Keftedes de calabacín con queso feta y salsa tzatziki { Para Sabores de Temporada }

29 junio 2017 2 comentarios

keftedes-de-calabacín-con-queso-feta-y-salsa-tzatziki


Tenemos recién estrenado el verano, aunque venimos disfrutándolo padeciéndolo desde hace unas semanas, y eso se traduce en muchas sensaciones, la mayoría de ellas, buenas, y lo dejo ahí, porque la verdad es que cada vez llevo peor el calor.

Es la estación soñada por muchos, pues un grandísimo número de los españoles nos tomaremos unos días y/o semanas de asueto estival en el que nos relajaremos, nos olvidaremos del despertador, desempolvaremos la barbacoa, le quitaremos las arrugas al pareo, llenaremos de agua la piscina, inflaremos la colchoneta hinchable, nos calzaremos las chanclas, comeremos helados, beberemos mojitos, disfrutaremos del día hasta bien entrada la noche, y ... ¡a vivir! 

También es verdad que no todo son bondades en el verano, pues las altas temperaturas no son fácilmente tolerables por muchos, desempeñar ciertos trabajos en verano no ayudan a verlo desde el lado más idílico, los mosquitos, con su zumbido y sus picotazos, dormir con las ventanas abiertas y medio destapados por el sofocante calor de la noche, esa canción del verano que no te gustaba desde el primer momento que la escuchaste hasta que descubriste que de tanto oírla, tus pies terminaron moviéndose siguiendo su compás. 

En fin ... que sí, que estamos en verano, y desde hace unas semanas podemos disfrutar visualmente de un colorido inmenso en las estanterías de nuestras fruterías. ¡No me digáis que no están bonitas! 


Sobre estas líneas podéis ver las imágenes que ilustran las frutas y las verduras que nuestras huertas producen a lo largo del verano. Entre las frutas tenemos las cerezas, las uvas, el melocotón, la pera, seguimos con los limones, la refrescantes sandía, el melón; y entre las verduras y hortalizas, por nombrar algunas, tenemos cebollas, patatas, pimientos, tomates, pepino, berenjenas y el protagonista de mi receta de hoy: el calabacín.

He querido transformar un hermoso calabacín de 400 gramos en unas deliciosas albóndigas griegas que responden al nombre de Keftedes de calabacín y queso feta. Una receta que no debéis perderos por nada del mundo mundial porque son tan jugosas, son tan sabrosas, tanto, que sin daros cuenta las ventilaréis del plato en el que os las servisteis. 

El calabacín contiene una importante cantidad de agua, lo cual le convierte en un aliado diurético alucinante. Alto contenido en fósforo, que le va estupendamente a nuestro cerebro para ayudarle a funcionar a tope. Fibra, mucha, mucha fibra, la cual nos ayuda a depurar nuestro organismo. Y no te cuento más por no aburrirte. 

Puedes cocinar el calabacín a la plancha, o abrirlo y rellenarlo. Puedes hacerlo en tortilla, laminarlo y comerlo en crudo a modo de carpaccio (receta que veréis por aquí en breve), e incluso ... y prepárate, hornear un jugoso bizcocho. ¿Será por alternativas?

Para empezar, te explico cómo elaborar estas Keftedes de calabacín y queso feta. Pero no te olvides de pasarte por las cocinas de mis amigas Paula y Neus, con quienes juego a este reto de Sabores de Temporada, con productos de aquí y de ahora, pues nos habrán preparado ideas con productos de verano para llevar a la mesa. 

keftedes-de-calabacín-con-queso-feta-y-salsa-tzatziki


Receta de Keftedes de calabacín con queso feta y salsa tzatziki

Ingredientes (Para aproximadamente 20 keftedes)

Para las keftedes
  • 400 gr de calabacín sin pelar
  • 50 gr de cebolla picada muy fina
  • 2 huevos tamaño "L"
  • 150 gr de queso feta
  • 25 gr de queso Parmesano rallado
  • 2 cdas de perejil fresco picado
  • 2 cdas de menta o hierbabuena fresca picada
  • 4-6 cdas de pan rallado
  • Sal común
  • Pimienta blanca
  • Para freír
    • Harina de trigo
    • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Limón
Para la salsa tzatziki
  • 1 pepino de tamaño mediano
  • 1 yogur griego sin azucarar
  • 1 diente de ajo machacado
  • Una cucharada de de menta fresca picada
  • 1 cdta de zumo de limón
  • Sal 
  • Pimienta blanca

Elaboración
  1. Lavamos y secamos el calabacín. Cortamos los extremos y lo rallamos sobre un colador con un rallador de grosor medio. Sazonamos al gusto y dejamos escurrir durante al menos media hora. Transcurrido este tiempo, hacemos presión sobre él para ayudarle a desprender todo el agua posible.
  2. Mientras hemos tenido el calabacín escurriendo, pelamos la cebolla y la picamos muy fina. La sofreímos a fuego suave en una cucharada de aceite en una sartén hasta que se haya ablandado. Retiramos y dejamos enfriar.
  3. Batimos los huevos en un recipiente amplio, añadimos el calabacín, la cebolla, el queso feta desmenuzado, el queso Parmesano, las hierbas aromáticas, el pan rallado, sal (con precaución, pues el queso feta es también ligeramente salado) y pimienta al gusto. Mezclamos bien, tapamos con film transparente y dejamos reposar en frío en la nevera durante al menos una hora. 
  4. Mientras tanto preparamos la salsa tzatziki: lavamos el pepino, lo despepitamos y lo rallamos sobre un colador para que escurra el agua que contiene. Dejamos reposar media hora. Transcurrido este tiempo, lo pasamos a un recipiente pequeño y añadimos el resto de los ingredientes. Mezclamos, tapamos con film transparente y reservamos en la nevera hasta el momento de servir. 
  5. Cubrimos la base de una sartén con aceite para freír y la calentamos.
  6. Procedemos con el formado de las keftedes: antes de ello, removemos los ingredientes y si vemos que se ha depositado agua en el fondo del recipiente, añadimos un poco más de pan rallado hasta que veamos que podemos manipular la masa con las manos sin que se nos desparrame. Formamos bolas de tamaño un poco mayor que una nuez, las pasamos por harina y las freímos en el aceite. Cuando se hayan dorado por un lado, les damos la vuelta para que se doren por el otro. Retiramos a un plato con papel de cocina para que escurra el exceso de aceite. 
  7. Para servir, acompañamos las keftedes con la salsa tzatziki y unos gajos de limón para exprimir unas gotas sobre las albóndigas. 
Otras recetas con calabacín que puedes encontrar en este blog:

Y no te olvides ... ¡disfruta del verano con sus más ... y sus menos! ;)


Receta de Keftedes de calabacín y queso feta vista en Delicious Stories




2 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Yo adoro el verano, entre otras cosas, por la fruta de hueso. Necesito, ya después del invierno de las peras y las manzanas, empezar a ver melocotones, albaricoques, nectarinas... y también higos, sandías... Que alegría ir a comprar ahora!!!
    Los keftedes, probé algo parecido en la última kdd bloguera y me encantaron, tengo que probar a hacerlos!

    ResponderEliminar
  2. Amiga , esta receta tiene una pinta de muerte, te la copio...

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.