PANECILLOS DE CHAPATA {RETO BAKE THE WORLD}

16 octubre 2012 53 comentarios

Chapata_4 

 Hoy, 16 de octubre de 2012, es el Día Internacional del Pan, y hoy mismo es el día en el que los escaparates de unos cuantos blogs que compartimos el reto panero organizado por Bake the World exhiben sus chapatas.

El Día Internacional del Pan es un evento que partió de la Federación Internacional del Pan y que pretende difundir el consumo de pan, un alimento que nos acompaña desde la prehistoria. Contrariamente a lo que se cree, y de acuerdo a estudios realizados por la Fundación para la Investigación Nutricional, el pan no engorda. El resultado de estos estudios demuestran que una dieta rica en pan, especialmente integral, ayudan a disminuir peso gracias a la presencia de las fibras que aportan los mismos cereales. Igualmente, hace un tiempo escuché a nutricionista comentar en un programa de televisión que la miga de pan no engorda tanto como se piensa, y que el aporte calórico de la corteza es mayor por su escasa presencia de agua; lo cual nos hace deducir que a mayor cantidad de agua, menor aporte calórico.

Para el mes de octubre, el reto de Bake the World consistía en elaborar una ciabatta, o chapata en castellano. Me hizo mucha ilusión recibir este reto como noticia porque la chapata es un pan que me encanta.

Pero lo que tengo que clamar a los cuatro vientos es que estoy muy, pero que muy satisfecha con el resultado de los panecillos de chapata que he hecho para participar en el reto. Son absolutamente fantásticos. Con una corteza moderadamente crujiente en su exterior y una miga alveolada, húmeda, suavemente masticable. Rico por si solo, pero con un chorrito de aceite al ajo o a la cayena, o con aceite y azúcar para desayunar, está de muerte.

También tengo que decir que empleé masa madre para su elaboración, algo que le da un punto que no se consigue con la levadura de panadero. Congelan de maravilla. Precisamente hice este pan en versión panecillos porque hay ocasiones en las que no se nos antoja comer mucho pan para la comida que va a ir a la mesa, y con unos panecillos tenemos suficiente. Nos vienen genial.

Otro punto a favor de este pan es que en su elaboración no te manchas las manos para amasar, y no es que haya usado la thermomix o similar, no. Pero únicamente te vales de una rasqueta o de una cuchara de madera para amasar. Ya está.

La receta la encontré con un paso a paso fantástico que podréis encontrar aquí.


Chapata_1


Os explico cómo he hecho estos ricos panecillos.

Ingredientes (Para 8 panecillos)

