GIUVARLOKIA AVGOLEMONO ó ALBÓNDIGAS GRIEGAS EN SALSA DE LIMÓN

15 enero 2011 46 comentarios

A

l ver una fotografía como la que podéis observar justo debajo de estas líneas, imagino que muchos podréis ubicarla geográficamente dentro del mapa mundi.

Mediterraneo


La foto fue tomada de esta página web, en la que podréis encontrar muchas otras fotografías de lugares unos cercanos, y otros no tan cercanos, y durante un tiempo fue el fondo de escritorio de mi portátil. La he traído a esta entrada por reflejar el espíritu de la receta que os traigo hoy. ¿Alguno de vosotros sabéis qué mar baña esas costas y acantilados? ¿Alguno de vosotros sabéis, o intuís, el nombre de las tierras que baña ese mar? Si habéis sido agudos, el título de la entrada puede haberos servido como pista. Se trata del mar Mediterráneo, ése que baña las costas de veintidós países y cuyo fondo más profundo se encuentra en el país protagonista de esta entrada: Grecia.

La gastronomía griega presenta muchos puntos en común con la española al formar parte de la consabida y archifamosa "dieta mediterránea". El aceite de oliva es la base de cocinado de casi todos sus platos; no faltan hortalizas como la berenjena, el pepino, el tomate, la cebolla; con gran variedad de pescados en las zonas costeras; con carnes como el cerdo y el cordero en las tierras del interior; y como no, una gran variedad de quesos, como el queso feta, de sabor marcadamente agrio, y usado principalmente en ensaladas. Seguro que muchos habréis oído hablar de la mousakka o del baklava. Pues bien, estos platos tienen su origen en Grecia.

Las giuvarlokia avgolemono llegaron a mi de la mano de Carlos Dube, a quien seguramente much@s conoceréis por su weblog Mercado Calabajío, una página que sigo desde hace un tiempo y que cautivó mi atención principalmente por presentarnos la elaboración de sus recetas siguiendo un paso a paso muy detallado. Pero Carlos no solo nos ofrece un amplio y variado recetario, sino también un análisis crítico y detallado de productos gastronómicos que llegan a sus manos.

Albóndigas griegas_2


Estas albóndigas griegas nos gustan mucho, y ya han caído en casa unas cuantas veces desde que Carlos las colgó en su web. Están hechas a base de carne de cordero, pero indudablemente, podéis sustituir este tipo de carne por otra de vuestro gusto, pero con cordero están exquisitas, la verdad.

Albóndigas griegas_1

Para elaborar estas albóndigas griegas necesitamos:

..:: Ingredientes ::..

Para 3 personas
  • 400 gramos de carne picada de cordero (o de la que gustéis, pero la de cordero queda ideal)
  • el zumo de medio limón
  • 1 huevo
  • un puñado de arroz
  • 1/2 cebolla
  • unas hojas de perejil fresco, o 1 cdta. de perejil seco
  • caldo de ave para cubrir las albóndigas
  • harina
  • aceite de oliva
  • sal y pimenta
  • 2 yemas de huevo (opcional) - Ver "Notas" (más abajo)

Albóndigas griegas_3


..:: Elaboración ::..
  1. Empezamos quitando el almidón al arroz. Lo ponemos en un vaso y le damos tantas aguas como sea necesario hasta que el agua quede cristalina. Lo escurrimos y lo reservamos.
  2. Ponemos la carne picada en un recipiente. Picamos la cebolla finamente, y hacemos lo mismo con el perejil si es fresco. Incorporamos la cebolla y el perejil a la carne, junto con el huevo ya batido, el arroz escurrido, un chorrito de aceite de oliva, sal y pimienta al gusto y mezclamos bien los ingredientes. En este punto, me gusta introducir la carne en la nevera por espacio de una media hora para que los ingredientes hagan cuerpo.
  3. Ponemos harina en un plato. Formamos las albóndigas, nos manchamos las manos de harina y pasamos las albóndigas levemente por ella. Vamos friendo por tandas, y escurrimos sobre papel absorbente.
  4. Ponemos las albóndigas en una cazuela, las cubrimos con el caldo, incorporamos el zumo del medio limón, removemos suavemente, damos fuerza al fuego y lo bajamos cuando el caldo comience a hervir, y lo mantendremos a fuego medio-suave hasta que el caldo haya reducido a una cuarta parte.
  5. Sacamos las albóndigas de la cazuela y pasamos la salsa restante por la batidora. Veremos que se habrán desprendido granos de arroz de las albóndigas; éso ayudará a la salsa a espesar. Incorporamos de nuevo las albóndigas a la salsa, las "meneamos" y servimos calientes.
** Algunas notas:

* La cantidad de zumo de limón que Carlos recomienda para la salsa es de un limón y medio, pero para nuestro gusto, con esa cantidad, la salsa queda demasiado ácida. Probad vosotros y le añadís más ó menos según sea vuestro gusto.
* Carlos fríe las albóndigas sin enharinar; yo prefiero enharinarlas por si se desmoronan durante la cocción en el caldo; sinceramente, no he probado a freírlas sin enharinarlas.
* Por si hubiera algún incrédulo que dudara de si el arroz se cuece dentro de la carne, ¡se cuece! Yo no las tenía todas conmigo la primera vez que hice las albóndigas, y para mi sorpresa, y tranquilidad, comprobé que el arroz se coció. Increíble, ¿verdad?
* La receta original incorpora dos yemas de huevo a la salsa de limón. Las yemas se baten, se añade un poquito de la salsa ya pasada por la batidora (paso no. 6), se mezcla bien, y se vierte en en el resto de la salsa, dejándola cocer un par de minutos., y no más, para evitar que las yemas cuajen. Servimos las albóndigas y las napamos con la salsa caliente.



46 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Las tomé alguna vez en Grecia, aquellas llevaban piñones. Deliciosas

    ResponderEliminar
  2. TIenen los griegos una forma muy rica de hacer albondigas.
    La has bordao.
    ¡Y que fotos!
    Feliz finde guapa.
    ;-D

    ResponderEliminar
  3. me gusta, me la copio


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  4. Uauuuu chica menudas albondigas, tienen una pinta deliciosa!!! Y con arroz!....muy tipico de los griegos usarlo en los rellenos, me encantan y por supuesto la probare con la carne de cordero!!!

    Muchos besos preciosa!!!

    ResponderEliminar
  5. Que ricas deben estar! Me encanta el cordero así que las probaré...

    ResponderEliminar
  6. Hola Yolanda, qué alegría ver cómo preparas este plato. Te han quedado de miedo, mil veces mejor que las nuestras ;). Además las fotos fantásticas, y con tu técnica del enharinado mucho mejor. Te felicitamos.

    También te confesamos una cosa, yo tengo un problema serio con el limón, es que yo me considero adicto, y es cierto, un limón quizás sea mucho. Pero qué rica la salsa ¿eh?

    Un beso fuerte y gracias por mencionarnos.

    ResponderEliminar
  7. La receta una pasada, y comersela con las vistas de la foto tiene que ser un sueño, qué lujo. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Yolanda, pedazo receta!!! Sencillamente me ha encantado, ya me la he guardado porque aunque no me imagino para nada el sabor, sé que tiene que ser buenísimo.

    Ya he visto el cambio de look en el blog, me ha gustado mucho también. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Que ricas! nunca las he comido así, pero tienen que estar buenísimas! a mi hija le encantan las albondigas y siempre se las hago de la misma manera, la próxima vez la sorprenderé con tu receta. Besos!

    ResponderEliminar
  10. Se las vi a Carlos y ahora a ti...me voy a tener q poner las pilas para probarlas....

    Unas fotos increibles!!

