Aceitadas zamoranas {Receta tradicional de Semana Santa}

{ 0 Comentarios }

aceitadas-zamoranas

Aceitadas zamoranas { Receta tradicional de Semana Santa } 

La declaración de Fiesta española de Interés Turístico Internacional es una distinción de carácter honorífico que otorga la Secretaría General de Turismo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a aquellas fiestas o celebraciones españolas que manifiesten el valor cultural y la tradición de una población o región. Para ello se tienen en cuenta aspectos como la antigüedad y la continuidad de la celebración, su arraigo entre el pueblo y la participación del mismo en los eventos, que en su desarrollo no se maltraten ni a animales ni a personas y que se cuide el entorno urbano, monumental y paisajístico, que existan alojamientos y servicios turísticos que sean capaces de acoger y de dar servicio adecuado al turismo a la zona en al menos 50 kilómetros a la redonda, entre otros tantos requisitos.

La Semana Santa de Zamora es de gran interés tanto social, como cultural y religioso.  Su celebración se remonta al siglo XIII, y es considerada como una de las más antiguas de España; y desde el 2015 goza del privilegio de ser considerada de Bien de Interés Cultural.

En lo gastronómico, es típico tomar sopas de ajo en la mañana del Viernes Santo, cuando la procesión llega a las Tres Cruces mucho antes del amanecer. Y es que Zamora es una ciudad muy fría y húmeda y es necesario reconstituir el cuerpo con un rico y sustancioso elemento que entone el cuerpo. El bacalao a la tranca es otra de las recetas tradicionales, junto con el potaje de garbanzos y bacalao. El Domingo de Resurrección es típico comer "dos y pingada", que no es otra cosa que dos huevos fritos y carne, bien panceta, jamón o magro de cerdo. Como dulce, no han de faltar ni las torrijas, ni las almendras garrapiñadas y ni las aceitadas. Y añadiría uno más: los higos secos en vino. En este punto, mi memoria me transporta a cuando siendo niña y adolescente, mi abuela materna sacaba una cazuela de barro donde guardaba higos en vino dulce y que se comían con un pan con anises.

Estas pastas que podéis ver ilustrando mi entrada de hoy se llaman aceitadas. Lo llamativo de esta receta es que en lugar de emplear manteca para elaborarlas se utilizara aceite. Pero todo tiene su explicación, y es que de este modo se podían tomar durante la Semana Santa. Son unas pastas de textura un poco dura, con un sabor inconfundible a anís, y francamente, riquísimas.

aceitadas-zamoranas

Receta de aceitadas zamoranas

Ingredientes (aproximadamente 20 unidades)

  • 500 gr de harina de trigo normal
  • 1 cdta de canela en polvo
  • 220 gr de AOVE de la variedad Arbequina
  • 220 gr de azúcar blanquilla
  • 2 huevos tamaño "L"
  • 3 cdas de licor de anís, o 20 gotas de esencia de anís
  • 1 huevo para barnizar las pastas
Elaboración
  1. Tamizamos la harina y la canela sobre un recipiente amplio y en el que iremos incorporando los demás ingredientes. 
  2. Agregamos el aceite y el azúcar y removemos con la ayuda de una cuchara de madera hasta incorporarlos.
  3. Añadimos los huevos, uno a uno, y seguimos removiendo.
  4. Agregamos el licor de anís y mezclamos hasta incorporar todos los ingredientes. 
  5. Formamos una bola y la reservamos en el mismo recipiente tapada con film transparente. La dejaremos reposar media hora para que se relaje el gluten y se amalgamen todos los ingredientes.
  6. Precalentamos el horno a 170ºC con calor superior e inferior y preparamos una bandeja de horno forrándola con papel vegetal.
  7. Dividimos la masa en diez porciones del mismo peso, formamos una bolita con cada una de ellas y la colocamos en la bandeja de horno. Antes de introducir la bandeja en el horno aplastamos un poquito cada bolita, practicamos una cruz en su superficie y las pincelamos con un huevo batido.
  8. Introducimos la bandeja en el horno entre aproximadamente 20 minutos o hasta que comiencen a dorarse. Al tacto, han de quedar un poco firmes. 
  9. Una vez cocidas las dejamos reposar unos cinco minutos y posteriormente las retiramos a una rejilla para que se enfríen por completo
Notas y consejos
  • Las aceitadas zamoranas quedan algo duritas, así que no penséis que están incomibles.

0 comentarios han dado alegría a esta entrada:

Deja un comentario