alitas-de-pollo-al-horno-en-salsa-de-miel-y-sriracha


El año pasado escuché por primera vez la palabra "Sriracha". La auxiliar de conversación que nos acompañó a lo largo de todo el curso hablaba maravillas de ella, y puesto que se trataba de un producto comestible, obviamente, para mi no pasó desapercibida y tomé nota rápida en mi memoria.

Transcurrido un tiempo, cosas del destino, la salsa Sriracha se plantó delante de mi. Y como es natural, a casa que se se vino.

Esta salsa, de origen tailandés, y que lleva por nombre el mismo que el de la ciudad en la que fue creada (Si Racha) estaba está causando furor en Estados Unidos. Se trata de una salsa muy picante, y de hecho su ingrediente principal es el chile. Estoy segura de que vosotros, lectores, estáis más familiarizados con el nombre y el sabor de otro gran condimento: Tabasco. Para que os hagáis una idea, la salsa Sriracha es un pelín menos picante en sabor, y en cuanto a textura, digamos que es como una salsa ketchup, aunque de un color rojo más vivo. Por otro lado, mientras que la salsa Tabasco es propia de la comida tipo Tex-Mex, la Sriracha se asocia con toda comida asiática, como puede ser tailandesa y vietnamita.


alitas-de-pollo-al-horno-en-salsa-de-miel-y-sriracha

¿Qué uso puedes darle a la salsa Sriracha?

  • Puedes utilizar la salsa Sriracha por si sola, para dipear (aunque ármate de valor y ten cerca de ti litros de una bebida que te ayude a calmar el calor que producirá en tu boca).
  • Para añadirla a otras salsas, como por ejemplo una mayonesa o salsa de tomate. 
  • Puedes darle un toque picante a alguna sopa o legumbres.
  • Para condimentar unos huevos fritos.
  • Si te gusta el Bloody Mary, ¿por qué no?
  • Y por supuesto, para una marinada de carne, pescado o marisco.
Aprovecho esta última idea que te he lanzado para presentarte la receta de hoy: Alitas de pollo al horno en salsa de miel y Sriracha. No sé en tu casa, pero en la mía, comer alitas de pollo es un festín. Siempre suelo rehuir de hacerlas porque salpican mucho aceite y no me agrada nada, la verdad. 

Sin duda alguna, he encontrado la receta idónea para satisfacer a mis comensales y de paso, no morir en el intento de dejar mi cocina impolutamente limpia. Así que ... ¡todos felices y contentos!

alitas-de-pollo-al-horno-en-salsa-de-miel-y-sriracha

Receta de alitas de pollo al horno en salsa de miel y Sriracha

Ingredientes (Para 4 personas)

Para marinar las alitas
  • 1 y 1/2 kg de alitas de pollo
  • 3 cdas de aceite de sésamo
  • 2 y 1/2 cdta de ajo deshidratado en polvo
  • 1 cdta de sal
  • 3/4 cdta de pimienta blanca molida
  • 1/4 cdta de guindilla cayena picada
Para el glaseado final
  • 4 cdas de aceite de oliva
  • 1 cdta de jengibre fresco rallado
  • 60 gr de miel
  • 60 gr de salsa Sriracha
  • 1 cda de salsa de soja
  • 1 cda de zumo de lima
  • 1 cdta de Maizena
  • 2 cdas de semillas de sésamo para decorar
  • Unas hojas de cilantro fresco para decorar
  • Unos gajos de lima para servir
Elaboración
  1. Precalentar el horno a 180ºC, con calor superior e inferior, y preparar una bandeja de horno, forrándola con papel vegetal. Reservar.
  2. En un recipiente amplio ponemos todos los ingredientes de la marinada y embadurnamos las alitas con ella. 
  3. Distribuímos las alitas en la bandeja y las introducimos en el horno a media altura, horneándolas entre 50 y 55 minutos y dándoles las vuelta a mitad de la cocción para que se doren por ambos lados.
  4. Mientras tanto vamos preparando la salsa con la que glasearemos las alitas: Mezclamos todos los ingredientes, excepto la Maizena, y los llevamos a ebullición en una sartén pequeña y honda. Diluimos la Maizena en una cucharada de agua fría y lo añadimos a la sartén, cocinándolo hasta que comience a espesar. Retiramos del fuego y reservamos.
  5. Una vez que ha transcurrido el tiempo de horneado de las alitas, las sacamos del horno y las pincelamos con la salsa por ambos lados. Las introducimos de nuevo en el horno, cocinándolas en una altura superior, solo unos 4-5 minutos, pues se terminarán de dorar muy rápidamente.
  6. A la hora de servir espolvoreamos unas semillas de sésamo y unas hojas de cilantro fresco por encima, junto con unos gajos de lima para que quien guste aderece las alitas con ella.
Visto en Damn Delicious