    Un beso,

    ResponderEliminar
  11. que fotos,q pasada.
    tus albóndigas deliciosas pa mojar pan.
    besos

    ResponderEliminar
  12. Seme hace la boca agua, al ver estas albondigas, me encantaron, voy a darme una vuelta por tu cocina, que me esta gustando, te sigo y te invito a la mia, un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Fantásticas albondigas y fotografias, son divinas.
    Desde luego tienen pinta de ser muy jugositas, las haré, me gustan los ingredientes.
    Por cierto Yolanda, tienes unas ventanas emergentes muy molestas, imagino que quizá te vengan del contados de visitas, un besazo y buen finde.

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa !!!

    Me ha llamado la atención lo del arroz . Tengo que probarlas porque leyendo la receta se que me van a encantar .

    Las fotos que nos muestras espectaculares !!!

    Besinos mil, buen finde.

    ResponderEliminar
  15. Desde luego tienen una pinta divina e imaginar el aroma del limón y el cordero mientras una contempla la primera fotografía, conmueve los sentidos. Ya probarlo debe ser la releche.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Uy Yolanda, las pruebo fijo!
    La mezcla de ingredientes me está llamando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Qué delicia de albóndigas. Me encantan
    Las fotos son preciosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. me tienes cautivada desde la mermelada de piña, y sabes que soy una incondicional tuya, pero con estas albondigas me has conquistado.

    Ya te iba a pedir yo un tutorial de la primera foto, jajaja

    Besos wapa, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. ¡Madre mía de mi vida!. Es que me gusta todo lo que lleva...
    ¡Con arroz, con limón, qué delicia!.
    Lo que me va a costar más es conseguir carne de cordero picada, pero, bueno... la picaré yo si hace falta, jejeje. ¡Deliciosas!.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  20. madre mia, yolanda que buena pinta tienen. no soy amiga del cordero, pero esto hay que probarlo tal cual, así que así lo haré. Un besote

    ResponderEliminar
  21. A mí también me ha extrañado lo del arroz en las albóndigas y el zumo de limón en la salsa tampoco debe quedar mal, tendré que probar.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  22. Las fotos son impresionantes, vamos dan ganas de coger una albóndiga de la pantall.a

    saludos

    ResponderEliminar
  23. Yolanda las albóndigas estarán deliciosas pero esas fotos me han cautivado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. isabel, imagino que opciones para hacer esta receta habrá diferentes a la que yo presento. Ya sabemos que el toque personal de cada cual hace de un plato su distintivo. Un beso.

    Amanda, pues yo desconozco qué otras formas tienen los griegos de elaborar albóndigas. Éstas, desde luego, están buenísimas. Me alegro de que te hayan gustado las fotos. Un besos.

    lola, muchas gracias. Un beso.

    Vanessa, si te decides a hacerlas, hazlas con la carne de cordero, que sabes que tiene un sabor inigualable. Un beso.

    Salomé, bienvenida a mi blog. No pierdas de vista estas albóndigas. Si te gusta la carne de cordero, te gustarán. Un beso.

    Carlos, ¡a-ha! El secreto se ha desvelado, ja ja. Así que sientes pasión por el limón, eeeh. Lo intuía. Porque en una de tus últimas recetas también está el limón jugando su papel. Tus halagos son desbordados, eh, pero muy agradecidos. Sin tu sugerencia, quizás estas albóndigas no estarían donde ahora están. Un beso.

    Carmela, comerse estas albóndigas con la vista no es un sueño, es una realidad, porque tú lo estabas haciendo, je je. ¡Despierta y vuelve al mundo real! je je. Un beso.

    Charo, a mí me pasó los mismo que a ti cuando ví las albóndigas: que no podía imaginarme su sabor. Pero como los ingredientes me gustaban, no creas que tardé mucho en hacerlas. Por cierto, que me alegra verte por mi blog, que se te echaba de menos. Un beso.

    Muchas gracias a tod@s l@s que habéis venido hasta mi blog y habéis dejado unas palabritas. Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Sofritos y refritos, pues ya estás tardando en sorprender a tu hija y hacer estas albóndigas que disfrutaréis todos. A mi hija le encantan, éstas y cualquier otra. Un beso.

