Carpaccio de calabacín

03 julio 2017 2 comentarios

carpaccio-de-calabacin


Si eres de los que crees que el carpaccio solo se puede disfrutar en carne o en pescado, siento decirte que el mundo del carpaccio va más allá de lo que piensas. El Carpaccio de calabacín es un ejemplo de ello, y en mi opinión, es algo que al menos has de probar una vez en la vida para así decidir si acoplarlo en tu dieta o darle puerta.

Yo me atrevería a decir que una vez que lo pruebas lo anotas entre tus elaboraciones favoritas, y es que a mi me resulta muy fresco, muy suave y muy rico, aparte de sano y súper fácil de hacer. 

Me encanta su toque crujiente. ¿Sabías que cuando hay hambre lo recomendable es comer alimentos crujientes y encurtidos? Parece ser que de alguna manera "engañan" a nuestro cerebro para que mande señales a nuestro estómago que le dicen que estamos saciados. Curioso, ¿verdad?

Tradicionalmente, el carpaccio, creación de la cocina italiana, parte de una base de carne o pescado que se acompaña de queso Parmesano y rúcula y se adereza con zumo de limón y aceite de oliva. Sin embargo, yo he querido dar protagonismo a otros ingredientes para hacer de este carpaccio de calabacín un plato completo por sí mismo, aunque sin prescindir del postre. 

Empieza por laminar un calabacín teniendo en cuenta que cuanto más fino, más crujiente. Puedes ayudarte de una mandolina, pero un cuchillo bien afilado no te privará del gusto de poder elaborar este plato.

En mi casa, el carpaccio de calabacín se ha convertido en un básico del verano.

Y espero que en la tuya, también.

Receta de Carpaccio de calabacín


Ingredientes (Para 4 personas)
  • 250-300 gr de calabacín
  • 150 gr de salmón ahumado cortado en tiras finas
  • Rúcula u hojas de diferentes tipos de lechuga
  • Lascas de queso Parmesano
  • Dos puñados de anacardos partidos irregularmente
  • Brotes de alfalfa
  • Zumo de lima
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal Maldon
  • Pimienta negra recién molida
Elaboración
  1. Cortar el calabacín en discos muy, muy finos con un cuchillo muy bien afilado o con una mandolina, y distribuirlos alrededor de cada uno de los cuatro platos, uno por cada comensal.
  2. Distribuir unas hojas de rúcula o lechugas variadas alrededor.
  3. Continuar con las lascas de queso Parmesano, los anacardos, el salmón ahumado y los brotes de alfalfa.
  4. Exprimir el zumo de una lima y aderezar el conjunto al gusto.
  5. Verter un hilo de aceite de oliva virgen extra y sazonar con sal Maldon y pimienta negra al gusto.
¡Y a disfrutar!








2 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Como te he dicho esta mañana en Instagram, me parece una idea riquísima. Se ve divina.
    Besos.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, me alegra ver que te ha gustado. Ya verás cuando lo pruebes cómo algo tan simple puede gustar tanto.

      Besos!

      Eliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.