bread-and-butter-pudding-de-cruasanes


Hoy toca dulce, sí. Me he dicho que iba siendo hora de deleitar el paladar goloso de mis lectores y seguidores, porque sé que sois de los que babeáis cuando tenéis un dulce frente a vuestras pantallas. Tengo que reconocer que yo soy de la misma calaña que vosotros y me cuesta infinito resistirme a un dulce, sobre todo con el café de sobremesa. No sé vosotros, pero yo solo sé que no tengo remedio en este punto.

Para cumplir con mi cometido, hoy he decidido desempolvar la bandera británica para poneros en la mesa uno de los dulces más tradicionales de Gran Bretaña: El Bread and Butter Pudding

Hoy en día existen múltiples versiones de un postre infinitamente sencillo. Siguiendo los cánones más ortodoxos, el pan es el producto estrella. Pero la influencia de otras cocinas han hecho que se hayan adoptado otros productos del estilo, como por ejemplo brioches, muffins (o nuestras españolizadas magdalenas), bizcochos e incluso cruasanes, como es mi caso.

Mi receta es una receta de aprovechamiento 100%. Antes de llegar al punto de que los cruasanes pudieran provocar un ruido ensordecedor al ser tirados al cubo de la basura, determiné hacer algo de provecho con ellos. Y es aquí donde el Bread and Butter Pudding entra en juego. 

Lo principal en esta elaboración es que la parte esponjosa o abizcochada descanse durante un ratito sobre una base de natillas, lo cual permitirá no solo que esas natillas sean absorbidas por los cruasanes, y logrando que estos queden cremositos, sino que además se enriquezcan de un sabor dulcemente delicioso. 

¿Os apetece un trocito?


bread-and-butter-pudding-de-cruasanes


Receta de Bread and Butter Pudding de cruasanes


Ingredientes (Para 4 personas)
  • 10 cruasanes pequeños
  • Mantequilla
  • 200 ml de leche entera
  • 200 ml de nata líquida
  • 45 gr de azúcar blanquilla
  • 1/2 cdta de mezcla de especias (jengibre, clavo, canela y nuez moscada en polvo)
  • La ralladura de media naranja
  • 2 huevos tamaño "L"
  • 50 gr de uvas pasas
Utiles necesarios
  • Una bandeja para horno de aproximadamente 20x15 centímetros
Elaboración
  1. Enmantequillamos un molde rectangular de 20x15 centímetros aproximadamente. 
  2. Cortamos los cruasanes por la mitad y los untamos con un poquito de mantequilla.
  3. Distribuímos la base de los medios cruasanes por el molde, solapando unos con otros. Distribuimos la mitad de las uvas pasas. Cubrimos con el resto de los cruasanes y terminamos de repartir las uvas pasas. 
  4. En un cazo ponemos la leche, la nata, el azúcar, la mezcla de especias y la ralladura, y calentamos sin que llegue a hervir.
  5. Por otra parte batimos los dos huevos. Una vez que la leche esté caliente, la añadimos suavemente a los huevos. Mezclamos bien y repartimos toda la mezcla por encima de los cruasanes. Dejamos reposar al menos una hora.
  6. Precalentamos el horno a 160ºC con calor superior e inferior. Introducimos el molde una altura por debajo de la mitad y horneamos durante 30 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, este salga limpio.



