Granizado de sandía con menta y lima

{ 0 Comentarios }

granizado-de-sandia-con-menta-y-lima

Granizado de sandía con menta y lima

Hace calor. Te apetece hacer algo refrescante para ti y para tu familia pero sin necesidad de liarla en la cocina. ¿Qué tal un granizado? Además, puedes hacerlo aprovechando fruta madura que veas que no va a tener un uso inmediato y que va a terminar estropeándose, o como fue mi caso, aprovechar una sandía que desafortunadamente había salido más bien sosita y no apetecía comerla sola. 

Hoy te cuento cómo hacer un granizado de sandía con menta y lima perfecto.

Para ello no necesitas más artilugios que un robot, un procesador, o una túrmix con el fin de triturar la fruta, un recipiente de plástico con tapa hermética, preferiblemente bajito, y un tenedor para raspar el zumo congelado.

Un granizado cualquiera se elabora a partir de una mezcla de almíbar y el zumo de la fruta que tú desees. Se congela, y listo.

granizado-de-sandia-con-menta-y-lima


Puede que te preguntes si un granizado es lo mismo que un sorbete, y la respuesta es: no. Mientras que el granizado se hace prácticamente a mano, el sorbete necesita una máquina que le da una textura más suave y no tan gruesa como la del granizado. La sensación que provoca comer un granizado es la misma que la de comer hielo muy picado o ... ¡nieve! Ahora me dirás que cuando eras niño no comiste nunca nieve, je je je.

granizado-de-sandia-con-menta-y-lima

Receta de granizado de sandía con menta y lima perfecto

Ingredientes (8 raciones)
  • 800 gr de sandía ya pelada y cortada en trozos
  • 260 gr de agua
  • 100 gr de azúcar
  • La ralladura y el zumo de una lima pequeña
  • 20 hojas de menta de tamaño mediano lavadas
  • Para adornar: hojas de menta, unas rodajas de lima, ralladura de lima
Elaboración
  1. Empezamos por el almíbar. En una cazuela pequeña calentamos el agua, el azúcar, la ralladura y el zumo de la lima y las hojas de menta. Removemos hasta que el azúcar se haya disuelto. Entonces lo retiramos del fuego, tapamos, dejamos infusiones una hora. Colamos el almíbar y lo reservamos hasta que se haya enfriado.
  2. En el vaso de un robot ponemos la sandía y la trituramos hasta hacerla zumo.
  3. Añadimos el almíbar al zumo, y mezclamos bien. Vertemos el zumo en un recipiente alargado y poco hondo, o en dos recipientes. Guardamos en el congelador. 
  4. Al cabo de 2 o 3 horas, lo sacamos, y si está congelado, lo raspamos con un tenedor. De no ser así, comprobamos de nuevo pasado un tiempo.
  5. A la hora de servir, adornamos con una hojita de menta, una rodajita de lima o ralladura de la piel de lima. Consumir inmediatamente. 
Notas y consejos
  • Aparte de aromatizar el almíbar como deseemos, si nos gusta, y el consumidor no va a ser el público infantil, puedes añadir el licor que más te guste justo en el momento en el que mezclas el almíbar con el zumo de la fruta.
  • Si te sobra sorbete, guárdalo y congélalo. Cuando quieras tomarlo, saca el recipiente del congelador unos diez minutos antes y ráspalo con un tenedor. Sírvelo en los vasos y si aún queda muy congelado, añade un poquito de agua, lo suficiente para que lo deshaga un poquito y haga zumo.

Visto en Jamie Oliver.


0 comentarios han dado alegría a esta entrada:

Vuestros comentarios siempre son una alegría :D