Empanadillas de ruibarbo y manzana y #cocinaunasonrisa

16 septiembre 2013 54 comentarios

Empanadillas de ruibarbo y manzana_1_pic 

Seguro que muchos de vosotros os entregasteis a la lectura de las aventuras de Los Cinco cuando erais unos niños. Los tres hermanos Ana, Julian y Dick, junto a su prima Jorgina, acompañada de su perro Tim, se entregaban a mil y una aventuras y misterios que finalmente siempre acababan resolviendo victoriosamente. De todos ellos, y no me preguntéis por qué, mi favorito era Julian. Quizás por la forma tan favorecedora con la que el ilustrador de los libros de estos muchachos aquí en España, José Correas,  le retrataba. Me leí todos los libros que se publicaron en España y de todos ellos tengo en casa una cantidad bastante considerable de la colección. Sus historias fueron las que realmente despertaron mi afición por la lectura. Sus historias lograban transportarme a las cuevas en las que se adentraban, a las torres a las que subían, a los escondites desde los que vigilaban a los maleantes, a estar sentados junto a ellos y ser una más en sus conversaciones, y era hasta capaz de relamerme con las tartas, pasteles y galletas que la tía Josefa hacía para ellos. De todas aquellas delicias recuerdo las galletas de jenjibre y el pastel de ruibarbo. Nunca sentí interés por saber ni qué era el jenjibre ni qué era el ruibarbo, pero esos nombres quedaron grabados en mi memoria como una marca de fuego.

Las aventuras de Los Cinco me hicieron sentir muchos momentos felices, de esos que te dibujan una sonrisa.

Empanadillas de ruibarbo y manzana_collage

Unos cuantos años después, pero solo unos cuantos, por fin pude comprobar lo que era el jenjibre y el uso que se le puede dar. Y tiempo más tarde descubrí lo que era el ruibarbo. Me pareció una hortaliza, porque es lo que es, de un color realmente atractivo. Pero sabía que en España era muy difícil de conseguir y a un precio bastante desorbitado.

Cuando a principios de año comenzó a perfilarse el que iba a ser el destino de nuestras vacaciones de este verano, Escocia, mi mente comenzó a tomar nota de productos que me iba a traer de allí, y uno de ellos, ¡cómo no!, iba a ser el ruibarbo.

Poco antes de que emprender ese viaje vi un vídeo de de una de las series televisivas de cocina de Jamie Oliver y en la que ahonda en los orígenes de la gastronomía británica. Y curiosamente explicó que el ruibarbo, de uso muy extendido en todo el Reino Unido, es de origen chino.

Y de vuelta de nuestras vacaciones en Escocia, como podéis imaginar, en la maleta vino un paquete de ruibarbo, entre otras tantas cosas ... :) Estas vacaciones se han convertido en una de las experiencias más gratificantes de mi vida. Siempre, siempre he sentido mucha atracción por todo lo británico, y no en vano, mi sello profesional deja cierta constancia de ello. Y los diez días que disfrutamos de aquel país fueron de enorme dicha por poder disfrutar de la belleza de sus paisajes, de la generosidad y hospitalidad de su gente, de la lengua inglesa, y sorpresivamente, de su gastronomía.

Hay muchos momentos y experiencias en la vida que nos hacen felices y nos sacan una sonrisa, y sin duda, compartir buena mesa es uno de esos momentos.

Con esta receta, y mil sonrisas, participo en el concurso #cocinaunasonrisa que ha organizado ManuCatman para celebrar su tercer aniversario en la blogosfera, y con quien deseo seguir compartiendo muchas sonrisas y muchas recetas :))

Yo comparto contigo mi receta y mi sonrisa. ¿Y tú?


