Torrijas de leche { Receta tradicional }

{ 6 Comentarios }

torrijas-de-leche

Torrijas de leche { Receta tradicional }

Hay ciertas recetas de cocina en las siento que no he evolucionado desde que las conozco y desde que las hago, y lo cierto es que no tengo ninguna intención de cambiarlas. No es que hoy me sienta especialmente rebelde, pero en ocasiones pienso que si una receta funciona muy, pero que muy bien, y la disfrutamos enormemente, ¿por qué cambiarla?

Esto es lo que pasa en mi cocina en torno a las torrijas de leche. No penséis que no hemos probado otras variedades, como las de vino o con un almíbar de miel, aunque hasta aquí llega nuestro repertorio. Personalmente, las empapadas en vino se me hacen muy fuertes, y las que llevan un almíbar de miel se me hacen demasiado dulces. 

Me gusta hacer una infusión de leche en la que el limón, la naranja, la canela y el azúcar están presentes. Me gusta dejar la leche reposar un rato largo para que se impregne de los deliciosos aromas de las frutas y de la canela. Me gusta empapar bien, pero que muy bien, cada rebanada de pan hasta que siento que al cogerlas para rebozarlas en huevo pueden llegar a romperse. Contradictoriamente, esto me da la seguridad de que mis torrijas van a quedar muy jugosas, prácticamente como que fueran una crema con sabor dulce a limón, a naranja y a canela que se deshace suavemente en la boca.

Si te has sentido delirar con solo imaginar lo que acabo de describir, quédate conmigo un rato más hasta contarte en detalle cómo son las torrijas de leche que tomamos en mi casa. Si no es así, siento no haberte embaucado en esta deliciosa sensación.

torrijas-de-leche

Qué son las torrijas

Las torrijas son un dulce típico de la Cuaresma y de Semana Santa en todo el territorio español y algunos países de Sudamérica, por lo que están muy enraizadas con las costumbres católicas. 

Para elaborar torrijas necesitamos un producto tan, tan humilde como el pan, pan que se empapa en un líquido que puede ser leche o vino (a veces dulce, otras veces reducido, o mezclado con miel), que se reboza en huevo batido para posteriormente ser frita en abundante aceite. Para finalizar, se espolvorea azúcar y canela en polvo.

De dónde vienen las torrijas

Durante el período que dura la Cuaresma (desde Miércoles de Ceniza hasta el Domingo de Ramos) los feligreses refuerzan su fe a través de la meditación y de la penitencia, practicando el ayuno, que supone ingerir una comida - bien el desayuno o bien la cena -, y en la que se pueden incluir alimentos como el pan, la leche, legumbres y bacalao (de ahí que sea tan típico de esta época), entre otros, y supone abstinencia de carne.

Sin embargo, antes de que la torrija se convirtiera en un dulce típico de Semana Santa, se piensa que alrededor del siglo XV se daba a las parturientas como reconstituyente tras el parto. Hemos de tener en cuenta que la torrija se ha enriquecido con el paso del tiempo, pero la esencia: empaparlas en leche y freírlas es una técnica que se practicaba en sus orígenes de la misma manera que se sigue haciendo hoy en día. 

Aunque este delicioso postre tiene sus raíces más que ancladas en nuestra tierra, no es exclusivamente nuestro. Así, países como Francia tienen el pain perdu, Gran Bretaña las llama poor knights of Windsor, en China se conocen como tostadas francesas al estilo de Hong-Kong, en Portugal se llaman rabanadas, en Estados Unidos son conocidas como French toast y en Alemania las llaman arme ritter

torrijas-de-leche

Qué momento es el idóneo para comer torrijas

Las torrijas son un postre contundente, partiendo del hecho de que su base es pan, y terminando por el punto de la fritura y las calorías que contiene, de manera que mi recomendación es ingerirlas en un momento del día en el que sepamos que vamos a llevar un ritmo tal que nos permitirá desgastarlas. 

Personalmente me encanta tomarlas para merendar acompañando un café, y también disfruto de ellas en un desayuno. ¿Pero quién le dice que no como postre de una comida? Hay que ser muy, pero que muy valiente, o que te sean insignificantes, para poder darles un no por respuesta. Eso sí, sea cual sea la opción que elijamos, mucho mejor siempre a temperatura ambiente. 

torrijas-de-leche

Receta de torrijas de leche

Ingredientes (Para 12 torrijas)
  • 12 rebanadas de pan (me gusta que sea para torrijas)
  • 1 litro de leche
  • 4-5 cucharadas de azúcar blanquilla
  • 1 palo de canela
  • La piel de un limón (sin la parte blanca)
  • La piel de una naranja (sin la parte blanca)
  • 3 huevos para el rebozado
  • Para el espolvoreado de azúcar final: 4 cdas de azúcar blanquilla y 1 cda de canela en polvo
  • AOVE para freír
Utensilios
  • Una cazuela
  • Un colador pequeño para colar las pieles de frutas
  • Un escurridor de verduras para escurrir las rebanadas de pan empapadas en leche
  • Un recipiente hondo para empapar el pan
  • Una sartén para freír
Elaboración
  1. En una cazuela ponemos a calentar la leche, el azúcar, el palo de canela y las pieles de las frutas. Llevamos a ebullición, retiramos del fuego, tapamos y dejamos infusiones en torno a media hora.
  2. Transcurrido ese tiempo colamos las pieles y el palo de canela y vertemos la leche por partes en un recipiente hondo. Sumergimos las rebanadas de pan de dos en dos y nos aseguramos de que queden bien empapadas. 
  3. Batimos los huevos en un plato hondo y ponemos abundante aceite a calentar en una sartén honda a fuego fuerte (en mi vitrocerámica, en potencia 8 de 9).
  4. En un recipiente pequeño mezclamos las cuatro cucharadas de azúcar y la cucharada de canela en polvo.
  5. Rebozamos cada una de las rebanadas de pan en huevo y las freímos en el aceite hasta que comiencen a dorarse ligeramente. Las retiramos a un plato protegido con papel de cocina y tras unos minutos las retiramos a una fuente más amplia. Finalmente, las espolvoreamos con una cucharadita de la mezcla de azúcar y canela. 
  6. Por último, la poca leche que haya sobrado la vertemos en forma de hilo sobre las torrijas para que queden empapadas y aún más jugosas.



6 comentarios:

  1. Que jugosidad ;) y que sabor de siempre respiran estas fotos. Un besito ;)

    Virginia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virginia, querida, me alegra ver que has leído la tradición que despiden los elementos en estas fotografías de una receta tan nuestra. Muchísimas gracias por tu visita.

      Un besote

      Eliminar
  2. ¡Me encantan, qué buenas! Jo, se me antojan.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marhya, quienes somos golosos, siempre sentimos necesidad de dulce, ja ja ja.

      Muchas gracias por tu visita.

      Un besote!

      Eliminar
  3. Wowwww... menuda pintaza! Me autoinvito a tu casa jijijiji te han quedado unas torrijas que estoy segura de que no han durado nada de nada en ese plato! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia. Pues durar, duraron, porque hice una buena tanda. Pero no te voy a negar que una vez que comes una están tan buenas, que te comerías todo el plato del tirón, ja ja ja.

      Muchas gracias por tus piropos.

      Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario