Arroz con leche cremoso tradicional

{ 10 Comentarios }



arroz-con-leche-cremoso

Arroz con leche cremoso

Hay recetas del pasado que permanecen inalterables en el recuerdo, y eso es lo que le pasa a mi memoria cuando llega el momento de hablar del arroz con leche. Es el mero hecho de oírlo mencionar, para que algo en mi interior comience a revolucionarse: estimula mis papilas gustativas y activa mi olfato aún cuando ni tan siquiera lo tengo cerca.

Un postre tan tradicional y tan nuestro como el arroz con leche nos enraíza inmediatamente con nuestra infancia, o al menos a mi me pasa.  Es el postre que mi madre hacía con mayor frecuencia, el postre que en muchas, muchísimas ocasiones, nos encontrábamos mi hermano y yo en la mesa al llegar del colegio para la hora de la comida.

Para el recuerdo ha quedado también aquel día en el que estando ella malita y atacada con la maldita enfermedad que nos la arrebató, llegamos mi hija y yo a casa de mis padres para comer después de salir del trabajo, y para gran sorpresa nuestra tenía unos cuencos de arroz con leche como postre. Fue el último arroz con leche que nos cocinó.


arroz-con-leche


Si hay una cualidad que se precisa tener para hacer arroz con leche es paciencia, músculo en los brazos y una silla en la que sentarse para mantener vigilado el arroz de la cazuela durante el mínimo tiempo de reposo en el que descansará ese brazo harto de girar y girar la cuchara. 

En mi familia siempre nos ha gustado el arroz con leche cremoso, suave, dulce y de grano suelto. Remover el arroz constantemente ayuda a que este desprenda el almidón, de ahí su cremosidad. En mi receta, la receta de mi madre, esta cremosidad está un punto por encima por el hecho de añadir nata. 

Esta receta va por todas las madres del mundo, pero en especial por la mía, que es la que mejor me conocía.

arroz-con-leche

Receta de arroz con leche cremoso

Ingredientes (Para 6 personas)
  • 1 litro de leche
  • 250 ml de nata
  • 100 gr de azúcar blanquilla
  • 1 rama de canela
  • 1 vaina de vainilla
  • La piel de un limón (sin la parte blanca)
  • La piel de media naranja (sin la parte blanca)
  • 100 gr de arroz de grano redondo
  • Canela en polvo para espolvorear
Elaboración
  1. En una cazuela amplia ponemos la leche, la nata, la rama de canela, la vaina de vainilla y las pieles del limón y de la naranja y el arroz. Llevamos a ebullición, bajamos la potencia del fuego, y cocinamos durante 45 minutos. Removemos con frecuencia, con suavidad con la ayuda de una cuchara de madera.
  2. Transcurrido este tiempo, el arroz ya estará plenamente cocido y blandito. Es el momento de retirar la vaina de vainilla para extraer sus semillas. Para ello, una vez que hemos sacado la vaina de la cazuela, la dejamos enfriar un par de minutos con el fin de abrirla por la mitad y extraer las semillas con la punta de un cuchillo. Añadimos las semillas a la cazuela, agregamos el azúcar, removemos bien y dejamos cocinar unos 5 minutos.
  3. Retiramos las pieles de limón y naranja y los palos de canela antes de repartirlos en vasitos individuales, y dejamos enfriar. 
  4. Una vez fríos, espolvoreamos canela en polvo al gusto.
Notas y consejos
  • Para apreciar al máximo el sabor del arroz con leche, es aconsejable tomarlo a temperatura ambiente. 
  • En lugar de canela, puedes espolvorear azúcar y quemarla con un soplete de cocina.

10 comentarios:

  1. Hola Yolanda, soy una enamorada del arroz con leche y seguro que esta la hago.... tiene una pinta espectacular.
    Solo una pregunta, en ningún momento dices cuando hay poner el arroz, entiendo que al principio de todo junto con todos los ingredientes, verdad??
    Gracias, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elvira. Efectivamente: el arroz va con el resto de los ingredientes a la cazuela.

      Muchas gracias por hacerme la consulta y así poder subsanar este despiste, je je je.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola Yolanda! Qué delicia de arroz con leche has hecho! Tiene una pinta exquisita!
    Probaré tu receta!

    ResponderEliminar
  3. Un postre de siempre que me encanta, como buena Asturiana jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una seña de identidad asturiana que ha de escribirse con mayúsculas.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Resulta curioso que a los orientales les choca que se haga arroz dulce. Claro, que también he visto que les resulta repugnante un queso francés (ahora no recuerdo el nombre) que está bastante bueno y lleva una capa de cenizas en el centro. Cosas de la educación del lugar donde has nacido.
    Pero lo bueno que está el arroz con leche no lo pueden negar ni los orientales (que no quieren probarlo, pobrecitos ellos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues sí. Ellos se lo pierden.

      Ja ja ja

      Un saludo

      Eliminar

Vuestros comentarios siempre son una alegría :D