Empanadillas de ruibarbo y manzana_b


Ingredientes

Para el relleno
  • 175 gramos de ruibarbo 
  • 150 gramos de manzana - una manzana pequeña
  • 85 gramos de azúcar blanquilla
  • Un chorrito de agua
  • 1/2 cdta de zumo de limón
  • 1/4 cdta de ralladura de limón
  • 1/4 cdta de canela en polvo
  • Una pizca de sal
Para la masa quebrada
  • 200 gramos de harina de todo uso
  • 1/2 cdta de levadura química
  • 1/2 cda de azúcar
  • 1 pellizco de sal
  • 100 gramos de mantequilla fría
  • 50 gramos de agua muy fría
Además ...
  • Un huevo batido para barnizar la masa
  • 1 cda de azúcar blanquilla para espolvorear sobre las empanadillas
Elaboración

Del relleno
  1. Del ruibarbo venden, normalmente, solo los tallos porque las hojas son venenosas. Así que lavamos y secamos los tallos y los cortamos en forma de monedas de medio centímetro de grosor.
  2. Pelamos la manzana, la despepitamos y la cortamos en daditos pequeños.
  3. En un cazo ponemos las frutas junto con el azúcar y el chorrito de agua. Notaremos que pronto el ruibarbo comienza a desprender su jugo. Lo llevamos a ebullición y una vez alcanzado, bajamos la potencia del fuego y cocemos las frutas destapadas hasta que estén blandas, unos 25 minutos. Debe haberse reducido el jugo prácticamente por completo.
  4. Antes de apagar el fuego añadimos el zumo de limón, la ralladura y la canela. Removemos y retiramos a un recipiente para que se enfríe.
De la masa quebrada
  1. Con la thermomix 31, ponemos en el vaso la harina, la levadura, la sal, el azúcar y la mantequilla. Mezclamos todo durante 10 segundos a velocidad 6. Añadimos el agua y mezclamos otros 15 segundos más a velocidad 6. Volcamos sobre una superficie, amasamos lo justo y necesario para darle forma de bola, la envolvemos en film transparente y refrigeramos entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la temperatura de la estancia. También podemos meterla en el congelador durante media hora. Es muy, muy importante que la masa esté muy fría para poder manipularla bien y que no se resquebraje al trabajarla.
  2. Siguiendo el método tradicional, en un recipiente ponemos todos los ingredientes secos y los amasamos hasta conseguir una masa de aspecto granulado. Añadimos el agua y amasamos hasta que se haya incorporado con todos los ingredientes. Le damos forma de bola y refrigeramos entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la temperatura de la estancia. También podemos meterla en el congelador durante media hora. Es muy, muy importante que la masa esté muy fría para poder manipularla bien y que no se resquebraje al trabajarla.
Formado de las empanadillas
  1. Dividimos la masa en seis porciones de 60 gramos cada una y mantenemos el resto dentro de la nevera.
  2. Cortamos dos trozos de film transparente. Damos forma de bola a cada porción, la dividimos en dos, le damos forma de bola de nuevo a cada mitad y extendemos una de ellas entre los dos trozos de film con un rodillo dándole forma de círculo de unos 9 centímetros de diámetro. Reservamos sobre otro trozo de film transparente y ponemos sobre ella una parte del relleno que habíamos reservado. Cogemos la otra mitad de la bola y la estiramos también, pero esta vez de un tamaño un poco más grande porque servirá de tapa de la anterior. Colocamos la tapa encima, la sellamos bien todo alrededor y nos valemos de un tenedor o lo que nos parezca para ello. 
  3. Colocamos la empanadilla sobre una bandeja de horno protegida con papel vegetal y con la punta de una navaja le practicamos unos pequeños cortes que servirán de respiradero. En mi caso los hice en forma de cruz, pero sin que coincidieran los ejes.
  4. Proseguimos de la misma manera con las cinco porciones de masa restantes.
  5. Calentamos el horno a 180ºC. Barnizamos las empanadillas con un huevo batido, espolvoreamos el azúcar sobre ellas y horneamos unos 25 minutos o hasta que queden ligeramente doraditas.
¡Y listas para disfrutar con una o mil sonrisas!

Para la elaboración del relleno me valí de diversas recetas, y la masa quebrada podéis encontrarla en una receta anterior: aquí

54 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Así que el te trajiste ruibarbo, ainnssss te iba a preguntar donde lo encontrabas porque siempre miro en las tiendas y nada. Creo que en el Gold Gourmet de Ortega y Gasset ya lo traen, pero entre unas cosas y otras no he podido pasarme.

    Menuda delicia estas empanadillas.

    ResponderEliminar
  2. Quizás algún día lejano yo pueda hacer este tipo de empanadillas, y es que hace unos meses mi cuñado me trajo desde Noruega un bulbo de ruibarbo, pero ... ahi está, se resiste a crecer, creció mucho a las pocas semanas, unas hojas enormes, y unos tallos largos aunque no gruesos, pero ... me fui de vacaciones unos días y al volver, se la habían comido unos bichitos, ahora la estoy tratando con un spray, pero ... no se yo si mi planta renacerá, a ver si ahora con el invierno lo consigo, ya que es la mejor temperatura para esta planta que vino haciendo tantísimos km.

    Tengo un bote de mermelada que compré en un super, así que ... aunque sea para quitarme el gusanillo de ¿a qué sabe? Pues puedo tirar de ella !!!

    Tus empanadillas me han parecido perfectas y deliciosas.

    En cuanto a los libros, conocerlos, los conozco pero ... no los he leído.

    Besotes, suerte y feliz semana

    ResponderEliminar
  3. Ohhh que empanadillas más delicada y ricas.
    Se ven perfectas y deliciosas.
    Me han encantado la preciosidad de las fotos.
    Un beso y feliz lunes

    ResponderEliminar
  4. Me identifico con todo lo que has contado Yolanda, me encantaban las aventuras de los cinco, ahora es mi hija mayor la que lee mis libros y me encanta. También conocí el jengibre hace tiempo, y el ruibarbo, pues ni idea de como sabe, pero viendo tus empanadillas tan apetecibles me encantaría probarlo. Me encantó ver tus fotos de Escocia, es un lugar al que deseamos ir hace tiempo, a ver si algún dia la economía nos lo permite, pero leyendo tu post me he transportado hasta allí, gracias. Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa! me alegra leerte de nuevo después de tu viajecito por tierras inglesas. El otro día pude leer tu entrada pero por cuestión de tiempo y por un imprevisto con el PC no pude comentarte. Escribiste una crónica muy detallada y por el sonido de tus palabras intuyo que fue un viaje para recordar con cariño, me alegra enormemente.
    No sólo nos pones los dientes largos con el viaje, sino también con estas tartaletas que pintan muy bien, y como no podía ser menos ese relleno de ruibarbo, para muchas todavía desconocido. Besitos!

    Ana

    ResponderEliminar
  6. como se ve ese relleno! esta que se sale de la pantalla! nunca cocine el ruibardo pero desde ahora lo buscaré ! bicos

    ResponderEliminar
  7. Pues te han quedado divinas esas empanadillas! A ver si tienes suerte y ganas ;)

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar
  8. Si te soy sincera Yolanda nunca había escuchado hablar de ruibarbo hasta unos meses por la blogosfera...ni idea!!!
    Ahora que dices que es tan difícil de ver en España lo entiendo un poco mejor, si ni siquiera lo habré visto!!! Jajaja.
    De cualquier forma estas empanadillas pintan deliciosas...suerte en el concurso.
    Besos.
    Raquel

    ResponderEliminar
  9. Con las empanadillas me han conquistado, pero me quedo con tu historia. Me encantan los libros de los cinco, tengo algunos en casa y el resto los cogía en la biblioteca semana tras semana. Me has hecho sonreir y recordar los buenos momentos que pasé con esos chicos y sus aventuras. Qué tengas muchísima suerte!

    ResponderEliminar
  10. Boas lembranças ,eu adorava os livro dos Cinco ,acho que devo ter lido todos,havia alguns que li mais que uma vez.
    Adorei essa empanadillas ficaram tão lindas.
    bjs

    ResponderEliminar
  11. Ya te lo he comentado alguna vez, pues te lo digo de nuevo, deberías dedicarte a la narrativa, yo compraría tus libros.
    Pero como tu blog esta dedicado a la buena cocina, te comentaré lo que pienso de tu receta.
    Pienso que es fantástica, le has dado la forma típica de las empanadas británicas, al menos las que veo en la TV. el relleno ni me imagino su sabor, nunca he probado el ruibarbo, pero tengo una amiga que lo cultiva, la llorare un poco a ver si me regala algo.
    Yolanda ya puede estar contento el gato, tu aportación a su cumple es muy original. bss.

    ResponderEliminar
  12. Sobre peso en la maleta??? ja ja,me suena!!! que fuerte!!! me parto, yo hubiera hecho lo mismo mi Yoli, no hay manera de encontrar el ruibarbo y no sabes las ganas que tengo de probarlo, aunque después no me guste, pero quiero saberlo. También lo descubrí por Jamie Oliver y ver esas tartas maravillosas que se hacen con esta apreciada fruta, bueno creo que es fruta porque se parece más a un apio.

    Seguro que tus empanadillas con ese relleno combinado con manzana salieron deliciosas y...que chulos eran los libros de Los Cinco, yo heredé los libros de no se quien de mi família...ja ja.
    Bss y mucha suerte!!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola preciosa, qué delicia, una combinación exquisita!
    El ruibarbo y la mazana son perfectos, me encantan las ftoos son muy bonitas y estéticamente éstas empanadillas son una preciosidad!
    Un besito y feliz semana!

    ResponderEliminar
  14. Ay Los Cinco. Como será que tanto me gustaban que en cuanto he tenido la oportunidad me he hecho con la colección completa para que mi hija ( que apunta como buena lectora) los lea. Así que puedes imaginar que entiendo perfectamente tu sonrisa.

    Deliciosas empanadillas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Nada, que yo sigo leyendo ruibarbo y mi cabeza imagina un salmonete con barba de tres días, jajaja!!
    Crecí con muchas aventuras de Los Cinco, de pequeño ya era un lector compulsivo de todo lo que pasaba por mis manos, y mis padres hicieron bien en hacer pasar por ellas estos libros de aventuras, ya que me entretuvieron durante los largos veranos que pasaba en el pueblo de mi madre.

    Gracias a los relatos en cada una de tus entradas, me arrancas una sonrisa, así que te deseo mucha suerte en el concurso de Manu, ya que estas empanadillas así lo merecen!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  16. Hola mi guapa!!!!! yo soy de tu quinta y como puedes suponer también me inicie a la lectura con las aventuras de esos chavales, con ellos tambien corrí aventuras y soñé vivirlas de igual modo!. que tiempos aquellos y que buenas sonrisas aquellas!!
    Como tú, otra vez!, nuca me preocupe mucho por saber que era el ruibarbo y esas cosas raras ;) pero sonaban exóticos y misteriosos, acordes con los libros que me transportaban a un país que se me antojaba lejano, al menos en costumbres :)
    Que bueno que volviste con el ruibarbo en la maleta..creo que si abriesen todas las maletas de lo blogers viajeros se llevarían mas de una desternillante sorpresa en las aduanas..una vez volvi de mexico con un molcajete (mortero) que debia pesar unos diez kilos,,cosa que ahora ya no podría hacer por cuestión de peso!
    me encantó tu sonrisa y tus empanadillas..tu siempre me haces sonreír.. :)
    cariños mi linda!!!

    ResponderEliminar
  17. Cómo me gustaba jugar a los cinco de pequeña, sin duda me has sacado una sonrisa, y la receta muy recomendable para introducir el ruibarbo. Besos >_<

    ResponderEliminar
  18. Que bonitas estas empanadillas redondas, nunca he probado el ruibarbo, pero tiene muy buena pinta esta receta. Bss.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué gozada! Con las ganas que tengo yo de hacerme con ruibarbo... a ver si consigo la semilla, gracias a Carmen vi un sitio donde las vendían, me muero por probarlo.
    Te ha quedado un plato genial.
    Si, yo también leía a los cinco, de hecho todavía tengo algún libro en casa, de esos que guardas para que te hereden tus hijos futuros, pero a este paso lo tendré que regalar ;-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. A mí también me encantaban los libros de los Cinco!! Qué tiempos aquellos!!! :)
    Mira, la suerte de vivir en Holanda es que aquí el ruibarbo no es caro. Menos mal que alguna ventaja culinaria tengo... ajajajjaja
    esos pastelitos se ven riquísimos!!! Con una tacita de café... o de té... uuuummmmm
    besos y feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
  21. jajaja hay que ver como somos y que cosas nos traemos de vuelta en nuestras maletas... pero no digo nada, es que me vuelvo loca cada vez que veo ruibarbo en el mercado que es en muchas paradas en París aunque la temporada se esté terminando, y además muy bien de precio!!!
    Estas empanadillas me gustan mucho y me han hecho sonreír... perfecta para el concurso!! Mucha suerte,
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  22. Hoy estoy viendo ya muchas recetas para Manu, a ver si por fín me decido a preparar alguna yo tambien.
    Y en cuanto a los viajes, cuando estuve el año pasado en Francia me vine con harina sarracena para hacer crepes y galletes, y creo que todavía tengo un poco, así somos los blogueros, siempre investigando y haciendo platos diferentes.
    besos,

    ResponderEliminar
  23. Yolanda....sabes que??? Hace tiempo que quería dedicar una receta a los 5!!!! así que cuando he visto la tuya, me ha encantado. Lo haré igualmente, no has ido por el terreno que yo quería ir, pero me ha encantado encontrar una "compañera de lectura"... Yo adoraba esos libros y los tuve todos y me acompañaron durante mi infancia.
    El ruibarbo se encuentra a veces, en su temporada en Mayo-Junio en la Boqueria de Barcelona, y yo tengo un par de receta también con él... me gusta mucho, pero no tenemos la costumbre.
    Esas empanadillas tienen una pinta de aúpa!!!! Me encantan! Besos

    ResponderEliminar
  24. Si es que le has sacado un partido tu viaje...qué bien!! Nunca he probado el ruibardo y le tengo ganas, debe ser especial. Me encanta lo que has hecho con él, qué empanadillas tan ricas. Besos

    ResponderEliminar
  25. Hola guapa !!!
    Después de estar missing unos cuantos meses vuelvo al blog con ganas de reencontrame con las amig@s y saber , como es tu caso, lo mucho que has disfrutado del verano con ese viaje fantástico que ya veo que te ha dejado prendada.
    Las empanadillas tienen una pinta divina, nunca he probado el ruibarbo y te aseguro que después de probar una, la sonrisa también engalanaría mi cara :)
    Besinos corazón , espero que todo siga en orden.

    ResponderEliminar
  26. Me has tocado el alma, yo de pequeña también leía los cinco, me encantaba leerlos, a ellos y a los Hollister, y cuando fui mayor y volví a tener esos libros en mis manos me emocioné, eso sí, no era lo mismo, los volví a leer y supongo que la edad es la edad, y la literatura infantil se quedó ahí, en la infancia, pero que buenos momentos pasé, esa "gastronomía" (para mi también desconocida) y las limonadas o los helados, la resolución de unos niños delante de esos misterios tan grandes me hacía sentirme feliz.
    Yo todavía tengo difícil conseguir ruibarbo, por lo visto ahora y en temporada alguna vez hay en algunos mercados de aquí, pero como no soy lo asidua que me gustaría a ellos a veces me lo pierdo, y sigo sin saber: a qué sabe el ruibarbo?
    Y estas empanadillas tan bonitas, redonditas y bien hechas me saben a recogida, a terminó el verano y ahora viene más de lo bueno, a empezar un nuevo misterio y saltarse las normas de los adultos para llegar a desenmascarar a la la banda de malos...me voy con una gran sonrisa, guapa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Ahora ya de vuelta del todo a mi trabajo, tras un descanso por lesión en un pié, me atrevo a pedirte algo:
    ¿me echas una ayuda poniendo el anuncio de mi logo en tu blog durante un mes? es para promocionar el nuevo curso de COCINERO PROFESIONAL, de la Escuela y al final sortearé dos cajas de buen vino blanco y tinto entre todos los que han puesto el logo con el texto en su blog. SÓLO HASTA EL 14 DE OCTUBRE.
    Se que si puedes, me ayudarás, así que miles de gracias por anticipado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Ya te lo he dicho por el FB...me gusta muchísimo esta combinación ;)... está buenísima. El famoso pie de manzana ingles mezclado con ruibarbo me esperaba en otoño para cenar ya hace unos cuantos años. Desde entonces no lo he vuelto a comer así. Creo que compartimos ese vicio de volver a casa, después de un viaje, con "mogollones" de cosas para la cocina. Recuerdo una vez que volví de París con no sé cuantos kilos de boletus frescos, son tan baratos y buenos allí que tenía que volver con ellos bajo el brazo. Un fuerte abrazo y que tengas un buen comienzo de semana y muchas sonrisas como esta.

    ResponderEliminar
  29. Esta Yolanda es una chica lista.... ya ibas con la lección aprendida a Escocia y viniste con el aprovisionamiento de ruibarbo!!! Qué envidia me das!!! Mira que me gusta, pero me da mucha rabia pagarlo tan caro como cuesta en España! Me encantan estas empanadillas, las quiero!!! Un besito guapa

    ResponderEliminar
  30. Yolanda, riubarbo, no!!!!!no sabes las ganas que le tengo y todavía no ha caido en mis manos...
    Pero espero que pronta caiga, jajaj
    @ Me ha encantado tu viaje!!!!
    Bss

    ResponderEliminar
  31. Me parece una combinacion fantastica que estamos deseando de probar en casa...!!! A ver si algun dia lo podemos preparar en casa...despues de un viaje como el tuyo...!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Y dale con el ruibarbo! cuando lo tuve pasaba de él y ahora que lo veo en muchos sitios no consigo conseguirlo valga la redundancia. ¿habré visto veces este vegetal y pensado 'para qué utilizarán estos es rhubarb '? y ahora ya ves, ansiosa por probar estas empanadillas... ¿Eres profe de inglés? leí que eras profe porque te habían adjudicado y todo eso pero no sabía que eras de inglés...
    Un besito
    Angi

    ResponderEliminar
  33. ¡Qué recuerdos! Yo si que he sonreido al leer tu entrada. No recuerdo el título, pero un libro de las aventuras de los cinco fue el primer libro sin viñetas que leí cuando tenía diez años. De ahí todos, sin dejarme ni uno. Yo no recordaba el pastel de ruibarbo, pero si que se me quedaron grabadas las galletas de jengibre, al igual que las cuevas, torres, etc. Siempre digo que los tebeos con las viñetas de Mortadelo y Filemón y Zipi y Zape hicieron de mi una lectora empedernida, pero las aventuras de los cinco hicieron despegar mi aficción a los libros. Sigo sin saber a que sabe el ruibarbo, pero no importa, porque sabe a infancia y a imaginación.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  34. Corazón, los cinco y las mellizas O'Sullivan eran mis compañeros de juventud, en mi familia leer era imprescindible y mi hemana tuvo el acierto de iniciarme con esta lectura, que con los años pasó a novelas principalmente de abogados y crímenes. Nada muy cultural, pero el vocabulario que se aprende leyendo no se aprende en la escuela.
    Yo no he tenido ni curiosidad por el rubarbo ni por el jenjibre, más bien por el jabalí de Obélix, otro de mis compañeros de juventud. Pero si tu dices que está bueno yo te creo a pies juntillas y con la pinta que tiene aún más. Me encanta tu pastel y tus fotos.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  35. Que buenos recuerdos tengo de los cinco, los hollister , los siete secretos......me encantaba Enid Blyton y devoraba sus libros. A mi me has despertado una sonrisa. Las empanadillas estupendas.... y el ruibarbo sigo sin saber como sabe....
    Un beso


    ResponderEliminar
  36. Tienen una pinta deliciosa :) gracias por la receta!