    Sonia, tranquila, con calma, las albóndigas seguirán donde estaban por mucho que tardes en decidirte en hacerlas. A la cocina, con calma. Me alegra saber que te han gustado las fotos.Un beso.

    Margot, ya sabes que el pan no puede faltar con unas albóndigas. Las salsas no tienen desperdicio, y te aseguro que ésta tampoco. Me alegro de que las fotos te hayan gustado. Un beso.

    Jose, bienvenido a mi blog. Me alegro de que estas albóndigas hayan sido la excusa de quedarte en mi blog y seguir mi pista. En cuanto pueda voy a visitarte. Un beso.

    Sara, si las albóndigas gustan en tu casa, te animo a que las hagas. Sobre lo de las ventanas emergentes, también me pasa a mí, pero el Firefox detiene algunas y no las abre. Sinceramente, no sé cómo se podría arreglar ésto, porque publicidad no verás en el blog. Siento de veras que te sean, y os sean tan molestas. Un beso.

    Bego, lo del arroz llama la atención, ¿verdad? Pues ten por seguro que se cuece en el interior de la carne. Me alegra que te hayan gustado las fotos. Un beso.

    Marhya, me sale una sonrisilla con el "releche" que has soltado. Te has desmelenado, eh. Je je. Unas albóndigas peculiares. Me alegra ver que las fotos te han llegado. Un beso.

    Ángeles, con tus palabras me pasa lo mismo que con las de Marhya, que me sale una sonrisilla cuando dices "me han llamado". Si es que cuando a un@ le entra algo por la vista ..., mejor no perderlo, je je. Un beso.

    Pilar, te doy la bienvenida a mi blog, y te agradezco tus palabras. Un beso.

    Mil gracias por vuestras palabras, sin las cuales éste, como cualquier blog, estaría muerto.

    ResponderEliminar
  26. Paula, con esas palabras que me dices me vas a romper el alma, ja ja. ¿Que necesitas un tutorial? ¡Marchando uno! Ja ja. Un beso.

    Morguix, ¿no te pica la carne de cordero el carnicero? Yo le pido una pierna, que me pique la parte más fea para hacer medio kilo, y de la parte más bonita me quedo con la chuletitas deshuesadas. Pídeselo a tu carnicero, no pierdes nada. Me alegra saber que te han gustado, Un beso, guapa.

    Marymery, has sido valiente, sí señor, no eres de cordero, pero aún así, ahí están tus palabras. Para tu tranquilidad te diré que el zumito de limón tiene aquí una doble función: rebaja el sabor "fuerte" que para algunos tiene la carne de cordero, y la hace más digestiva. Así que con estas explicaciones, espero que te animes a hacerlas. ¡Venga! Un beso.

    Nieves, me alegro verte por mi blog; se te echaba de menos. Y me alegro de que hayan sido estas albóndigas las que te hayan empujado de nuevo a asomar la cabeza por aquí. A ver si te animas con estas albóndigas. Un beso.

    Jose, con lo comedido que sueles ser en tus comentarios, creo que lo que has escrito en esta ocasión te ha salido del alma. Y yo, bien contenta y agradecida. Un beso.

    Maria Dolores, a-ha. Ya eres mi prisionera cautiva y no te me escapará, ja ja. Un beso.

    Muchas gracias a tod@s l@s que habéis asomado la cabecita y habéis escrito unas palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Qué pasada :), me encanta la combinación con el limón! a ver si voy sacando fuerzas y voy preparando tan deliciosas recetas :)

    Un besito wapa

    ResponderEliminar
  28. Pues no recordaba esta receta de Carlos, y la verdad es que es fantástica y tus fotos son preciosas.
    Ah...De la primera foto yo tengo algunas hechas in situ...no son tan bonitas como la tuya, pero están llenas de maravillosos recuerdos.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Yolanda, encantada de conocerte, primero que nada te felicito por tus fotos, son impresionantes!
    La receta debe ser estupenda, pero fijate que nunca he preparado albóndigas, de seguro me pierdo de mucho.
    Te agradezco el apoyo en la campaña que hemos montado un par de blogeras, me alegro que, al igual que la mayoría, lo hayas tomado super bien y con buena acogida.
    Para tu tranquilidad te comento que no tienes publicidad emergente y menos verificación, yupiii!!!! :)
    Un beso y nos seguiremos viendo.