bangers-and-mash


Todas las recetas, tienen su historia. La de hoy, Bangers and mash, traducido al castellano como Salchichas y puré de patata, no puede ser menos. Si buscamos cuáles son las recetas típicas de la cocina irlandesa, una de ellas, entre tantas otras es la protagonista de la entrada de hoy. Pero curiosamente, esta misma receta también se encuentra en los anales gastronómicos de la cocina británica. ¿Quién se equivoca? Nadie.

Llegar a este punto me recuerda uno de los temas de Historia más interesantes dentro del temario de mi ya pasada oposición: La Independencia de Irlanda. Porque sí, señoras y señores, Irlanda fue británica durante muchos años hasta que en 1949 fue declarada oficialmente ante el mundo como la República de Irlanda. No quiero emocionarme con este tema, pues empezaría a contaros con pelos y señales cómo transcurrió el proceso, de manera que lo dejo aquí, no sin antes reseñar que es justamente por esta dependencia política por la que la transmisión cultural del país dominante (Gran Bretaña) al dominado (Irlanda) se tradujo también en términos gastronómicos. 

Viajar a Irlanda es vivir una emoción. Sus gentes, tan sencillas, cercanas, afables, agradables y amistosas hacen que Irlanda tenga para mi un significado muy especial, pues mis vivencias por aquellas tierras siempre han sido bonitas y mi recuerdo hacia ellas es entrañable. 

Precisamente de mis recuerdos rescato la receta de hoy: Bangers and mash, una de las recetas presentes en toda carta de pub, y de hecho, el término pub food, o pub grub aglutina una serie de recetas propias de consumir en todo pub inglés o irlandés, como por ejemplo el archiconocido fish and chips (pescado rebozado y frito con patatas), los fish pie (pasteles de pescado) o pork pie (pasteles de cerdo), scampi (gambas) o toad in the hole (pastel de salchichas).

Que a una salchicha se le llame banger no es por azar. En tiempos de la Primera Guerra Mundial, las salchichas contenían más agua que carne, de manera que a la hora de cocinarlas explotaban (bang) y de ahí procede este nombre tan popular. 

Bangers and mash es una elaboración muy, muy sencilla, tan sencilla como deliciosa. Es de obligación presentar las salchichas con el puré acompañadas de una salsa de cebolla que se convierte en la perdición de todas las perdiciones. Es costumbre obligada envolver las salchichas y el puré con una sustanciosa salsa de cebolla para disfrutar como una reina ... o rey.

Y con esta receta celebro a mi manera el día de San Patricio, porque de hecho, en su salsa lleva una de las banderas más internacionales de Irlanda: La cerveza Guinness. El día de San Patricio tendrá lugar en multitud de países el próximo viernes, 17 de marzo. La "fiebre" de San Patricio llegó incluso a Madrid el año pasado y vistió de color verde la Casa de Correos. 

Happy Saint Patrick's Day! ¡Feliz Día de San Patricio!

Y ahora sí ... a por la receta.

Receta de Bangers and Mash



Ingredientes (4 personas)


Para las salchichas
  • 700 gr de salchichas gruesas (tipo chorizos criollos)
  • 90 gr de cerveza Guinness
Para el puré de patata
  • 1 kg de patatas
  • 2 cdas de mantequilla
  • 1/2 vaso de leche o nata
  • Sal
  • Pimienta
Para la salsa de cebolla a la Guinness
  • 150 gr de cebolla
  • 2 cdas de mantequilla
  • 2 cdas de harina de trigo
  • 200 gr de cerveza Guinness
  • 200 gr de caldo de carne, o en su lugar, 1/2 cdta de Bovril diluído en 200 gr de agua templada
  • 1 cdta de salsa Worcester
  • 1/2 cdta de mostaza de Dijon
  • Sal
  • Pimenta
Elaboración

