CALLOS A LA MADRILEÑA

16 abril 2009 8 comentarios

Uno de los platos gastronómicos más típicos de Madrid, a parte del cocido de sopa, perdón, quise decir sopa de cocido, o genéricamente Cocido Madrileño, son los callos. Por lo que se ve, los madrileños han tenido siempre una predilección especial hacia los productos de casquería, porque aparte de los callos, tenemos las gallinejas, los entresijos, la oreja, el morro, de lo más típico por cualquier bar del centro de la capital. En la Plaza Mayor abundan los bares con carteles bien vistosos de toda la gama de bocadillos de estos productos y que la han hecho particularmente popular por ello, entre los que están los famosos bocadillos de calamares.



Hoy en día, los callos los venden limpísimos, y no hace falta más que darles un agua. Pero yo recuerdo ver a mi abuela paterna limpiarlos con un cepillo y darles aguas y aguas. Fue ella la que me introdujo en el mundo de los callos, y siempre que los hacía, me guardaba unos poquitos a mi. Total, no le costaba mucho cocinar un poco más para mí después de tener que preparar comida para mis ocho tíos.

Los callos que yo compro siempre los adquiero en el hiper en una bandeja, y vienen con trozos de morro y pata. Los aclaro un poco en agua y me lío con ellos.


..:: Ingredientes ::.. (4p)

* 1 kg de callos (o combína como te parezca callos, morro y pata)
* 2 chorizos
* 2 morcillas (a mi me gustan las asturianas)
* 2 guindillas
* 2 cebollas
* un taco de bacon de un dedor de grosor
* una cucharadita de harina
* la punta de una cucharadita de pimentón
* dos hojas de laurel

..:: Elaboración ::..

1. Lavamos los callos, los escurrimos y los ponemos en una olla con agua que los cubra, sal, una cebolla y una hoja de laurel. Tienen que cocer durante una hora a fuego bajo en la olla a presión.

2. Escurrimos los callos en un colador y reservamos el agua de la cocción.

3. En una cazuela, rehogamos la otra cebolla en un poco de aceite; cortamos el bacon en taquitos, lo añadimos al sofrito. A continuación echamos el pimentón, removemos rápidamente, y por último la harina. Incorporamos caldo de la cocción y los callos que teníamos reservados. Si nos quedamos cortos de caldo, podemos añadir un poco más. No nos olvidamos de la otra hoja de laurel, ni de las guindillas.

4. Añadimos los chorizos, cortados en dos mitades cada uno, y las morcillas, que dejaremos enteras.

5. Dejar cocer entre 30 y 45 minutos.

6.Se pueden servir con unas patatas fritas, y que no falte una ensalada que nos ayude a rebajar, y por supuesto un buen pan.

8 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. ¡Qué bueno! Una bomba, pero de las que me encantan. Buenísimo.

    ResponderEliminar
  2. Síiiii, una bomba deliciosa. :-) Yo sólo los he comido de lata, fíjate tú, pero me encantan. Algún día me atreveré con ellos, aunque aún me quedan un poco lejos. Nunca me he atrevido con la casquería... Algún hígado, pero no más. Los tuyos se ven deliciosos. Y esos bocadillos de calamares, ohhhh, con limóncito... Ricos ricos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ayyyyyyy Merchi, que no voy a poder entrar en tu blog, que estoy de dieta y me encantan los callos, dios, que duro es esto jajajajaja

    besos wuapa

    ResponderEliminar
  4. Yolandaaaaa, que te he llamado Merchi jajajajaajaja si es que el hambre me pierde la cabeza

    LO SIENTO!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Marhya, es cierto, que estas bombas sólo se las puede permitir una muy de vez en cuando, pero cuando se comen, ¡qué deleite!

    María Lunarillos, primero de todo, bienvenida a mi blog. Ya ves que por aquí es difícil encontrar recetas tan sofisticadas como las tuyas, pero todo se andará. Si te gustan los callos, anímate a hacerlos. ¡Nada que ver con los de lata!

    Manresa, ya me dí cuenta, ya, y pronto recificaste. ¡No pasa naaada! Je je. A todos nos traicionan las teclas alguna vez.

    Y a todas, muchas gracias por pasaros y dejar un comentario. Un saludito.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan los callos, pero nunca me he atrevido a hacerlos en casa, por lo que dices que antes había que limpiarlos mucho y yo siempre recuerdo a mi madre diciendo, "es que están muy sucios", "hay que lavarlos mucho". Así que me conformo con los de lata de vez en cuando. Los tuyos tienen una pinta estupenda.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Nieves, fuera estereotipos, que hoy en día como he comentado los venden super limpitos y muy, muy blanquitos.

    ¡Ah! y bienvenida a mi blog. Espero verte por aquí pronto. Ahora me voy a trastear por el tuyo.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
  8. Me encantan los callos!!... Me estas tentando... jejeje...

    Besos

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.