FABADA ASTURIANA

18 abril 2013 48 comentarios

Fabada asturiana_2 

 A fecha de hoy todavía recuerdo aquel día de marzo cuando Carmen publicó su fabada asturiana. Fue ver esos cuenquitos tan suculentos, a rebosar de buen producto asturiano, y el buen arte que ella tiene defendiendo lo bueno, que me dije que qué demonios estaba esperando yo a dar vida a unas fabes y a un paquete de compango que dormía en mi congelador desde que volvimos de nuestras vacaciones de verano en Asturias. Y fue sobre todo el aconsejarnos a hacer una fabada antes de que llegaran las temperaturas primaverales las que me hicieron poner fecha en el calendario para hacer una fabada asturiana. ¡Y es que no le faltaba razón!

Mis anteriores experiencias con la fabada nunca fueron buenas y por ese motivo tengo que confesar que si se comía fabada en casa era la de una famosa marca que no voy a nombrar, y que nos encanta. Siempre tengo tenía una lata en la despensa. Me viene venía genial para uno de esos días en los que llegada a casa después de salir de trabajar, no tengo tenía para comer nada preparado del día anterior. Es abrir la lata, calentar su contenido y acompañarlo de un pan candeal, que me encanta para los platos de cuchara. Ahora que, después de haber tenido el éxito que ha tenido esta fabada, no sé yo si la lata de tan famoso nombre va a tener un hueco en mi despensa, porque hacer esta receta es de complicación cero. Cueces cantidad extra, la guardas en un tupper y la conservas en el congelador.

Como he comentado, los ingredientes que empleé para hacer esta fabada son 100% asturianos, con lo cual la garantía de autenticidad está más que asegurada. Además, no fueron comprados en una tienda típica donde te venden productos cuyo objetivo es el turista, por lo normal de precio más elevado, si no en una carnicería del pueblo en el que nos alojamos.

Las fabes que compré son como pura mantequilla; se deshacen solas en la boca y no notas el pellejo que las recubre. ¡Una auténtica gozada! Según el Consejo Regulador de Denominación de Origen de la Fabe Asturiana, para hacer una fabada las fabes recomendadas son las de la variedad Granja, de calidad "Extra" o de "Primera", de color blanco, forma oblonga, aplanada y de entre dos y dos centímetros y medio de largo. En cuanto al compango, que es el nombre que reciben las carnes con las que se cuecen las fabes, el chorizo y la morcilla asturianos tienen un toque ahumado que no tienen ni otros chorizos ni otras morcillas.

La receta que os doy es la misma que venía en el paquete de las fabes. Doy fe de que sabe como la auténtica que tantas veces hemos disfrutado en los suaves veranos asturianos.

Fabada asturiana_1 

  Ingredientes (Para 4 personas)
  • 350 gramos de fabes de la variedad Granja
  • 1 cebolla
  • unas ramas de perejil fresco
  • un chorro de aceite de oliva
  • unas hebras de azafrán
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce
  • compango
    • 1 chorizo asturiano
    • 1 morcilla asturiana
    • 125 gramos de lacón en un trozo
    • 125 gramos de panceta en un trozo
Elaboración
  1. Ponemos las fabes en remojo en abundante agua fría la noche anterior a ser cocinadas.
  2. Al día siguiente las escurrimos y las pasamos por el chorro del agua fría para aclararlas.
  3. En una cazuela amplia ponemos las fabes, el compango, el perejil fresco y una cebolla entera y pelada. Recubrimos los ingredientes con agua y llevamos a ebullición. En cuanto rompa a hervir, asustamos las fabes. Esta técnica de asustar las fabes consiste en echar un poco de agua fría para detener el hervor. Repetimos la operación dos veces más, y mientras, vamos retirando la espuma que se forma alrededor de la cazuela. Bajamos el fuego a una potencia media baja. En mi vitrocerámica, de nueve potencias, coció en el cuatro. Las dejamos cocer durante dos horas y media aproximadamente.
  4. A mitad de la cocción añadimos unas hebras de azafrán. Mezclamos bien, procurando no utilizar ningún utensilio para ello, si no levantando la cazuela ligeramente y moviéndola con movimientos giratorios en el aire.
  5. Calentamos el aceite en una sartén y tostamos en él el pimentón dulce, retirándolo casi inmediatamente para evitar que se queme. Lo vertemos en la cazuela y de nuevo removemos.
  6. Una vez cocinadas las fabes, salamos al gusto y con precaución, pues el lacón y la panceta aportan su propia sal.
  7. Si la salsa queda algo líquida, podemos sacar unas cuantas fabes a un plato, aplastarlas y añadirlas nuevamente a la cazuela. 
  8. Dejar reposar como mínimo media hora antes de comerlas, pero si puede ser, mejor dejarlas de un día para otro. Ya sabéis que estos platos de cuchara ganan, y mucho, porque todas las sustancias se aposentan y dan cuerpo y sabor al plato.
  9. Antes de servir, retiramos el perejil, la cebolla, sacamos las carnes a un plato, donde las cortaremos en cuatro porciones.
  10. Para servir, en el plato disponemos una cantidad de fabes y un trozo de cada una de las carnes. Que no falte un buen vino y un buen pan para acompañar, por favor.




