Roscos de vino de la Tía Carmen

{ 2 Comentarios }

roscos-de-vino

Roscos de vino de la tía Carmen


Llevo una semana de lo más "dulcera" en el blog. No es muy propio de mi publicar tantas recetas dulces, porque suelo alternarlas con recetas saladas, pero esta vez había que saltarse la norma, y ha tocado justo en esta época de Semana Santa, una época en la que la tradición vuelve a muchos ámbitos de nuestras vidas.

En todas las familias hay recetas que se pasan de unos a otros miembros, y se convierten en una herencia de incalculable valor sentimental, y la receta de hoy cumple muy bien con este papel. Los roscos de mi tía Carmen no podían pasar a la historia sin que yo os los presentara en mi blog.

La tía Carmen, que poca afición tenía por la cocina, un día se adueñó de una receta que la enraíza con su sangre andaluza, y tupper va, que tupper viene, que no hay ocasión en la que no nos juntemos que no venga un tupper a mi casa. Hasta que un día le dije que tenía que hacer algo más que regalarnos roscos, y eso era ... compartir conmigo la receta. 

Los Roscos de mi tía Carmen son sencillos de hacer. Tendríais que ver a mi tía Carmen liándolos a la velocidad del rayo, pero también es verdad que ha colgado ya muchos años a sus espaldas cocinándolos. 


roscos-de-vino

Receta de Roscos de vino de mi tía Carmen



Ingredientes para 25 roscos:
  • 1/2 kg de harina de trigo normal, preferiblemente marca Gallo
  • 175 gr de aceite de oliva suave
  • 100 gr de vino blanco
  • Azúcar granulado para rebozar 
Elaboración
  1. En un recipiente amplio ponemos la harina y formamos un volcán en el que verteremos el aceite y el vino blanco. Con la mano, y con movimientos circulares, vamos incorporando poco a poco los ingredientes. La masa no ha de quedar dura, y de ser así, añadimos un poco más de vino.
  2. Preparamos una bandeja de horno forrada con papel vegetal y precalentamos el horno a 180ºC con calor superior e inferior.
  3. Cogemos pequeñas porciones de la masa, formamos una bola con ellas y las estiramos formando un cilindro terminado en punta. Enrollamos y colocamos los roscos en la bandeja del horno.
  4. Introducimos la bandeja en el horno y cocemos los roscos hasta que hayan adquirido un ligero tono dorado, no mucho más, para evitar que se endurezcan.
  5. Mientras tenemos los roscos en el horno preparamos un plato con azúcar abundante. En él rebozaremos los roscos en caliente para que se adhiera el azúcar.
  6. Retiramos a una rejilla y dejamos enfriar por completo.
Notas y consejos
  • Es normal en estos roscos que al comerlos se desmoronen de la misma manera que les ocurre a los polvorones.


2 comentarios:

  1. Una receta que no debe perderse!! Las de familia son las mejores y estos roscos tienen una pintaza increíble. Bss.

    ResponderEliminar
  2. Muitas das receitas de roscas que vejo são fritas.
    Estas no forno ficaram uma maravilha.
    Boa semana

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.