Croquetas de gallina { Homenaje Tía Alia }

30 noviembre 2015 11 comentarios

croquetas-de-gallina



Querida Tía Alia,

Ya te fuiste. La vida te había cansado tanto que con 93 años decidiste que iba siendo hora de hacer tu alma volar y tu corazón dejar descansar entre tus seres queridos.

Permíteme que me presente, y de paso, si no te incomoda, que te tutee. Ya que me dirijo a ti como "querida", te preguntarás quién es esta persona que muestra apreciarte sin conocerte. Y es que aunque no eres mi tía de sangre, sí lo eres gastronómicamente. Soy una de esas locas por la cocina de las que en alguna ocasión te habrá hablado Carmen, o Mamen, que es como la conoce la familia. Sí, tu sobrina. Esa a quien legaste un pequeño y delicado librito de recetas que guarda entre dos tapas de madera hechas por ti, las recetas que han hecho disfrutar a muchos estómagos de tus allegados. 

Mamen utilizó ese recetario para retarnos a jugar en la cocina. ¡Y menudo juego! Indagar, ensayar, experimentar, comprobar, fallar, acertar ... este juego lo tenía todo en cuanto a retador. La cocina de tus tiempos jóvenes traída al siglo XXI. Pero lo mejor de todo: ¡cocinar! El tiempo pasa, y condiciona. Pero la buena cocina sigue siendo tan apreciada hoy como lo era ayer. ¡Y lo será siempre! 

No puedo no incluir unas palabras de agradecimiento en este pequeño mensaje.  Gracias por legar tu recetario a Mamen, quien pensó abrir un blog para cocinar tus recetas y compartirlas con sus lectores. ¿Que qué es un blog? Estoy segura de que Mamen ya te lo explicaría como ella muy bien lo sabe hacer. Un blog es como un álbum que todo el mundo puede ver desde su ordenador, e incluso desde el móvil. ¿Un móvil? ¿Que qué es un móvil? Ay, creo que te voy a empezar a marear con palabras que parecen que vienen de otro planeta, así que mejor lo dejamos y te dejo tranquiliza. 

Pero antes de marcharme, te tengo que contar lo que este grupo de locas por la cocina han hecho hoy por ti. Te hemos hecho los honores de la mejor forma que lo podíamos hacer: cocinando. De tu espléndido y variado recetario he escogido unas Croquetas de gallina. Quería unirme a este homenaje con una receta de lo más clásica y que al elaborarla, hace que me sienta totalmente identificada con una señora que bien podrías ser tú, por eso de ser una de esas elaboraciones tan tradicionales y de la que siempre que preguntas a alguien cómo hacerla, te responden que la harina va a ojo; la leche, a ojo; el relleno, a ojo también; ¿y cuando está la masa hecha? Se ve. Simple y llanamente. Y es que es cómo hoy en día yo también explicaría cómo hacer croquetas. Tengo que confesarte que he sido benévola con mis lectores, los de mi "álbum", y me he aplicado tomando nota de las cantidades exactas.

Tía Alia, nuestra tia Alia, allá donde estés, recibe nuestras señas de la buena cocina que a muchos nos has dejado con tu joya culinaria.

Y ahora sí, Tía Alia. Ahora te dejo descansar.

Fdo. Yolanda


croquetas-de-gallina


Ingredientes
  • Media pechuga de gallina de corral
  • Una cebolla pequeña
  • Una zanahoria
  • Una hoja de laurel
  • Unos granos de pimienta negra
  • 25 gr. de jamón picado finamente
  • 1 huevo cocido
  • 1 cda. de aceite de oliva
  • 35 gr. de mantequilla sin sal
  • 50 gr. de harina de trigo
  • 200 ml. de leche 
  • 250 ml. de caldo de gallina
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Para el rebozado:
    • Un huevo batido
    • Pan rallado
Elaboración
  1. Lavamos la media pechuga de gallina y la ponemos a cocer en agua que la cubra con la cebolla, la zanahoria, la hoja de laurel y unos granos de pimienta negra. Sazonamos con sal. Llevamos a ebullición, y la cocemos entre quince y veinte minutos, dependiendo del tamaño de la media pechuga. Retiramos del caldo, que reservaremos, y la dejamos enfriar. 
  2. En un cazo pequeño ponemos el huevo, lo cubrimos con agua y lo llevamos a ebullición. Cuando el agua comience a hervir, apagamos el fuego y cubrimos el cazo con su tapadera. Dejamos que se cueza el huevo en el calor residual durante veinte minutos. Refrescamos el huevo echando agua del grifo directamente. Le damos unos golpecitos en los extremos, lo hacemos rodar para romper la cáscara y lo pelamos dentro del agua. Una vez frío, picamos el huevo muy finamente y lo reservamos.
  3. Picamos la pechuga en trozos muy pequeñitos con unas tijeras y la reservamos.
  4. En una sartén ponemos la cucharada de aceite y la mantequilla a derretir. Incorporamos la pechuga de gallina y el jamón, y calentamos. 
  5. Añadimos la harina, removemos para que se dore un poquito, y vertemos el caldo y la leche, y por último, el huevo cocido picadito. Sazonamos con sal, pimienta y nuez moscada al gusto, removemos y dejamos espesar la farsa hasta que la masa se vaya despegando de las paredes de la sartén. Retiramos a una fuente y la tapamos inmediatamente con film transparente para que no se forme una capa seca a medida que se vaya enfriando. Una vez fría del todo, la guardamos en la nevera hasta el momento de formar las croquetas.
  6. Para moldear las croquetas, preparamos el huevo batido y un plato con pan rallado abundante. Con una cuchara vamos cogiendo porciones de masa y las moldeamos dándoles la típica forma alargada de croqueta. La pasamos por huevo y a continuación por pan rallado y las reservamos en un plato.
  7. Para freírlas, ponemos a calentar dos dedos de aceite en una sartén honda, y cuando el aceite llegue a unos 175ºC, comenzamos a freírlas en tandas de cuatro o cinco croquetas. Si no tienes termómetro, te puedes ayudar de un palo de brocheta. La temperatura del aceite estará en su punto si al sumergir la brocheta, las burbujas que se forman alrededor son rápidas y grandes. Para que doren uniformemente, es importante darles la vuelta con frecuencia, y así también evitaremos que se abran. 
  8. Retiramos a un plato con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite. 