  • 500 g de harina de fuerza
  • 375 ml de agua
  • 150 g de masa madre; yo siempre hago la de Dan Lepard, que podéis ver en el blog de Salomé.
  • 1 cdta de miel
  • 10 g de sal
Elaboración
  1. Antes de preparar la masa, de los 375 mililitros de agua reservamos 150 que utilizaremos posteriormente. En un recipiente amplio ponemos todos los ingredientes y mezclamos con una rasqueta o con una cuchara de palo. Tapamos con un paño y dejamos reposar entre 20 y 30 minutos.
  2. Transcurrido este tiempo, comenzamos a añadir el agua poco a poco, a medida que se vaya integrando en la masa. Este proceso lleva unos cuantos minutos.
  3. Untamos las paredes de un recipiente de plástico, o tupper, con un poco de aceite de oliva y vertemos la masa. En este momento la masa es muy pegajosa y no es conveniente tocarla con las manos. Dejamos reposar durante 10 minutos. Al cabo de ese tiempo amasamos plegando 90º el lado de la derecha hacia el centro, lo mismo con el de la izquierda, y a continuación el de arriba y luego el de abajo, y todo con la ayuda de una rasqueta, nada de manos. Tapamos con la misma tapa del tupper y dejamos reposar otros 10 minutos. Y repetimos esta operación una o dos veces más.
  4. Untamos la mesa de trabajo con aceite de oliva para que la masa no se pegue y volcamos sobre ella la masa. Amasamos de la misma manera que lo hemos hecho anteriormente, tapando posteriormente la masa y dejándola reposar durante 10 minutos. Repetimos la operación dos veces más. 
  5. Al cabo de este tiempo, sobre la mesa de trabajo ponemos una importante cantidad de harina y sobre ella la masa, que intentaremos manipular poco, y con cuidado, para no desgasificarla. Espolvoreamos bastante harina por encima. Le damos forma cuadrada o rectangular, y con la rasqueta cortamos la masa en la forma que deseemos: o bien para hacer barras alargadas, cuatro, o como en mi caso, ocho porciones para panecillos. Con las manos remetemos la masa todo alrededor, para darle una forma más pulcra, nos aseguramos de que le cubra bastante harina y las pasamos a dos fuentes de horno con papel vegetal, dejando una buena separación entre ellas. Tapamos con un paño y dejamos reposar hasta doblar su volumen, unas dos horas. Yo la guardé en el horno apagado, fuera de corrientes.
  6. Encendemos el horno a 250º, colocamos en el fondo un recipiente con agua para crear vapor. Justo antes de meter el pan en el horno, pulverizamos su interior con agua, así como la superficie de los panes. Los introducimos en el horno, pulverizando en el interior de vez en cuando. Pasados diez minutos, bajamos al temperatura a 220º y los dejamos unos 10 minutos más en el caso de los panecillos. Si fueran panes, los coceríamos entre 30 y 40 minutos, o hasta que estén dorados.
Chapata_collage



Notas

A mi me resulta muy útil preparar la masa por la tarde para refrigerarla, que pase la noche en la nevera y prepararla para el horneado al día siguiente por la mañana. De esta manera, no hay riesgo de que nos pille el toro y se acerque la hora de la comida sin que el pan esté listo.

Si eliges hacerlo así, es conveniente sacar la masa de la nevera una hora antes del horneado. En invierno, mejor si son dos. Una vez que se ha atemperado, la preparamos para que leve el doble de su volumen y deberías partir del punto número 5 de la explicación.

Resumen de tiempos
  1. Mezclar ingredientes. Reposo: 20-30 minutos.
  2. Añadir agua. Guardar en recipiente aceitado. 3 o 4 plegados y reposos de 10 minutos.
  3. Aceitar la mesa. 3 plegados y reposos de 10 minutos.
  4. Enharinar, dar forma, levar. 2 horas aproximadamente.
  5. Horneado: dependiendo del formato elegido, entre 20 y 40 minutos.

Espero que la explicación os haya resultado clara. Aunque os pueda parecer laborioso, no lo es en absoluto. Requiere tiempo y organización, y ahora, con los fríos por venir, y pasando las tardes del fin de semana, tenéis un rato de entretenimiento y otro de regusto cuando disfrutéis el pan. 

¡Feliz Día Mundial del Pan!

53 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Es cierto que éste pan es fantástico. También es uno de mis preferidos. Éste es mi primer año y estoy muy ilusionado por poder participar en éste reto junto a todos vosotros. Besos y feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien, Jose! Bienvenido al mundo panero.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Menudo buen reportorio de panes el que estoy viendo por la red, impresionante, la cultura del pan se adentra en las casas de muchos de los que al principio pensaban que no merecía la pena, madre mía, amigos míos se están animando y están muy felices, el pan ha llegado a sus vidas y no va a haber vuelta atrás. Para nosotros es casi lo mejor que da nuestra modestísima cocina, y por la mañana que es cuando lo comemos, es un auténtico placer, qué te voy a contar.

    Me han encantado tus chapatas de fermentación 100% natural, y tus fotos, ya sabes que soy muy fan de tu documento gráfico.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por la mañana, qué buen bocado, Carlos. ¡Cómo os cuidáis!

      Y no me digas que estáis metiendo vosotros en este mundo a vuestros amigos!! Ya os lo agradecerán, ya.

      Muchas gracias por tus halagos.

      :)

      Un beso!!

      Eliminar
  3. Hoy es un día para disfrutar de todas las delicias panaderas que se encuentran por la red, qué maravilla y para desear que no le falte nunca a nadie una de estas deliciosas chapatitas en casa, con la que está cayendo y ya hay gente bien cerquita de nosotros que no tiene ni para pan:(
    Te quedaron maravillosas, con unos alveolitos preciosos!!!

    ResponderEliminar
  4. Menudas chapatas, estás hecha una panadera experta. Yo aún no me he atrevido a hacer pan en casa, creía que era más difícil y como somos dos en casa si hago mucho pan no sé que hacer con él y si hago poco es un gasto de horno para dos panecillos. La idea de congelarlos, si como dices quedan bien, es una solución perfecta así que a ver si me animo pronto y pruebo esta receta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, no, no, qué va. En el mundo del pan yo solo sé que no se nada.¡Lo que me queda a mi por aprender! Uff.

      Muchas gracias por tus halagos.

      Besos.

      Eliminar
  5. Ohhhh ahora mismo cogía uno y me lo comia con pan y tomate y jamón ibérico que delicia y que crujiente.

    Guapa ahora me acabo de acordar del facebook....lo soluciono ahora mismo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ese pan amb tomaquet de tu tierra, eh, qué rico en una chapatita.

      Ummm.

      Ya he visto tu correo, pero no he tenido tiempo de leerlo. :(

      Un besote!

      Eliminar
  6. Me encanta hacer pan, y con este he descubierto "desestresarme" haciéndolo a mano casi todo el proceso, aunque mi miga no haya quedado tan alveolada como las vuestras he disfrutado mucho y eso me da para probar otra vez, el resultado me ha encantao.
    Las chapatitas me parecen tan monas y prácticas para congelar, un resultado de reto perfecto.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  7. Gostei ficaram lindos e com azeite dá mesmo vontade de pegar.
    bjs

    ResponderEliminar
  8. Jo qué buena pinta!! Algún día espero que se me vaya la pereza y pueda hacer panes como éstos, tan ricos y bonitos, pero con mucho tiempo de elaboración...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Madre mía Yolanda la pinta que tienen estas mini chapatitas, yo he hecho pan un par de veces pero ... no me atrevo con la masa madre, dicen que cuando te quitas ese miedo te crea una adicción, y haces pan a diestro y siniestro, jejejeje. Habrá que probar.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kris, pero si precisamente hacer masa madre es lo más fácil del mundo mundial.

      Anímate, y échale un vistazo al enlace que yo he colgado. Verás que es muy sencillo. Solo requiere unos minutos al día, y ya está.

      Un beso.

      Eliminar
  10. Ooooleeeeee mi niña qué panecillos más ricos que nos publicas hoy. Los has llamado como yo: panecillos de chapata...qué casualidad ¿no? Pero los míos no son auténticos ya que he tirado de TMX para salir del paso.

    A mi es que me asustó un poco eso de la masa tan blanda y húmeda. No me veía yo capaz de enfrentarme a ella ni de organizar mi día para encajar los tiempos de levado, etc.

    Pero tu, chiquilla, los has bordado. No hay más que ver esa foto. Con el aceite de oliva chorreando por el panecillo...así me chorrea a mí ahora mismo la baba. Uf, qué imagen más horrible, lo siento pero no he podido evitarlo, jajaja.

    A ver qué nos depara el próximo reto. La cosa se está poniendo chula !!!

