Bolas de patata rellenas de mantequilla de anchoa, una guarnición ideal

{ 2 Comentarios }


bolas-de-patata-rellenas-de-mantequilla-de-anchoa

Todos los años ocurre, y este no iba a ser menos. Llegan las fechas que nos van aproximando a la Navidad y lógicamente, empezamos a preocuparnos, y a ocuparnos, de cuáles serán los platos que estarán en nuestras mesas.

Puede que tú ya hayas organizado tu menú, que hayas hecho la compra y que incluso ya tengas algún paso adelantado. No es mi caso. Así que más vale que espabile o como se dice coloquialmente ... ¡me va a pillar el toro!

La receta de hoy puede ser la guarnición que acompañe a tu plato fuerte, sea carne o sea pescado, porque la patata es amiga de todos y combina perfectamente bien con producto de mar o de tierra.

Estas bolas de patata rellenas de mantequilla de anchoa son un acompañamiento perfecto. De ellas me encanta la suavidad de la patata convertida en puré, y cómo una burbuja de mantequilla de anchoas que explota en la boca.


bolas-de-patata-rellenas-de-mantequilla-de-anchoa

Receta de Bolas de patata rellenas de mantequilla de anchoa



Ingredientes (Para 12 unidades o 4 personas)
  • 600 gr de patatas
  • 2 huevos tamaño "L"
  • 75 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 diente de ajo grande
  • 6 filetes de anchoa
  • 1 cda de perejil picado
  • Ralladura de 1 limón
  • Harina para enharinar las bolas
  • Pan rallado para empanar las bolas
  • Aceite de oliva para freír
Elaboración
  1. Ponemos agua abundante en una cazuela. Lavamos la piel de las patatas y las incorporamos en el agua cuando este empiece a hervir. Añadimos sal y las cocemos entre 15 y 20 minutos, dependiendo del tipo de patata. Escurrimos y las reservamos hasta que pierdan temperatura para poder manipularlas y pelarlas. Entonces las pelamos y las aplastamos con un prensador de  patatas y rectificamos de sal si fuera necesario.
  2. Mientras tanto machacamos el diente de ajo junto con el perejil y los filetes de anchoa. Formaremos una pasta que añadiremos a la mantequilla. Agregamos la ralladura de un limón y mezclamos todo. Tapamos con film transparente y reservamos en la nevera hasta el momento de su uso.
  3. Dividimos la patata aplastada en doce porciones. Cogemos una de ellas y la rellenamos con una cucharadita de mantequilla, envolviéndola con la patata como si fuera un paquete que tenemos que cerrar y sellar. Reservamos y continuamos con el resto.
  4. Batimos los dos huevos y preparamos dos platos, uno con harina y el otro con el pan rallado. Primero enharinamos las bolas y a continuación las enhuevamos y por último las pasamos por el pan rallado. Reservamos las bolas en un plato a medida que las vamos formando.
  5. Preparamos una sartén honda o un cazo pequeño con aceite a calentar para freír las bolas de patata por pequeñas tandas, dándoles la vuelta de poco en poco para que se doren uniformemente. Retiramos a un plato amplio protegida con papel de cocina para que escurra el exceso de grasa. ¡Y listo!



2 comentarios:

  1. Me encanta la receta que has preparado, además están tan perfectas, que dan unas ganas tremendas de pegarles un buen bocado. Por lo que con tu permiso, me llevo tu receta, para no quedarme con las ganas de pegarles ese bocado a estas bolas de patata! ;) bss

    ResponderEliminar
  2. Hola Patricia,

    Dales, dales un buen bocado, que no te arrepentirás. Pero también es verdad que si te llevas la receta, te llevas todas las patatas y lo vas a disfrutar mucho más.

    Muchas gracias por tus palabras.

    Felices fiestas, guapa.

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.