Tortas de aceite de Inés Rosales { Reto Bake the World }

29 abril 2015 20 comentarios


tortas-de-aceite

¿Hay algún español de a pie que no conozca las famosas tortas de aceite de Inés Rosales? 

Dudo mucho que así sea, y si tú eres uno de los que lees su nombre por primera vez, permíteme decirte que andas algo despistadillo. Sabrás que en cuestión de repostería, España es un país bien rico y que nada tiene que envidiarle a la repostería internacional. Y por muchas modas que se impongan, como ocurre con los cupcakes y las tartas decoradas ... señores y señoras, si me ponen delante uno de nuestros dulces y otra de esas delicias de corte anglosajón, me tiro de cabeza a por lo nuestro. Me pongo sentimental cuando huelo el aroma a anís que se desprende del horno cociendo un dulce, ¡qué le vamos a hacer!

Pues tal y como iba yo a contarte, lector despistado, las tortas de aceite de Inés Rosales son un dulce típico de nuestra repostería. Llevan elaborándose de forma manual, y por lo tanto, artesanal, desde hace por lo menos 100 años. Lo más característico de ellas son su forma, redonda, la presencia del anís en grano y del ajonjolí entre sus ingredientes, su textura crujiente, y muy especialmente, su envoltorio: un papel parafinado que ayuda a la mejor conservación de esta delicia dulce.

tortas-de-aceite


Cuando Clara y Virginia, que gestionan Bake the World, propusieron participar en el reto del mes de abril elaborando unas tortas de aceite, me alegré muchísimo porque era una receta que llevaba pendiente de hacer desde tiempos inmemorables. ¡Qué alegría! Ahora sí que no iba a haber receta que se interpusiera. Las tortas de aceite pasarían por mi cocina sí o sí. 

Son increíblemente sencillas de hacer. La masa es muy suave, muy manejable, y el resultado son las tortas que todos conocemos y que nos sirven para desayunar, merendar o matar el gusanillo de cualquier momento. Y aunque la propia web nos aconseja tomarlas con leche o café, no sé por qué, pero yo las visualicé acompañadas de un vinito dulce a media tarde, o incluso como postre. 

¿Y vosotros? ¿Cómo las comeríais?

Pero para comerlas, habrá que ponerse con las manos en la masa, ¿no?

tortas-de-aceite



Cómo elaborar las famosas tortas de aceite de Inés Rosales:

Ingredientes (Para aproximadamente 18 tortas de aceite)

  • 80 gr de aceite de oliva suave
  • La ralladura de un cuarto de limón
  • 8 gr de anís en grano
  • 100 gr de agua tibia
  • 15 levadura fresca de panadero
  • 35 gr de licor de anís
  • 30 gr de azúcar blanquilla + extra para espolvorear
  • 290 gr de harina de panadero
  • Una pizca de sal
  • 15 gr de ajonjolí

Elaboración


Método tradicional
  1. En un cazo ponemos el aceite, la ralladura de limón y el anís en grano y lo calentamos sin que llegue a hervir. Dejamos infusionar y lo reservamos hasta que pierda temperatura.
  2. En un recipiente ponemos la harina, el azúcar, la pizca de sal, el ajonjolí y añadimos los líquidos: el anís, el aceite infusionado y el agua, en el que habremos disuelto previamente la levadura. Mezclamos bien con una cuchara de madera o con una rasqueta. Reservamos en un recipiente y lo tapamos con un paño, film transparente o un gorro de ducha durante una hora o hasta que doble su volumen. 
  3. Precalentamos el horno a 220ºC. Protegemos dos bandejas de horno con papel vegetal.
  4. Transcurrido ese tiempo, desgasificamos la masa. Para formar las tortas, cogemos pequeñas porciones de masa, del tamaño de una nuez o un pelín más grandes, le damos forma de bola, la aplastamos con la palma de la mano y finalmente la extendemos con un rodillo hasta dejarla muy, muy fina, de un grosor de aproximadamente un milímetro y unos doce milímetros de diámetro. Si notáramos que la masa se pega en la superficie, no añadir más harina, sino aceite. 
  5. Colocamos las tortas en las bandejas de horno, espolvoreamos con abundante azúcar, presionándola ligeramente con las yemas de los dedos, y las introducimos en el horno durante unos diez minutos o hasta que comiencen a dorarse. 
Con thermomix 31

  1. Poner en el vaso el aceite, la ralladura de limón y el anís en grano. Calentar a 100º, durante 2 minutos, velocidad 1. Apagar y reservar hasta que pierda temperatura.
  2. Encender de nuevo el thermomix, añadir el agua y la levadura. Desmenuzar durante 4 segundos, velocidad 4.
  3. Incorporamos el resto de los ingredientes: el licor de anís, el azúcar, la harina, la pizca de sal y el ajonjolí. Amasar durante 4 minutos, velocidad espiga. Reservar en el vaso tapado durante una hora o hasta que doble su volumen. 
  4. Precalentamos el horno a 220ºC. Protegemos dos bandejas de horno con papel vegetal.
  5. Transcurrido ese tiempo, sacamos la masa del vaso, mejor con las manos ligeramente aceitadas, y desgasificamos la masa. Para formar las tortas, cogemos pequeñas porciones de masa, del tamaño de una nuez o un pelín más grandes, le damos forma de bola, la aplastamos con la palma de la mano y finalmente la extendemos con un rodillo hasta dejarla muy, muy fina, de un grosor de aproximadamente un milímetro y unos doce milímetros de diámetro. Si notáramos que la masa se pega en la superficie, no añadir más harina, sino aceite. 
  6. Colocamos las tortas en las bandejas de horno, espolvoreamos con abundante azúcar, presionándola ligeramente con las yemas de los dedos, y las introducimos en el horno durante unos diez minutos o hasta que comiencen a dorarse. 
Notas
Las tortas de aceite se mantuvieron crujientes durante dos días guardadas en una lata. A partir de aquí, se reblandencen y pierden textura.


