pequeños. Los lavamos y secamos. Los distribuimos en una fuente apta para horno.
  3. En un recipiente pequeño mezclamos todos los ingredientes de la marinada, removemos y los añadimos a la coliflor, repartiéndolos bien para que la impregnen por completo. Vertemos un chorrito de aceite y lo mezclamos bien.
  4. Introducimos la fuente con la coliflor en el horno y la cocinamos entre 20 y 30 minutos, hasta que los ramilletes queden tiernos y el exterior crujiente. Los removemos a mitad del cocinado.
Guarnición
  1. Ponemos una cazuela honda con agua y sal y la llevamos a ebullición. Cuando el agua rompa a hervir, añadimos el arroz y lo cocinamos el tiempo necesario dependiendo del tipo de arroz que hayas elegido como guarnición.
De la salsa y del salteado
  1. En un bol pequeños mezclamos los ingredientes de la salsa. Reservamos.
  2. En una sartén honda, o preferiblemente un wok, ponemos las tres cucharadas de aceite de sésamo a calentar y doramos los chiles rojos y los granos de pimienta recién molidos en trozos gruesos. Si tu pimienta ya está molida, es preferible que la añadas una vez que estés salteando la coliflor.
  3. Añadimos el diente de ajo, el jengibre y la parte blanca de la cebolleta picada. Removemos constantemente. 
  4. Incorporamos la coliflor y la salsa que teníamos reservadas, y removemos el conjunto. Por último, los cacahuetes.
  5. Servimos la coliflor con el arroz. Picamos un poco del tallo verde de la cebolleta y la espolvoreamos por encima. 
¡Que aproveche!

Visto en Tastemade.
limonada-de-jengibre-y-hierbabuena


Con el calor es una necesidad imperiosa hidratarse por dentro. Si os digo que en un clima templado, realizando un esfuerzo físico moderado, perdemos una media de 2,500 litros de agua diariamente seguro que pensáis que estoy exagerando; puedo ver vuestra expresión de asombro e incredulidad. Creo que es una cantidad más que considerable y es necesario concienciarnos, y por añadido, concienciar a niños y mayores que tengamos cerca para que se hidraten bebiendo líquidos, a poder ser, libres de alcohol. 

¿Qué cantidad de líquido perdemos diariamente?

Según mis pesquisas, alrededor de 1,5 litros se pierden por la orina, unos 450 mililitros por medio de la respiración, 350 mililitros por la transpiración, 100 mililitros por heces. Asombroso, ¿verdad? Imagino que intuiréis que si realizamos ejercicio físico, estos niveles aumentan.

Necesitamos agua para vivir. Podemos sobrevivir hasta 50 días sin comer, pero solo 3 días sin ingerir líquidos. Dolores de cabeza, cansancio, calambres, dificultades en la visión, problemas de drenaje del riñón, dificultad para la concentración son algunos de los síntomas que sentimos ante la falta de hidratación suficiente. 


limonada-de-jengibre-y-hierbabuena

¿Qué cantidad de líquido necesitamos diariamente?

Dos litros de líquido, tan solo dos litros son necesarios para mantener nuestros niveles de hidratación de manera óptima. En forma de agua, de sopas, caldos, leche, zumos. Tenemos todo el día por delante, 24 horas, para racionarlos. ¿Crees que podrás?

Pues yo voy a hacer todo lo posible para animarte a tomar líquidos, de ahí la receta de hoy. Mi Limonada de jengibre y hierbabuena es rica, muy rica, extremadamente rica, tanto, que resulta incluso adictiva de lo fresquita y refrescante que es, y además, está vitaminada, pues está enriquecida con todas las propiedades que le aporta el limón, el jengibre y la hierbabuena. El sabor cítrico del limón, el ligero toque picante del jengibre, junto con el frescor de la hierbabuena hace que esta Limonada de jengibre y hierbabuena sea perfecta para tomar en cualquier momento en el que necesitemos un refrigerio.

Ya verás qué poco te va a costar hidratarte. Es más ... esta limonada te va a crear adición ;)

limonada-de-jengibre-y-hierbabuena

Receta de Limonada de jengibre y hierbabuena

Ingredientes - Para aproximadamente 1 litro de limonada (4-5 personas)

Para el sirope de jengibre y hierbabuena
  • 180 gr de agua
  • 170 gr de azúcar blanquilla
  • 7 gr de hojas de menta fresca lavadas
  • 30 gr de jengibre pelado y laminado
Para la limonada
  • 300 ml de zumo de limón - aproximadamente 6 limones de tamaño medio
  • 500 ml de agua del grifo (o mineral)
  • Rodajas de limón (para decorar)
  • Hojas de menta (para decorar)
Elaboración