    Bss

    ResponderEliminar
  11. Preciosas tus chapatitas! Tengo que probar este método!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Felicidades Yolanda!!
    comparto contigo la idea de acompañar la chapata con un buen aceite.
    Saludos
    Vicky

    ResponderEliminar
  13. últimamente, bueno en los últimos meses voy como una moto, y aunque sigo viendo y leyendo, no suelo pararme a comentar, pero chica he visto tan solitas esta ni chapatas que no sé..me ha dado cosiña...Así que aquí estoy para decirte que son preciosas y con ese aceite rico no hay más! Oleeee
    Muaaaa

    ResponderEliminar
  14. Ohhhh, esa imagen con aceite ¡¡¡mi perdición!!! Este mes iba a participar, pero como cambiaron el día (me enteré tarde) y coincidía con la publicación del resultado de mi sorteo, no pude, el mes que viene será. Yolanda, pásate por mi blog cuando puedas. Bs

    ResponderEliminar
  15. qué rico!!! me han entrado unas ganas de hacer pan!!!bsts

    ResponderEliminar
  16. Que buen chorretoooon de aceite uuummm, delicioso pan vecina.
    Nieves

    ResponderEliminar
  17. Qué chapatitas más monas que te han quedado, de verdad, fantásticas!!

    besos guapa

    ResponderEliminar
  18. preciosos estos panecillos, la chapata es un pan que me encanta, y con ese aceitito, qué rico!! es cierto que la tontería de quitar la miga al pan no sirve de nada, ya que tanto corteza como miga están hechos de lo mismo, y la corteza, la única diferencia que tiene con la miga, es menor cantidad de agua

    ResponderEliminar
  19. Tienen una pinta estupenda, Yolanda, me los apunto que no me resisto a probarlos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Se me ha hecho la boca agua...que rico se ve por la pantalla...para darle un pellizco!

    ResponderEliminar
  21. Pero qué hambre que tengo después de ver tantos panes tan ricos por todos lados. Estas chapatas son de 10 y con el aceite mucho más. Unas fotos muy bonitas Yolanda. Besos

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias a todos por vuestras palabras.

    Un beso.

    ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
  23. Yolanda me has abierto el apetito que no veas! y encima con ese aceitito, sólo le hacen falta algunas anchoitas y ya cenaba.
    Un beso cielo, y gracias por tu acogida en facebook. Por cierto me estoy volviendo loca intentando dar con los logos para poder ponerlos en el blog y no doy con ellos. ¿Serías tan amable de darme una lección particular?
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Preciosas fotos, Yolanda...el pan está para cogerlo así mismo con el aceite cayendo...un beso

    ResponderEliminar
  25. Esa foto con el aceite me ha encantado..es como más me gusta el pan. Bss

    ResponderEliminar
  26. Ya veo que tu tambien te has animado a celebrar este día, me ha encantado tu pan.
    Y quería felicitarte, que acabo de ver que has ganado el concurso de Dulces Internacionales.
    besos,

    ResponderEliminar
  27. ME la apunto, me parecen unos panecillos fantásticos y sencillos de hacer, aunque se necesite masa madre. Feliz día!

    ResponderEliminar
  28. OOOohhhhh que maravillosos nena!!Son una pasada y las fotos le hacen aún más inmensamente lindo Yolanda.Bravooooooo!!!

    Un besito

    ResponderEliminar
  29. Impresionante!!. Me encanta la chapata y no me he atrevido a hacerla aun. La receta que guardo me parece complicada. Creo que cuando lo haga vendre a por la tuya ;). Las fotos son preciosas, solo dan ganas de ir a comerlo y esa rebanada con el aceiteeee arg que hoy tambien he cenado poco ¡sniff!. Me encanta cómo te han quedado los panecillos, me encanta la corteza !! ¡Guardame uno congelao! ;)))))

    Un beso
    Bea

    ResponderEliminar
  30. Ricos no, estos panecillos son mas que rico, y las fotos te han quedado para un buen premio. Besicos amiga

    ResponderEliminar
  31. que rico Yolanda y me encanta tambien una rebanada asi con aceite solo,un placer irresistible
    beso

    ResponderEliminar
  32. Te ha quedado alguno?, ostras que me lo comía ahora mismo el del aceitito, uf que pasada como te ha quedado.
    Un beso para la Yolanda Panadera

