Ramen al curry

28 noviembre 2016 6 comentarios

ramen-al-curry



Ramen. ¿Os suena este nombre? El ramen es un plato de sopa, con fideos largos, y diferentes tipos de ingredientes, originario de China. Sin embargo, fue Japón el encargado de darle fama, considerándolo hoy en día como uno de sus platos nacionales por antonomasia. 

La base del ramen es un caldo, bien de pollo o de cerdo, completado por ingredientes variados como pueden ser chashu, que equivale a nuestra panceta; menma, o brotes de bambú; negi, donde entraría el puerro o el tallo verde de la cebolleta fresca; moyashi, que no son otra cosa que brotes de judías o de soja; tamago, que es con toda seguridad el ingrediente más rápido de reconocer, pues se trata de huevos marinados en salsa de soja y con la yema a medio cocer; algas, bien nori o wakame; kamaboko, pescado que ha sido procesado y que se presenta en pequeñas y finas lonchas, y por último, maíz. 

El ramen se come con palillos, un paso inusual para nosotros, españoles u occidentales, y que puede hacer que nos sintamos un poco torpes tomándolo de esta manera. La mecánica sería la siguiente: usar los palillos para comer los ingredientes sólidos y en último lugar beber el caldo directamente del plato o bol. No habrá un japonés que te mire mal por levantar el plato y beber el caldo de él, costumbre no tan bien vista entre nosotros. Pero hay que reconocer que realmente es la manera más cómoda de tomar un ramen como Dios manda. 

Los fideos largos que yo he empleado en mi receta son los conocidos por el nombre de udon, pues son los que tenía en casa y a los que quería dar salida. Y aunque los cánones dicen que se emplea un tipo de fideo de cocción ultra rápida, los udon quedan estupendamente bien. 

Tipos de ramen hay para dar y tomar dependiendo de la región geográfica en la que se elabore, y por añadido, de los ingredientes que se empleen. Para que os hagáis una idea, es como ocurre con nuestra paella: hay una base de ingredientes, y hay tantos tipos como familias.

Personalmente os diré que el ramen me apasiona. Es un plato único, eso es más que obvio, lo cual le añade puntos para que se encuentre entre mis favoritos. Es uno de mis últimos descubrimientos gastronómicos. Lo descubrí gracias a mi hija, a quien le apasiona el mundo japonés y los diseños anime. Así que la receta de hoy, sin duda, va por ella, mi hija. 

¿Y vosotros? ¿Conocéis el ramen? ¿Lo habéis probado? 

Tanto si vuestra respuesta es afirmativa como si es negativa, os invito a descubrir este delicioso y tan apetecible en esta época Ramen al curry, que fusiona una cocina que me encanta, la hindú, con su curry; y la japonesa.

Receta de Ramen al curry



Ingredientes (Para 4 personas)

  • 2 contramuslos de pollo deshuesados y sin piel
  • Medio puerro (la parte verde)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cm de jengibre fresco
  • 10 bolitas de pimienta negra
  • Agua
  • 200 gr de setas shiitake
  • 4 huevos tamaño "L" marinados
    • Para el marinado:
      • 12 cdas de agua
      • 3 cdas de salsa de soja
      • 1/2 cdta de azúcar
      • 1 diente de ajo laminado
      • 1 cm de jengibre pelado y laminado
  • 200 gr de pasta udon
  • 1 y 1/2 litros de caldo de ave
  • 1 cdta de curry en polvo
  • Sal
  • Aceite de sésamo
Utiles necesarios
  • Una bolsa de plástico con cierre hermético
  • Hilo de bramante
Elaboración