Del sirope
  1. En un cazo ponemos a calentar suavemente el agua, el azúcar, las hojas de hierbabuena y el jengibre. Cuando el azúcar se haya disuelto, tapamos el cazo y dejamos infusionar los ingredientes durante media hora.
  2. Colamos la infusión y desechamos las hojas de hierbabuena y el jengibre laminado. Reservamos el sirope resultante.
De la limonada
  1. Exprimimos el zumo de los limones y lo colamos para desechar la pulpa. Reservamos.
  2. En una jarra (o botella) vertemos el sirope, el zumo de limón y el agua, y añadimos unas rodajas de limón finas y unas hojas de hierbabuena para aromatizar la limonada. Refrigeramos en la nevera hasta que se haya enfriado.
Notas y consejos
  • Para servir, ponemos media rodaja de limón dentro de cada vaso junto con unas hojas de hierbabuena lavadas previamente. 
  • Podemos sustituir el agua del grifo por agua con gas o incluso por bebidas como Seven Up o Sprite, o incluso sifón.
  • Para mantener la limonada fresquita a nuestros comensales, es conveniente añadir algún cubito de hielo.

Visto en Camiles Styles.


pannacotta-de-caramelos-werther´s


Hoy vengo a desvelaros un secreto, o mejor dicho: una verdad no confesada. No se trata de una exclusiva, ni de un notición, ni de un secreto que tengáis que seguir manteniendo a costa de algún tipo de trueque o cambio. No.

La Pannacotta, ese postre de cuchara ante el cual los italianos levantan la mano reclamando su pertenencia, orgullosos de tenerlo como uno de los banderines de su gastronomía, no se hace con gelatina, señores. No. O al menos ... no en sus orígenes. 

Pero hoy en día, bien por vivir a un ritmo frenético y querer simplificar nuestras rutinas (lo cual me parece una opción muy sabia) o bien por querer incorporar tintes innovadores a las elaboraciones culinarias, donde se usaban claras de huevo se usan gelificantes, o sea se, gelatina o agar agar. 

pannacotta-de-caramelos-werther's


El propio término italiano pannacotta significa "crema o nata cocida", que es la técnica base que se sigue para elaborar una pannacotta. Tal cual he comentado unas líneas más arriba, las claras de huevo son el ingrediente clave para dar consistencia a la nata, que termina por adquirir la consistencia sólida, similar a un flan, por el calorcito que recibe en el horno al cocerse. 

Mi receta de hoy, la Pannacotta de caramelos Werther's sigue la última tendencia: la de incorporar gelatina a la leche y nata. Pero no descarto lo más mínimo aprovechar las claras que duermen en mi congelador para hacer una pannacotta siguiendo el método tradicional y así comparar versiones y sacar mis propias conclusiones.

La Pannacotta de caramelos Werther's, los que popularmente se han sobre nombrando "del abuelito", es un postre ideal para épocas de calor en las que apetece mucho tomar algo fresquito, pues no va al horno, sino directamente a la nevera. Nos ha resultado un postre fino y suave, muy rico, con un dulzor muy equilibrado y con el que indudablemente sorprenderás a tus comensales.

pannacotta-de-caramelos-werther's

Receta de Pannacotta de caramelos Werther's

Ingredientes (Para 4 vasitos)
  • 5 gr de gelatina (yo usé en láminas)
  • Caramelo líquido
  • 16 caramelos Werther's
  • 200 gr de leche
  • 200 gr de nata líquida
  • Para decorar: bolitas de chocolate, galletas de caramelo (tipo Lotus) desmigadas, fideos de chocolate, o los mismos caramelos Werther's, bien enteros o pulverizados groseramente en un robot
Elaboración
  1. Ponemos a hidratar la gelatina en un recipiente con agua fría. Reservamos.
  2. Cubrimos el fondo de los vasitos en los que serviremos la pannacotta con caramelo líquido. Si queda muy espeso, podemos calentarlo en el microondas unos segundos.
  3. En el vaso de un robot, en mi caso, thermomix 31, ponemos los caramelos y los pulverizamos. Trituramos 15 segundos, velocidad 5-10.
  4. Agregamos la leche y la nata, y calentamos durante 10 minutos, 90ºC, velocidad 3.
  5. Incorporamos la gelatina escurrida y mezclamos durante 15 segundos, velocidad 3. Dejamos reposar unos cinco minutos para que se atempere un poco. Transcurrido este tiempo, mezclamos de nuevo todo durante 10 segundos, velocidad 4.
  6. Vertemos en los vasitos. Para evitar que se mezcle con el caramelo al verterlo, podemos poner una cuchara y hacer que la crema caiga sobre esta y que se reparta suavemente sobre el caramelo. Dejamos que pierda temperatura y una vez fríos, introducimos los vasitos en la nevera.
  7. Antes de servir en la mesa, decoramos al gusto.
Visto en Velocidad Cuchara con alguna pequeña variación.