Boniatos rellenos de garbanzos y espinacas baby, y os cuento un truco

05 diciembre 2016 2 comentarios

boniatos-rellenos-de-garbanzos-y-espinacas-baby


Parece que está de moda ser vegano. No sé qué pensarán quienes promulgan los principios que defienden el veganismo, pero si yo fuera uno de quienes levantan la bandera en su defensa, no estaría muy de acuerdo con mencionarlo como una moda de estos tiempos. Las modas son efímeras. Y defender los principios que conducen nuestras vidas pasan mucho de modas. 

En esta entrada no pretendo introduciros en el veganismo, pues ni yo misma soy vegana. Mi religión pro-jamón ibérico y pro-queso me lo prohibe, ja ja ja. Tampoco tengo intención de redactar una tesis a su favor, pues carezco de conocimientos suficientes para ello. Pero sí es cierto que poco a poco voy introduciendo en mi dieta recetas de corte vegano, y es por eso que hoy vengo a presentaros una receta que sería vegana casi al 100% si no fuera por la presencia del queso de cabra, y por lo cual, corregiremos lo dicho etiquetando esta receta como vegetariana, pues si hay algo que forma parte de la doctrina de todo vegano es que la presencia de producto animal o derivado se elimina por completo.

Estamos en otoño, una estación de la que estoy enamorada. Me encantan los colores cobrizos, rojizos y amarillos de sus paisajes, tonos que contrastan con las frías temperaturas de la época. Me encantan sus frutos, a pesar de lo efímeros que son muchos de ellos, y me gusta disfrutarlos en la mesa. Prueba de ello es que algunas de las últimas publicaciones en el blog vienen con aires de otoño, como por ejemplo el Osobuco con boletus y castañas y esta preciosidad de Calabacitas de pan. Y aún me atrevo a añadir alguna otra, como esta Tarta de calabaza que forma parte de la mesa dulce en el Día de Acción de Gracias que se celebra el cuarto jueves de noviembre en Estados Unidos, y que acaba de tener lugar.

Veo por la red recetas de boniatos asados al horno, para lo cual se necesita entre 45 minutos y una hora, dependiendo del tamaño del boniato. Asar boniatos no tiene por qué llevar tanto tiempo; de hecho, en mi casa, yo no les doy tregua a que se duerman en el horno. Os voy a contar cómo cocinar boniatos en solo 15 minutos. Y en poco más tendrás una comida o una cena lista. Sigue leyendo más abajo, donde te cuento cómo cocinar boniatos en 15 minutos.

La receta de boniatos que os presento lleva también garbanzos y espinacas en su interior. La espinaca, al ser de la variedad baby, es tan suave que apenas se percibe. Lo que es realmente importante es destacar el contraste del sabor picante que le otorga el pimentón, con el dulzor del boniato. 

¿Y tú? ¿Te gustan los boniatos? ¿Los cocinas en el horno o conocías el truco del microondas?
¿Te atreves con la receta?


boniatos-rellenos-de-garbanzos-y-espinacas-baby



Receta de Boniatos rellenos de garbanzos y espinacas baby


Ingredientes (Para 2 boniatos)
  • 2 boniatos
  • 100 gr de espinacas baby previamente lavadas
  • 150 gr de garbanzos cocidos aclarados y escurridos
  • Media cucharadita de pimentón picante (o dulce, como prefieras)
  • Queso de cabra en rulo desmigado 
  • Unas hojas de cilantro fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
Elaboración

  1. Lavar y secar los boniatos. Cortarlos por la mitad sin llegar al fondo si lo que deseamos es rellenarlos. Disponerlos en una fuente apta para microondas. Cubrir con film transparente. Perforar el film con la punta de un cuchillo. Programar el horno microondas a 800 watios durante 15 minutos. Transcurrido ese tiempo, con cuidado despegamos el film transparente y dejamos que se atemperen los boniatos.
  2. Mientras se cocinan los boniatos ponemos una cucharada de aceite a calentar en una sartén. Picamos las hojas de espinacas y las salteamos rápidamente en la sartén. Añadimos los garbanzos y los salteamos hasta que estén ligeramente dorados (unos 3-4 minutos).
  3. Añadimos la media cucharadita de pimentón, removemos rápidamente, y por último unas hojas de cilantro fresco.
  4. Rellenamos los boniatos con la mezcla y espolvoreamos queso de cabra al gusto por encima.
  5. Servimos acompañando los boniatos con unas hojas de espinacas baby y de cilantro.
  6. Opcionalmente, podemos servir con una salsa de yogur y tahini. Para ello mezclamos un yogur griego con dos cucharadas de tahini (pasta de sésamo) y unas gotas de zumo de limón.

2 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. aaaaahhh... o sea que yo, que no tengo microondas, a seguir asando boniatos por 45 minutos! jaajajaja
    Me ha encantado tu receta y el truco.
    besos
    Aisha

    ResponderEliminar
  2. A nosotras los boniatos nos encantan y sobre todo de postre, recién asados. Ahora sí, nosotros tenemos nuestra propia técnica, intermedia entre micro y horno. Porque los pinchamos y los cocinamos unos minutos en el micro hasta que estén tiernos y después los pasamos al horno, con el grill encendido y así se tuestan por arriba, que es como más nos gustan. Con tu receta salada aprendemos una forma más de tomar estos humildes tubérculos. (la fotografía, preciosa como siempre)
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.