Coquitos { o Amarguillos }

09 abril 2015 15 comentarios

coquitos


Esta es una de esas recetas con señera en mi familia. Los coquitos son un dulce que me ha acompañado a lo largo de toda mi vida. Y aunque os parezca una tontería, no me siento cómoda llamándolos "coquitos". Toda mi familia, por parte de madre y padre, puesto que nacieron en el mismo municipio, un pequeño pueblo de la provincia de Zamora, los "coquitos" siempre, siempre, siempre han sido llamados "amarguillos". Curioso nombre para un dulce, ¿no os parece? No es un nombre con el que nosotros, personalmente, hayamos bautizado este dulce a base de claras de huevo, coco y azúcar, no. De manera que si esperáis que os de una explicación del por qué de su nombre, siento defraudaros y deciros que no la tengo.

Cuando era pequeña, mis padres tenían por costumbre ir al pueblo algún que otro fin de semana, y por descontado, el mes de agosto. No es que me gustara especialmente, pero había que ir. Pero el comenzar mis estudios universitarios me permitió dedicar los veranos a perfeccionar y a ampliar mis conocimientos de inglés, por lo que mis viajes al pueblo quedaron muy reducidos.

Hoy en día, ir al pueblo, significa mucho. Significa disfrutar de la vida a otro ritmo, en otro ambiente, y me gusta. Disfruto enormemente del contacto con la naturaleza porque su inmensa belleza me reporta mucho más que la ciudad. Pero no puedo negar que para vivir, prefiero la ciudad. Aunque es bien cierto que nunca he vivido en un pueblo, con lo cual puedo estar hablando por hablar.

Uno de los motivos por los cuales me gusta pasar unos días en el pueblo es por la riqueza gastronómica de la que puede presumir, especialmente de la repostería. Por aquella zona son archiconocidos los "feos" de Villalpando, un dulce de forma alargada, de textura algo dura y crujiente, que emplea huevos, azúcar y almendra entera. También están los bollos nevados, las pastas (que en sí son perrunillas), las rosquillas trancalapuerta, la torta de coscarón, los rebojos, que son una especie de magdalena super grande, las almendras garrapiñadas, las cosquillas de Ledesma, las aceitadas y los amarguillos, o coquillos. En el lado salado tenemos el arroz a la zamorana, potentemente energético, y las chichas, que no son más que picadillo con el que hacer chorizos, por no mencionar su riqueza en cuestión de legumbres. Total, un empezar y no parar :)

coquitos


Después de toda esta retahíla antológica y gastronomía antropológica (esto queda de lo más cursi), hablaros de los amarguillos, o coquitos, tiene un significado muy profundo en mi.

La receta que os traigo es de Laura, editora del maravilloso blog Because. Fue ver la receta y notar su presencia en mi memoria de forma persistente. Después me enteré de que la receta era viajera y procedía del blog de Patricia, de Sabores y momentos, otro fantástico blog que es seguramente conocido por vosotros.


coquitos


Os explico cómo elaborar coquitos, o amarguillos que no amargan ;)

Ingredientes

  • 3 claras a temperatura ambiente
  • 200 gr de coco rallado
  • 130 gr de azúcar glas
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Ralladura de medio limón

Elaboración

  1. En un recipiente amplio y muy bien limpio, montamos las claras con unas gotas de zumo de limón, que ayudarán a que monten más rápido y resistan durante más tiempo montadas.
  2. Cuando el merengue ha formado picos estables (podemos volcar el recipiente bocabajo y no se caerán), añadimos el azúcar glas cucharada a cucharada, y una vez que hemos terminado con él, añadimos la ralladura de limón. Y por último añadimos el coco rallado y mezclamos suavemente.
  3. Pre-calentamos el horno a 180ºC, con calor inferior y superior.
  4. Preparaos una bandeja de horno y la protegemos con papel vegetal.
  5. Nos humedecemos las palmas de las manos ligeramente y cogemos pequeñas porciones de masa, del tamaño de una nuez, y les damos forma de bola, y de ahí vamos dándoles una forma cónica. Colocamos cada coquito en la bandeja dejando un pequeño espacio de separación entre cada uno.
  6. Introducimos la bandeja en el horno, a media altura, y horneamos entre 15 y 20 minutos, o hasta que la superficie empiece a dorarse ligeramente. Es muy importante no quitarles el ojo de encima desde el momento en que empiezan a dorarse.

Notas

  • En el paladar, estos coquitos no resultan tan empalagosos como los que se suelen adquirir en los comercios, así que si los preferís con un punto más dulce, sentíos libres de añadir más azúcar en la elaboración.
En una entrada que enraíza tanto con el mundo que me rodea, si os apetece saber un poquito más de mi y de mi cocina, os invito a leer la entrevista que me ha hecho Rebañando. Si te pica la curiosidad, pincha en el logotipo bajo estas líneas.


TITULO DE LA IMAGEN

15 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Qué ricos!! A mi de pequeña no me gustaban mucho, pero ahora de vez en cuando me doy un capricho de estos. Gracias por la receta!! Bss.

    ResponderEliminar
  2. Es que cuando somos adolescentes todo lo que suene a pueblo nos repele... jaajaajja... Yo también daría lo que fuera por vivir ahora en un pueblo con un jardincito trasero para plantar cositas, etc... aunque tampoco podría hacerlo aunque me llegase la oportunidad por mi hija, que es muy pequeña y necesita... ciudad!
    Por otro lado en mi familia siempre hemos llamado coquitos a estos dulces y es el preferido de mi padre. O sea que probaré tu receta a ver si difiere de la que tengo yo, porque la mía a mí me resuleta excesivamente dulde.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Mi hija se muere por ellos, no dejaba ni uno¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. QUé ricos Yolanda, es verdad que en los pueblos encontramos gran variedad de dulces y de repostería, con pocos ingredientes pero con muy buen resultado. Tengo pendiente hacer los huesos de expedito que pusiste el otro día, pero me da miedo hacerlos pues me comeré todos jeje.
    A mi la vida en el pueblo cada vez que voy me encanta y la disfruto más, sobre todo que te das cuenta de que se puede vivir con poco fuera del caos de la ciudad. Pero una cosa es ir unos días y otra vivir allí, no se si sería capaz.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Eu adoro cocos, estes são simples de fazer e ficaram tão lindos
    Comia já uns quantos..........
    bjs

    ResponderEliminar
  6. A mi costillo le chiflan los coquitos. De hecho fue una de las primeras recetas que subí al blog y ya va a hacer ocho años. Me había despistado lo de amarguillos porque por esta zona también hay un dulce con ese nombre pero no tienen nada que ver, el de aquí se hace con almendra (un porcentaje de ella amarga, y de ahí el nombre).
    Besos.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  7. Qué ricos!! yo no los he probado así, en Murcia para Navidad hacemos cordiales que son parecidos pero con cabello de ángel. Me apunto estos que tienen una pinta deliciosa.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Riquísimos. Uno de mis dulces favoritos!
    Te han quedado estupendos =)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Se llamen como se llamen me encantan y si no son empalagosos mejor que mejor, me la llevo. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, yo al leer amarguillos he ido rápida a pensar en las almendras amargas, tenía más sentido. Pero a los coquitos? Ni idea!

    Del turismo gastronómico no me hables, que vengo de mi tierra con una panzá de pintxos y zuritos que me voy a tener que subir a la bici del gimnasio hoy y lo mismo me puedo bajar para junio :D pero hija, con esto de que ya no aspiro a supermodelo, al final lo mismo me importa un pimiento y pintxo va pintxo viene...

    Te cojo un amarguillo de postre!

    ResponderEliminar
  11. Madre mía Yolanda, si ayer escribí un mensaje en el post y ahora no lo veo!! Deben ser cosas del directo, jajjaja No importa te lo escribo de nuevo ;))
    Decía que es ver esta delicia y entrarme ganas de ponerme manos a la obra de nuevo, además son muy resultones por que son bastante facilitos de hacer, verdad?

    Me ha encantado este paseo por la gastronomía de pueblo y aún más las imágenes con que hoy acompañas tus siempre acertadas palabras. Estos coquitos te han quedado espectaculares y apetecibles a más no poder.
    Mil gracias por la mención, eres un solete de los grandes.
    Besos enormes!!

    ResponderEliminar
  12. Que ricos se ven, tienen que estar deliciosos.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  13. Que bonitos te han quedado, yo tambien los conozco por el nombre de amargos a estos dulcecitos de coco, aunque tambien hay otros que son de almendra y tambien se llaman amargos.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  14. Pues yo los conocía como "cocadas", ya ves tú X-) Son una delicia, tienes toda la razón, y encima facilísimos.
    Gracias por la referencia al blog Because (siempre se descubre algo nuevo!)
    Buen fin de semana,
    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Los postres de pueblo son inacabables, es alucinante. No había oído hablar nuca de los coquitos o amarguillos. pero es verdad que tiene tela que se llamen amarguillos siendo un dulce, jajaja.
    Un beso

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.