Tarta de queso del restaurante La Viña: la mejor tarta de queso del mundo

{ 1 Comentarios }

tarta-de-queso-la-viña

Tarta de queso La Viña

Una de las tartas de queso que más olas de admiración ha levantado en los últimos tiempos es la Tarta de queso de La Viña, sobrenombre que recibe del restaurante donostiarra La Viña y que tanto la ha popularizado. Créeme cuando te digo que todos los elogios que ha recibido no le han llovido en vano, pues allá donde va esta tarta hace amigos en cantidades ingentes, y no veas cómo se va engrosando la lista de admiradores.

Yo la descubrí hace un par de años a través de MJ. Caí rendida a sus pies ipso facto en cuanto vi lo fácil que era prepararla, lo cual valoré sin pestañear, aunque sin pensar que con ello iba a crear una adición terrible. Fue cuestión de saborear la primera cucharada para darme cuenta de que compartir aquella delicia iba a ser un duro sacrificio personal, ja ja ja. 

Ahí donde la ves, la facilidad en su preparación no solo está en la técnica de elaboración, pues es cuestión de batir los ingredientes y listo, sino también en que no lleva base de galleta, pues la crema se vierte directamente en el molde que irá al horno y forrado con papel de hornear, cuanto más arrugado, mejor, pues le dará un toque más rústico que nos hace sentirla más casera si cabe.

tarta-de-queso-la-viña


Este pasado verano de 2018 tuve la gran suerte de poder comer en el restaurante que dio luz a esta tarta. Bueno, entre tú y yo, con la excusa de iniciar un viaje a Francia, planeé una paradita en la bella San Sebastián, y ya de paso, una comilona en susodicho restaurante. Nada nos defraudó de él, desde el servicio del personal: super amable y cercano, hasta la comida en sí: buenísima, tanto en calidad como en presentación. ¡No cabe en la cabeza una visita gastronómica al País Vasco de otra manera!

Llegado el momento del postre no había lugar a dudas: teníamos que probar la archiconocida tarta de queso, y creedme: no nos defraudó lo más mínimo. Su sabor es exactamente el mismo que el de la tarta que yo llevaba haciendo desde tiempo atrás y que hoy os presento aquí. Pero hay algo que aprendí: y es que el corazón de la tarta es ligeramente más líquido que el resto, tanto, que es como tomar una papilla de cereales para bebés super cremosa. También es verdad que la comimos sin que llegara a pasar por la nevera, un paso que sin duda alguna le ayudará a coger más cuerpo y densidad. A mi me resulta rica de una manera o de la otra.

La receta de tarta de queso La Viña que te dejo bajo estas líneas está pensada para un molde de 18 centímetros de diámetro, y para seis buenos comensales. Es una tarta contundente, pero aún a sabiendas de ello, te será imposible rechazar una invitación a un trocito de esta delicia de tarta.  


tarta-de-queso-la-viña


Tarta de queso La Viña

Ingredientes (Para 6 personas)
  • 4 huevos tamaño "M" o 3 de tamaño "L"
  • 500 gr de queso tipo Philadelphia
  • 250 gr de nata líquida
  • 150 gr de azúcar blanquilla
  • 15 gr de harina de trigo
Utensilios
  • Molde redondo de base desmontable de 18 cm de diámetro
  • Papel de horno
Elaboración
  1. Precalienta el horno a 200ºC.
  2. Prepara el molde forrándolo con el papel de horno. Para que este se adapte fácilmente al molde, humedécelo con un poquito de agua, estrújalo y extiéndelo en el molde, ajustándolo bien a la base y a las paredes, e intentando que parte del papel sobresalga sobre las paredes del molde.
  3. En el vaso de un robot de cocina pon todos los ingredientes juntos y bate la mezcla a una velocidad baja hasta que se hayan integrado y no queden grumos.
  4. Vierte la mezcla en el molde y alisa la superficie con una espátula de silicona.
  5. Introduce la tarta en el horno a media altura, y hornéala durante 35 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, deja la tarta dentro del horno y no la retires hasta que no se haya enfriado el horno por completo.
  6. Guarda la tarta en la nevera, preferiblemente toda una noche.
  7. A la hora de consumirla puedes hacerlo tal cual está, aunque mi recomendación es que extiendas una capa de mermelada de tu gusto aligerada con una cucharadita de agua. Yo empleé mermelada de frambuesa porque a mi gusto le va genial ese toque ligeramente ácido de esta fruta con el dulzor de la tarta.
Notas y consejos
  • Por experiencia propia, no es conveniente batir en exceso los ingredientes ya que se forman burbujas de aire que harán que la tarta suba durante su cocción, para posteriormente bajar y muy posiblemente resquebrajarse, nada que no pueda arreglar una buena capa de mermelada, la verdad. Pero si tu intención es no ponérsela, es recomendable seguir este consejo al dedillo.
  • Para conseguir un centro más fluído y no tan denso como el de las fotografías que ves, prueba a hornear la tarta entre 25 y 30 minutos en lugar de los 35 de esta receta.
  • La tarta crece durante el horneado. Aunque a mi no se me ha dado el caso, pudiera derramarse. Para evitar que la crema caiga en la base del horno, protégela con papel de aluminio. 
  • Una vez fría puedes cubrir la tarta con mermelada a tu gusto, aunque te aseguro que no necesita nada más realzarla. Esta tarta se vale ella solita para demostrar lo buena que está.
Otras fuentes aquí


1 comentario:

  1. Querida Yolanda, como siempre me sorprenden tus entradas, por el gusto con el que las redactas, este fin de semana espero sacar un hueco para elaborar esa fantástica tarta de queso, seguro que no me saldrá como a ti ... pero con tus indicaciones saldrá riquísima. Gracias ����

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios siempre son una alegría :D