48 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. uuuuaaauuu...!!! Como empezamos el día hoy...!!! Plato fuerte, ya me gustaría tener un platito para la hora de comer.
    Que pases buen dia.

    *Pilar*

    ResponderEliminar
  2. Tú también usando un poco de azafrán y pimentón extra, me alegro de ver esto porque ya somos unos cuantos :), en mi casa siempre se ha hecho así y la verdad, está muy bueno. Es que te lo comento porque me llevé una sorpresa cuando amigos blogueros asturianos nos dijeran que no, que la fabada llevaba solo fabes y compango, ni refritos, ni aceite, ni nada. Bueno, será así, tiene su lógica, pero de esta forma no gusta mucho.

    Una cosa, para cuando te falten productos asturianos de semejante calidad, nos recomendaron compango de marca la marca "Alto Aller", de venta en grandes superficies.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Que rica! No suelo tomar pucheros, porque no he probado a hacerlos pero este tiene una pinta riquisima!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Yolanda, me has recordado a mí mismamente. En casa eramos de fabada Litoral...jajaja, hasta que me puse manos a la obra y descubrí lo sencillísimo y riquísima que quedaba la fabada hecha en casa. Muy buena pinta sí señor. Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Ay esas fabes qué ganas tenía yo de verlas. Pensé que, una vez entrado el calo, no te ibas a animar a publicarlas y esperarías al otoño pero ya veo que no, que equivocada andaba. Y me alegro de ello y de que compartas tu receta con nosotros, somos unos privilegiados.

    No la haces exactamente igual a como la hago yo, que no debe de ser muy ortodoxa (ayer me dejó un comentario una asturiana con una serie de consejos sobre cómo hacerla en condiciones), así que me animaré a probar tu técnica la próxima vez que caiga. Porque caerá seguro. Mira que es sencilla de preparar y que el resultado bien rico. Pero me esperaré unos meses para ello que ahora tocan gazpachos, ensaladas y platos fríos y más ligeros.

    Bss

    ResponderEliminar
  6. Qué buena pinta tiene esa fabada, qué rica está por favor! yo nunca fui de fabadas enlatadas, no sé por qué las tengo como "asquito".

    Hasta ahora también hago de más y congelo pero a partir de ahora creo que voy a hacerme con una envasadora al vacío :D

    Nos vemos en nada!!! Besos

    ResponderEliminar
  7. Como me pone este plato, jajaa, como una moto desde primera hora de la mañana!! Ya quisiera que estuviese esperándome cuando llegue a casa!!
    Me encanta el resultado, ese plato dan ganas de meter la cuchara y mojar pan hasta que quede bien limpio!!
    Yo también he echado mano de esa lata cuando no tienes otra cosa mejor, solucionan un almuerzo, yo creo que llevo viéndola en casa toda la vida y una que es de costumbres sigue comprándola "por si acaso", jajaa, pero donde esté una auténtica fabada asturiana que se quite lo enlatado y además congelan genial, así que mándame el tupper que será recibido con todos los honores!!
    Entre tu y Carmen me han puesto los dientes largos y teniendo todos los ingredientes yo también me pregunto por qué no pongo manos a la obra, porque además es de esos platos que gustan a todos en casa y hace tiempo que no la hago!!
    Besotes preciosa y buen día!!!

    ResponderEliminar
  8. Yolanda te felicito por decidirte y pasar de una vez de la famosa fabada enlatada, menos mal que con tu edad te da tiempo a preparar miles de fabadas caseras. Pero mira lo que más me llama la atención es que con lo que te gusta y viajas a la cuna de la fabada, hayas tardado tanto tiempo en hacer la tuya propia, pero en fin nunca es tarde si la dicha es buena. Oye si te queda alguna lata en la despensa no la tires mujer de algún apurillo te sacará, total tiene años de caducidad, jajajajajajajj. Solo un apunte o consejo para la próxima vez que hagas fabada, prueba a triturar en un poco de caldo la cebolla e incorporala al guiso. Bss.

    ResponderEliminar
  9. Da igual el calor que está haciendo, ese plato está bueno, aunque sea a 40 grados al sol.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Quando estive de férias nas Asturias via-se muito o preparado para fazer a fabada mas não o trouxe e depois até me arrependi.
    Essa ficou excelente.
    bjs

    ResponderEliminar
  11. Yolanda, acabo de desayunar, pero las fotos de tu fabada me han transportado directamente a la comida ¡que rico! y han acudido a mi memoria inmediatamente los panes preñaos de ayer ¡ que delicia. Te lo decia por teléfono y te lo digo aqui de nuevo: siempre, siempre, me sorprendes muy gratamente! bss

    ResponderEliminar
  12. Madre mía Yolanda, ha sido verlas y saber que vamos a comer el sábado o el domingo. No te puedes imaginar lo que me gusta, y además comprado los productos en la zona mejoran mucho, mucho...
    Te ha quedado en su punto de espesura y color, maravillosa.
    No me extraña q la lata igual no vuelva a tu despensa, jaja.
    Besicos

    ResponderEliminar
  13. Jooo que pintazaaaa Yolandaaa!!
    No tienes excusa para invitarme a una la próxima vez, ya sabes, vivimos cerquita
    Yo llevo el vino ;-)
    Nieves

    ResponderEliminar
  14. Que blog tan bonito, y que cosas más ricas, ya tienes una fiel seguidora más, y aprovecho para invitarte al mío, te espero, un saludo.

    http://alba-hogar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  15. Pensaba que te iba a pillar con lo de "asustar" a les fabes (el artículo va como el nombre) pero hasta eso te sabías o sea que nada, como asturiana consumidora habitual de fabada te digo "chapeau"!

    ResponderEliminar
  16. Parece un plato complicado, pero en realidad es uno de los mas sencillos si sigues tres reglas básicas: producto del bueno Asturiano como no, si no revuelves las fabas y si las dejas cocer con el mimo del fuego lento. Si se hacen solas!!!!!!!!!!!!, no es porque sea asturiana y haya hecho muchas.......es que todos pensamos que es un plato difícil y no es así. Te han quedado 100% asturianas.
    Besinos

    ResponderEliminar
  17. Hola Yolanda, con que gustazo me tomaría esta fabada ...pero una dieta estricta me lo prohíbe, pero te ha quedado de cine!
    Chica, cada día cocinas mejor!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Holaaa, yo ahora como cocino las fabes o judiones más bien con vegetales, ya casi tengo olvidado el saborazo de estos magníficos "sacramentos". Se me hace la boca agua, da gusto verlos, haga calor o no.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  19. Vamos que tu te has enterado que hoy llovía y volvía el frío y me has querido dejar con las ganas de timplarme un plato de verdad???. Menudo plato, yo lo que no se es como en tu casa, pudiendo preparar esta fabada que está de saltarse las lagrimas, te vuelven a permitir abrir una lata. Quiero un plato yaaaa. Que fabada señor, que fotos. Me llevo la receta a ver si es cuestión de la receta y a mi tambien me sale así de rica. Bss y nos vemos el sabadooooo¡¡¡

