Rosquillas de naranja y limón

{ 1 Comentarios }

rosquillas de naranja y limón


Rosquillas de naranja y limón


Las rosquillas son uno de esos manjares que más nos saben a los dulces más tradicionales en España. Hay quien los llama roscos también. Las hay abizcochadas, las hay crujientes, huecas, recubiertas de glasa o bañadas en azúcar. Pueden ser de anís, de aguardiente, con canela, limón, ¿será por gustos y opciones? Pero atiendan al nombre que atiendan, y tengan el sabor que tengan, la imagen que a todos se nos dibuja en la mente es la misma: un dulce de forma circular con un agujero en el centro. 


La receta de rosquillas de naranja y limón que hoy te traigo es de las mejores que he hecho hasta el momento, aunque sin desmerecer ninguna de las anteriores, no. Recién hechas están para devorarlas en el momento, especialmente si aún conservan algo del calor tras haberlas sacado de la sartén. Una vez que han pasado unas cuantas horas, como toda fritura, pierde un poco en textura. Sin embargo, conservan su sabor perfectamente. Para ello lo más recomendable es conservarlas en un recipiente con tapa y sobre una servilleta de papel para que este absorba la posible grasa que pueden soltar tras la fritura.


Estas rosquillas conservan un sutil sabor a naranja y a limón. No en vano, llevan la ralladura entera de una naranja, todo su zumo y la ralladura de un limón. ¡Casi nada! También se pueden aromatizar con unas gotas de licor de anís. ¿Te imaginas? Con esos aromas solo puedo pensar en comer no una rosquilla, sino dos o más, ja ja ja.


¿Quieres saber cómo hacerlas? Pues no divaguemos más ;)


rosquillas de naranja y limon


Receta de Rosquillas de naranja y limón

Ingredientes 

Para aproximadamente 13 rosquillas:
  • 265 gramos (aproximadamente) de harina de trigo corriente
  • 8 gr de impulsor químico
  • 50 gr de azúcar
  • 1 huevo tamaño "M"
  • La ralladura de una naranja
  • La ralladura de un limón
  • 75 ml de zumo de naranja sin pulpa
  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra de la variedad Arbequina
  • Aceite para la fritura
  • Azúcar blanquilla para rebozar

Elaboración

  1. En un recipiente ponemos la harina, el impulsor y el azúcar, y mezclamos bien.
  2. Agregamos el huevo, preferiblemente que esté a temperatura ambiente, las ralladuras de la naranja y del limón, el zumo y el aceite, y mezclamos todo bien hasta que quede una masa suave y lisa, lo cual nos llevará unos 5 minutos aproximadamente. 
  3. Guardamos la masa en un recipiente y lo tapamos con un paño de algodón o film transparente. La reservamos durante al menos media hora y que así se relaje la masa y podamos trabajarla posteriormente. 
  4. Preparamos un plato grande y lo engrasamos ligeramente. Ahora, con las manos engrasadas, vamos a coger pequeñas porciones de masa, del tamaño de una pelota de golf, la giramos entre las palmas de las manos hasta que no quede ninguna costura. A continuación, introducimos un dedo en el centro de la bola y con la ayuda de las manos vamos estirando el agujero y haciéndolo más grande dejando un hueco interior de unos 6-7 centímetros de diámetro. Depositamos la rosquilla en el plato engrasado y continuamos dando forma a la masa de la misma forma.
  5. Ponemos abundante aceite a calentar en una sartén honda. La potencia del fuego ha de ser media-alta. Una vez caliente, y sin que llegue a ahumar, introducimos tres o cuatro rosquillas dentro del aceite para que se doren, primero por un lado, y después por el otro. Las retiramos a un plato con papel de cocina e inmediatamente después, y aún calientes, las rebozamos en azúcar blanquilla. Retiramos las rosquillas a otro plato. Y seguimos friendo el resto.



1 comentario:

Deja un comentario