SOPAS DE AJO EN SARTÉN

13 abril 2012 78 comentarios

Sopas de ajo en sartén_1 
La receta que hoy os traigo viene a celebrar que el blog Recetas de Tía Alia está de celebración. Hace apenas unas semanas Carmen nos comunicó que había cumplido un añito y que estaba gustosa de celebrarlo rememorando el espíritu con el que fue creado: las recetas tradicionales de su familia, y nos invitaba a ser partícipes de lo rico que abunda en la cocina de nuestras familias poniendo sobre la mesa recetas que nos han acompañado siempre.

En casa de mis padres hay una receta que se ha convertido en un clásico a petición popular-familiar: las sopas de ajo en sartén, o tal y como mi madre las llama: tosta de sopas de ajo.  La particularidad que tienen estas sopas de ajo es que no se cocinan en una cazuela, si no en una sartén, consiguiendo así unas sopas con una base crujiente y torradita. Para ello se necesita paciencia. Primero para picar el pan, y noo vale cualquier pan. El mejor es el que comúnmente llamamos "de pueblo", esas hogazas grandes, hechas con harina candeal, aunque para los que vivimos en una gran ciudad, ésta es una odisea difícil de conseguir. Siempre que mis padres viajan a su pueblo, una pequeña localidad en la provincia de Zamora, se hacen con buen pan para este menester. ¡Y pensar que cuando yo era pequeña no me gustaba ese pan! Como tampoco me gustaba la leche de la vaca recién ordeñada, o los huevos de las gallinas de mi abuela, porque tenían la yema demasiado amarilla. Hoy en día muchos, inclusive la que aquí escribe, vemos estas cosas con cierto romanticismo. El mismo que ahonda en los sentimientos cuando mi madre me cuenta que mi abuela, e incluso mi bisabuela, cocinaban estas sopas en una cocina de hierro fundido, una de esas conocidas como bilbaínas, y con leña de vid. Qué sabor tan rico le daría a las comidas, ¿no creéis? Pero lo cierto es que antaño, todo, aunque más bien poco que mucho, estaba rico. Porque era tal la escasez de comida que había en las casas, que un mendrugo de pan era una delicia. Y hoy que tenemos de tanto y nos cansamos de todo. Y hablaba yo de la paciencia que se necesitaba para hacer esta sopa, y no solo para picar, o migar el pan, sino para tener que esperar en torno a una hora a poder disfrutar de esta receta tan rica y que tanto gusta en mi familia.


Sopas de ajo en sartén_2


Para hacer unas sopas de ajo no pueden faltar ni pan, ni ajos, ni pimentón, ni agua. Zamora, tierra del vino, tierra que vio nacer a toda mi familia, tanto materna como paterna, celebra en las fiestas de San Pedro, en junio, la riqueza de este producto tan aromático. El pimentón de Zamora también es muy peculiar, a pesar de ser el de la Vera, en Cáceres, el más popular. Y solo nos queda el agua, que se puede sustituir por un buen caldo de carne o de pollo. Y también necesitamos una grasa: antaño la manteca, que hoy podemos seguir usando, por supuesto, pero en casa se mis padres se usa aceite de oliva, más saludable.

Las sopas de ajo es una receta típica de la Cuaresma de Zamora, tan famosa por su Semana Santa. En la madrugada del Viernes Santo, los feligreses del Cristo Nazareno, se reúnen en la Plaza de las Tres Cruces para comer un buen plato de sopas de ajo calientes, aunque no en sartén, si no caldositas, y además se sirven en una cazuela de barro con forma de jarra con la que se pueden servir más cómodamente.

¿Y cómo hacemos estas sopas de ajo?

