Spanakopita de kale

16 octubre 2017 6 comentarios

spanakopita-de-kale


Hace no mucho que hemos descubierto que vivimos rodeados de superalimentos. Nutricionistas, médicos (o no) hablan con la boca llena de maravillosos calificativos sobre alimentos como el aguacate, los huevos, el acai, las semillas de goji, la quinoa o el kale, el protagonista de la receta de hoy.

No soy quien para quitarle la palabra o desmentir a quien así cataloga a estos alimentos por sus superpoderes. ¡No, por favor! Pero llega un punto en el que no sé si realmente creérmelo o pensar que no es más que una campaña alimentaria para defender la producción de esos alimentos que de alguna manera han caído en el saco del menosprecio. Sin ir más lejos, años atrás, los médicos recomendaban no consumir más de 2-3 huevos a la semana; y hoy en día lees que es recomendable comer uno al día.

Siento reiterar lo dicho, pero sin ánimo de contradecir el buen saber de muchos, en mi opinión, solo podemos encontrar superpoderes en una alimentación sana y variada. Y nuestra dieta, la mediterránea, puede levantar la cabeza con orgullo por serlo.


spanakopita-de-kale


A pesar de todo, una sucumbe a esos superalimentos, y en mi caso particular, solo entran en casa si nos gustan y los considero adecuados y apropiados para mantener nuestro organismo saludablemente, y he aquí que es donde entra en juego el archiconocido kale al que yo le he dado un papel especial en este pastel de forma tan bonita: spanakopita.

La spanakopita es una elaboración típica de la cocina griega. Se trata de un pastel salado de forma cilíndrica, enrollado y relleno de espinacas y queso feta. Pero yo me he puesto chulita y he sustituido las espinacas por kale

Espero que os guste tanto, tanto como nos gustó a nosotros :D

spanakopita-de-kale


Receta de spanakopita de kale



Ingredientes (Para 4 personas)

  • 1/2 cebolla morada picada finamente
  • 100 gr de mantequilla sin sal (25 para cocinar; 75 para pincelar la pasta filo)
  • 120 gr de kale limpio
  • 200 gr de queso feta
  • 30 gr de queso Parmesano
  • 1 limón - su piel rallada y su zumo
  • 1 huevo 
  • Una pizca de nuez moscada
  • Pimienta blanca molida
  • Sal común
  • 15 gr de pistachos pelados y picados
  • 9 hojas de pasta filo
Elaboración
  1. En una sartén ponemos los 25 gramos de mantequilla a derretir y pochamos en ella la cebolla durante 3 minutos. Removemos de vez en cuando.
  2. Retiramos el nervio central de las hojas de kale, las lavamos, las secamos con un paño de algodón y las picamos finamente. Lo añadimos a la cebolla pochada y lo salteamos durante unos 6 minutos. Comprobaremos que su volumen reduce considerablemente. Lo retiramos del fuego y lo dejamos enfriar.
  3. En un recipiente batimos un huevo, añadimos el kale, desmenuzamos el queso feta con los dedos, e incorporamos el queso Parmesano junto con la ralladura de la piel del limón y su zumo. Sazonamos con nuez moscada, sal y pimienta blanca al gusto y mezclamos todos los ingredientes. 
  4. Humendecemos un paño de algodón limpio y con él envolvemos las nueve hojas de pasta filo con el fin de que no se sequen.
  5. Derretimos los 75 gramos de mantequilla que nos quedan y preparamos un molde redondo de unos 22 centímetros de diámetro engrasándolo la base y las paredes con un poco de mantequilla.
  6. Distribuímos el relleno en tres partes.
  7. Cojemos tres láminas de pasta y pincelamos una a una con la mantequilla, superponiéndolas a medida que las engrasamos. 
  8. Disponemos las tres primeras láminas a lo largo y distribuimos una de las particiones del relleno con la ayuda de una cuchara. Enrollamos las láminas formando un cilindro y lo colocamos en el molde bordeando las paredes. Proseguimos de la misma manera con las seis láminas restantes y el relleno hasta completa el hueco del molde.
  9. Nos humedecemos las palmas de las manos con agua y las pasamos por toda la superficie del pastel. A continuación lo barnizamos con la mantequilla fundida.
  10. Por último, espolvoreamos los pistachos picados por encima.
  11. Introducimos la spanakopita en el horno, a media altura, con calor superior e inferior, y horneamos 40-45 minutos o hasta que se haya dorado suavemente.

Receta versionda de BBC Good Food


6 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Seguro que está delicioso¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Al menos a nosotros nos gustó mucho, y por eso está en el blog, porque hay que compartir lo bueno.

      Besos!

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo. Lo ideal es comer un poco de todo. Tu receta de hoy se ve muy apetecible.
    Saludos
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2017/10/otro-uso-de-la-cerveza.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la mejor dieta: la variada y saludable.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Hola guapa.
    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho, una ya no sabe qué pensar. Como esto me parece que va por temporadas, imagino que está todo estudiado y calculado para que, en cada temporada, "salga" un alimento que se catalogue como "malísimo" y que hasta ahora se estuvo consumiendo, y uno "buenísimo" por todo lo que nos proporciona... Y como en todo, esto va por modas. Y digo yo, ¿qué hicimos hasta el día que "nos lo descubrieron"?... Yo creo que ahora mismo, se exagera todo un poco-mucho.
    Pero volviendo a tu estupenda receta, hace tiempo que le tengo echado el ojo y tengo muchas ganas de probarla, a ti te ha quedado estupenda =)
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si nos sentáramos frente a un café, tendríamos largo y tendido para hablar sobre estos temas. Por ahora lo dejaremos ahí, y nos quedaremos con lo importante que es tener una dieta rica y variada, ¿no crees?

      Muchas gracias por tus palabras y por tus halagos :D

      Besos!

      Eliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.