Fuente, aquí


20 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Me lo apunto pero ya, a mi marido le encantan y hace un montón que no compro, el próximo día las hago en casa, gracias.
    Besos.
    Marhya (ennilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  2. Yo soy una de esas que nombras que un can probaron estas tortas, desde luego que lo voy a remediar ya, este puente me pongo con ellas.
    Gracias por la receta!!!.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  3. Me pasa como a tí, cuando me llega el olor de anís saliendo del horno, me chifla!! me recuerda a mi niñez y me encanta!! Las hice hace tiempo y ahora que te las he visto me han entrado ganas de hacerlas de nuevo, qué ricas!! Bss.

    ResponderEliminar
  4. Yolanda, que pintón tus tortas, y estoy de acuerdo contigo al 100% tenemos un montón de recetas reposteras tradicionales super ricas. Esta bien un cupcacke, un pie or something else en alguna ocasión pero si tengo que elegir me quedo con la magdalena, la rosquilla, la torta, las chulas o un buen bizcocho.
    Aperta

    ResponderEliminar
  5. Que ricas y que estupendas, he disfrutado haciéndolas pero ni te cuento como las he disfrutado comiendolas, son de vicio ¡¡¡¡. Yo las puse en la lata pero fue para cubrir el expediente. Siempre las he mantenido en pendientes pensando que eran súper difíciles y son sencillas y muy rápidas de hacer.
    Bsss Yolanda desde Almeria

    ResponderEliminar
  6. Este mes no he podido participar, pero no me quedo con las ganas de hacerlas porque tienen una pinta increible!! Y si, me apunto al vinito a media tarde. Besos!

    ResponderEliminar
  7. Si es que es imposible decirles que no a estas deliciosas tortas de aceite, menuda pinta que tienen! Además huelen tan bien que es difícil comerte solo una! :)
    Un beso!
    Raquel

    ResponderEliminar
  8. Para mi son las mejores esta marca es fija en casa desde siempre.Me guardo la receta
    Bss

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que yo no conocía estas ricas tortas, y es una pena, pero como dicen, vale más tarde que nunca. Me las anoto ahora mismo para no dejarlas escapar más =)
    Te quedaron deliciosas!
    Un besote!^_^

    ResponderEliminar
  10. A mi me han encantado, la verdad es que están riquísimas, me han sorprendido para bien. Un besote.
    Monie

    ResponderEliminar
  11. Lo del vinito dulce me ha gustado, jeje. Yo recuerdo de siempre estas tortas en casa, y como bien dices, prefiero mil veces una de estas tortas crujientes y hojaldradas, antes que esos cup cakes rebosante de mantequilla.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  12. Me apunto al vinito para acompañar las tortas, te han quedado estupendas como no podía ser de otro modo, en mi casa no llegaron a ponerse blanditas porque no les dieron tiempo los muy pillos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Yo las comería... rapidito. Por eso de llegar, digo.
    No te quiero contar lo que duraron dos bandejas de horno llenas hasta los topes de estas tortitas, menos de un día, gracias a vikingo y compañera de piso, que me dejaron una por si no había llegado a probarlas, más majos!

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. Querida Yolanda,

    Contar contigo en estas propuestas es todo un regalo, muchas gracias compartir tu ilusión y saber hacer con nosotros.
    Un beso enorme,

    Clara.

    ResponderEliminar
  16. ¡Te han quedado perfectas! En mi casa....casi que han desaparecido. El olor de la cocina al hornearlas....¡sensacional!
    Saludos,
    Olga

    ResponderEliminar
  17. Te han quedado perfectas!! Me encantan! Últimamente, me ha dado por estas tortas cuando tengo necesidad de dulce!
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Hola Yolanda,
    Estoy viendo que es una receta que casi todo el mundo tenía en la recámara pero que no terminaba de salir de allí. La verdad es que es un gusto este reto porque nos anima a rescatar esas recetas que tenemos por ahí.
    La verdad es que en líneas generales nos han quedado bastante bien. Yo creo que le hemos puesto cariño y eso se nota.
    Un besote,
    Mar

    ResponderEliminar
  19. Este mes el reto de las chicas de Bake the Word, ha resultado un regalo!!! parace que todas teníamos muchas ganas de prepararlas. Conseguiste unas Tortas de Aceite irresistibles!!! Besos,

    ResponderEliminar
  20. Al fin llego ¡¡¡ Primero comentarte que las fotos preciosas, te han salido de dulce jeeeee, si que estaban dulces y buenas estas tortas,. En casa no duraron ni un suspiro. He disfrutado mucho haciéndolas ¡¡¡
    Bssss desde Almeria

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.