Ingredientes para unas sopas en sartén de unos 20 cm de diámetro
  • una barra de pan duro migada, o picada en lonchas finas como la patata para tortilla
  • 2 dientes de ajo para el frito inicial y 4 dientes de ajo para machacar
  • 3 ó 4 cdas. de aceite de oliva
  • 1 cdta. de pimentón, mejor si tiene un toque ligeramente picante
  • agua, la cantidad que quepa en la sartén hasta cubrir el pan, o caldo de carne o ave
Sopas de ajo en sartén_4  
Elaboración
  1. En la sartén ponemos a dorar dos dientes de ajo cortados en láminas, añadimos la cucharadita de pimentón, removemos rápidamente y vertemos un vaso de agua.
  2. Machacamos los otros cuatro dientes de ajo con una pizca de sal y los añadimos a la sartén con el agua.
  3. Cuando comience a hervir el agua de la sartén, añadimos el pan y lo cubrimos de agua y salamos al gusto. Lo dejamos cocer a fuego fuerte unos cinco minutos, y transcurrido ese tiempo bajamos la potencia al mínimo y dejamos cocer las sopas durante al menos una hora.
  4. De vez en cuando vigilamos cómo se van haciendo nuestras sopas, separando la torta de la sartén con la punta del tenedor y así vamos comprobando su punto de tostado. 
  5. Servimos en la mesa en la misma sartén y se comen bien calentitas.
 

78 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Tambien recuerdo yo la sopa de ajo de mi abuela, ella tambien era de Zamora pero no la hacia así.... ya sabes, cada maestrillo tiene su librillo, yo tambien pensaba hacer una para el concurso, no se si cambiaré al final.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolines, Teresa, con las cantidad de recetas que hay en este mundo y es casualidad que coincidamos en la misma, je je. Así que tu abuela era de Zamora ...

      Un besito.

      Eliminar
  2. Ufffff pero que pinta más rica tiene. Este tipo de sopa no la conocía, en casa de mi madre la hacían de otra manera, así que me llevo la receta, tengo que probarla.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla de plato y que bonitos recuerdos, yo también soy de Zamora, de un pueblo pequeñito y siempre en mi casa mi abuela migaba pan para tener para las sopas, pero nunca la habia visto en sarten en forma de torta. ¡me ha gustado mucho!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandoa, fíjate que hasta la palabra "migar" también la has usado tú, y es que esa es la palabra que yo siempre le he oído tanto a mi madre como a mi abuela. Se nota la tierra, eh.

      Un besito

      Eliminar
  4. A los buenos días!!! vaya sopita! yo en invierno la suelo preparar por la noche, bien calentita; en mi familia decimos que una sopa de ajo nos cura hasta el resfriado así que, casi casi la tengo de medicina.
    No conocía esta forma de prepararlas tan tradicional. La probaré!
    Un abrazo mi niña, a disfrutar sin medida.

    ResponderEliminar
  5. Qué razón tienes... qué culpa tiene este mundo de sobreabastecimiento en el que vivimos, qué tristeza tan mayor el no valorar absolutamente nada y ser tan avariciosos de siempre pedir más y más.
    Esta sopa me parece fabulosa, con ese saborcito un pelín requemao de la sartén, ideal para llenar el buche en invierno.... al lado del fuego.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clara, qué bien te has sabido imaginar la base de esta sopa: requemá, je je. Y es que es así como resulta después de una cocción a fuego lento de una hora.

      Un besito

      Eliminar
  6. Tienen que estar estupendas. No conocía esta forma de hacer las sopas de ajo, pero desde luego me han entrado ganas de prepararlas un día porque tienen un aspecto estupendo.

    Me apunto la receta.

    ¡Buen Fin de Semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vino y Miel, bienvenid@ a mi blog.

      Feliz finde!!

      Eliminar
  7. Chica, me has dejado pasmada, esto no lo conocia yo! y suena muy bien!

    ResponderEliminar
  8. pues a pesar de ser una receta tradicional no la había visto nunca, pero me la punto porque tiene una pinta genial y tengo que probarla como sea.
    besos y buen finde!

    ResponderEliminar
  9. Buenos días amiga, muchas gracias por participar en mi concurso. Me hace una ilusión enome contar contigo para ello. Y me encanta ver cómo has rebuscado en la memoria y encontrado una receta con solera, de esas que os he pedido. Has hecho los deberes a la perfección. Si es que eres de lo más aplicado, jajaja.

    Las sopas de ajo las conozco pero no en esta versión tan seca que preparas hoy. Y me gusta mucho. Tiene aspecto de tortilla. Debe de estar deliciosa.

    Parece mentira que con tan pocos ingredientes y tan básicos se puedan hacer combinaciones tan exquisitas ¿verdad? Este es el sabor de la tradición y me alegro de haber conseguido que algunos blogs, los que os habéis animado a participar, os hayáis lanzado a la aventura de cocinarlo y mostráselo a los demás.

    Gracias de nuevo por tu colaboración.

    Bss y feliz fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por invitarnos a celebrar tu cumpleblog contigo.

      Un besito.

      Eliminar
  10. Vaya! Admito que nunca había visto una "sopa" en ese formato. Me parece muy interesante la propuesta de Carmen, y tu receta... mmmmm...

    ResponderEliminar
  11. MIRA QUE OIGO HABLAR DE ESTA RECETA CON DIFERENTES VERSIONES Y NUNCA ME ANIMO, VIENDO LA TUYA NO HE DE TARDAR MUCHO, TIENE UNA PINTA ESTUPENDA!!

    BESITOS,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuri, a mi me pasa lo mismo, pero con la versión caldosa, esa que llaman "sopa castellana", y con lo rica que está, no sé cómo no la hago con más frecuencia.

      Feliz finde!!

      Eliminar
  12. Me encantan las sopas de ajo, pero siempre las he hecho caldosas, estas secas no me imagino como serán, pero me apetece muchísimo probarlas.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lolah, pues solo tienen en común los ingredientes, porque la textura ya ves que no es la misma. Ahora, que se disfrutan igual, o más.

      Feliz fin de semana!!

      Eliminar
  13. Sorprendente receta, tiene que estar delicioso, parece un trocito de pastel, Mmmmm!!
    Además de bueno todo lo que lleva esa parte de tradición, familia, historia siempre hace que la receta sepa mucho mejor. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, estas recetas saben mucho mejor si te la hacen, porque la mano que tiene mi madre para hacer esta sopa es increíble.

      Un besito.

      Eliminar
  14. Con lo que me gustan a mi las sopas de ajo tan típicas de mi tierra. Esta receta que hoy nos traes luce magnífica, si parece una tortillita. Nada, nada, que en cuanto pueda me pongo con ella ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Yolanda, qué rico!!! En casa de mis padres siempre se ha hecho mucha sopa de ajo y en casa también es un habitual porque a mi marido le encanta (su padre también era de un pueblecito de Zamora), pero nunca con este toque en sartén. Lo haré (si encuentro un buen pan, claro). Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú busca, busca, que seguro que encuentras un buen pan. Menuda sorpresa le darías a tu marido.

      Un besito.

      Eliminar
  16. ANDA QUE ORIGINAL Y SEGURO QUE RIQUÍSIMA...BESOS

    ResponderEliminar
  17. Woww!! Yolanda, me encanta, no solo esa sopa que me parece de lo más rica a pesar de los productos tan básicos que se utilizan, sino todo lo que nos has contado, cada día aprendemos un poquito contigo...ah te ha quedado muy chula la nueva cabecera..

    Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no se diga que porque un ingrediente es un básico en nuestra cocina, pierde calidad. No, no. me halaga que te guste la cabecera.

      Un besito.

      Eliminar
  18. Nunca he probado las sopas de ajo en sartén, pero sera cuestión de probarlo, tiene muy buena pinta, besos

    ResponderEliminar
  19. Yolanda una historia preciosa, no conocía yo estas sopas de ajo, qué maravilla, con pan de pueblo, deben ser una delicia!!! De pequeñas no valorávamos esas cocinas de leña, ni los huevos caseros, ni la leche recién hordeñada...¡Cómo han cambiado las cosas! ¿Verdad? Me ha encantado el concurso de Carmen, porque nos ha permitido echar la vista atrás y bucear un poquito en nuestros mejores recuerdos.A mí, escribiendo la entrada se me ha escapado más de una lagrimilla de añoranza!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo cambiamos las persona, Mary. Pasamos a entender el mundo en muchas ocasiones a destiempo, y cuando quizás no podemos disfrutar tanto de ellas. Una pena.

      Un besito.

      Eliminar
  20. Uff nunca había comido unas sopas de ajo, así tan secas. Tienen una pintaza de muerte y me has puesto los dientes tan largos que estoy deseando probarlas.

    Además el tiempo de este fin de semana acompaña...

    Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virginia, aunque parezcan unas sopas secas, realmente quedan muy jugosas. En templadito también son muy agradecidas, aunque ya se sabe lo bien que sientan calentitas cuando arrecia el frío, je je.

      Feliz finde!!

      Eliminar
  21. ¡Que buena pinta!!, me encanta la sopa de ajo, y nunca había visto esta versión...se la tengo que contar a mi suegro que es el especialista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si me da el visto bueno ...

      ;)

      Feliz finde!!

      Eliminar
  22. ¡Ay, qué buenas, Yolanda, me encantan, con la superficie doradita!!! Me encantan, un plato genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me alegra ver que te han gustado tanto, Marhya!

      Un besito.

      Eliminar
  23. Qué sopa de ajo más curiosa, seguro que me encanta, con tu permiso me la apunto. Besos

    ResponderEliminar
  24. seguro que te puedes imaginar lo que me ha gustado...

    ResponderEliminar
  25. Que sopas de ajo tan deliciosas, me apunto la receta, que rica.

    ResponderEliminar
  26. no las habia visto nunca asi estas sopas de ajo,pero hechas asi con esta santa paciencia tienen que ser sensacionales.Buena cocina por Zamora sin lugar a dudas
    buen finde
    beso

    ResponderEliminar
  27. La tosta sí, pero Zamora no se hizo en una hora... ;)
    Chistes malos aparte, sé que le encantaría a Jorge, las sopas de ajo lo vuelven loco pero prefiere "mascar", así que me llevo esta maravilla que yo también probaré, porque ya sabes que no me gustan las sopas.
    Qué tal en marroquilandia? ya me contarás!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja.

      Me ha encantado eso de que "La tosta sí, pero Zamora no se hizo en una hora"

      Me alegraría mucho que te decidieras a hacer estas sopas, aunque no se tomen con cuchara.

      Un besito.

      Eliminar
  28. Por favor, por favor, por favor... esta la hago fijo!!!!!.

    ResponderEliminar
  29. Qué original receta, no la conocía!!! Te ha quedado genial, me encantan las fotos y la presentación!! Yo también tengo tantos recuerdos de mi abuela y los huevos de las gallinas, ay que nostalgia, esos sí que sabía a huevos de verdad!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  30. Que delicia de entrada, y que delicia de receta, como me gustan estas recetas que tan hermosos recuerdos nos traen, estas cosas no tienen precio. Un besazo guapa y mucha suerte en el concurso
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  31. Y yo que pensaba que era la única que las hacía así...me encantan, son mi debilidad, siempre que las hago y son muchas las veces, no me dejan ni una miga. Para nosotros las mejores, con su costra, tostaditas. mmmmm Me ha hecho ilusión ver que no soy la única
    besos

    ResponderEliminar
  32. Uno de mis recuerdos de infancia son las sopas de ajo. Nunca las había visto como tu las has preparado, pero deben estar muy ricas. Si es que lo natural y lo sencillo es lo mejor!! Besos

    ResponderEliminar
  33. Flipada me dejas Yolanda...pero con una curiosidad tremenda..La sopa de ajo es que me rechifla y no la hice nunca en casa,pero te prometo que con esta debuto,de ve brutal,con lo que me gusta el ajo.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  34. Divina tu receta, Yolanda! Es maravilloso ver cómo con cuatro ingredientes tan sencillos podemos tener un plato tan delicioso. El olorcito del ajo y el pan torradito, tiene que ser la perdición. Gracias por hacerme conocer estas sopas!
    Un besito de feliz finde!

