Butifarra esparracada con setas

02 octubre 2014 24 comentarios

butifarra esparracada con setas


¿Os habéis preguntado alguna vez de qué color es la suerte? 

Esperad, esperad, que ya sé lo que estáis pensando: ¿pero qué demonios le pasa a esta mujer haciendo  una pregunta tan absurda? Tranquilos, que no se me ha pirado la pinza, como se dice coloquialmente cuando a uno no le funcionan en orden las neuronas. 

Es que estaba yo aquí, pensando en cómo redactar mi entrada, y me ha surgido esta duda. Como internet es una ventana abierta al conocimiento, he pensado que podría encontrar por aquí la respuesta. Pero no me está resultando nada fácil, la verdad es esa.

Pero para mi la suerte sí que tiene color, y es que ella se presentó en mi casa, un día, de color amatista y de forma redonda. ¿Os suena bonito? A mi mucho. Y es que la suerte golpeó en mi puerta así, vestida de ese color, hace unas semanas y poco después de haber sido agraciada en un concurso que Margot, editora del blog Margot, cosas de la vida, había organizado y en el que regalaba una cocotte de Le Creusset. Como tantas veces pasa, una concursa y viendo la afluencia de participación, como que desestima que la suerte le pueda sonreír. Y mira tú por donde que a mi me sonrió.

No me equivoco si digo que hoy en día, uno de los sueños de cualquier blogger gastronómico es tener una cocotte de Le Creuset, una preciosidad de cazuela elaborada en hierro esmaltado y que no se queda solo con el lado bonito, sino mayormente con el lado práctico, porque no se pegan los ingredientes en su base y resulta ideal para hacer guisos a fuego lento, ya que el hierro es un potente transmisor y conservador del calor. 

Tenía que estrenar mi cocotte. Lo estaba deseando, y no había mejor forma de hacerlo que con un guiso, y me decidí por unas butifarras esparracadas con setas. Es un plato que llevo haciendo desde hace tiempo, desde que se lo vi a Carlos Dube en su blog: Mercado Calabajío, y que nos encanta. Además, ya estamos en otoño, tiempo de setas, con lo cual veo esta receta más que apropiada.

El apelativo esparracada significa "desmenuzada", y eso es lo que se hace con con la butifarra en esta receta, o digamos que casi es lo que se hace, porque se le quita la piel, se corta en trocitos de tamaño de un bocado y se cocina. Al cocinarse absorbe los sabores de las setas. Lo propio es cocinarlas de este modo con níscalos, una seta muy carnosa y de sabor muy potente, muy a monte. Yo elegí unas setas de cardo, setas de un aroma y sabor muy distintivo que rápidamente contagia a los ingredientes que le sirven de acompañamiento. Es un plato único delicioso que no se tarda nada, de nada en cocinar. ¡Palabrita!

En Madrid no es fácil encontrar butifarra fresca; yo se la encargué a mi carnicero. Según tengo entendido, en el mercado Maravillas no es difícil encontrarla. Hoy en día la butifarra ha evolucionado mucho. Ha dejado ser un sencillo embutido elaborado a partir de carne de cerdo y su grasa, para engalanarse acompañándose de otros ingredientes como el foie, pimientos del piquillo, setas, queso Roquefort, sepia ... un sinfín de opciones que hacen cada bocado más suculento si cabe.

¿A que queréis saber cómo cocinar esta receta? Pues venga, mandil en mano, cazuela al fuego y empezamos en menos que se dice YA :)

Ingredientes (Para 4 personas)
  • 500 gramos de butifarra fresca; no vale la embutida. En algunos comercios la podéis encontrar como una longaniza grande enrollada o como pequeñas longanizas
  • 400 gramos de setas - del tipo que más os guste
  • 1 cebolla pequeña
  • Un puñado de uvas pasas
  • Un puñado de piñones
  • Un hoja de laurel
  • Unas ramitas de tomillo fresco
  • Una cucharada de harina
  • 3/4 de un vaso del tamaño de los de agua, de vino seco
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
Elaboración
  1. Quitamos la piel a la butifarra y la cortamos en trocitos de tamaño bocado. En una cazuela amplia ponemos una cucharada de aceite de oliva y doramos la butifarra a fuego medio fuerte, removiendo con frecuencia. Retiramos a un plato.
  2. Pelamos y picamos la cebolla en juliana. En el aceite restante pochamos la cebolla, salamos y dejamos que se ablande un poquito antes de añadir las setas, que habremos limpiado y picado en trozos no muy grandes previamente. Cuando la cebolla haya empezado a ablandarse, añadimos las setas, las uvas pasas, los piñones, la hoja de laurel y el tomillo y dejamos cocer a fuego medio-fuerte durante unos diez minutos.
  3. Al cabo de ese tiempo añadimos la cucharada de harina, removemos y dejamos que se tueste, y a continuación las butifarras y el vino. Dejamos cocer a fuego fuerte hasta que se haya evaporado el alcohol y a continuación bajamos el fuego al mínimo, tapamos la cazuela, y dejamos cocer unos cinco minutos más hasta que la salsa haya reducido un poquito, pero estando pendientes de que quede salsa. Salpimentamos al gusto, y listo para comer.




