New York cheesecake { Tarta de queso estilo New York }

{ 2 Comentarios }

new-york-cheesecake

New York cheesecake 

De un tiempo a esta parte he llegado a una conclusión: no hay carta de postres sin tarta de queso. Hoy en día, la tarta de queso es un "imprescindible" en la carta de cualquier restaurante, sea el que sea: sea un restaurante de carretera, un restaurante de barrio, un restaurante en una zona de moda, una cafetería cualquiera o de renombre. 

Soy de ese tipo de clientes que en cuanto ven la tarta de queso entre sus sugerencias, se tira en plancha a por ella. Pero ... ¡eh!, con tiento. Si la tarta no va al horno, entonces sigo buscando entre la carta de postres para encontrar otro que me tiente más. Sin embargo, si la tarta va al horno ... me disparo y levanto la mano pidiendo que me traigan una porción, aunque en realidad me comería la tarta entera, ja ja ja.

Para una amante empedernida de las tartas de queso como yo hay una cuestión inexplicable a fecha de hoy: ¿cómo puede ser que en mi blog solo tenga dos recetas: una de mascarpone y requesón (ojito con la foto, que es de la época de "Cuéntame"), y otra mucho más actual y muy propia para el verano y que está de muerte lenta a pesar de que no precisa horno: tarta de queso con moras. Pues eso ... ¡cómo puede ser! 

new-york-cheesecake


Bueno, pues para solventar esta situación hoy os traigo la típica New York cheesecake, o sea sé: tarta de queso al estilo New York. Lo que hace a una New York cheesecake diferente de cualquier otro tipo de tarta de queso es, por una parte, su densidad. No lo podemos negar que tan densa como es así es su aporte energético. Otro aspecto que la caracteriza es la base crujiente de galleta o de crackers; y por último, la capa de nata fresca que la recubre.

Lo que me gusta de esta New York cheesecake es su suavidad aterciopelada, su cremosidad, su densidad, sentir que se deshace en la boca dejando un claro rastro del queso con el que se ha elaborado, con un sutil sabor alimonado. Y algún otro secreto ha de tener este tipo de tarta que fluye  químicamente de la mezcla de todos estos ingredientes y que hace que sea tan adictiva.

Pues si tienes al diablillo sentado en tu hombro y no para de pincharte con el tridente incitándote a hacerla, véndete a él y viaja al infierno. ¡Disfruta!

new-york-cheesecake

Receta de New York cheesecake { Tarta de queso estilo New York }



Ingredientes (Para 4-5 personas)

Para la base
  • 65 gr de mantequilla derretida
  • 100 gr de galletas tipo Digestive
  • 1/2 cda de azúcar moreno
Para la tarta de queso
  • 665 gr de queso crema tipo Philadelphia
  • 185 gr de panela
  • 2 cdas de harina de trigo
  • 1 cdta de extracto de vainilla
  • 1 y 1/2 cdas de ralladura de limón
  • 1 cda de zumo de limón
  • 3 huevos tamaño "M"
  • 210 ml de nata agria
Para la capa de nata agria
  • 100 ml de nata agria
  • 1/3 cda de panela
  • 1/3 cdta de zumo de limón
Utensilios
  • Un molde desmontable de 18 cm de diámetro
  • Papel de hornear
Elaboración
  1. Prepara el molde forrando la base con papel de hornear. Reserva.
  2. Precalienta el horno a 175ºC, con calor superior e inferior.
  3. Empezaremos preparando la base de la tarta. Parte las galletas e introdúcelas en una bolsa de alimentación con autocierre y golpéalas con un rodillo de madera hasta convertirlas en migas. Viértelas en un recipiente y añade la mantequilla fundida y el azúcar; mezcla bien. Vierte la mezcla en el molde y presiónala con una cuchara para que quede bien firme. Reserva el molde en la nevera durante al menos media hora.
  4. Seguimos con la preparación de la tarta de queso. Pon el queso en el vaso de un robot y bátelo durante 2 minutos hasta que quede cremoso. Incorpora la panela poco a poco, incorpora la harina y la pizca de sal y mezcla.
  5. Prosigue con el extracto de vainilla, el zumo de limón y la ralladura. Mezcla bien.
  6. Incorpora los huevos, uno a uno, sin añadir el siguiente hasta que no se haya integrado el anterior. 
  7. Añade la nata agria y mezcla lo suficiente hasta que se haya integrado.
  8. Vierte la masa en el molde sobre la galleta.
  9. Introduce la tarta en el horno a media altura y cocínala entre 50 y 60 minutos aproximadamente, y deja la tarta en el interior del horno, a ser posible hasta el día siguiente (si es que la has cocinado por la tarde). La tarta terminará de cocinarse dentro del horno.
  10. Una vez que la tarta esté completamente fría, preparamos la capa de nata agria mezclando los tres ingredientes. Extendemos sobre la tarta de queso, y la introducimos en la nevera durante al menos dos horas más. 
  11. Acompañar servida de mermelada (fresa, frambuesas, arándanos) o sin nada, que es como particularmente más me gusta a mi.
Visto en BBC Good Food.




2 comentarios:

  1. É sem duvida o meu doce preferido, este ficou maravilhoso.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  2. ummmm puro vicio! No te queda un trozo? ;) Un besazo

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.