    ResponderEliminar
  35. Tengo que probar tu receta, prometo tener paciencia y esperar a que salga del horno para probarla, estará deliciosa.
    Gracias por tu tiempo y tu historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina, ¿la harías en el horno? No es una mala opción, no. Ya me contarás si te decides a hacerlas.

      Un besito.

      Eliminar
  36. Nunca he probado este tipo de sopa de ajo en sartén y la verdad es que tiene una pinta BRUTAL!!!!! la haré siguiendo tus indicaciones, un beso

    ResponderEliminar
  37. yo nunca he comido este tipo de platos.. y mira que me apetece.. llevo esperando para hacer las migas dos años.. y no me decido.. y la sopa de ajo es otro palto que me llama, pero que no encuentro el impulso para encender la cocina!!! aunque así, la verdad que es un punto.. me la anoto, por si se me enciende el chip!!!!

    y una cosita… qué chulísima es la foto del perfil.. me superencanta!!!! pero a mi no me des con el rodillo eh!! que soy "muuuuu güena!!!" jajajajaj

    un besote wapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patri, a mi me pasa igual, que hay recetas que a pesar de gustarnos, no me veo "impulsada" a hacerla, sea por lo que sea. Hasta que me meto la primera cucharada en la boca y empiezo a arrepentirme de no hacerla con más frecuencia.

      Y puedes estar tranquila, que el rodillo no caerá sobre tu cabeza, je je.

      Un beso gordo!

      Eliminar
  38. No conocia este plato y para ser sincera, nunca he comido sopas de ajo. Dicen que estan deliciosas pero el nombre me tira para atras no sé por qué porque el ajo me encanta en todos los sitios... Ello ha hecho que nunca me haya tirado a hacerla y nunca nadie me la preparó. Esto me lo tienes que contar en persona jejeje

    Un beso

    ResponderEliminar
  39. Muchísimas gracias a todos por vuestras palabras y por vuestro tiempo en leerme.

    Un placer, como siempre.

    ¡Feliz domingo!

    ResponderEliminar
  40. Me ha encantado todo........la receta pienso hacerla en breve,
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  41. Que viva tu bisabuela!!! y hay que ver que ignorantes éramos de pequeñas ¿eh? que nos gustaba cualquier guarrada y ahora somos capaces de matar por un pan de pueblo o un buenos huevos...Y esa fruta que somos incapaces de comprar fruta con buen sabor, pero digo yo ¿Quien se la come? ¿en que frutería la venden? porque..¿Donde hay un tomate que sepa a tomate?...

    Un besito

    ResponderEliminar
  42. Hola Yolanda!
    Hoy veo esta delicia... Nunca había visto un plato parecido pero me gusta mucho el ajo y el próximo pan que compre lo uso para preparar tu plato.
    Gracias por compartir esta receta! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  43. Hola reina, gracias por tu comentario en nuestra blog, así hemos podido conocer tu cocina, que ya he cotilleado un poco y me ha encantado.
    Esta sopa la tenía en pendientes de hacer, porque lo tradicional me atrae muchísimo, me guardé la página de Carmen con todas las participaciones, porque son como oros en paños, tantos recuerdos y tanto cariño.
    Un abrazo desde Cádiz, nos quedamos por aquí para aprender de tí.

