ALITAS DE POLLO FRITAS MACERADAS EN BUTTERMILK

12 mayo 2012 44 comentarios

Alitas fritas maceradas en buttermilk 

Imagino que si os pido que me digáis tres ingredientes básicos en vuestra cocina, os estaría pidiendo que dedicarais vuestro tiempo a tomar una decisión demasiado difícil, y especialmente porque hoy en día disponemos de tal variedad de productos que reducirlos todos a tres sería complicado, bastante complicado, ¿no creéis?

Estoy segura de que en vuestras casas no faltan nunca ingredientes como leche, azúcar, sal, cebollas, ajos, patatas, huevos, harina o aceite. He mencionado pocos ingredientes, pero me estoy excediendo de la propuesta inicial: tres; y es que es complicado, ya se ve. De entre todos estos ingredientes hay uno que nos acompaña al ser humano desde el origen de los tiempos: la harina. El hombre primitivo se alimentaba de frutos y cereales. Un día descubrió el fuego, se le ocurrió despojar a los cereales de su corteza, y los coció, y posteriormente descubrió que con una piedra podía molerlos. Se cree que fueron los egipcios quienes descubrieron que la masa que se formaba mezclando ese polvillo obtenido de moler los granos, junto con agua, se podía hornear al fuego y conseguir unas tortas de pan plano que hoy en día siguen siendo el sustento de tantas civilizaciones. El aceite no es un producto joven. En la Biblia existen referencias tanto al olivo como a su aceite. Y se cree que los primeros olivos crecieron hace unos 6000 años a las orillas del Mar Mediterráneo, en algún lugar entre Siria  y Grecia. Fueron los griegos y los fenicios quienes comenzaron a trabajar la aceituna para extraer el zumo de ella, que era utilizado con fines medicinales. Los fenicios trajeron a España la aceituna y su cultivo, aunque fue realmente con los romanos con quienes aprendimos a trabajarla de verdad. No en vano, en época del emperador Adriano, la moneda que se acuñaba en nuestro país portaba un ramo de olivas junto con la inscripción "Hispania".

Hoy en día existen cientos de harinas y una enorme variedad de aceite, lo cual nos permite disfrutar de estos productos de una forma muy diversa: desde harinas de trigo de diferente fuerza, a la de maíz, de centeno, de avena, de espelta, de arroz, de garbanzos; aceites que han pasado por diferentes grados de refinado y que dependiendo del tipo de aceituna nos dan aceites distintos sabores, como la de orujo, de oliva, de oliva virgen, virgen extra, picual, arbequina, hojiblanca, cornicabra, de girasol, de soja, ...

Alitas fritas maceradas en buttermilk 

Y toda esta retahíla histórica sobre la harina y el aceite viene a colación del concurso que Unodedos ha organizado recientemente. Para participar en él tienes que elaborar una receta en la que se empleen estos dos ingredientes: harina y aceite. Y los premios van en consonancia con esos dos ingredientes. Si quieres saber más, pincha aquí.

Con esta receta, alitas de pollo fritas maceradas en buttermilk, participo en el concurso "Cocina con Unodedos". La receta se la debo a Susana, que gestiona un blog maravilloso, Uvas y beso saben a queso, un blog que sigo porque me encanta, tanto por su cocina, como por lo que relata y cómo lo relata, y por las fotografías con las que ilustra sus entradas. La receta original es de Tessa Kirós, aunque yo le he hecho alguna modificación.



