Bollos de Santa Lucía { Lussekatter }

{ 0 Comentarios }

bollos-de-santa-lucia

Bollos de Santa Lucía o Lusserkatter

Se aproxima de 13 de diciembre, un día en el que países del norte de Europa como Suecia, Noruega o Finlandia celebran la onomástica de Santa Lucía, una de las primeras mártires cristianas asesinada por los Romanos por el siglo IV debido a sus creencias religiosas.

Según el antiguo calendario juliano (usado hasta el año 1753), la actual fecha del 13 de diciembre coincide con la fecha en la que por aquel entonces se daba inicio a la Navidad, y en países como Suecia se vive muy intensamente una celebración que comparte tintes tanto religiosos como paganos.

Los colegios cierran al mediodía para comenzar a preparar la fiesta. Las niñas se visten de "Lucía" con una túnica de color blanco, lucen una corona en la cabeza y portan una vela mientras desfilan en el interior de las iglesias hasta llegar al altar mientras cantan una tradicional canción en honor a Santa Lucía. Los niños les acompañan vistendo unos capirotes decorados con estrellas. Es así como simbolizan el acercamiento de la luz en uno de los días más cortos del año que también cuenta con la noche más larga. Es el solsticio de invierno en el hemisferio norte del planeta.

Entender este "acercamiento de la luz en la noche más larga" tiene su por qué. Santa Lucía es la patrona de la vista y de los invidentes. Cuenta la leyenda que tras el martirio que sufrió Santa Lucía, esta perdió sus ojos y se quedó ciega.

Los bollos de Santa Lucía son unos panecillos que simbolizan la llegada de la Navidad para los países escandinavos. Las familias homenajean esta festividad regalándolos a sus familiares y deseándoles así luz, paz y felicidad.

Estos panecillos pueden ser presentados por formas variopintas, pero la más habitual y frecuente es la de una especie de "S", incrustando una uva pasa en el centro de cada bucle, un elemento que simboliza los dos ojos que Santa Lucía perdió con su martirio.  La masa es muy suave y tierna, y el color anaranjado que adquiere es el efecto de la decoloración del azafrán durante la cocción. 

Te invito a disfrutar de un bollo de Santa Lucía, y con él te llevas en mi nombre, un trocito de la paz  y la felicidad que te deseo para estas próximas fechas navideñas. 

bollos-de-santa-lucia

Receta de bollos de Santa Lucía o Lusserkatter

Ingredientes (para 8 unidades)

  • 150 gr de leche semi desnatada
  • 0,35 gr de hebras de azafrán
  • 1/2 cdta. de cardamomo en polvo
  • 8 gr de levadura de panadero
  • 315 gr de harina panadera de trigo
  • 3,5 gr de sal común
  • 1 huevo tamaño "L"
  • 50 gr de mantequilla a temperatura ambiente cortada en trozos
  • 60 gr de azúcar blanco
  • Un huevo batido para barnizar los panecillos
  • Para decorar: unas uvas pasas y azúcar perlado


Elaboración
  1. Retiramos un par de cucharadas de la leche y diluíamos en ella la levadura fresca. Removemos y dejamos reposar. Llegado el momento de su uso, se habrán formado burbujas, señal de que la levadura se ha activado.
  2. En un cazo pequeño ponemos el resto de la leche a calentar, sin que llegue a hervir, con las hebras de azafrán. Añadimos un chorrito más de leche porque evaporará con la cocción. Una vez caliente, añadimos el cardamomo molido, tapamos el cazo y dejamos infusiones la leche durante al menos 30 minutos.
  3. En un recipiente ponemos la harina tamizada junto con la sal y mezclamos bien. Añadimos la leche que ha estado infusionando y la que ha estado en reposo con la levadura. Removemos bien con la ayuda de una cuchara o de una espátula.
  4. Batimos el huevo, lo añadimos a la masa y lo integramos. Trabajamos la masa hasta que notemos que los ingredientes se han integrado, la tapamos y la dejamos reposar tapada con film transparente en un recipiente durante 20 minutos.
  5. Transcurrido ese tiempo añadimos añadimos la mantequilla y el azúcar y amasamos hasta que la mantequilla se haya integrado en la masa. Al principio notaremos que que la masa se resquebraja, lo cual es normal al incorporar la grasa, pero al poco notaremos que la masa la absorbe y se amalgama. Formar una bola, cubrirla con un poco de aceite y taparla. La guardamos en la nevera para que repose hasta la mañana siguiente. 
  6. Sacamos del frigorífico la masa aproximadamente dos horas antes de empezar a trabajar con ella para que se atempere. 
  7. La volcamos sobre una superficie enharinada, la amasamos para desgasificarla y formamos una bola que dividiremos en ocho porciones de unos 74 gramos de peso. Formamos cordones de unos 30-35 centímetros de largo, enrollamos cada extremo sobre sí mismo y en dirección hacia el centro para formar una especie de "S", y colocamos una uva pasa en el centro de cada bucle. Depositamos cada bollo sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal y dejamos reposar el tiempo suficiente hasta que doblen su volumen (aproximadamente una hora y media).
  8. Una vez que han aumentado su volumen encendemos el horno a 200ºC, con calor superior e inferior.
  9. Pincelamos los bollos con el huevo batido y espolvoreamos azúcar perlado al gusto por encima.  Horneamos en torno a 15 minutos o hasta que estén ligeramente dorados.
Receta de Bollos de Santa Lucía vista en Baker Street.


0 comentarios han dado alegría a esta entrada:

Deja un comentario