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  20. Yo también segúi la receta de Carmen y fue un auténtico éxito. Si sigue el buen tiempo tendré que dejar pasar los meses para repetirla.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Un plato excelente, en casa salvo a mi marido, los demás no nos importa comer de cuchara en verano, más siendo tan rico!! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  22. un guiso rico y contundente! besos

    ResponderEliminar
  23. Me chifla la fabada! Y la tuya se ve de lujo!
    A mi me sale bien rica desde que descubrí que aunque no nos guste la morcilla, hay que ponérsela para dar sabor al caldo, que eso marca la diferencia...
    En septiembre, cuando es la época, si compras habas frescas asturianas o de Lorenzana -Galicia- en el mercado (normalmente sin desgranar) y las congelas -desgranadas-, podrás disfrutar de cualquier plato con habas "a capricho" en el momento que desees, pues no hay que descongelarlas.
    Besotes reina!

    ResponderEliminar
  24. Entro y veo este plato y pienso: Ya tengo comidita hecha...jejejeje
    Madre mia Yolanda es que no puedo entrar en tu blog a estas horas de verdad que con platos así me voy a tu casa ni que sea de avión...:)
    Besos

    ResponderEliminar
  25. jaja yo también antes alguna que otra lata de fabadas en la despensa, pero lo cierto es que como las caseras no hay nada, pues las de lata aunque también están muy ricas, creo que traen mucha harina o espesante. A ti desde luego te han quedado de fábula, así que descarta las de lata ya (creo que ya lo has hecho)
    Yo hace mogollón que no las hago por eso de la dieta, pero en cuento pueda (aunque sea verano) las preparo porque en casa gusta mucho.

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. Es que habiendo una buena materia prima, la fabada viene rodada ......
    Tengo la suerte de que me las regalan mis tias de su cosecha , pero también compro alguna fresca para meter al congelador y disponer todo el año, pues aún son mucho mas tiernas y mantecosas , además me evito el ponerlas a remojo ;)
    Besinos.

    ResponderEliminar
  27. En casa nos encanta, qué delicia, te ha quedado para repetir, aunque sea con los más de 30 grados que tenemos en Sevilla. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  28. una receta que la mayoría tenemos en nuestros blogs porque es imposible resistir a no probarlo¡¡
    divina fabada asturiana¡¡
    hasta el sábado
    beso

    ResponderEliminar
  29. ¡Que buena se ve, madremía! Con lo que gusta un buen plato de legumbre en esta casa. Buenísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. A mi marido le pasaba eso, fabada de lata y de pronto le preparé una buena fabada con "material del norte" enviado expresamente para la ocasión y madre mía que cambio.
    Fíjate que hasta con el calor que tengo me tomaba un plato.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  31. Yolanda, yo también soy de las que no puede resistirse a una buena fabada! Es el plato de legumbre que mas me gusta y el que mejor me sale... estoy pensando que el sábado cuando volvamos de Zaragoza voy a poner judias en agua para hacerlas el domingo, ha sido ver tu fabada y abrirseme el apetito. Un beso guapa y gracias por avisarme, siempre llego tarde a casi todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo un inciso.... yo viví hasta hace poco en un pueblo de Galicia muy cercano a Asturias y muchas de las fabes supuestamente asturianas que se comercializan y que tienen denominación de origen, se cultivaban en Vilanova de Lourenzá en la provincia de Lugo. Es una curiosidad tan solo!

      Eliminar
  32. Yo también tengo la suerte de haber probado la fabada en Asturias, una parada en Cangas de Onís y un plato de fabada en el mes de julio, tomada en una terraza, deliciosa. También nos animamos a llevarnos el compango y la señora mayor que nos lo vendió nos explicó cómo hacerlo a la antigua usanza.
    Así que cuando llegamos a Mallorca, me puse a ello, 3 días duró la preparación. Seguí al pie de la letra las indicaciones de la mujer, y aunque nos comimos la fabada en una reunión con amigos, en pleno mes de agosto mallorquín, disfruté tanto, tanto...
    Moraleja: no he vuelto a preparar fabada, ni a comerla, quiero volver a Asturias.
    Un beso, guapa
    Hasta Mañana

    ResponderEliminar
  33. Más vale tarde que nunca. :)

    A mi tampoco me sale bien, pero en lugar de usar la de lata (y no la que "cole")..comemos la de mi madre! A ella le sale muy rica y como vivimos en el mísmo bloque, a veces me sube la fabada y otras bajamos a su casa a comer..depende! Con las lentejas me pasaba lo mísmo pero ya las tengo más o menos dominadas..