24 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Pues un genial estreno, que te voy a decir! ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues mira tú por donde que yo sí que creo que la suerte tenga color! Para mí es de un color azul cielo intenso, así que si te sirve de consuelo ya estamos los dos con las neuronas desordenadas...

    No te lo vas a creer pero casi siempre que voy a un restaurante, como tengan butifarra, me cuesta mucho no pedirla para comer, creo que con eso ya te puedes imaginar lo que me ha gustado esta esparracada con setas! Y encima en cocotte de estreno!!

    Besos, y a disfrutar de tu cocotte!

    ResponderEliminar
  3. Hola Yolanda!
    enhorabuena por la "cocotte"! la receta me parece buenísima, y quería preguntarte si con setas deshidratadas vale la pena hacerla o crees que perderá gracia. Jopeti, es que tengo unas butifarras de pagés, tengo la cocotte... las setas para desidratar, y no sé si voy a desgraciar las butifarras por no esperar a las setas frescas.
    Bss
    Marisa

    ResponderEliminar
  4. Yolanda, creo que tu pregunta no es nada descabellada, yo también tengo mis colores, a mi me marcan incluso el estado de ánimo, y te diré que los colores púrpura los tengo relacionados con mis suerte, el azul con serenidad, el verde con la alegría y los marrones me llenan de vida, fíjate tú si se me ha ido la pinza ahora jajaja No dirás que tengo las neuronas desordenadas?.

    Plato rico, otoñal, las setas me encantan, con esos aromas llenos de vida, huele a tierra a frescor...a Otoño!!! se nota eh que llega mi estación predilecta.?

    Un buen estreno si señora .

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  5. A ver si algún día parece la suerte en mi casa también con algún color tan bonito como te apareció a ti, jeje, sí, yo también sueño con esta cocotte, aysss.
    Te ha quedado un guiso magnífico, de esos que apetecen ahora que empieza el fresquito en algunos lares.

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Un poco de envidia cochina, sí que me das guapa.

    Pero no voy a resolver tu duda, porque la suerte tal y como la entiendo yo es un concepto etéreo, como la justicia o el karma, estas cosas que solo se piensan en abstracto. Y tampoco es que crea mucho en ella... más bien creo en las oportunidades, que no hay que dejarlas pasar.

    Y en otoño, la oportunidad claramente son las setas. Yo ya he empezado a comprar setas maravillosas, ayer unos portobello que quitaban el hipo, y en breve unas trompetas que he visto a mi frutero y no me he llevado porque estoy fuera el finde, pero volveré a por ellas el lunes...

    ResponderEliminar
  7. Pues la suerte tiene un color y una forma preciosos!!! :)
    Un plato muy interesante, no lo conocía y me parece muy interesante ;)
    besos

    ResponderEliminar
  8. Que estreno mas bueno que le has dado a esta "cocotte" una receta muy apropiada con las setas de la temporada.Aqui ya sabes que tenemos muchas butifarras y de muchos sabores y de setas ni te cuento,con darte una vuelta por el monte o por la Boqueria ¡¡
    Disfrutala mucho
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Creo que la suerte cambia de color...¿no? Bueno...yo tampoco tengo las neuronas muy ordenadas...jajajajja
    Me ha encantado tu entrada y la receta...que por aquí en Catalunya, es un plato muy típico! Oye, si hace falta te mando un paquete de butifarras...vale??
    Un beso guapa y disfruta de tu suerte!
    Gemma de Food&Cakes by GB

    ResponderEliminar
  10. Eso es un estreno por todo lo alto y lo demás son tonterías!! que pinta que tiene y de sabor tiene que estar espectacular!
    bsitos!