    ResponderEliminar
  44. Nena soy yo otra vez, iba a hacerme seguidora otra vez y veo que estamos entre los seguidores desde hace mucho.
    Lo que no sé el por qué no me entra tus publicaciones, el bloger este está fatal, voy a averiguar.

    ResponderEliminar
  45. Hola Yolanda!, pero que rechula que estas en tu nueva foto con el rodillo, mirala que no le falta un detalle!. Pues que quieres que te diga de estas sopas, las sopas todas me vuelven loca, las de ajo especialmente y estas son totalmente nuevas para mi, tostaditas y en seco curiosisimas me parecen. Las haré seguro, aqui aún puedo encontrar pan de candeal que rico es, si no lo encuentras por los Madriles yo te lo envío en un paquete, (enviame tu dirección que lo tienes a la voz de ya). Hace tanto que no voy a Zamora, hay que hacer una excursión a esas tierras.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  46. Ufff yo la sopa de ajo cuando las veia en casa ya lloraba de pequeña. Era mala para comer muy mala lo reconozco pero es que mi madre tampoco ayudaba mucho con los platos.


    La foto es muy bonita, me gusta la luz que tiene.

    Un beso

    Te escribo esta semana Yolanda

    ResponderEliminar
  47. Bueno bueno, pero qué original es esta receta, Yolanda! Nunca he visto (ni probado) una cosa igual. Tiene que estar muy rica así, en forma de tosta!!!!
    Pues sí, esa comida de antaño, hecha en hornos rústicos, tenía que saber a gloria. Comida sencilla, pero auténtica.
    Un beso grande, guapa :)

    ResponderEliminar
  48. Nunca las he probado pero tienen una pintaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  49. ¡Que lujo! me ha encantado la receta Yolanda así como los cambios en el blog y tus fotografías un lujo desde luego.
    Besicos sorianos:)

    ResponderEliminar
  50. Tantos años viviendo en León y 'paseando' por Castilla y nunca las comí, me encantarán porque todo lo hecho con pan me fascina y las sopas de ajo normales también. Que razón tienes, estamos muy mal acostumbrados ahora y malacostumbrando aún más a las nuevas generaciones. Besos

    ResponderEliminar
  51. Yolanda, esa ración de sopa de ajo cortadita en el plato, se ve divina!! Tengo que probarla y qué razón tienes en lo de añorar los sabores y olores de antaño. Esa forma de cocinar tan tradicional y sin prisas. Una delicia. Un abrazo, Alicia.

    ResponderEliminar
  52. Que buenas se ven estupendas.
    las fotos me gustan!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
  53. Hasta mi casa ha llegado el buen olor....mummmmmmmm que rico.

    ResponderEliminar
  54. Muchísimas gracias por vuestros comentarios.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  55. ¡Que receta más original Yolanda! Ni siquiera había oido hablar de ella. Aunque más que una sopa, parece una torta. Desde luego me llevo la receta porque tiene que estar riquísima.
    ¡Que haríamos sin esas recetitas familiares!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  56. Buenas!! pues hemos llegao aqui por casualidad, somos de un pueblo de Zamora,de que pueblo hablas tu?

    un saludo y por aqui me quedo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sara! Bienvenida a mi blog. Vaya, así que de casualidad habéis llegado hasta aquí. Pues yo hablo de Villapando, ¿te suena?

      Un saludo.

      Eliminar
  57. Pues a me está haciendo unas ahora mismo mi marido.... El no las hace tan tan tan secas, no le quedan como tortilla, nos las comemos todos de la sartén directamente, jajajaja, en pleno agosto... nos vamos a morir, pero nos encantan!! Somos todos de Zamora "exiliados" en Valencia y yo la versión en sartén tampoco la conocía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, esto, como todo, al gusto del consumidor, o mejor dicho: del catador. Al menos desde la distancia echaréis de menos vuestra tierra en menor medida, ¿verdad?

      Un saludo

      Eliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.