De las salchichas

Pinchamos las salchichas (esto lo hacemos para que con la cocción no revienten) y las ponemos en una sartén con la cerveza. Tapamos y dejamos cocer a temperatura media hasta que el líquido haya sido absorbido prácticamente en su totalidad. Volteamos las salchichas de vez en cuando. Una vez cocinadas, las retiramos a una fuente y las reservamos.

Del puré de patata

Pelamos las patatas y las troceamos. Ponemos agua con sal a cocer en una cazuela honda, y cuando haya llegado a su punto de ebullición, vertemos las patatas y las cocemos durante unos 15 minutos, o hasta que estén tiernas. Escurrimos las patatas en un escurridor y las machacamos con un prensa patatas. Aún en caliente, añadimos las dos cucharadas de mantequilla y mezclamos. Por último, la nata, que incorporaremos poco a poco para conseguir un puré de patata con la textura que a nosotros nos guste. Sazonamos con sal y pimienta al gusto.

De la salsa de cebolla a la Guinness
  1. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana fina. En una cazuela pequeña ponemos las dos cucharadas de mantequilla a fundir, añadimos la cebolla y tapamos. Dejamos cocer hasta que se haya ablandado (unos 15-20 minutos aproximadamente)
  2. Añadimos la harina, y la rehogamos. A continuación vertemos la cerveza y dejamos que evapore su alcohol durante un par de minutos. Seguimos vertiendo el caldo de carne, la salsa Worcester, la mostaza y sal y pimienta al gusto. Dejamos cocer hasta que adquiera una textura algo más ligera que unas natillas.
Montaje

Para servir, en un plato formamos una cama de puré de patata, napamos con un par de cucharadas de salsa, colocamos dos salchichas encima y vertemos un par de cucharadas más de salsa. Por último, espolvoreamos un poco de perejil picado, si es de nuestro gusto.



sloppy-joe


Si os preguntara cuál es la comida icono de los Estados Unidos, ¿qué me responderíais? Me estoy imaginando escucharos a todos decir la misma respuesta: ¡La hamburguesa! No os voy a quitar la razón, pues bien cierto es. Y habría quien además añadiría las patatas fritas, por eso de que siempre acompañan una hamburguesa, y puede que incluso las nubes de azúcar, pues no hay secuencia televisiva de historias de scouts en la que no aparezca el típico corrillo de niños y adolescentes en torno a una hoguera tostando nubes de azúcar.

Sloppy Joe. ¿Qué me decís? ¿Os suena? Apuesto que no. De la misma manera que no me sonaba a mi hasta recientemente, que me topé de casualidad con un sloppy joe. Pues os diré que si hay algo que los norteamericanos asumen como muy suyo y muy de su infancia, estamos hablando de sloppy joe.

Lo que suena, quizás, a personaje televisivo, no es otra cosa que un sandwich. Dos rebanadas de pan que esconden carne de ternera picada con una buena base de tomate concentrado, ketchup, alguna que otra verdura y especias, y del que si hay algo que destaca es su sabor - mezcla de picante y dulce -, y también cómo se desarma la carne. 

¿De dónde viene ese nombre tan curioso de sloppy joe? Descuidado, desaliñado, desarreglado. Lo tiene todo un sloppy joe. Y es que el propio término "sloppy" significa todo lo dicho: Descuidado, desaliñado, desarreglado. Si eres de a los que les gusta terminar de comer impolutamente limpio, siento decirte que este sandwich no es para ti. Aunque te voy a contar un truco: no calentar la carne, pues quedará más compacta y no se desarmará. "Joe", nuestro "Pepe" en castellano, es el nombre del cocinero que un día, en 1950, decidió añadir salsa de tomate a lo que hasta entonces era un triste sandwich de carne picada, sin más, que se desmoronaba con solo mirarlo. 

