Calabacines rellenos de tomates en aceite y queso feta o cómo saludar a una dieta detox

09 enero 2017 4 comentarios

calabacines-rellenos-de-tomates-en-aceite-y-queso-feta


Ya llegó. Ya está aquí. La operación detox acaba de dar el pistoletazo de salida. No hay mucho tiempo para pensárselo. Es más, cuanto antes nos pongamos a ello, mejor, no vaya a ser que nos arrepintamos a medio camino de cumplir con uno de los que suelen ser los primeros propósitos de cara al nuevo año: purificar nuestro organismo y comer más sano.

Los supermercados y fruterías son conscientes del asalto que van a sufrir ahora ellos, y algo que suele ocurrir en estas fechas es que el precio de las frutas y verduras sube. ¡Listos son un rato, eh!

No soy experta en nutrición, ni ahora es mi intención escribir un capítulo sobre cómo depurar tu organismo tras los excesos. Pero si la cordura funciona, no hay más que pensar en esas sanas y buenas costumbres de las que oímos hablar no solo en estas fechas, sino siempre.

  • Bajar (o eliminar) el consumo de azúcares refinados, que no solo se transforman en grasa, sino que además, según he podido leer a través de diferentes medios, provoca adición.
  • Bajar (o eliminar) el consumo de proteínas procedentes de carnes, especialmente rojas, y pescado. ¿Qué tal si nos apuntamos a ese proyecto que pulula por la red bajo el nombre de #lunessincarne?
  • Bajar (o eliminar) el consumo de grasas, que luego se nos pegan al cuerpo, se acoplan, y no hay forma de despegarlas. Pero no menosprecies el consumo de nuestro oro líquido: el aceite de oliva virgen extra.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras, grandes proveedores de vitaminas y fibras, que son las que nos ayudarán a depurar nuestro organismo. Sí o sí.
  • No menosprecies lo que pueden hacer por nosotros el arroz, las legumbres y los cereales, proteínas sanas y con cero aporte en grasas; mejor aún si son integrales (en lo que a arroz y cereales se refiere, claro).
  • Deporte, aunque solo sea a caminar, pero caminar de verdad. Desde hace unos meses voy a clases de pilates, y he descubierto que me encanta. Ir al centro comercial más cercano andando y dándote un paseo para ver las rebajas no te va a hacer nada, la verdad. 
  • Y voluntad para ganar este asalto pensando en el gran beneficio que va a suponer para nuestro organismo.
Y por mi parte, que no quede el dar ejemplo. La primera contribución al blog en este año 2017 es una idea con la que empujarte a comprometerte con este movimiento sin apenas esfuerzo. Tan solo mira la foto, ¿y qué ves? Algo suculento y rico, ¿verdad?


Receta de Calabacines rellenos de tomates en aceite y queso feta



Ingredientes (Para 4 personas)
  • 4 calabacines pequeños de ración
  • 120 gr de tomates secos rehidratados en aceite
  • 80 gr de pan rallado grueso
  • 100 gr de queso feta
  • 1 cda de albahaca fresca picada
  • Un puñado de piñones
  • Aceite de la conserva de los tomates
  • Sal
  • Pimienta
Elaboración
  1. Precalentamos el horno a 200ºC con calor superior e inferior.
  2. Preparamos una fuente apta para horno y pincelamos su base con aceite de la conserva de los tomates secos rehidratados.
  3. Cortamos una tapa transversal a cada calabacín. Vaciamos la pulpa de los calabacines y la picamos muy finamente. De toda la pulpa, tan solo nos quedamos con tres cuartas partes; el resto lo podemos reservar para hacer una crema de calabacín.
  4. Pincelamos el interior de los calabacines con aceite de la conserva y salpimentamos.
  5. Picamos en brunoise fina los tomates secos rehidratados y los mezclamos con el calabacín picado. Añadimos la albahaca, el pan rallado y el queso feta desmigajado, reservando un poco para espolvorear por encima antes de introducir los calabacines en el horno.
  6. Rellenamos los calabacines con la farsa. Espolvoreamos con un poco de queso feta que habíamos reservado y unos piñones. Introducimos en el horno y los cocinamos durante 30 minutos a media altura. Han de quedar "al dente". Si notamos que aún le quedan unos minutos a los calabacines para terminar de hacerse, y por el contrario, la superficie está dorada, los cubrimos con film transparente y dejamos cocinarse hasta que esté cocinados. 

4 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Menuda pinta tienen estos calabacines. Me la voy a guardar para el verano, cuando tenga los de casa, que en ese momento raro es el día que no caen en el menú y hay que ir variando recetas. Y cuidarse está bien durante todo el año.
    Feliz lunes.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  2. que plato mas rico ,se come con la vista ,un besote y feliz año

    ResponderEliminar
  3. Suculento y... riquísimo. Yo llevo una vida bastante sanota, pero la navidad pasa factura y ahora estoy un poco detox, para deshincharme de los excesos... de pintxos... y vermú... y cañitas... en fin! Que me gustan tus calabacines, son una gran propuesta para comenzar.

    ResponderEliminar
  4. Hay la tira de alternativas a la proteina animal, cada vez mas, y muchas muy buenas. Yo intento apuntarme a lo de "lunes sin carne". Me encantan los calabacines que has preparado!! Menudo sabor deben de tener. Muy buenos. Besos!

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.