Muy posiblemente este es ... el mejor Pastel de cerezas

15 junio 2017 5 comentarios

pastel-de-cerezas


No puedo permitir que termine la temporada de cerezas, aunque todavía nos queda por disfrutarlas, y que esta receta se quede guardada en la recámara esperando ver la luz la primavera que viene.

No. No puedo. 

Y es que este pastel de cerezas es muy, muy posiblemente el mejor que haya podido comer jamás. 

Con los pasteles de cerezas no ocurre lo mismo que con las tartas de queso, que puedes comerlas en prácticamente todos los restaurantes del mundo mundial. Si quieres comer pastel de cerezas, has de ser tú quien se haga cargo del tema. 

De este pastel nos ha gustado todo, incluso relamer el plato (por feo que suene decirlo, je je je). 

pastel-de-cerezas


La masa de la empanada, masa quebrada, apenas es dulce; de la parte dulce ya se encarga el relleno, sobre el que os diré, y haciendo un copia-pega de la palabras de mi hija, "sabe realmente a cerezas". Y claro, cuando se cuenta como aliado un producto de tremenda calidad como el de Picota del Jerte, no hace falta decir más.

No os voy a animar a hacer la receta, no. Voy a pediros que la hagáis, sí o sí. O de lo contrario, os estaréis perdiendo una joyita gastronómica :D

¡Vamos a la receta!

pastel-de-cerezas

Receta del que muy posiblemente es ... el mejor Pastel de cerezas

Ingredientes

Para la masa quebrada
  • 325 gramos de harina de trigo normal
  • 1 cdta de sal común
  • 1 cda de azúcar blanquilla
  • 230 gramos de mantequilla sin sal muy fría
  • 6-8 cdas de agua helada (con un par de cubitos de hielo)
Para el relleno
  • 500 gr de cerezas deshuesadas
  • 30 gr de Maizena
  • 1 cdta de extracto de vainilla
  • 1/4 cdta de extracto de almendra
  • 1 cda de zumo de limón
  • 1 cda de mantequilla sin sal
Para el finalizado
  • 1 yema de huevo batida
  • 1 cda de leche o de nata líquida
  • 1 cda de azúcar blanquilla
Utensilios
  • Un molde redondo de 22 cm de diámetro
Elaboración

De la masa quebrada
  1. En un recipiente amplio mezclamos la mitad de la harina, la sal y el azúcar.
  2. Añadimos la mantequilla cortada en daditos y la incorporamos a la harina frotándola con las yemas de los dedos. Ha de quedar una textura similar a las migas de pan.
  3. Añadimos el resto de la harina y mezclamos con las manos. Es importante no sobre manipular los ingredientes para evitar que la mantequilla se derrita al contacto con el calor que le aporten nuestras manos. 
  4. Agregamos 6 cucharadas de agua helada y la integramos en la masa. Si pellizcas la masa y ves que no se desmigaja, está lista. Si por el contrario se desmigaja, necesita más agua.
  5. Dividimos la masa en dos bolas de similar tamaño, las aplastamos, las envolvemos en film transparente y refrigeramos una hora en la nevera. Podemos adelantar el proceso en el congelador durante media hora.
  6. Transcurrido el tiempo, espolvoreamos harina sobre la mesa de trabajo y estiramos las dos bolas de masa quebrada hasta conseguir un diámetro de 26 centímetros aproximadamente. Si notamos que la masa queda muy blanda, la colocamos sobre film transparente ligeramente enharinado, y las llevamos a la nevera unos diez minutos más para que la mantequilla se endurezca de nuevo.
Del relleno de cerezas
  1. Mientras la masa quebrada reposa en la nevera, preparamos el relleno. En un recipiente ponemos las cerezas, la Maicena, el azúcar, el extracto de vainilla y de almendra, el zumo de limón y la sal. Mezclamos bien y dejamos reposar.
Montaje
  1. Precalentamos el horno a 200ºC, con calor superior e inferior.
  2. Cubrimos la base y las paredes de nuestro molde con una de las planchas de masa quebrada, ajustándola muy bien. La masa ha de sobresalir unos dos centímetros del borde.
  3. Vertemos el relleno, evitando que también caigan los jugos para evitar que la masa se humedezca en exceso.
  4. Cubrimos el relleno con la otra plancha, ajustándola alrededor del relleno formando un círculo, y a continuación sellando el sobrante de las dos planchas pellizcando la masa. Remetemos la masa ya cerrada entre las paredes del molde. Ahora nos queda decorar el borde de la masa a nuestro gusto. Podemos utilizar las yemas de nuestros dedos a modo de pinza para marcar formas. 
  5. Con el sobrante de la masa dibujé unas cerezas que posteriormente pegué en la masa como decoración.
  6. Batimos la yema de huevo, añadimos la cucharada de nata y pincelamos la superficie y los bordes del pastel. Practicamos cuatro cortes en forma de cruz para que hagan de chimenea, colocamos los motivos decorativos que hayamos elegido donde más nos guste y por último, espolvoreamos con el azúcar blanquilla.
  7. Introducimos en el horno, a baja temperatura, y cocemos el pastel durante 20 minutos a 200ºC. Reducimos la temperatura a 180ºC  y cocinamos 30-40 minutos más.
Notas y consejos
  • Lo más rico de la masa quebrada es su sabor a mantequilla, por lo que os recomiendo que no escatiméis y compréis una mantequilla de calidad.
  • Lo más tedioso de la receta puede ser deshuesar las cerezas. Un truco es utilizar un palo de brocheta largo y empujar con él el hueso, aunque lo mejor es un deshuesador de cerezas.
  • El jugo de las cerezas maceradas puedes reducirlo al fuego y lograr un sirope con el que acompañar tu pastel.
  • Sirve el pastel con nata montada o helado de vainilla, y nápalo con el sirope. 

Visto en Inspiredtaste


5 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. ¡Que pintaza!! Y yo este año todavía sin probar las cerezas. Se me va a pasar el arroz, digo, la temporada.
    Besos.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, mujer, que todavía nos queda todo este mes de junio y algo de julio. Pero es verdad que la temporada es muy corta, así que no te duermas en los laureles.

      Besos

      Eliminar
  2. Hola¡
    Espetacular me parece tu Tarta.
    Me gustaría preguntarte si sería viable dejarla hecha y, en vez de llevarla al horno, meterla en la nevera hasta el día siguiente . Es que la masa quebrada, según pasan las horas se reblandece, y si la hago por la noche y la comemos en el trabajo al día siguiente, me parece que perdería. ¿ Qué te parece? Gracias!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar. Puedes hacerlo si así lo deseas, de hecho, con el calor que está haciendo, es más que seguro que a medida que vayas trabajando la masa, tengas que refrigerarla para que se endurezca.

      Pero atendiendo tu consulta, te puedo garantizar que esta masa quebrada NO se reblandece en absoluto. Queda una textura de galleta muy rica, y sobre todo, crujiente. En mi casa este pastel duró tres días y la masa no se reblandeció en absoluto; es más fácil que eso ocurra con el hojaldre.

      Si te animas a hacer la tarta, espero saber del resultado y de tu impresión.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Oído cocina!!!!
      Muchísimas gracias!!!

      Eliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.