    ResponderEliminar
  30. Que foto más bonita la que has puesto !!! Me encanta !!!
    Las albóndigas tienen muy buena pinta
    Besos Yolanda

    ResponderEliminar
  31. Hola bonita !!, que bueno conocerte!, parece mentira como se puede apreciar a alguien que no conoces solo por sus entradas en los posts y algún e mail...pero es así!!!, bueno, que gracias por tus palabras de ayer!!!
    Y vamos a lo que importa....esas albondigas !!, en Grecia las he probado en varias ocasiones, y fijate!, tal vez por miedo de no estar a la altura nunca las he hecho en casa..que tonteria no? ;). Por supuesto tienen que ser con cordero!, eso para mi es insustituible en la cocina Griega..una Mousaka de cerdo o ternera para mi no es lo que es!!!
    Son preciosas a la vista y creo que ya va siendo hora de hacerlas!
    Mil besos preciosa amiga!!

    ResponderEliminar
  32. Hola! te sigo desde un poquito antes de esta Navidad, ayer vi todas las recetas de Carlos de albondigas y ya etsaba decidida por esta exactamente esta...:) y hoy vienes tu eso es una senal del destino, esta tarde caen.

    Decirte que tienes un blog muy bonito enhorabuena, yo he empezado hace poco poquisimo con el mio solo llevo un post... pero me sirve de inspiracion y motivacion.

    Gracias

    ResponderEliminar
  33. Yolanda wapa, que albóndigas más ricas !!!! Han de estar espectaculares de cordero. Nunca las he comido así. Pero tendrán que esperar un poquito poqué en los embarazos el cordero me sabe a bicho !!! (muy fuerte) pero tomo nota, porque segurísimo que después caen seguro.
    por sierto tengo carne picada para hacer tu sopita con albondiguitas y chorizo para tus patatas !!! Je je je
    Un besazo wapa y gracias por avisarme de lo de verificación de palabras, no tenía ni idea ;-)
    Muuuacks yhasta prontito

    ResponderEliminar
  34. Yolandaaaa!!! que buenas estas albóndigas con esa salsina!!! te han quedado estupendas!! y las fotosss madre mía que buenas también!!! me ha encantado leerte una vez más y ver las maravillas que haces!!!

    muchísimas gracias por visitar mi cocina!!!

    ;-)

    ResponderEliminar
  35. Yolanda, que entrada tan bonita. Solo con la primera foto supe que la entrada de hoy me iba a encantar. Una receta genial acompañada de un viaje virtual fantástico.

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. pero que ricas maja... si me las copio , aunque ami el coredero regulín, pero creo, no mejor dicho segurisimo que me gustan.
    besitos.

    ResponderEliminar
  37. al ver el título pensé que mi ordenador se había vuelto loco, no entendía nada!! qué buenas las albodiguitas, ummm voy a probarlas que en casa nos encantan.
    un biquiño

    ResponderEliminar
  38. Lolah, ¡cómo acordarte de las receta de Carlos! Publica tantas que si una te llama la atención tienes que grabártela muy bien y anotarla. Me encantan sus paso a paso. Y sobre las fotos, agradezco tus halagos. Es una pena que la de Grecia no pueda decir que la he hecho yo, porque es preciosa. Un beso.

    Kako, muchas gracias por tu visita a mi blog. ¡Cómo puede ser que nunca hayas hecho albóndigas! Es increíble. En España son de lo más típico. Y sobre tu campaña, una hace lo que puede, aunque creo que la publicidad me está atacando de nuevo. Tendré que seguir indagando. Un beso.

    Marta y Cris, muchas gracias por vuestra visita. Me alegra saber que os han gustado las fotos que os muestro. Y es que reflejan realmente lo ricas que están estas albóndigas. Un beso.

