Ñoquis de calabaza potimarrón en mantequilla de salvia

{ 2 Comentarios }

ñoquis-de-calabaza-potimarrán-en-mantequilla-de-salvia

Ñoquis de calabaza potimarrón en mantequilla de salvia

¿Sabes eso que se dice de que "a la tercera va la vencida"? Pues puedo dar fe de que es una verdad como un templo.

La sabiduría popular no se ha creado sobre una nube que se esfuma, no. La sabiduría popular se manifiesta en la cantidad de frases, dichos y refranes que salen a colación en nuestro día a día y que son fruto de la observación y de poner en práctica experiencias y conocimientos. Los refranes dan una buena cuenta de las conclusiones a las que las personas llegaban años atrás a través de la observación del funcionamiento de la naturaleza.

¿Y a cuento de qué viene este desfase filosófico? Pues que tres, tres han sido las veces que he intentado elaborar ñoquis en casa, y ha sido al tercer intento cuando finalmente lo he conseguido. ¡Sí!

En las dos anteriores ocasiones, lo único que logré fue una amalgama deforme de ingredientes a los que no había forma de conseguir una textura compacta, con el consiguiente y poco satisfactorio final de tener que tirar los ingredientes a la basura. ¿Puede haber algo que de más rabia que ver que no sacas adelante una receta y que tienes que deshacerte de los ingredientes?

Pero en esta tercera ocasión todo ha salido a la perfección: sea el haber analizado el qué pudo salir mal de la receta, sea que los astros se hubieran alineado para lanzarme polvos mágicos inspiradores, sea que era mi día ... sea lo que sea, el caso es que salió.

calabaza-potimarrón


Para elaborar estos ñoquis he utilizado una variedad de calabaza de la que andaba encaprichada desde mucho tiempo atrás: la potimarrón. Se trata de un tipo de calabaza de forma semi redonda, de kilo y medio de peso aproximadamente, y cuya carne recuerda mucho, mucho a las castañas asadas. Los amigos de Huerta de rizos me hicieron llegar uno de sus ejemplares, y la ocasión me la pintaban calva para hacer unos ñoquis de calabaza potimarrón envueltos en una salsa de mantequilla de salvia super aromática y sencilla.

Además tengo que deciros que estoy doblemente contenta porque no es únicamente que la receta saliera, sino que además gustó mucho teniendo en cuenta que al menos mi marido no es nada amigo de la calabaza. 

Esta es también mi contribución al #RetoSaboresDeTemporada que llevamos mano a mano Cocinando con Neus, Con las zarpas en la masa y la menda lerenda, así que estaría más que encantada de que echaras un vistazo a las recetas que mis compis nos han propuesto para esta entrega. 

ñoquis-de-calabaza-potimarrón-en-mantequilla-de-salvia

Receta de ñoquis de calabaza potimarrón en mantequilla de salvia


Ingredientes (Para 5-6 personas)
  • 800 gramos de calabaza potimarrón con piel y pipas
  • 1 huevo tamaño "M"
  • 260 gr de harina de trigo común (aproximadamente)
  • 1/4 cdta de sal de mesa
  • 1/4 cdta de nuez moscada
  • 1/4 cdta de pimienta negra molida
  • 50 gr de mantequilla sin sal
  • 20 hojas de salvia fresca
  • Queso Parmesano
ñoquis-de-calabaza-potimarrón-en-mantequilla-de-salvia



Elaboración
  1. Precalienta el horno a 200ºC, con calor superior e inferior.
  2. Lava la piel de la calabaza, sécala y córtala por la mitad, desde el tallo hasta la base y retira las pipas y las hebras. Colócala en una fuente de horno con la carne hacia arriba y hornéala entre 50 y 60 minutos. La carne ha de quedar blandita y un poco tostada; ha de quedar muy seca. Déjala enfriar antes de manipularla para separar la carne de la piel, verás que se hace muy fácilmente. 
  3. Aplasta la pulpa de la calabaza con un tenedor y sazónala con la sal, la nuez moscada y la pimienta.
  4. Agrega el huevo batido e intégralo.
  5. Empieza a añadir la harina. Yo empecé añadiendo la mitad y continué añadiendo el resto poco a poco. La masa ha de quedar suave, elástica pero no pegajosa.
  6. Forma una bola y engrasa un recipiente, en el cual reposará media hora.
  7. Transcurrido ese tiempo, enharina la mesa de trabajo y vuelca la masa. Divídela en seis porciones iguales y trabaja cada una de ellas formando un cilindro de un centímetro de grosor. Corta porciones de aproximadamente un centímetro de tamaño, que serán nuestros ñoquis.
  8. Para formar nuestros ñoquis, arrastra cada porción por la parte cóncava de un tenedor enharinado, ejerciendo una suave presión y rodándolo al mismo tiempo, de manera que se formará un pequeño cilindro con las hendiduras del tenedor como marca. Reserva los ñoquis siempre sobre una superficie enharinada para que no se peguen.
  9. Para cocer los ñoquis, prepara una olla grande con agua y llévala a ebullición y entonces añade la sal para cocerlos. Vierte los ñoquis en su interior. En cuanto los ñoquis comiencen a salir a flote, ya están listo. Retíralos a un colador grande.
  10. El último paso es saltearlos en la mantequilla de salvia. En la misma olla bien seca pon a derretir la mantequilla, añade las hojas de salvia lavadas y secadas, y cuando la mantequilla comience a tostarse, incorpora los ñoquis. Remueve el conjunto para que la mantequilla aromatizada se integre bien.
  11. Para servir, espolvorea un poco de queso Parmesano recién rallado y ... ¡listo!

2 comentarios:

  1. Me encanta esta receta y lo bien explicado que lo tienes. Yo he publicado varias recetas con calabaza últimamente también. Solo he hecho gnoquis una vez en un curso de cocina italiana pero en casa no me he atrevido nunca. Voy a seguir tus pasos y te cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Recetas en mi maleta,

      Ánimo y a por esos ñoquis :D

      Feliz finde!

      Eliminar

Vuestros comentarios siempre son una alegría :D