Tomates cherry confitados al horno

06 octubre 2014 22 comentarios

Tomates cherry confitados 

La receta que hoy os traigo es una de esas que una vez que la pruebas estás deseando volver a hacerla y además emplearla para diferentes recetas.

Llegó tímidamente a mi, como guarnición de un plato principal. Fue llevarme a la boca un tomatito que lucía triste y arrugado en una esquinita del plato para enseguida sentir unas ganas tremendas de tener frente a mi un plato lleno de tomates confitados. Son una absoluta delicia. Creedme cuando os digo esto, y más partiendo de una persona que no siente pasión alguna por los tomates y que los compra única y exclusivamente para recetas muy, pero que muy específicas o para hacer salsa de tomate.

Grabé los sabores en mi memoria, y mirando aquí y allá elaboré esta receta:

Ingredientes
  • 500 gr de tomates cherry en rama
  • 3 cdas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cda de vinagre de Módena
  • 2 dientes de ajo sin pelar, pero machacados de un golpe
  • Sal
  • Azúcar 
  • Orégano
Elaboración
  1. Precalentamos el horno a 170ºC.
  2. Separamos los tomates de la rama, dejando el rabito, que es justamente la parte más aromática del tomate. Los lavamos, secamos y disponemos en una fuente apta para horno.
  3. Rocíamos los tomates con el aceite y para que se impregnen bien hacemos movimientos giratorios con la misma fuente de manera que los tomates giran sobre sí mismos y se embadurnan de aceite.
  4. Hacemos lo mismo con el vinagre de Módena.
  5. Esparcimos azúcar por encima. Esta se adherirá a los tomates. La cantidad a emplear no es fija. Es importante que haya un buen pellizco de azúcar sobre cada uno.
  6. Introducimos los dientes de ajo haciendo un hueco entre los tomates. Salamos al gusto y por último espolvoreamos el orégano.
  7. Los cocemos en el horno media hora. Soltarán jugo, que nos servirá para conservarlos en un tarro de cristal y posteriormente emplearlo como aliño de ensaladas o para cocinar, dependiendo de qué se trate. Para marinar unos filetes de pollo o pavo queda que ni os cuento.




22 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. ¡Hola Yolanda!.
    Me he llevado a mi blog una de tus recetas, espero que no te siente mal y espero haberla tratado con la categoría que se merece porque a mi hijo y su amigo le encantó. No pude sacar fotos finales, se la comieron toda en otra casa, pero al menos espero que te guste el post.
    Tus tomatitos cherry una delicia.
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. El link...se me había olvidado.
    http://decocinasytacones.blogspot.com.es/2014/10/pastel-azteca-he-copiado-lo-confieso.html

    ResponderEliminar
  4. Caray, pues efectivamente para no encantarte los tomates, ya tiene que estar buenísimo!! Me puedo hacer una idea porque me recuerdan a los tomates a la crème aunque con ese toque agridulce del Módena y el azúcar, seguro que son una explosión de sabores y matices. Oye y muy mona la presentación. Feliz lunes!

    ResponderEliminar
  5. A mi me encantan los tomates y ese toque agridulce creo que resalta aún más su sabor así que me llevo tu receta para deleitarme.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Soy amante incondicional de los tomates y te aseguro que los he probado de diversas maneras, pero nunca confitados y te aseguro que me han atraído tanto como a ti ese primer tomate arrugado y escondido que si en su día lucia tímido en un plato y que hoy es el protagonista de tu mesa y muy pronto de la mía .
    Feliz semana
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  7. Los tomates confitados así son una maravilla... Los descubrí en un taller de cocina que impartía Boffard hace unos años y desde entonces no pasa una sola semana sin que los prepare. Cuando mi niña era un bebé, se los preparaba para "acompañar" alimentos que no le gustaban tanto y funcionaba de maravilla... Y ahora siempre que le pregunto "¿Qué quieres comer?" me contesta cherrys confitados :o)
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  8. Vaaaaaaaaaaya!
    Yo suelo tomar buena nota de estas recetas porque así, cuando hago pan que es dos veces por semana, aprovecho que tengo el horno calentito para hacer algo más.
    A mí además me gustan tanto los tomates, que a veces si me quedo haciendo cosas por el centro a la salida del curro, me compro en el super una bandejita de cherrys y me los voy comiendo por la calle para merendar, que hay que verme claro, paseando con mis tomatitos en la mano, pero vamos sin complejos ni na...

    ResponderEliminar
  9. A mi seguro que me encanta, soy de las que es incapaz de pasar por la frutería sin meter mano a los tomatitos (hasta que me pillen !!).
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Vaya, vaya, vaya...pues si tu nos recomiendas esta elaboración y no eres de las que les gusta el tomate entonces es seguro que hay que tomar nota y pasarla a la carpeta de "recetas a probar" y colocarla en lo alto de la lista. No imagino lo que debe de ser para alguien a quien si le guste el tomate. O sea, para una servidora.

    De aspecto, como bien dices, son tristes...pero a mi no me engañan. No necesitaría leer tus alabanzas para adivinar lo deliciosos que deben de estar.

    Una guarnición estupenda para cualquier carne o pescado :)

    Bss

    ResponderEliminar
  11. A mi me pasa igual. El tomate me gusta en ensalada, pero nada mas... Eso si, por lo que cuentas y mirando los ingredientes, no me importaría nada probar estos que has preparado!!! Besitos

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo, Yolanda! Comerte un tomate así, confitadito, es una de las cosas más sorprendentes y riquísimas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Yo los he hecho pero sin el vinagre. Los probaré así la próxima vez. Un besote!

    ResponderEliminar
  14. Pues yo te voy a confesar que me considero adicto al tomate! Lo comería con casi todo y en cualquier elaboración, así que confitados y al horno deben ser una auténtica delicia!

    y me encanta como los has presentado, se ven deliciosos!

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Quedan verdaderamente deliciosos y de la misma manera suelo hacer muchas veces los espárragos verdes. Besotes

    ResponderEliminar
  16. Que presentación tan bonita y sugerente. No he hecho nunca esta receta pero seguro que estará deliciosa a juzgar por la foto.

    Besotes

    ResponderEliminar
  17. No te gustan los tomates? yo me los como a bocaos como las manzanas!! jejeje.

    Tristes y arrugados, como bien dices pero seguro que deliciosos. Estas cosillas al horno como que quedan más buenas verdad?

    Buena receta Yolanda :) te mando un montón de besos

    ResponderEliminar
  18. ¡Gracias Yolanda por tus palabras de cariño!, yo siempre digo de quien es la fuente de mis recetas y si las fotos no son mías también, no son muchas las fotos que he "mangado" pero si lo hago, lo digo y punto....creo que hay que tener un código de conducta y además, a mí me hizo mucha ilusión que hicieran en alguna ocasión alguna receta mía, así que pensé que (como así ha sido), que a tí te haría la misma ilusión. La receta digna de estómagos hambrientos y sin problemas, sisi....entre 2, ya viste el platazo....además como dije, sobró salsa de tomate....¡y se la comieron con las tortillas sobrantes!.....divina juventud.
    Aprovecho para mandarte un beso matutino. Con cariño
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  19. Te han quedado muy buenos y con esta presentacion apetecibles con solo verlos¡
    Buen fin de semana
    Bss

    ResponderEliminar
  20. Tienen una pinta estupenda y me voy a poner ahora mismo a ello. ¿Sabes si se pueden congelar?

    ResponderEliminar
  21. La receta esta genial! Los he preparado y nos encantan. Los he preparado como acompañante de salmón a la plancha y es una gran fusión. Como tenemos muchos tomates en la huerta he preparado otra remesa y los he envasado....veremos que tal se conserva el sabor así. Bicos.

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.