    ResponderEliminar
  37. te puedes creer que nunca he leido un libro de Los cinco??? Yo era de Puck, y eso sí, leí todos los que cayeron en mis manos, me encantaban!!!

    En cuanto a estas empanadillas, qué decirte!! Aún tengo en el paladar (un año después) el sabor delicioso y cítrico del ruibarbo. Acertadísima combinación con la manzana y en versión individual, perfecta, así no hay que compartir, que están muy ricos, jajaja

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  38. Se ve tan deliciosa. Gracias por esta receta.

    ResponderEliminar
  39. Yo también vi el programa de Jamie en el que hablaba del ruibarbo... desde ese día tengo ganas de probarlo. No he tenido la oportunidad de saborearlo y aunque lo busqué no conseguí hacerme con él, pero me guardo la receta para cuando lo consiga.
    Las empanadillas se ven riquísimas!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  40. También crecí con las historias de Los cinco y volví a leerlas con mis hijas, creo que mi pasión por la cocina me viene de ahí. Me encanta tu receta, es una delicia, al igual que tu forma de contar las cosas. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  41. Qué entrada más chula, da gusto, Yolanda, entrar en tu blog!!

    Estas empanadillas se ven de lujo!!!

    Tenemos muchas ganas de elaborar alguna receta con ruibarbo, de momento, no hay forma de conseguirlo...pero no perdemos la esperanza.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  42. Preciosas empanaditas, qué delicioso relleno!!! Los Cinco, qué recuerdos... Pienso que me he leído toda la colección y varias veces... Me encantaban!!!

    ResponderEliminar
  43. Yo soy de las que leian lLos cinco, que ratos más agradables que pasaba, siempre me ha gustado leer y continuo teniendo un libro en la mesita de noche.

    El ruibarbo lo descubrí de la mano de Carmen de Dulces Bocados, fue la primera vez que lo vi, pero cómo tu dices aquí es muy dificil de encontrar.

    Las empanadillas te han quedado muy bonitas con esos cortes en la superficie. Vamos a esperar que recetas más nos preparas con el que tienes guardado .))

    Un beso

    ResponderEliminar
  44. Una sonrisa maravillosa que entra por todos los sentidos, las letras que amo y estas empanadillas maravillosas que hoy en especial me reconfortan.

    Gracias por deleitarnos siempre Yolanda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  45. Hola Yolanda! Tu relato sin duda, me ha provocado una sonrisa, porque en él transmites una continuidad con los anteriores, una nostalgia post vacaciones que comprendo, comparto y me maravilla leer. Pero te diré algo más, me has provocado una sonrisa con la receta. Si si, ¿sabes porqué? es la primera vez que me resulta atractivo el ruibarbo por su sabor. Lo he visto utilizar bastantes veces, pero siempre en alguna receta en la que es prevalece su tono rosado fuerte a su sabor. Al revés que en tus empanadillas, que saben a manzana y ruibarbo, sin importar si son rosas, azules o amarillas. Estarán deliciosas sin duda!!

    ResponderEliminar
  46. Mi querida amiga, que relato mas agradable de leer, y que facil sacar una sonrisa , me ha encantado leerlo, tanto como a ti te gustaba leer esas aventuras, ademas como algunos años despues no muchos jejeje, te han sevido para hacer esta rica receta, merecedora del mejor de los premios, tanto por la preciosa entrada de presentacion, como por la pinta de la receta, de verdad te digo que para mi es de premio. Mil besicos preciosa

    ResponderEliminar
  47. Aquí tienes a otra fan de Los Cinco que creció sin saber lo que era el famoso jengibre (¿te acuerdas de las cervezas de jengibre que se tomaban con almendrados?). Me encantaban esos libros, los he releído multitud de veces, incluso ahora, y mis hijos los han leído también, aunque no he conseguido que les gusten tanto como a mí.
    Las empanadillas tienen una pinta genial y las fotos son preciosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Te puedes creer que yo no leía los cinco?
    Mi hermano sí pero yo no...
    Me ha gustado esa maleta que intuyo habrá vuelto cargadita de cosas que veremos por aquí y que me gustarán y mucho.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  49. Nunca he probado el ruibarbo, ¡¡¡no se ni dónde puedo comprarlo!!! ¿a que sabe?? ¿esta bueno? ¿es dulce? por la pinta de las fotos tiene que estar bueno!! si no, no creo que lo pusieras en cocido de sopa!!! agggggggg ahora quiero ir a comprarlo!! dudas dudas...

