Risotto de alcachofas

{ 0 Comentarios }

risotto de alcachofas


Risotto de alcachofas


Es curioso cómo la naturaleza es capaz de adaptarse a la climatología propia de cada estación. El invierno, a pesar de sus duros e intensos fríos, también nos da una amplia variedad de frutos como repollo, brócoli, la coliflor,  coles de Bruselas, hinojo, espinacas, acelgas, caquis, naranjas, manzanas, granadas y un sinfín más.


Una de mis hortalizas favoritas es la alcachofa. Me gusta de múltiples formas: cocida, salteada, frita o asada, aunque mi favorita de todas, todas es confitada.

Mi propuesta de hoy es un risotto de alcachofas. Simple y llanamente. Lo único que puede resultar un poco más laborioso es limpiar  las alcachofas. Os diré que para mi no lo es como tal: despojar a las alcachofas de sus hojas y prepararlas para cocer es mi momento zen en la cocina, ja ja ja.

risotto de alcachofas


Receta de Risotto de alcachofas


Ingredientes (Para 4 personas)

  • 10 alcachofas
  • 70 gr de puerro limpio y cortado en brunoise fina
  • 320 gr de arroz arborio o carnoli
  • 1 vaso de vino blanco
  • 800 ml de caldo de verduras Aneto
  • El zumo y la ralladura de un limón
  • 12 hojas de hierbabuena fresca picada
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 25 gr de mantequilla
  • Queso Parmesano rallado
  • Unas ramitas de perejil

Elaboración

  1. Preparamos un recipiente con agua fría, un par de ramitas de perejil y un cuarto de limón. En ese agua iremos reservando las alcachofas a medida que vayamos limpiándolas para evitar que se oxiden.
  2. Para limpiar las alcachofas, quitamos las hojas exteriores de color verde hasta llegar a las interiores, más amarillas y más tiernas. Cortamos una parte del extremo de la flor y también del tallo, dejando aproximadamente tres centímetros de este, y lo limpiamos. Cortamos la flor en cuatro cuartos, retiramos los pelillos que habitan en el corazón y los depositamos en el agua. Prepararemos de esta manera ocho de las diez alcachofas. 
  3. Limpiamos las dos alcachofas restantes siguiendo los pasos anteriores. Una vez limpias las vamos a laminar en rodajas de unos dos centímetros de grosor para freírlas y hacer chips de alcachofas.. Para ello, calentaremos abundante aceite en una sartén honda y las freiremos por tandas, retirándolas a un plato con papel de cocina a medida que se van dorando.
  4. Ponemos a calentar un cazo con agua y sal a fuego fuerte. Cuando el agua rompa a hervir, añadimos las alcachofas y dejamos cocer durante 10 minutos. Escurrimos y reservamos.
  5. Vertemos el caldo en un cazo y lo calentamos, o bien lo podemos poner a calentar en el microondas. Lo importante es que el caldo esté caliente para añadirlo al arroz.
  6. En una cazuela baja con fondo antiadherente ponemos dos cucharadas de aceite y sofreímos el puerro a fuego suave sin que llegue a dorarse.
  7. Agregamos el arroz y lo rehogamos hasta que veamos que el corazón comienza a ponerse blanco. Mientras tanto, removemos.
  8. Agregamos el vino y dejamos cocinar hasta evaporar su alcohol. A continuación, añadimos el caldo, a cucharones, y no añadimos el siguiente hasta  que el arroz no haya casi absorbido el anterior. Y proseguimos de esta manera durante unos 15 minutos. Es importante remover el arroz con frecuencia para ayudarle a soltar el almidón.
  9. Cuando se esté por consumir el último cazo de caldo, añadimos las alcachofas troceadas, la mantequilla, el zumo de limón, su ralladura, la hierbabuena y dos cucharadas de queso Parmesano. Mezclamos bien y tapamos con una tapadera y dejamos reposar cinco minutos.
  10. Para servir, ponemos un par de los chips de alcachofas por cada comensal, podemos espolvorear un poco de hierbabuena por encima, y acompañamos con más queso Parmesano para que cada comensal se sirva a su gusto.
Receta de Jamie Oliver en Jamie's Italy


0 comentarios han dado alegría a esta entrada:

Deja un comentario