Trinxat de la Cerdanya

{ 2 Comentarios }

trinxat-de-la-cerdanya

Trinxat de la Cerdanya

No hace mucho que leí un artículo en algún medio de prensa que decía que hay alimentos que en su composición cuentan con elementos que hacen que las personas desarrollen un mayor gusto a la hora de comerlas. De ser cierta esta teoría, en el otro extremo se encuentran aquellos otros alimentos que no es precisamente atracción lo que provocan hacia nuestro paladar. Es a este grupo al que debe pertenecer la hortaliza protagonista de hoy: el repollo.

He de manifestar mi insatisfacción hacia aquellos (y que me perdonen) que condenan el repollo en su dieta por el olor poco agradable que desprende en la cocción. Este es un hecho innegable; no pongo objeción alguna. Pero no por ello deberíamos tachar a esta preciosa y maravillosa hortaliza que nos aporta tantos nutrientes ricos y necesarios para nuestro organismo como de poco sabrosa.

Soy de la opinión que hemos de educar a nuestro paladar, aunque tampoco estoy a favor de utilizar un dogma similar a "la letra con sangre entra" y forzar a comer a alguien aquello que no le gusta. Hemos de disfrutar de la comida, y con nuestro crecimiento y nuestra evolución física y mental, también llega la gustativa. 

trinxat-de-la-cerdanya

Cómo limpiar un repollo

  • Para empezar, es impotente que sus hojas sean tersas (señal de frescura) y de un color verde brillante y limpio, sin manchas.
  • Las hojas han de estar prietas, lo cual hará que el repollo sea de mayor peso.
  • Para limpiarlo, retira las hojas más exteriores, que suelen ser las más feas y que han sufrido por la manipulación que se ha hecho de él, y también las más verdes, hasta llegar a las más blanquitas, que serán más tiernas y de sabor más suave y dulce.
  • Corta el repollo por la mitad y esta en dos partes, y retira el tronco blanco con la ayuda de un cuchillo.
  • Corta los cuatro cuartos en juliana, y esta por la mitad.
  • Sumérgela en abundante agua para eliminar los posibles residuos y escúrrela bien antes de añadirla a la olla para cocerla. Al principio de añadirlo a la olla, el repollo ocupará mucho volumen, pero verás como en breve se ablanda y no resultará ser tanta cantidad como preveías.
Puedes preparar el repollo de múltiples formas: cortado en juliana y en sopa, salteado con ajos y pimentón, crudo en ensalada, en forma de paquetitos envolviendo carne, fermentado (chucrut) y seguramente muchas otras elaboraciones más. ¿Cómo cocinas tú el repollo?

Trinxat de la Cerdanya

Este es el nombre de la nueva entrega para #RetoSaboresDeTemporada.  He querido traeros una receta en la que el repollo, junto con la patata y el tocino, dan forma al trinxat de la Cerdanya, un plato tradicional de la región de la Cerdanya, en el centro del Pirineo catalán, y cuyo nacimiento se remonta al siglo XV. 

Para elaborar este plato necesitamos repollo, patata, panceta, ajos y aceite. Los ingredientes principales, el repollo y la patata, se cocinan por separado, y al final se unen al resto y se le da la misma forma que a nuestra típica tortilla de patatas, adquiriendo un tono doradito y tostado, que a su vez le da el sabor característico. 

trinxat-de-la-cerdanya


Para hacer esta receta he utilizado un precioso repollo que Huerta de Rizos me hizo llegar desde su huerta 100% ecológica. Un paraíso para todo amante de las verduras, tratadas y atendidas con todo el cariño que la naturaleza viva ha de recibir de la mano del hombre. 

El repollo es una inmensa fuente de nutrientes indispensables para nuestro organismo, con un alto contenido en agua y muy poquitas calorías; diurético, depurativo, con un alto contenido en fibra, muy recomendable para cuando tenemos dolencias relacionadas con los huesos.

Antes de marcharte, recuerda visitar los blogs de mis compañeras de reto Carmen, Paula y Neus. Y si tú también has elaborado una receta con un producto de temporada, puedes compartirlo en Instagram bajo el hashtag #RetoSaboresDeTemporada.

trinxat-de-la-cerdanya

Receta de trinxat de la Cerdanya

Ingredientes (4 personas)
  • Medio repollo grande (aproximadamente 800 gramos)
  • 500 gr de patatas
  • 150 gramos de panceta (o bacon) en dados
  • 3 dientes de ajo
  • AOVE
  • Agua
  • Sal
Elaboración
  1. Limpia, corta y lava el repollo siguiendo las instrucciones de unas líneas más arriba.
  2. Pon a calentar agua con sal en una cazuela para cocer las patatas. Mientras tanto, pélalas y córtalas en dados grandes. Una vez que el agua haya roto a hervir, incorpora las patatas y cuécelas durante aproximadamente 20 minutos, o hasta que al pincharlas con la punta de un cuchillo notes que no ofrecen resistencia. Al cabo de este tiempo, escúrrelas y resérvalas. 
  3. Pon a calentar agua con sal en una olla rápida, incorpora el repollo escurrido, tapa la olla y cocínalo durante 5 minutos a partir del momento en el que comienza a silbar la válvula. Retira la olla del fuego y cuando haya eliminado el vapor, ábrela, deja escurrir el repollo.
  4. Escurre el repollo muy bien para que quede la mínima cantidad posible de agua.
  5. Rompe con un tenedor las patatas cocidas, procurando que queden trozos de diferentes tamaños. No ha de quedar la textura de un puré de patatas.
  6. Mezcla el repollo con la patata.
  7. En una sartén de tamaño mediano pon a calentar dos cucharadas de aceite y dora en él los dientes de ajo pelados y laminados. 
  8. Añade los dados de panceta y saltéala un par de minutos. Agrégala al repollo y a la patata y mezcla.
  9. Si fuera necesario, añade una cucharada de aceite a la sartén antes de volcar el trinxat. Ayúdate con una espátula de silicona para ajustar la mezcla a las paredes de la sartén y dale la misma forma como si se tratara de una tortilla de patatas. 
  10. Voltea el trinxat ayudándote de un plato. Asegúrate de que la base en contacto con la sartén se haya dorado suavemente antes de voltearla. Procede de la misma manera con el otro lado.
  11. Sirve el trinxat en una fuente redonda. También puedes repartir la mezcla en cuatro porciones y cocinarlo en formato individual.


¡Nos vemos de nuevo compartiendo receta el 29 de mayo!


2 comentarios:

  1. A mí me chiflan todas, todas las coles, así que no me tienes que convencer para darle una oportunidad al pobre repollo ;P.
    Lo has asado alguna vez? O cocinado a la brasa? Brutal!

    El trinxat me llama mucho la atención pero el tocino es lo que me echa para atrás, quizá me anime a hacerle la receta tal cual enseñas a mi novio, que él no tiene problemas con el cerdo, jajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Liliana,

      Me alegra mucho ver que eres del club del repollo. ¡Yupiiiiii! ¡Una más!

      Gracias por descubrirme que asar repollo es otra opción. ¡Wow! Indagaré para ver cómo hacerlo.

      Y sobre el tocino en tu plato de trixat, pues bueno ... yo hago como que no me has comentado nada, ja ja ja, porque personalmente le da un toque estupendo, pero cuando no eres muy fan de la carne, toca echarlo a un lado o prescindir por completo de él. ¡Totalmente personal!

      Si lo haces, espero que te guste ;)

      Besos!

      Eliminar

Vuestros comentarios siempre son una alegría :D