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. ¡Buenísima, Yolanda!
    Como bien dices, con alimentos de la tierra, siempre sabe todo más rico...
    Un besito,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  35. Pues si dices que la receta sale buena me la guardo. Lo malo es conseguir ese compango autoctono pero por lo demas el plato tiene una pinta que se sale. Me encantan a mi los platos de cuchara y ya me quedé con las ganas cuando vi la receta de Carmen. Ahi se me va a quedar pendiente porque creo que estos dias no me van a dejar hacerlo con el calor pero no se me olvida...

    Un beso
    Bea

    ResponderEliminar
  36. pues mi marido está abonado a esa famosa marca, jajaja

    Y es que como yo vivo en un permanente régimen no como y la niña come en el cole (y suficiente legumbre, con lo que no le hago el fin de semana). En verano es la única época en la que hago legumbres caseras, pero o más ligeras o encendiendo el aire acondicionado, jajaja

    Desde luego las tuyas te han quedado de foto de restaurante, de hecho, cualquiera diría que son las primeras, jajaja

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  37. Yo quierooooooooooo! Me mandas un poquito que por aquí ni doy con la mitad de los ingredientes.
    Te ha quedado estupenda como para repetir una y otra vez :o)
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  38. Me encanta este plato, la fabada.
    Cuando estuve en Asturias, me puse mora a comer en un restaurante y porque no llevaba "taper" que sino, le decía al camarero que me lo envolviera.
    Te han quedado bordadas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. qué gran fabada y qué grande y bonita es Asturias!!

    Te ha quedado fabulosa, al igual que las fotos.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Una buena fabada. Si esque la comprada puede estar muy rica pero si la haces con los ingredientes 100% asturianos como ésta la diferencia es abismal.
    Para que parte de Asturias vienes de vacaciones?? Cuando quieras más ingredientes para hacer fabada en casa, avisa que se te manda un poco ;)
    Un besín.

    ResponderEliminar
  41. Y mi cocido??? Te han quedado como las de mi abuela, con eso te lo digo todo!!

    ResponderEliminar
  42. Qué buena la fabada!! me encanta!! las fotos son preciosos, un besote

    ResponderEliminar
  43. Yolanda, mi mejor amiga que se llama como tú es una asturiana afincada en Pucela . A ella no le gusta cocinar pero hay 4 cosas que borda: la tortilla de patata, la lubina a la espalda, dar la cocción perfecta al marisco y la fabada asturiana. Yo tampoco cogía el punto a la fabada y cada vez que Yoli nos invitaba a su casa era una fiesta degustar una señora fabada en condiciones. La preguntaba cual era el truco, ni siquiera las hace en cazuela y le quedan espectaculares y siempre me respondía lo mismo : No hay misterio,lanzas todo a la olla y listo.
    Y el secreto es ni más ni menos lo que nos dices en esta entrada, los productos 100% asturianos.

    Divina la fabadita!!! ya veo que si en tu casa queda por casualidad alguna lata de esas, va a reposar muuuuucho tiempo en el fondo de armario, por que una vez que pruebas las verdaderas fabes ya no hay lata que valga.

    Mil besitos.
    Que tengas un finde estupendo.

    ResponderEliminar
  44. Me parece que después de una fabada con la pinta que tiene ésta, en tu casa no vuelve a entrar una lata. Besitos.

    ResponderEliminar
  45. Yolanda, encantada de haberte conocido en persona, me quedo de seguidora en tu estupendo y apetitoso blog. besicos

    ResponderEliminar
  46. Yo no he sido capaz de hacer una fabada, de hecho seguro que coincidimos en esa conocida marca que tengo por el armario, jaja!!! Tengo que ponerme algun dia, pero como no me lo marque como un reto y para el año que viene (que ahora ya viene el calorcito) seguro que no me pongo, jeje!
    Un besazo preciosa!!! ;)

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.