Y ahora que ya sabes qué es un sloppy joe, espero que te animes a hacerlo en casa para los tuyos. Mis comensales no habían ni terminado de cenar su ración y ya me estaban preguntando cuándo iba a volver a hacerlos. ¡Qué ansia! Ja ja ja.

Receta de Floppy Joe, el bocata de los muy norteamericanos



Ingredientes (Para 6 raciones)
  • 550 gr de carne de ternera picada
  • 100 gr de cebolla cortada en brunoise muy fina
  • 25 gr de apio cortado en brunoise muy fino
  • 40 gr de zanahoria cortada en brunoise muy fina
  • 1 diente de ajo grande
  • 120 gr de tomate concentrado
  • 75 gr de ketchup
  • 1 cda de salsa Worcester
  • 1 cda de mostaza de Dijon
  • 1/2 cdta de salsa sriracha
  • 1 cdta de azúcar granulado
  • Una pizca de clavo de olor en polvo
  • 250 ml de agua
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 6 panes redondos de tamaño medio
Elaboración
  1. Ponemos dos cucharadas de aceite a calentar en una sartén siguiendo este orden de acuerdo a su dureza: zanahoria y apio, que cocinaremos durante cinco minutos; añadimos la cebolla, que pocharemos durante tres minutos, y por último el diente de ajo. Removemos y cocinamos durante un minuto más.
  2. Añadimos la carne y la desmenuzamos con una espátula de silicona para evitar que se apelmace. Una vez cocinada, salpimentamos y añadimos el tomate concentrado, la salsa ketchup, la salsa Worcester, la mostaza de Dijon, la salsa sriracha, el azúcar, el clavo en polvo y el agua. Removemos y dejamos reducir durante unos 25 o 30 minutos. La salsa ha de reducir en torno al 90%; la carne ha de quedar con un poco de salsa para que quede jugosita.
  3. Para servir, rellenamos los panes con la carne. Podemos acompañar el sloppy joe con unas patatas fritas y la salsa que más nos guste.

Visto en Simple Recipes


GuardarGuardar
crema-de-hinojo


No sé vosotros, pero en invierno me paso todo el santo día con las manos y los pies fríos y para entrar en calor necesito o bien una mantita, y sillón en el que acoplarme, o bien un radiador en el que aposentar esa parte del cuerpo que nace donde termina la espalda, ejem, hasta sentirlo quemar, o bien refugiar mis manos en una taza o tazón que contenga algo calentito, mayormente té o café. ¿A alguien más le pasa lo mismo? ¿O soy un bicho raro?

A la hora de la comida, sin embargo, estos que son pequeños y super reconfortantes placeres, cambian, y hay que guardar las formas, sentarse a la mesa y tomar algo calentito, que es lo que más apetece.

Mi último descubrimiento en formato caliente que te ayuda a recomponer tu temperatura, a la par que te aporta sanas vitaminas con un agradable sabor es la Crema de hinojo. Es super sencilla de hacer, como toda crema que se precie, y tan solo bastan poco más de tres ingredientes y media hora de tiempo para tenerla lista. A la hora de servir, le puse un hilo de aceite aromatizada de guindilla, que podéis hacer vosotros mismos en casa, pero con antelación, eso sí, y lograréis un puntillo picante muy fino y bien avenido.

