Clafoutis de cerezas y mascarpone

{ 2 Comentarios }

clafoutis-de-cerezas-y-mascarpone

Clafoutis de cerezas y mascarpone

El clafoutis de cerezas es un postre típico de la región francesa de Nueva Aquitania, y cuya capital es Limoges, nombre que muy posiblemente os resulte familiar por su célebre porcelana; todo un clásico. 

Tradicionalmente el clafoutis se hace con cerezas, aunque la globlalización ha hecho que otras frutas como ciruelas, moras, peras, albaricoques o melocotones entren en juego, ante lo cual los franceses se han levantado en señal de protesta declarando que en este caso, lo que algunos llaman clafoutis en realidad debería llamarse "flaunargde"; te lo digo por si la curiosidad por saberlo te va a convertir en un alma inquieta :D

El clafoutis es un pastel que algunos se atreven a describir con una textura flan, nada más lejos de la realidad, pues aunque resulta ser un pastel muy suave, es prácticamente imposible que tenga esa textura por el mero hecho de que la harina se encuentra entre sus ingredientes, lo cual hace que su densidad y firmeza sea más compacta que la de un flan.

clafoutis-de-cerezas-y-mascarpone


Los puristas dicen que para hacer un clafoutis auténtico las cerezas deben ir enteras, ya que el hueso da un sabor distintivo a la masa. A mi me van a disculpar los señores puristas franceses, muy entendidos en la materia, sin duda, pero si a ellos les gusta encontrase con los huesos de las cerezas en la boca, a mi me resulta de lo más incómodo, de forma que para hacer esta receta he decidido entretenerme un rato con un deshuesador de cerezas y quitarles todos y cada uno de los huesos para disfrutar como se debe de este delicioso postre. 

Me estoy dando cuenta de que como me esté leyendo algún purista del clásico clafoutis, me va a ir preparando la guillotina en cuanto se entere de que además he añadido queso mascarpone (que de francés tiene muy, muy poco, o nada) y harina de almendra. ¡La que me espera! Ja ja ja.

Si queréis disfrutar de lo lindo con este riquísimo clafoutis de cerezas y mascarpone, la tradición dice que mucho mejor templado (obviamente, los sabores se magnifican ante tomarlo frío), y que se puede acompañar de unas natillas o nata montada, y yo incluso le pondría una bola de helado de vainilla. ¿Qué le pondrías tú? Sin embargo a nosotros nos ha encantado tal cual, sin florituras. Queda riquísimo, suave, delicado, con el tremendo sabor dulce de las cerezas. 

clafoutis-de-cerezas-y-mascarpone

Receta de clafoutis de cerezas y mascarpone

Ingredientes
  • 350-400 gramos de cerezas deshuesadas
  • 125 gramos de queso mascarpone
  • 125 gramos de azúcar blanquilla
  • 3 huevos tamaño "M"
  • 1 cdta de extracto de vainilla
  • 50 gramos de harina de trigo normal
  • 50 gramos de harina de almendra
  • 30 gramos de maizena
  • 250 ml de leche semi desnatada
  • Un poquito de mantequilla para engrasar el molde
  • Azúcar glas para decorar
Utensilios
Instrucciones
  1. Deshuesa las cerezas y resérvalas.
  2. Precalienta el horno a 180ºC, con calor superior e inferior.
  3. Con la ayuda de unas varillas eléctricas o de un robot de cocina, bate el queso mascarpone con el azúcar hasta que estén perfectamente incorporados.
  4. Agrega los huevos, uno a uno, y no añadas el siguiente hasta que no se haya incorporado el anterior. Añade el extracto de vainilla y remueve bien.
  5. Pesa y tamiza la harina de trigo y la maizena; pesa la harina de almendra y añádelas a la mezcla. Bate bien.
  6. Incorpora la leche poco a poco a la vez que bates la masa. La textura ha de quedar algo líquida, como la masa de crepes. 
  7. Engrasa el molde con un poquito de mantequilla y vierte la masa con cuidado.
  8. Distribuye las cerezas alrededor e introduce el molde en el horno, y hornea a media-baja altura a 180ºC durante 15 minutos, y después baja la temperatura a 170ºC y hornea entre 30 y 40 minutos. Si observas que la superficie se dora demasiado, cúbrela con un trozo de papel aluminio. El clafoutis estará listo cuando al introducir un palillo, este salga limpio.
Notas y consejos
  • Si no dispones de un deshuesador, hay que ingeniarse algún inventillo que te facilite la tarea de retirar el hueso a las cerezas. Puedes emplear el tubo de un bolígrafo tipo Bic vacío o un clip de papelería. 
  • También podéis apoyar las cerezas, una a una, en la boca de una botella, y perforarlas con una pajita, de manera que el hueso cae en el interior de la botella. Que no sea por ideas, eh ;)


Receta vista en Un pedacito de cielo



2 comentarios:

  1. Pues ese clafoutis a tu manera debe de estar muy , pero que muy bueno.
    Lo de eliminar los huesecitos es todo un acierto. Muchas veces lo he comido y aún a sabiendas que lleva huesos he estado a punto de fracturarme una pieza dental.
    Estupendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles,

      Me arranca una risa lo que dices sobre "a mi manera", y bien cierto es, pues los franceses posiblemente me crucificarían por emplear un ingrediente italiano como el mascarpone, ja ja ja. Pero aún así, está delicioso, y es más cómodo sin los huesos, que no queremos accidentes ;)

      Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario