Huesos de San Expedito { Receta de Semana Santa }

23 marzo 2015 19 comentarios

Huesos de San Expedito


¡Cuántas, cuántas veces habré visto Huesos de San Expedito en el mostrador de la panadería en la que acostumbro a comprar el pan! ¡Uffff! Incontables. Y cuántas veces los habré comprado, porque es un dulce que gusta mucho en casa. Un bocado de un hueso de San Expedito te deja el regusto de la cocina tradicional en la boca. Es a eso a lo que me sabe el anís. Seguro que muchos de vosotros sabéis de lo que hablo.

Un día cayó la receta de este delicioso dulce en mis manos, y claro, no podía plantearme si hacerla o no. Fue directa a la primera posición de mis recetas pendientes de hacer. Puestos en marcha, cuando me puse a indagar sobre la procedencia de la receta, descubrí, sorpresivamente, que son típicos de Madrid. ¡Vaya! Aunque también lo son de Sevilla, y se consumen en otras muchas regiones, como en Castilla en toda su magnitud, tanto la manchega como la castellana. Esto último me lo han soplado mis compis del instituto, que fueron mis conejillos de Indias con una de las tandas que preparé, y quienes los conocen como huesillos.

Y no solo descubrí eso, sino que son un dulce típico de las fechas que estamos tocando ya con la yema de los dedos: la Semana Santa.

Huesos de San Expedito


Los huesos de San Expedito son unos dulces de masa y sabor similar a la de las rosquillas fritas de anís, y que al freírse resulta ligeramente esponjada, pero con una forma característica: alargada, del tamaño de un dedo, y con un corte en el centro que hace que se pueda pensar que su imagen se acerca a la de un hueso. ¿Tú qué crees? El caso es que el nombre de este dulce manjar debe su nombre a San Expedito, soldado romano convertido al catolicismo, y patrón de las causas justas y urgentes.

Ahora lo justo y urgente es presentaros la receta de los Huesos de San Expedito e invitaros a elaborarla. Os gustará ;)


Huesos de San Expedito



Ingredientes (20 piezas aproximadamente)

  • 75 gr de azúcar blanquilla
  • La piel de medio limón
  • 30 gr de aceite frito
  • Un pellizco de sal
  • 2 huevos tamaño "L"
  • 1 y 1/2 cdas de licor de anís o aguardiente
  • 1 cda colmada de anís en grano 
  • 265 gr de harina de trigo común
  • 1 cdta de impulsor químico
  • Aceite para freír
  • Azúcar glas para espolvorear

Elaboración


Tradicional
  1. En un recipiente amplio ponemos el azúcar, la piel del medio limón rallada, el aceite frito, la sal y los dos huevos, y batimos hasta espumar.
  2. Añadimos el chorrito de licor de anís, el anís en grano, la harina y la levadura, y mezclamos hasta conseguir una mezcla homogénea. Hacemos una bola y la tapamos con film transparente. Reservamos en la nevera durante una hora.
  3. Transcurrido ese tiempo, ponemos abundante aceite a calentar en una sartén honda.
  4. Mientras tanto, vamos a ir moldeando los huesos. Cogemos porciones de tamaño un poco mayor que el de una nuez, le damos forma de bola, y a continuación lo extendemos para darle forma de dedo. Practicamos un corte profundo de extremo a extremo.
  5. Para freír los huesos, es conveniente que el aceite esté a unos 160ºC, a una temperatura suave, no excesivamente caliente, pues puede pasar que se doren muy rápidamente y que la masa quede cruda. Freímos los huesos por tandas, y una vez dorados los retiramos a un plato protegido con papel absorbente. 
  6. Una vez que han perdido temperatura los espolvoreamos con azúcar glas.
Con thermomix 31
  1. En el vaso ponemos el azúcar y la piel del medio limón y lo pulverizamos durante 10 segundos a velocidad 9.
  2. Añadimos el aceite frito, la sal y los huevos, y batimos durante 2 minutos a velocidad 4.
  3. Añadimos el licor de anís, el anís en grano, la harina y la levadura, y mezclamos durante 1 minuto a velocidad 3. Hacemos una bola y la tapamos con film transparente. Reservamos en la nevera durante una hora.
  4. Transcurrido ese tiempo, ponemos abundante aceite a calentar en una sartén honda.
  5. Mientras tanto, vamos a ir moldeando los huesos. Cogemos porciones de tamaño un poco mayor que el de una nuez, le damos forma de bola, y a continuación lo extendemos para darle forma de dedo. Practicamos un corte profundo de extremo a extremo.
  6. Para freír los huesos, es conveniente que el aceite esté a unos 160ºC, a una temperatura suave, no excesivamente caliente, pues puede pasar que se doren muy rápidamente y que la masa quede cruda. Freímos los huesos por tandas, y una vez dorados los retiramos a un plato protegido con papel absorbente. 
  7. Una vez que han perdido temperatura los espolvoreamos con azúcar glas.
Fuente: Revista oficial Thermomix número 30.


19 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Pues la verdad es que nunca los he probado, aquí no son tradicionales. Para tormento de mi madre, tiene como segundo nombre Exoedita (se enteró en su comunión y desde entonces no hay nada que me disguste mas que que se lo recuerden, jajaja) pero a pesar de todo ella celebra su santo el 19 de abril, así que me llevo esta receta para sorprenderla.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  2. Madre mía Yolanda, pero que cosa más rica. Estoy deseando probarlos pero me da la sensación que me los comería como pipas.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Cómo me comentas en mi blog, los dulces tradicionales de anís tienen ese sabor tan característico de las cosas caseras, del sabor de antaño que tanto nos gustan. Yo he visto y probado los huesos de San Expedito muchas veces, pero aquí no se ven y ya me había olvidado de ellos, no me acordaba que tenía una compañera que en esta época comparaba y los traía para tomar con el café, así que, además de tu receta me has traído muy buenos recuerdos. Bs

    ResponderEliminar
  4. Yolanda en mi casa vuelan cuando los prepara byPalmiría, nos encantan, se los pediré en Semana Santa, bsss

    ResponderEliminar
  5. No conocía esta receta, pero tiene una pinta buenísima!
    Un saludo, Clara

    ResponderEliminar
  6. No los conocía, la verdad es que por aquí lo que más se hace son las rosquillas, que de momento es lo único que hice. Me la guardo para el día que me ponga, jeje, porque todo dulce frito es la bomba, así que tendrán que caer. Besiños.

    ResponderEliminar
  7. Yolanda me estoy riendo yo sola, y es que ... hace un mes hice estos huesos de San Expedito pero llamándolos por otro nombre, turrillos más exactamente, típicos de Ávila, y es que me dio la receta una amiga que es de allí. Lo único que van rebozados en azúcar glass.

    Me parecen un dulce muy rico, delicioso, tengo pendientes de hacerlos de nuevo, para llevárselos a mi familia política a Córdoba, ahora cuando me vaya en Semana Santa, o eso o hacerlos allí jejejeje, ya veremos.

    Me gustan estos dulces típicos que nos teletransportan al pueblo

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Uhmmmm!!! parece que hasta los huelo, jejejej, y es que esos dulces típicos con el saborcito a anís, me encantan...éstos huesos los he oido muchas veces, he copiado otras tantas veces la receta para hacerla...pero no los he probado aún...a ver si me animo con tu receta y los pruebo de una vez, jejej

    Un besito!

    ResponderEliminar
  9. ufff Yolanda que chula esta receta con su punto histórico.. este año tenía ganas de hacer cosas nuevas...ya hice las torrijas del oso así que yo creo que estos huesos son muy adecuados.
    Una duda, siempre me pasa con buñuelos u otras preparaciones fritas que si las quiero guardar para el día siguiente y las pongo en una caja metálica se humedecen un poco y pierden el punto crujiente... pasará igual con estas?
    Tienen una pinta genial, ya te informaré si los hago.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. No conocía este dulce pero tiene pinta de gustarme seguro!^^
    Qué bien te han quedado, tienen que estar de rechupete =)
    Estamos de sorteo en el blog, te invito a que pases y eches un vistazo a ver si te animas a participar, que es muy sencillo.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  11. Que majos que te han quedado. Los conozco pero no los he hecho nunca, solemos hacer otros dulces como los buñuelos. Preciosas fotos. Muaks

    ResponderEliminar
  12. ¿En serio son típicos de Madrid? Vaya, esto sí que no me lo esperaba. Yo que no soy de Madrid siempre pensé que aquí no había típico nada más que los callos y el cocido, y luego cuando vine añadí las rosquillas listas y las bobas. Y ahí me quedé.

    Lo del anís... me identifico totalmente. Anís es equivalente a: casero, rico, contundente y de pueblo.

    ResponderEliminar
  13. Pues la masa en la Thermomix queda fatal! Casi tengo q llamar a un profesional para q me la despegue!! Soy cocinera y uso la Thermomix a diario! Debes estudiar el tema! Gracias

    ResponderEliminar
  14. Me interesa esta receta porque mi madre lo hacía!! Hay algo q falla en las cantidades!! Nunca he trabajado con una masa como chicle!!!

    ResponderEliminar
  15. Todos hablan pero veo q nadie lo ha hecho! Por favor te agradezco me digas cómo despegarme de la masa! Gcs

    ResponderEliminar
  16. Estoy por llamar a los bomberos!!! Jajaja

    ResponderEliminar
  17. Se ven muy ricos,, pero podría sacarme de una duda, a que se refiere dentro de los ingredientes a 30gr de aceite frito. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa. El aceite frito se refiere a aceite que habrás calentado con antelación, sin que llegue a ahumar, y que habrás dejado enfriar para poder usarlo.

      Espero haber aclarado tu duda.

      Muchas gracias por preguntar.

      Un saludo.

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.