Asadillo manchego

{ 0 Comentarios }

asadillo manchego

Receta de Asadillo Manchego


El asadillo manchego es un plato típicamente castellano-manchego. Consiste en un asado de pimientos y tomates, sofritos posteriormente, y aderezados a base de comino, ajo, aceite y sal. Dependiendo de las casas, es costumbre asar los pimientos y sofreír los tomates aparte. En otros hogares se asan ambos en el horno. En mi caso, y no por tradición familiar, tengo por costumbre hacerles compartir espacio en la bandeja del horno porque soy consciente de que ese toque asadito les viene de perlas a ambas hortalizas.


Este platillo es ideal como ensalada en el verano. En época estival nosotros tenemos por costumbre tomarlo fresquito, aunque también es cierto que preferimos sacarlo de la nevera un ratito antes para que se atempere y poder disfrutar de su sabor plenamente. En este caso, es ideal acompañarlo de unos huevos cocidos (hay quien lo prefiere frito) o de unos buenos lomos de atún en conserva. Hay, quien por el contrario, prefiere tomarlo caliente. También lo puedes servir como guarnición de carnes o pescados. E incluso servirlo como tapita en una rebanada de buen y rico pan. 


El asadillo manchego es una receta tan sencilla que casi ni me atrevería a llamarla "receta". Aunque es una receta que no tiene truco alguno, estoy segura de que cada cual en su casa tendrá el suyo propio para darle ese toque que hace que la familia lo disfrute tanto. 


asadillo manchego


Ingredientes (4p)

  • 3 pimientos rojos grandes
  • 1 kg de tomates maduros
  • 1-2 dientes de ajo (según tamaño y gusto)
  • Comino molido (al gusto)
  • Sal común
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Para acompañar: huevos cocidos, atún en conserva, anchoas, caballa en conserva ...
Elaboración
  1. Precalentar el horno a 200ºC, con calor superior e inferior. Preparar una bandeja de horno amplia.
  2. Lavar y secar los pimientos y los tomates, y distribuirlos en la bandeja de horno. Embadurnarlos con aceite de oliva por todos lados, y en el caso de los tomates, pincharles con la punta de un cuchillo alrededor para evitar que con el calor del horno revienten. Introducir la bandeja en el horno y asarlos entre 45 y 60 minutos, dependiendo del horno, o hasta que la piel comienza a quemarse ligeramente. 
  3. Sacar la bandeja del horno y dejar atemperar para poder pelarlos.
  4. Pelar tanto los pimientos como los tomates. En el caso de los pimientos, asegúrate de retirarle de forma minuciosa las semillas y los filamentos interiores.
  5. Corta los pimientos en tiras y los tomates en dados.
  6. Calienta dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén y añade los pimientos y los tomates. Sofríelos entre 4 y 5 minutos a fuego fuerte.
  7. Mientras tanto, pela los dientes de ajo y cháfalos (también puedes cortarlos en brunoise muy, muy fina). 
  8. Retira las hortalizas del fuego, adereza con los dientes de ajo, comino y sal al gusto, remueve y sírvelo en una fuente. 
  9. Vierte un chorrito de aceite por encima y sírvelos como más te guste.


0 comentarios han dado alegría a esta entrada:

Deja un comentario