    ResponderEliminar
  50. Como bien sabes, yo tambien deboré todos los libros de los cinco y los de los Hollister... y .... pero mira por donde no me había acordado del ruibarbo y del jengibre que allí aparecía hasta que te he leido.

    Por lo demás veo que has sucumbido al ruhibarbo, y lo tragiste desde Escocia¡¡¡ Si mi marido se entera no diría que soy yo la única que mete cosas extrañas en la maleta. ¿No te manchó la ropa? O lo envasaste al vacio?. Eso si, lo que no nos has contado es que te ha parecido. A mi la combinación del ruibarbo con fresa o manzana en pie, me chifla¡¡¡¡ Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  51. Y yo, que tan tarde llego a comentar, qué puedo añadir a todo lo dicho ya por el resto de compañeros blogueros? Sobre lo delicioso de las empanadillas, puedo decir que lo estaban. Y no me guío por el aspecto y por las fotos, que lo hacen ver clarísimamente, sino por lo que me transmitieron mis papilas gustativas la semana pasada cuando me serviste una de ellas con el café del desayuno que disfrutamos juntas. Lo certifico. Estaba de muerte :)

    Yo conozco el ruibarbo desde hace tiempo y siempre me ha parecido delicioso. Es una lástima que no sea fácil encontrarlo en España o que no lo sea a precios asequibles aunque...siempre es mejor para 10 euros por kilo que volar a Escocia para hacerse con un paquete...jajaja. Yaaaa, ya se que no es lo que hiciste y que aprovechaste tu visita a tan verdes tierras para agenciarte un paquetito pero lo dejo caer por si alguien le está dando vueltas y no se ha dado cuenta !!!

    En casa también nos acompañaron Los Cinco durante los años de infancia y juventud aunque no era yo, de entre todos mis hermanos y hermanas, quien más los disfrutó. Yo era más de Torres de Malory. Ay! Esos si que me gustaban! Y de tebeos, de estos no había domingo que no nos hiciéramos con uno. Era el premio semanal con el que mi padre nos mimaba y que nos ventilábamos en el mismo día. Menos mal que nos compraba uno a cada uno y así teníamos varios para leer que si no...nos habría sabido a poco o nada.

    Bss

    ResponderEliminar
  52. Que rico este pastelito. Yo descubrí el ruibarbo este año que mi sobrino y llevaba mucho queriéndolo hacer. Así que tuve esa oportunidad.
    A mi todo lo british me chifla, me encanta su saber estar y lo protocolarios que son aunque a veces se pasen un poco. Además de sus pasiajes.

    Besos

    ResponderEliminar
  53. Ay Yolanda,si tu me dices ven lo dejo todo....Te sigo al pie de la letra,pero como te leo siempre entre viaje y viaje en metro no comento,pero me echo unas sonrisas y aprendo mucho,me paso lo mismo con mi Juana,con MAi,con Mayte,siempre estoy ahí aunque sea en silencio...
    Nunca leí a Los cinco,ni conozco el ruibarbo,de verlo en recetas si,pero jamás lo he visto ni catado...Yo en esa época era de "Platero y Yo" y mi amado "Principito"...pero aqui estoy disfrutando visualmente de esta empanadilla.
    Que tal van los viajes al cole?.YA me contarás.

    CAriños profe ;-)

    ResponderEliminar
  54. Unas empanadillas divinas Yolanda!!! Quien tuviera una de esas a tiro, jejeje.

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.