Ingredientes
  • 1 kg de alitas de pollo
  • 4 dientes de ajo
  • 2 tallos de romero fresco
  • 1/2 litro de buttermilk (=1/2 litro de leche + 3 ó 4 cdas. de zumo de limón)
  • 125 gr de harina normal
  • 3 ó 4 cdas de pimentón
  • 1 cdta de ajo deshidratado
  • 1 cdta de cebolla deshidratada
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
Elaboración
  1. Para elaborar esta receta necesitamos empezar el día antes de elaborarla porque las alitas tienen que estar macerando en el buttermilk durante 24 horas. Empezaremos elaborando el buttermilk, que es muy fácil: en un recipiente ponemos el medio litro de leche y vertemos el zumo de limón en ella. No movemos. Dejamos reposar unos quince minutos. 
  2. Mientras tanto vamos salando las alitas y colocándolas en un recipiente amplio. Pelamos los dientes de ajo, los damos un golpe con el filo de un cuchillo ancho y los añadimos al recipiente. Lavamos los tallos del romero, picamos las hojas y las añadimos al pollo. Transcurridos los quince minutos que necesita el buttermilk, lo removemos y se lo añadimos a las alitas. Cerramos el recipiente y lo guardamos en la zona más fresca de la nevera hasta el día siguiente. 
  3. Un día después, escurrimos las alitas en un colador. En un recipiente pequeño mezclamos la harina con el pimentón, el ajo y la cebolla deshidratados.
  4. En una sartén amplia ponemos a calentar aceite y mientras vamos enharinando las alitas y reservándolas. Cuando el aceite esté caliente empezamos a freir las alitas. Y a partir de ahí solo queda esperar a que se hagan todas y a comer.
Notas
  • Sobre el tiempo que las alitas tienen que estar macerando en el buttermilk, según la propia Susana, se nota diferencia entre dejarlas macerando tan solo unas horas a un día entero. Yo os puedo asegurar que las alitas quedan jugosísimas, con un sabor espectacular, y un rebozado crujiente que las hace muy especiales. Así que animaros, venga. ¡Muchas gracias por la receta, Susana  
  • Edito para añadir una aclaración facilitada por Carlos Dube sobre el buttermilk y que podéis leer en el mismo blog de Pam (Unodedos). El término buttermilk realmente se refiere al suero que se forma en la nata cuando tras pasar por un proceso de batido para obtener mantequilla; de hecho, la traducción literal de buttermilk es "leche de mantequilla". Sin embargo, el buttermilk que se puede adquirir en los comercios, aunque no es usual encontrarlo en España, es leche cortada, de textura similar al yogur líquido, y que es la que se obtiene mezclando la leche con un componente ácido, bien sea zumo de limón o vinagre.
 

Fuente información sobre historia de la harina.
Fuente información sobre historia del aceite

¡Feliz fin de semana!

 

44 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Si tuviera que definir esta receta con una palabra sería ORIGINAL, algo muy raro en estos días... no me puedo imaginar como quedan, siempre se hacen maceradas en salsas fuertes y especiadas y esto es todo lo contrario. Que resultan buenísimas está claro por la foto pero... tengo que probarlas! Besos

    ResponderEliminar
  2. Las alitas tienen muy buena pinta Yolanda, mucha suerte!!!!, pero leer sobre el origen del aceite y la harina, hace que valores mucho más la riqueza de estos ingredientes que tan facilmente tenemos en la despensa. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. BeatriZ me ha hablado maravillas de este pollo, ya tenía la receta en pendientes, así que ahora viendotela a ti imaginate la prisa que me corre, jajaja

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Paula, es una receta muy rica. Beatriz y yo le habíamos echado el ojo a la misma receta; ella me confirmó que salen muy ricas, y yo estoy aquí para corroborarlo. Ahora te toca a ti.

      ;))

      Besos, guapa. ¡Feliz finde!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Te han quedado estupendas!!! me parece una receta absolutamente original!Besos

    ResponderEliminar
  5. Yolanda... si fuera factible el poder estirar la mano y sacarlas a traves de la pantalla, ten por seguro que ya no te quedaría ninguna. Las alitas de pollo fritas son mi perdición, y encima con ese rebozadito...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por la receta, tiene una pinta muy rica. Nunca he probado el buttermilk, pero parece fácil tal y como explicas su preparación. ¿Que textura tiene que quedar el buttermilk? tipo yogur o algo así?
    Besitos y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, tras quince minutos de reposo el buttermilk queda con una textura similar a la de un yogur líquido.

      Muchas gracias por tus palabras.

      ¡Feliz finde!

      Eliminar
  7. Muchas gracias a tod@s por vuestras palabras.

    ¡Disfrutad del fin de semana!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Tienen muy buena pinta, seguro que están riquísimas. Las alitas es la parte del pollo que más me gusta y con este macerado tienen que ser muy especiales.
    Suerte en el concurso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera por cómo nos dejan la cocina cuando las hacemos ... :P

      Pero curiosamente, con esta receta, el aceite no salta tanto.

