Galletas de Cheddar y cebollino

25 abril 2016 3 comentarios

galletas-de-cheddar-y-cebollino


Cómo hacer ... Galletas de cheddar y cebollino


Cuando las personas tienen un antojo a la hora de comer, suele ser de comida dulce. A mi no me pasa. Sieeeempre pienso en dulce, ¿te ocurre a ti? 

Hace unos días leí un artículo sobre el por qué hay ocasiones en que el cuerpo nos pide algo salado, y según pude recapitular, cuando nuestro organismo está bajo en su nivel de sal, reclama una ingesta extra. Esto se puede deber a varios factores, como por ejemplo a un cambio de dieta, cuando has terminado de realizar una actividad física o si sudas mucho. Yo no me encontraba en ninguno de estos casos, pero podéis estar seguros de que cuando terminé de leer el artículo el cuerpo me pedía sal. Llámalo sugestión mental. Sí. Yo creo que es eso. Al menos en este caso.

Por si he activado tu sugestión mental y el cuerpo te pide sal, ahí va mi tentadora sugerencia: Galletas de queso Cheddar y cebollino, unas galletas tiernas, ideales para picotear, ideales para un aperitivo, ideales para saciar tu hambre o gula, cualquiera que sea el caso. Pero puedo asegurarte que están requete buenas. Esa combinación de queso Cheddar, un queso maduro, con el frescor del cebollino casan mejor que Bustamante y Paula Echevarría juntos ... y ya es decir.


galletas-de-cheddar-y-cebollino



Ingredientes (Aprox. 15 galletas)
  • 260 gr de harina de trigo
  • 1 cda de azúcar blanquilla
  • 1 cdta de levadura química
  • 1/4 cdta de bicarbonato
  • La punta de una cucharadita de sal común
  • 1/2 cdta de pimienta molida
  • 4 cdas de mantequilla fría
  • 35 gr de queso Cheddar rallado
  • 10 gr de cebollino picado muy finamente
  • 175 gr buttermilk (175 gr de leche + 1 cda de zumo de limón)
  • 115 gr de nata agria
Elaboración
  1. En un vaso ponemos la leche y el zumo de limón, mezclamos y dejamos reposar durante diez minutos.
  2. En un recipiente amplio tamizamos la harina y la mezclamos con el azúcar, la levadura química, el bicarbonato, la sal y la pimienta.
  3. Añadimos la mantequilla en dados y la incorporamos con el resto de los ingredientes frotándola con las yemas de los dedos hasta formar una masa con una textura similar a la de unas migas de pan.
  4. Incorporamos el queso y el cebollino, y mezclamos.
  5. Vertemos el buttermilk y la nata agria sobre el resto de los ingredientes, pero sin necesidad de mezclarlos en exceso.
  6. Precalentamos el horno a 230ºC y forramos una bandeja de horno con papel vegetal. 
  7. La masa con la que vamos a trabajar resulta un poco pegajosa, así que es recomendable enharinarnos las manos antes de coger pequeñas porciones de masa del tamaño aproximado a una nuez. También te puedes valer de un sacabotas de helado. Formamos bolas y las colocamos a lo largo de la bandeja, dejando un espacio de entre dos y tres centímetros entre cada porción de masa.
  8. Introducimos la bandeja en el horno y cocemos las galletas unos 15 minutos, o hasta que comiencen a dorarse suavemente. 
  9. Servir calientes.



3 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Me encanta la receta que has preparado, porque bien es cierto que no siempre apetece dulce, a mi por ejemplo por las tardes el cuerpo me pide siempre algo salado y es que estas galletas son más que perfectas para un picoteo! Me han encantado y puedo asegurarte que las prepararé ;)

    ResponderEliminar
  2. me ha parecido una s galletas estupendas¡¡ me quedo la receta.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
  3. Que me gustan a mí las galletitas...Qué originales estas saladitas, tienen que estar de empezar por una y no parar!!
    Un besote^^

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.