TARTA DE RISOTTO AL AZAFRÁN

18 febrero 2009 16 comentarios

Hace mucho tiempo Karlos Arguiñano hizo esta receta en su programa de cocina. Me pareció curioso la forma diferente de trabajar el arroz, y me animé a hacerla. Merece la pena. La combinación de los ingredientes gusta a cualquiera, y si hay niños en casa, más que más. Lo que os recomiendo es que hagáis esta receta con tiempo y con paciencia, pues la torta de arroz tiene que tostarse muuuuuuuyyyyyyyy despacito.



..:: Ingredientes ::.. (4p)

* 150 gr de arroz
* 1 cebolleta
* 2 dientes de ajo
* 4 lonchas de jamón cocido
* 4 lonchas de queso
* 1 1/2 l. de caldo de ave
* aceite de oliva
* sal

..:: Elaboración ::..

1. Hacer un caldo de ave (o pollo) o en su defecto, comprarlo ya hecho. En el caso de preferir hacerlo en casa, necesitáis: una pechuga de pollo (o gallina), medio puerro, una cebolla, media rama de apio, dos dientes de ajo, una zanahoria y una patata. Ponemos todos los ingredientes en una olla con agua con sal, ponemos a máxima potencia y cuando comience a hervir, vamos desespumando el caldo, es decir, quitando todas las impurezas que suben a la superficie y se convierten en espuma. Cuando veamos que el caldo va quedando limpio, cerramos la olla y dejamos hervir 30 minutos. Colar y reservar caliente.

2. En una cazuela ponemos un chorrito de aceite para rehogar la cebolleta, picada finamente, y los dos dientes de ajo fileteados o si lo preferís enteros, los podréis retirar al terminar más fácilmente. Añadimos el arroz, rehogamos un minuto, y vertemos el caldo y añadimos las hebras de azafrán. Dejamos cocer 18 minutos sin parar de remover, especialmente al principio, para facilitar que desprenda el almidón. Lo dividimos en dos partes y reservamos.

3. En una sartén, echamos un poquito de aceite y vertemos el arroz, que extendemos por todo el fondo. Ponemos el queso y el jamón cocido, y lo cubrimos con la otra mitad de arroz cocido que hemos reservado. El fuego debe estar bajito para que el arroz no se queme y que el queso pueda fundirse lentamente. Movemos la sartén con movimientos circulares. Cuando creamos que el arroz está ligeramente tostado, damos la vuelta a la torta, como si fuera una tortilla de patatas. Dejamos tostar por el otro lado.

4. Sacamos la torta de arroz a un plato y lo dividimos en cuatro porciones, o menos, según los comilones que haya en casa. ¡Y a disfrutar!

¿Os ha gustado?


16 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Ummmm!!!!!!!!!!!!!!!que rico. Desde luego con estas kosinas tan ricas, imposible ponerse a dieta, je, je, je....

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, hija, ni con estas cosinas ni con otras, como tú dices. Imposible ponerse a dieta. Ja ja ja. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Esta receta, tal y como la presentas, me encanta. Con esa costra tostadita por encima, el quesito... qué cosa más rica.
    No se yo como terminará la cosa al repartir esta delicia, va a haber más que palabras, jejeje
    Mejor hago el doble de cantidad.
    Gracias por la receta cielo.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Claro, Adi, por eso he dicho que si hay comilones, mejor pensar en otra forma de reparto, je je. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. me ha encantado, seguro que esta receta también cae

    me estoy convirtiendo en una copiona jajajajaaj pero es que estoy aprendiendo tanto

    gracias

    ResponderEliminar
  6. Ummmmmm esto debe estar pa no dejar ni un grano, yo digo como Adi, mejor hacer el doble y evitamos el tangai jajajaja.
    Un besito wapisima

    ResponderEliminar
  7. Que rica, me encanta y te ha salido fantástica, a ver si me animo pronto a hacerla, pues llevo mucho tiempo queriendo hacerla...

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  8. Jo, me parece una receta barbara para reciclar risottos y todo tipo de arroces!

    A Dios pongo por testigo, que jamás volveré a comer "arroz de ayer" sin gracia! Viva la tarta de risotto!

    Muchas gracias guapa ;)

    ResponderEliminar
  9. Manresa, lo de copiar, lo hacemos todos, y desde niños, cuando actuamos por imitación. Es algo positivo, mientras uno no se apropie de ello e indique la fuente. Es una forma de difundir, y en este caso las cosas buenas del comer.

    Ana, ¿así que conoces la receta? ¡uufff! ya tiene unos, pero unos cuantos meses de existencia.

    Garbancit@, qué buena idea lo de recuperar un arroz de sobra, y creo que mientras no haya perdido el almidón para que la torta quede compacta, será genial.

    Un saludo a todas. Y muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  10. Rosa, harás bien en hacer más cantidad, porque seguro que hay quien repita, ya verás, je je. Un saludo, maja.

    ResponderEliminar
  11. Qué receta tan rica y curiosa Yoli.

    Habrá que probarla porque tiene una pinta excelente.

    Besinos.

    ResponderEliminar
  12. Esta me la apunto, esta me la apuntoooooooooo!!!!!
    Que bueno tiene que estar eso por dioooooooooos....

    Xitos, se feliz!!

    ResponderEliminar
  13. Pues si que es original, no lo había visto, tiene que ser curiosa la textura y el sabro, me has dejado intrigada.
    Un beso, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. ¡aha! ¡te he dejado intrigada, eh, Marhya! Pues ale, anímate, y así descubres lo rico que está. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. No termino de sorprenderme de las cosas que sigo aprendiendo día a día. Me he quedado boquiabierta con la pinta que tiene este plato, y ya verás mis peques cuando lo haga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. AguaSanta, y lo que nos queda por aprender, je je. Si tienes peques, hazles este plato, porque justo lleva los ingredientes que más les gusta. Puedes prescindir de la cebolla y el ajo, que ya sabes que para esos sabores son más tiquismiquis, y si lo encuentran en el plato, ya no te digo nada. Al menos eso le pasa a la mía con la cebolla. Recuerda contarme qué os ha parecido si te decides a hacerla. Un saludo, y espero verte por aquí de nuevo.

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.