      Un besito.

      Eliminar
  9. ¡Qué manera más rica y original de preparar alitas de pollo!
    Me gusta, me gusta!
    Besos y feliz finde,
    palmira

    ResponderEliminar
  10. Qué original y qué pinta!!, cuando publicamos la red velvet nos dijeron que esta mezcla de leche y ácido, vinagre/limón se debería de llamar suero de leche no buttermilk, aunque aquí en España todos la llamamos así. Pero vamos, da lo mismo, este pollo tiene un aspecto bárbaro!!!

    Mira...

    http://www.unodedos.com/recetario-de-cocina/buttermilk-casero/

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, pues desconocía la información que me facilitas y que acabo de leer, naturalmente. Quienes tengamos, y tenemos, conocimientos de inglés, sabemos que realmente la traducción para el término buttermilk sería suero de mantequilla (literalmente: leche de mantequilla), y que se refiere al suero que se forma en la nata a base de batir y que la corta, transformándola en mantequilla, y obteniendo el suero, producto de ese efecto.

      Muchísimas gracias. Ahora mismo voy a ponerla dentro del apartado "Notas" para aclarar el concepto.

      ¡Feliz fin de semana!

      Eliminar
  11. Riquisimas tienen que estar. Yo, como ya te dije, prepare como Susana unos muslos y me encantaron. Me imagino que las alitas quedaran igual: jugosas y tiernas y esos aromas del aderezo que siempre puede hacerse al gusto de consumidor. La receta es sencilla y rápida salvo que hay que acordarse de empezar a prepararla el dia anterior. Me encantó y la probaré con alitas

    Besicos
    Bea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual de rica con muslitos, sin duda. Y lo de que hay que acordarse de que el pollo tiene que estar macerando un día entero es cierto. ¡Pues no se me han pasado ocasiones a mi de hacer las alitas por este despite!

      Un besito. ¡Feliz domingo!

      Eliminar
  12. Yo sin harina, huevos y mantequilla no vivo ;)
    Estas alitas me parecen una maravilla, jamás en toda mi vida se me hubiese ocurrido.
    Suaves, sabrosas... probaré a ver si el peque se anima, le encantan las cenas en las que haya que meter la mano en el plato... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Huevos, huevos! Es verdad. Si ya teniendo aceite, huevos y patatas comeríamos todos los días nuestra tortilla de patatas.

      :))

      Besines!!

      Eliminar
  13. Me encantan las alitas fritas!! normalmente las macero de diversas maneras y siempre de un día para otro, como dices quedan fenomenales. La próxima vez probaré con el buttermilk!

    Como siempre, tienes unas fotografías estupendas!!!
    Suerte en el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, Cocco, bien. Me alegro que te animes.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Besos

      Eliminar
  14. Yo lo hago parecido y nos encantan! yo lo dejo marinando una noche entera, más por la comodidad de poder dejarlas hechas el dia anterior...

    Anda, q no me has dado envidia con tanto nombre de aceite....ni te cuento lo q pago yo aquí por un aceite "normalito".... :-(

    Un beso,

    ResponderEliminar
  15. QUE RICAS YOLANDA, LAS ALITAS ME GUSTAN DE CUALQUIER MANERA YA HE PROBADO COMO 800 SALSAS Y MACERADOS, AL HORNO, FRITAS....VAMOS QUE LAS TUYAS NO DEJO DE HACERLAS EN CUANTO PUEDA,

    BESITOS LINDA,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PUes menudo repertorio de recetas de alitas, eh, Nuri.

      :))

      Besos. Feliz finde.