Si no habéis probado nunca el hinojo, animaos a hacerlo. Es una verdura de sabor muy sutil. Si tocáis sus delicadas y finas hojitas, apreciaréis su olor a anís. Es altamente digestivo, estimula el apetito e incluso ayuda a expulsar los tan molestos y dolorosos gases estomacales.


crema-de-hinojo

Receta de Crema de hinojo

Ingredientes (Para 2 personas)
  • Un bulbo de hinojo de tamaño mediano
  • 300 gr de patatas peladas
  • 100 gr de puerro
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 500 gr de caldo de pollo (o agua)
  • Sal
  • Para decorar: ramilletes de hinojo del mismo bulbo y aceite aromatizado de guindilla (opcional)
Elaboración

Con Thermomix 31
  1. Cortamos el puerro y el hinojo en trozos grandes y lo añadimos al vaso. Trituramos durante 5 segundos, velocidad 3. Bajamos los restos que se hayan pegado en las paredes del vaso y añadimos el aceite. Sofreímos durante 7 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.
  2. Añadimos las patatas troceadas, vertemos el caldo, salamos al gusto y cocinamos durante 20 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.
  3. Una vez terminada la cocción,  trituramos durante 1 minuto en velocidad progresiva 5-10. Si fuera necesario, incorporamos un poco más de caldo y lo mezclamos durante unos segundos más.
  4. Para servir, ponemos unas hojitas de hinojo y un hilo de aceite aromatizado de guindilla.
Tradicional
  1. En una cazuela ponemos a calentar el aceite y sofreímos el puerro y el hinojo troceados previamente durante unos 8 minutos, o hasta que comience a ablandarse.
  2. Añadimos las patatas troceadas, incorporamos el caldo y la sal al gusto, llevamos a ebullición y cuando comience a hervir bajamos la potencia del fuego. Cocinamos durante 20 minutos. 
  3. Transcurrido ese tiempo, trituramos las verduras. Si fuera necesario, incorporamos un poco más de caldo y lo mezclamos durante unos segundos más.
  4. Para servir, ponemos unas hojitas de hinojo y un hilo de aceite aromatizado de guindilla.

falafel-con-salsa-de-yogur-y-tahini


Los falafel son unas albóndigas de garbanzos muy populares en todo el Oriente Medio, y que se elaboran a base de garbanzos y especias, como es habitual en la cocina de aquellas tierras. Hoy en día son incluso populares en nuestro país gracias a la globalización, a la movilidad de las personas y al acercamiento de internet, que a golpe de click nos facilita no una, sino una decena de propuestas. Y nosotros, apasionados de la gastronomía, nos morimos por probar recetas nuevas, y darlas a conocer.

Conozco esta elaboración desde hace un tiempo. Debajo de casa abrieron una pizzería, y quien lo regentaba, de origen iraní, entre las propuestas de su carta nos ofrecía falafel, sirviéndolos sobre una cama de lechuga, con unas rodajas de limón, y acompañados de una salsa riquísima de la que nunca supe los ingredientes con los que se elaboraba, salvo el yogur, que era el ingrediente más obvio.

falafel-con-salsa-de-yogur-y-tahini

Receta de falafel con salsa de yogur y tahini

Ingredientes (Para 4 personas)

Para los falafel
  • 350 gr de garbanzos
  • 2 cebollas pequeñas 
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 cucharada de levadura
  • 1 cucharada de cilantro fresco
  • 1 cucharada de perejil fresco
  • 1 cucharada de comino  molido
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra para freír
  • Unos granos de granada para acompañar
Para la salsa
  • Un yogur griego
  • Una cucharada de pasta de sésamo (tahini)
  • Unas gotas de zumo del limón
  • Sal
Elaboración 
  1. Poner en remojo los garbanzos durante 24 horas.
  2. Escurrir y lavar los garbanzos, y secarlos ligeramente con papel de cocina, para evitar que queden muy húmedos. 
  3. En el vaso de un robot de cocina, en mi caso thermomix 31, disponemos los garbanzos junto con las cebollas, los dientes de ajo, la levadura, el cilantro fresco, el perejil y los cominos. Triturar durante 15 segundos, velocidad 5. No ha de quedar una masa totalmente fina, sino con algún trocito para que los garbanzos se hagan notar. Si quedaran grandes, abrimos la tapa, bajamos los restos del vaso con la espátula, y trituramos 5 segundos, velocidad 6. 
  4. Formamos bolas del tamaño de una bola de pin pon, las aplastamos ligeramente o le damos una forma de triángulo, como en la fotografía. Reservamos.
  5. Ponemos el aceite a calentar y freímos los falafel por tandas, retirándolos a un plato con papel de cocina a medida que se vayan dorando.
  6. Para la salsa, mezclamos todos los ingredientes y servimos los falafel, acompañados de la salsa y unos granos de granada.


spaghetti-pie


¿Eres de una de esas personas que van rascando segundos y minutos del reloj? 