    ResponderEliminar
  11. Claro que os colores nos inspiran sensaciones!! Además el color de tu cocotte era muy bonito y sí era el de la suerte. Un plato delicioso, a mi esta combinación me encanta!! Bss.

    ResponderEliminar
  12. Yolanda, yo nos e si la suerte tiene color pero entiendo perfectamente que tu la identifiques con el de la amatista. La suerte estuvo de tu lado hace pocas semanas y fuiste la afortunada en el sorteo de Margot. Pero tengo que decir, porque lo he venido observando al tenerte tan cerca, que la suerte ha estado de tu lado en otras ocasiones recientemente, todas relacionadas con este mundillo. Está claro que el verano de 2014 ha sido tu verano...a ver si ahora se extiende la racha al otoño también. Crucemos los dedos :)

    Estaba deseosa de comprobar con qué receta estrenarías tu cocotte y darías así el pistoletazo de salida a una larga lista de delicias que, seguramente, saldrán de ella. El día que te canses, no te apures, que yo me ofrezco voluntaria a guardártela. Prometo cuidarla como si fuera un tesoro. Bueno, es que es un tesoro!

    Jajaja

    Bss

    ResponderEliminar
  13. Fíjate tantos años viviendo en Madrid y no me había percatado que no había butifarra, sera que no la conocía, jajajja !! Sin embargo ahora que vivo en Catalunya creo que no podría estar sin comerla. Un plato otoñal fantástico, me encanta y en esa cocotte queda realmente divino. Beso.

    ResponderEliminar
  14. Anda que no estaba contenta la butifarra con esa cocotte de lujo!!! en Asturias tampoco suele haber butifarras frescas, me ha encantado la receta y sobre todo la cocotteeeeeeeeeeee, si tengo envidia, jajaja, bsss Yolanda

    ResponderEliminar
  15. No podías haber estrenado de mejor manera esa cocotte tan estupenda, y que la sigas disfrutando muchooo. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  16. No la he probado nunca así, pero tiene que estar buenísima. Vaya premio tan bueno!!

    ResponderEliminar
  17. ¡Menuda suerte, Yolanda! Ya vi la maravillosa cazuela en Facebook y ya me morí de envida de la mala malísima en ese momento. Y es que el color es ¡DIVINO! La amatista es mi piedra preferida, así que imagínate. El guiso me imagino que espectacular. Yo me conformo con la de Ikea, pero te aseguro que los guisos salen también de muerte.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  18. Vaya suerte esa jeje, a quién le tocara para hacer ese pedazo de plato de cuchara. Aquí en Canarias también es difícil de encontrar butifarra fresca pero me apunto este plato por sí la encuentro. Un besote!

    ResponderEliminar
  19. Preciosa la cocotte, te aviso que crean adicción, yo lo hago todo en ella! hasta me la llevo a Asturias en vacaciones...
    La receta me encanta! habrá que probarla.
    Un abrazo
    Noelia

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué buena manera de disfrutar de tu cocotte! Una receta estupenda y la suerte de poder ganar dicha cocotte, pues creo que el color de la felicidad es el de unos ojos alegres, ¿no?
    Besos y a disfrutar del fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  21. No podías haber elegido mejor receta para estrenar tu preciosa cocotte, además te tocó en uno de mis colores favoritos, me encanta... seguro que tarde o temprano me haré con una, por mucho que me esté resistiendo ahora a comprarla jeje.

    Aquí en Madrid, es verdad que es difícil encontrar butifarras al menos de calidad, pero bueno será cuestión de perderse por los mercados más selectos de la capital que seguro que daré con ellas.

    Con níscalos pruebala que es la repera te lo garantizo.

    Mil besos guapa

    ResponderEliminar
  22. Me encanta la butifarra y sobre todo cualquier plato-guiso con setas, así que supongo que este me va a encantar. Enhorabuena por ese regalito, qué maravilla, seguro que le vas a dar mucho uso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Anda como luces tu cocotte que suerte has tenido, menudos guisos vas a preparar.
    La receta esta diciendo comeme.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. La butifarra esparracada así me encanta! Yo aprendí a hacerla partiendo de una butifarra normal embutida, haciéndola a la plancha con un corte longitudinal abriéndola en dos. Supongo que es otra variante, las dos buenísimas. En olla y con setas tengo que probarlo, qué rica^^

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.