De los huevos marinados
  1. Llenamos un cazo con agua, echamos un chorrito de vinagre y una pizca de sal, y llevamos a ebullición. Con una espumadera, introducimos los huevos en el agua y los cocemos durante 7 minutos. Mientras tanto, preparamos el marinado incorporando todos los ingredientes en una bolsa con hierre hermético. Los refrescamos inmediatamente bajo el chorro de agua fría del grifo y a continuación los pasamos a un recipiente con agua y hielos, donde los mantendremos durante 10 minutos. Transcurrido este tiempo, golpeamos suavemente la base más ancha del huevo y lo hacemos rodar suavemente para romper la cáscara. Lo pelamos, lo introducimos en la bolsa y proseguimos con el resto. Una vez que hayamos pelado los cuatro huevos, cerramos la bolsa dándola vueltas sobre sí misma y la aseguramos con una pinza. Guardamos en la nevera durante 6 horas. 
Del pollo
  1. Formamos un cilindro con los contramuslos de pollo y los atamos con hilo para que al cocerlos queden con una forma bonita.
  2. Ponemos una cucharada de aceite de sésamo en una cazuela pequeña, agregamos el diente de ajo y el jengibre laminados y doramos ligeramente. 
  3. Añadimos los contramuslos y seguidamente los cubrimos con agua e incorporamos el puerro y los granos de pimienta. Sazonamos con sal al gusto. Llevamos a ebullición y cocemos sin tapadera durante 10 minutos. Transcurrido este tiempo, tapamos la cazuela y mantenemos inficionando otros 10 minutos más. Escurrimos y reservamos tanto el caldo como los contramuslos.
  4. En una sartén ponemos una cucharada de aceite de sésamo y doramos los contramuslos por todos sus lados. Reservamos hasta que pierdan temperatura y poder quitarles el hilo que los sella. Entonces lo cortamos en filetitos de medio centímetro de grosor.
De las setas
  1. Lavamos las setas shiitake y las secamos con un paño. Las cortamos en trozos medianos y las planchamos en la misma sartén en la que hemos dorado los contramuslos. Retiramos y reservamos.
De la pasta udon
  1. En una cazuela honda ponemos el caldo en el que habíamos cocido los contramuslos y le añadimos el agua necesaria hasta llegar al litro y medio. Añadimos una cucharada de salsa de soja, una pizca de sal, una cucharada de aceite de sésamo y llevamos a ebullición. Entonces incorporamos la pasta y la cocemos durante el tiempo que aconseje el fabricante. 
  2. Escurrimos en un colador, reservando el caldo.
Montaje
  1. En un plato ponemos una porción de pasta y la cubrimos con el caldo reservado. 
  2. Por encima colocamos en uno de los lados una parte de los contramuslos laminados, al lado las setas shiitake, el huevo cocido y cortado por la mitad y finalmente el tallo de cebolleta verde.
  3. Si fuera necesario, añadimos más caldo sin que ello perjudique la organización de los alimentos. 

6 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Se ve estupendo. Una buena cena para estos días fríos.
    Un beso.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  2. Yolanda! Este es un plato para tu hija y para mí! Me encantan los platos de fusión, la cocina japonesa, los platos únicos y los ingredientes utilizados. Así que lo tiene todo, y con tus estupendas explicaciones, seguro que el resultado es magnífico! Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  3. Lo probé en el pasado forúm gastronómico de Barcelona y no esta nada mal sobre todo el caldo queda muy fino y bueno.Lo de comer con los palillos lo llevo mal así que use el tenedor y acabe bebiendo el caldo directamente del bol. Así algo hice bien jaja.
    Buen plato te ha salido
    Bss






    ResponderEliminar
  4. Ahora me dirás que tu hija es una de esas adolescentes que comen ramenbazofia en el salón del comic y en expomanga... ay madre! Menos mal que con un ramen como este, todo se puede reconducir!
    Por cierto, vais al salón del comic este finde? El vikingo expone en la zona de fanzines :)

    ResponderEliminar
  5. divino ¡¡¡ además de un plato muy completo ¡¡¡ un besote

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que no lo hemos tomado nunca, .... pero viendo la pinta tan deliciosa que tiene.... no tardaremos en hacerlo.
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.