      Eliminar
  16. YOLANDA MUY BUENAS estan alitas de pollo fritas quedan genial y gusta a todos.Y Fritas con un buen aceite de oliva virgen extra es de lo mejor que hay.
    buena semana
    beso

    ResponderEliminar
  17. Yolanda quien lo diría.. macerar la carne en leche como aquel que dice!! habrá que probar porque la pinta lo dice todo.
    Un besito

    ResponderEliminar
  18. Hola "cosa guapa", recuerdo haber visto esta receta en el blog de Susana y quedarme pegada a la pantalla del ordenador un buen rato. Bueno, eso no es extraño ya que Susana tiene un blog entrañable, sus recetas, sus fotos, sus hitorias y forma de narrar me atraen con de una manera difícil de explicar. Entiendo que quisieras probar a preparar su receta. Yo la tengo en pendientes también, jajaja. Te ha quedado, como todo lo que pasa por tus manos, de cine. Y esto sin menospreciar a Susana que es otra artista de los fogones :)

    Sobre los básicos en mi cocina. Buf, qué pregunta más difícil de contestar. Supongo que tendría que hacer una lista y empezar a tachar hasta dar con tres. Pero no te preocupes que no lo voy a hacer ahora o este comentario se haría interminable. Sin embargo, así sobre la marcha, me atrevería a decir que huevos, harina y aceite. Y leche, y azúcar, y queso, y mantequilla, y, y, y,...no sigo que no acabaría y he dicho que no lo iba a hacer. Mentirosilla que es una.

    Muac !!!

    ResponderEliminar
  19. Muy buenas tus recetas. Menudo descubrimiento con el buttermilk , yo que solo lo asociaba a los red velvet! Probaré tu receta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Petra, para nosotros, los españoles, el buttermilk puede haber sido un gran descubrimiento porque no es un producto ni típico ni corriente en nuestras cocinas, pero desde luego que estamos descubriendo cosas curiosas de él.

      Muchas gracias por entrar en mi cocina.


      Feliz fin de semana!!

      Eliminar
  20. Pues aparte de todos los ingredientes que mencionas yo hoy en día no vivo sin el buttermilk o como se llame, me encanta la jugosidad que aporta a las recetas!!
    Estas alitas tengo que probarlas, me gusta los ingredientes, ese toque de romero..., umm, tampoco puedo vivir sin hierbas, jajaa!! Tomo nota, en casa van a encantar!!!
    Besitos y suerte en el concurso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa, además tú cuentas con la ventaja de disponer de buttermilk en los supers de donde tu vives. Si te animas a probar las alitas, ya me contarás qué os parecieron.

      Besos.

      ¡Feliz finde!

      Eliminar
  21. Bueno ahora caigo que casi siempre macero la pechuga en buttermilk pues rociaba la pechuga en limón y la cubria de leche.
    Desde luego que las alitas están diciendo cómeme.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, María Dolores. Fíjate, ya estaba inventado y tú sin saberlo.

      :)

      ¡Feliz finde!

      Eliminar
  22. Impresionante Yolanda, no se me hubiera ocurrido usar el buttermilk para macerar, las probaré porque tienen una pinta buenísima. Muchas suerte!!
    Un beso.
    Claudia

    ResponderEliminar
  23. El otro día vi una receta de este pollo con buttermilk y me pareció impresionante. Y ahora te la veo a ti... y me encanta todavía más! Un besazo, Yolanda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya van dos. A la tercera a quien tiene que gustar es a ti y a los tuyos.

      :)

      ¡Feliz finde!

      Eliminar
  24. Es muy original, vaya pasada!!!
    Mucha suerte cielo, besote gordoooo

    ResponderEliminar
  25. A pesar de mi desconexión "blogueril", he seguido vuestros comentarios desde el móvil, y os agradezco vuestro tiempo y vuestras palabras.

    ¡Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  26. K aspecto tan delicioso tienen estas alitas, tengo que animarme a hacerlas para mi familia.

    Muaks
    Carmen
    www.dietamediterraneasana.blogspot.com

    ResponderEliminar
  27. Tienen un aspecto tan crujiente... Me parecen un vicio0o!!!
    o0oh las alitas así me parecen una pasada, me llevo tu receta porque me ha dado muchísima curiosidad el toque de la maceración en buttermilk tiene que ser la leche!
    Beso0os

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias por vuestras palabras

    Feliz semana!!

    ResponderEliminar
  29. Tienen muy buena pinta Yolandiña, totalmente novedosa para mí la receta.Qué afortunada soy de tener amigas que me enseñan tanto, cada día estoy más contenta de estar en este mundillo blogero!!!

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.