¿Eres una entre tantas personas que activan el modo turbo desde por la mañana y no lo desconectan hasta que ponen el culo en el sillón ya entrada la noche? 

¿Eres una de esas personas que piensan que la comida precocinada es un paquete de sustancias que poco bien pueden hacer a nuestro organismo?

En resumidas cuentas ... ¿tienes poco tiempo y te gusta comer bien?

Pues ... ¡quieto parao! La receta de hoy tiene ya todos los puntos positivos ganados para convertirse en tu próxima comida y por añadido, estoy más que segura que por los ingredientes que lleva te va a encantar. Y porque además, se trata de un plato completo, uno de esos dos en uno infalible.

Te presento la receta de hoy: Spaghetti pie, o Pastel de espaguetis, que queda igual de rico, todo sea dicho, y aunque solo sea para aclarar :D

spaghetti-pie

Receta de Spaghetti pie o Pastel de espaguetis

Ingredientes (Para 4 personas)
  • 200 gr de espaguetis
  • 3 cdas de aceite de oliva
  • 2 huevos tamaño "L"
  • 35 gr de queso Parmesano rallado
  • Media cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 500 gr de carne picada de ternera (puede ser mezcla - mitad ternera, mitad cerdo)
  • 200 gr de tomate triturado
  • 100 gr de queso mozzarella rallado
  • Salsa sriracha al gusto
  • Sal
  • Pimienta blanca recién molida
  • Albahaca fresca
Elaboración
  1. Ponemos abundante agua sin sal a calentar en una cazuela y la llevamos a ebullición. Cuando comience a hervir, añadimos la sal y los espaguetis, que coceremos en el tiempo que indique el fabricante. Transcurrido el tiempo, los escurrimos y refrescamos. Reservamos.
  2. En una sartén ponemos una cucharada de aceite a calentar. Pelamos la cebolla y la picamos finamente. La incorporamos a la sartén y la cocinamos a fuego suave hasta que comience a transparentar (unos 10 minutos aproximadamente).
  3. Pelamos y picamos finamente el diente de ajo y lo añadimos a la cebolla. Le damos unas vueltas e incorporamos la carne picada, que aplastaremos con el canto de una cuchara para deshacerla y así evitar que se apelmace. Cuando esté casi hecha, salpimentamos al gusto y añadimos la salsa de tomate y la salsa sriracha y mezclamos bien. Dejamos reducir unos diez minutos a fuego suave. Por último, añadimos unas hojas de albahaca lavada y picada.
  4. Mientras se va cocinando la carne, preparamos el pastel. Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos una molde redondo (20 cm. de diámetro aproximadamente) apto para horno.
  5. En un recipiente batimos los dos huevos, añadimos el queso Parmesano, y salpimentamos al gusto. Por último agregamos los espaguetis cocidos y mezclamos bien. A continuación, los vertemos en el molde y los distribuimos bien. Sobre los espaguetis espolvoreamos la mitad del queso mozzarella.
  6. Una vez que la carne ya está lista, la repartimos sobre los espaguetis y la cubrimos con el resto del queso. 
  7. Introducimos en el horno hasta que el queso se haya derretido y el huevo esté cuajado, entre 15 y 20 minutos.
  8. Espolvoreamos un poco de albahaca fresca por encima, y listo para llevar a la mesa.
Visto en Tastemade