    ResponderEliminar
  33. Yolanda como me gustan estas chapatitas:)
    Esos agujeros son una maravilla, me encantan las masas muy hidratadas.El paso a paso de Nieves es fantástico bueno todo lo que prepara ella lo és al igual que tus platos, da gusto venir a vuestras cocinas.
    Muchos besicos sorianos

    ResponderEliminar
  34. La chapata es un pan que nos gusta mucho, es perfecto en dulce como en salado y en formato individual es una maravilla para congelar y descongelar la cantidad justa que necesitemos.
    Y si, puedes esatr muy orgullosa porque te han salido PERFECTOS!!!!!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  35. Que delicia de pan, me encanta, viva la locura panadera!

    ResponderEliminar
  36. Que ricos Yoli, me encantan.

    Este año no me he enterado y no he podido participar con una entrada en mi blog,llevo bastantes días muy desconectada

    ResponderEliminar
  37. Ya te lo dije en Facebook...quiero repetir con tu receta! Han participado panes maravillosos, ciabattas espectaculares...pero estas tienen un nosequé... sobre todo esa foto con ese aceitito de oliva...escándalo!!! que es que tengo que probar hacerlas con esta receta con masa madre...
    Te contaré, te contaré...
    Un abrazote grandote!!

    ResponderEliminar
  38. Un pan que veo fantástico y con aceite aún lo veo mejor! Me llevo la receta, ya no se cuantas tengo, es que las veo todas maravillosas! Bss

    ResponderEliminar
  39. Que pan mas rico, da gusto ver todos los blogs estos días, ¡Se te hace la boca agua!, para el proximo año espero enterarme

    ResponderEliminar
  40. Menudas chapatitas, se ven fantásticas, esos alveolos, geniales.
    y sí, ahora apetece amasar y hornear así que a disfrutar de ello.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  41. Pues tienen un pintón, ¡son perfectas esas chapatas!.
    Estoy paradilla con el pan, pero creo que me tengo que animar. Me encanta cómo te han quedado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. Tu no te quedas atrás eh?? A que nos hacemos unas expertas y todo!!
    Me encantan en versión mini, tengo que probar tu receta, me parece menos engorrosa, si vieras cómo salpicaba la masa por todas partes, jajaaa!!
    Las fotos son una maravilla, me he quedado un rato pegada a la pantalla, ese toque rústico me ha enamorado, la comparto preciosa!!
    Besotesss

    P.D. Enhorabuena por el premio, espero receta, jijiii!!!

    ResponderEliminar
  43. Espectacular, que buena pinta y con ese hilo de aceite que le has puesto me has matado!! ME apunto la receta y los trucos ya mismo!! Mil gracias!!

    ResponderEliminar
  44. Yolanda me quito el sombrero con tus panecillos.. estos días con tanta chapata estoy atacada!!! con lo que me gusta este tipo de pan, me tengo que poner manos a la obra sí o sí! me guardo tus anotaciones, gracias por compartirlas ;)
    Un besote y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  45. Ohhhhhhhh que pan y que fotos Yolanda, son una pasada.
    Mil besos guapa

    ResponderEliminar
  46. jo amiga, hay que ver lo divinas que te han quedado estas chapatas, no??? Y con ese aceite escurriendo, ains, qué ricas con un buen jamón ibérico, jajaja. Ale, te dejo, me voy a comer que con el estómago vacío no hay manera de ver tu blog, jajaja

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  47. Yolanda, pensar que me perdí estas preciosas chapatas el WBD! Me encantan, menuda miga tan esponjosa, y la harina espolvoreada les da el toque rústico perfecto.
    A mí siempre me da un no-sé-qué meter la masa en la nevera, me da la impresión de que no va a "revivir" después :-) Pero es verdad que así te aseguras de tener el pan listo a una hora decente (y no como yo, que comienzo por la tarde y acabo sacándolo a las diez de la noche....)

    Muy bonitas las fotos, por cierto.
    Besotes

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.