11 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Oléeeeee Yolanda, creo que no se puede expresar mejor lo que tod@s sentimos hoy, gracias

    ResponderEliminar
  2. Yolanda, seguro que imaginas a la perfección cómo me encuentro después de leer tu entrada y que no necesito explicarte nada. Mira, sweetie, yo me había dejado la mañana libre de obligaciones para poder dedicarme en condiciones a leer las entradas de todos los participantes y porque imaginaba que, después de una severa dosis de homenajes a Alia, mis ánimos no iban a estar para muchos trotes. Pero lo que no imaginaba ni remotamente es que, a la tercera entrada, me iba a sentir K.O. Y eso que me habías avisado!

    No se dónde estará Alia. Aunque tenía muy claro que al cielo iba a ir directa, yo no tengo sus convicciones. Sin embargo, lo que si creo a pies juntillas es que l cariño que derrochan tus palabras le va a llegar SEGURO. Y, si no es así, ya me encargaré yo de transmitírselo cuando nos volvamos a encontrar (que esto también estoy segura).

    Muchas gracias...por todo :)

    ResponderEliminar
  3. Con un poco de penita acompañamos hoy a Carmen para clausurar el Reto de Tia Alia, pero que vamos a hacer ?? las cosas son así.. Me encanta tu elección y tu "toque". Unas croquetas espectaculares. Besoss!!!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué palabras tan bonitas Yolanda! Seguro que Alia está disfrutando con este pequeño homenaje que se le hace hoy. Y por supuesto con estas ricas croquetas.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Bonitas palabras para una triste despedida. Seguro que desde donde esté las recibirá. Besiños.

    ResponderEliminar
  6. Preciosa e emotiva entrada Yolanda, esos últimos años tod@s hemos sido un poco sobrin@s de Tía Alia y con tu entrada has sabido transmitir lo que sentimos tod@s con su perdida. Siempre he admirado a la gente que hacen las croquetas a ojo, a mi sin cantidades se me resisten con lo cual agradezco tu labor por sacar la balanza y pesarlo todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Querida Yolanda, me he emocionado al leer esa preciosa carta que le has escrito a "nuestra querida Tía Alia". Has sabido transmitir de forma magistral lo que muchas de nosotras pensamos. Ya he visto que a Carmen la has dejado tocada, pero no es para menos. Después de tus palabras cuesta mucho decir algo más.
    Me parece que has sabido hacer una sabia elección, porque estas recetas de siempre son las que mejor transmiten lo que es ese pequeño cuaderno. Cuántas veces ese tipo de medidas, por decirlo de alguna manera, nos ha hecho pensar a la hora de elaborar la receta del reto correspondiente ¿a que si?
    Las croquetas tienen un aspecto de lo más casero y tienen que estar riquísimas. Qué buena mano has tenido para hacerlas amiga!!!

    Un beso cariñoso,

    ResponderEliminar
  8. Que emotivo y sincero post te ha salido,bravo.Y unas croquetas que en casa gustan mucho.
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Jo... ¡Qué bonito, Yolanda! Imagino quién se habrá puesto super emocionada.

    Las croquetas, un pasadón. ¡Las quiero!

    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Una entrada preciosa y una pena que se termine el reto,ya que como bien dice nos tocaba ensayar ,equivocarnos y repetir la receta,pero siempre aprendiendo de la cocina del siglo pasado en las que grandes cocineras como Tia Alia y tambien mi abuela que era de esa época nos enseñaron mucho de cocina hecha a ojo y que bien les salia todo.
    Las croquetas me encantan con cualquier relleno,en mi casa nos gustan mucho.Nos vemos por la red.Besinos desde Asturias

    ResponderEliminar
  11. Qué bonita entrada Yolanda. Tienes arte escribiendo.
    A mi que no me salen las croquetas!!! Me apunto tu receta que tiene una pinta estupenda.
    Besos!!!

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.