    Juana, eres toda una paloma viajera. Siempre tienes experiencias que contar de tus viajes, lo cual me parece muy interesante. Sin duda, la carne de cordero tiene que ir donde tiene que ir, y éste es el caso de estas albóndigas. Con otra carne estarán ricas, pero no igual. Un beso.

    Yaiza, me alegra ver que a pesar de tu escasa vida bloguera, te vas animando a comentar. Las casualidades no vienen porque sí, así que si estas albóndigas se te han puesto delante ya dos veces, éso quiere decir algo. Si te animas a hacerlas, pásate a comentarme qué te han parecido y ofrécenos tu blog. Un beso.

    Lily, ¿no me digas que ya estamos sensibles con los olores? A mí me pasó con el ajo, pero solo con él. ¡Cómo nos revolucionan los sentidos las hormonas, eh! Pues nada, tú apunta la receta y prepárala cuando estés preparada para ello, aunque buena lista de pendientes vas a crear, je je. Un beso.

    Tito, muchas gracias por tus palabras y tus halagos. Me gusta saber lo que opináis sobre lo que os muestro y veo que contigo he dado en el clavo también. Un beso.

    Silvia, anda, confiésalo, me llego a descuidar y te llevas las albóndigas, je je. Un beso.

    tiramisusa, uys, no sabemos hasta que extremo podemos defraudarnos a nosotros mismos, y lo mismo hasta te gustan las albóndigas y todo, je je. Un beso.

    Pilar, pues sí que es verdad, que no te puedes fiar a veces del ordenador, que sabemos que nos juegan malas pasadas, ja ja. Pero no, esta vez rulaba bien. Un beso.

    Muchas gracias a tod@s por estar ahí y comentar. Besos.

    ResponderEliminar
  39. wapaaaaaaaaaaaaaaaaaaa qué foto más bonita!! ahora le echo un ojo al enlace.
    lasalbóndigas se ven exquisitas...y a estas horas!!! y con esas fotos.. jooooooooooooooooooo esto tengo que probarlo!!!

    por cierto, muchas gracias por tus palabras.. eres un solete!!!
    ;)

    ResponderEliminar
  40. muy buena pinta que tienen esas albondigas y la primera foto muy bonita. bss

    ResponderEliminar
  41. Magnífica y evocadora entrada.
    Las albóndigas han de estar deliciosas,y las fotos,de lujo.

    ResponderEliminar
  42. ummm que ricas! tengo ganas de ir a grecia!! de momento me pondré a cocinar tus albondigas, que ricas!
    besitos

    ResponderEliminar
  43. ¡¡qué fotos , nena!! parece que se va a salir la albóndiga de la pantalla.. pinta de estar jugosísimas.. nunca las he preparado dee carne de cordero, pero seguro que están exquisitas..
    un beso

    ResponderEliminar
  44. Que buena pinta estas albondigas, sin duda tienen una pinta tentadora, el añadido de arroz me resulta de lo más interesante.

    Preciosas fotos.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  45. Riquisimasss, me llevo la receta y te mando un beso.

    ResponderEliminar
  46. Patt, gracias por tus palabras también, solete. Me alegro de que te gusten la pinta de estas albondiguitas. Un beso.

    luisa, muchas gracias por tu comentario. Un beso.

    miren, bienvenida a mi blog. Me alegra saber que he captado también tu atención con la introducción, aparte de con las albóndigas. Un beso.

    Ivana, no está mal la idea de viajar a Grecia con el paladar. Hasta que nos llegue la oportunidad, a comer albóndigas griegas, je je. Un beso.

    Ónega, atenta a la albóndiga que está por saltar de la pantalla, ja ja. ¡Píllala, no la dejes escapar! Está buenísima. Un beso.

    Trotamundos, el arroz queda muy rico en el interior de las albóndigas, y los granitos sueltos le dan un espesor ideal a la salsa. Un beso.

    capisi, no está mal el cambio. Una receta, un beso a cambio. Recibido. Otro beso para ti también.

    Muchas gracias por vuestras palabras. Besos.

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.