Smoothie de albaricoques, cerezas y plátano

20 julio 2015 4 comentarios

smoothie-de-albaricoques-cerezas-plátano


Que los términos en inglés parece que ganan terreno a los que serían su contrapartida en español es algo mas que evidente en la sociedad actual. A estas alturas, a nadie le extraña oír términos como after hour para referirse a locales nocturnos, o identificar la palabra chill out con a ese tipo de música o de ambiente relajante que tan bien nos viene después de una dura jornada de trabajo, o esa empresa de catering cuya actividad no es otra que la de elaborar, preparar y servir un menú, normalmente informal pero de preparación esmerada. Y podría continuar con infinidad de ejemplos. Pero estos son suficientes para contextualizar el término protagonista de hoy: smoothie

Un smoothie viene a ser en castellano lo que todos entendemos por "batido", y esa fue la traducción que mis comensales le dieron cuando me vieron preparar la receta de hoy. Muchos pensaréis que si ambos términos se usan para referirse al mismo concepto, ¿para qué usar el término anglosajón? Muy sencillo: porque alguna que otra diferencia hay, y la básica es que mientras que en el smoothie se emplea algún ingrediente helado, bien pueda ser helado en sí, hielos o la propia fruta congelada, en un batido, no.

Un smoothie es una bomba de vitaminas y nutrientes, al que si añadimos que ha de estar bien fresquito para consumirlo, la mezcla de todos los ingredientes hace que se convierta en un excelente energizarte natural y sano que podemos tomar para desayunar, merendar, después de una sesión de ejercicio, después del trabajo, o simplemente: cuando más nos apetezca. 

Para elaborar un smoothie podemos emplear cualquier tipo de fruta, la que más os guste, la que tengáis a punto de pasar a peor vida y os pida a gritos que hagáis algo por renacerla. Tres o cuatro componentes son su base:
  • Fruta o verduras, y entre estas últimas se pueden emplear espinacas, rúcula, pepino o zanahoria.
  • Una base, eligiendo entre leche, bien de vaca, de soja, de avena o de almendras; té, café, agua o  agua de coco.
  • Un ingrediente que le de cuerpo, como yogur, manteca de cacahuete, helado, leche de coco o cereales.
  • Un ingrediente que sirva para aromatizar, como canela, jengibre, hierbas aromáticas, miel, azúcar, sirope de ágave o extracto de vainilla. Y podéis atreveros espolvoreando unos cereales, frutos secos, coco rallado ... imaginación al poder, amigos. 
Teniendo en cuenta la gran variedad de ingredientes que podemos emplear para elaborar un smoothie, ¿por qué ingredientes vas a empezar para hacer el tuyo? 

En el caso del smoothie que os dejo para hoy y para las semanas venideras, he aprovechado un excedente inmenso de albaricoques para darles salida junto con unas cerezas y plátano. Un conjunto dulce y apetecible, especialmente si está bien fresquito, indispensable para estos calores que nos acompañan. 

smoothie-de-albaricoques-cerezas-plátano


Ahora os explico cómo elaborar un refrescante smoothie de albaricoques, cerezas y plátano:

Ingredientes (4p)
  • 300 gr de albaricoques deshuesados y cortadas por la mitad
  • 150 gr de cerezas deshuesadas y cortadas por la mitad
  • 1 plátano cortado en trocitos
  • 1 naranja pelada y desprovista de la piel blanca, que amarga
  • 3 cdas de miel
  • 1 yogur griego natural sin azucarar
  • 1 cda de hojas de hierbabuena lavadas y picadas
  • 150 gr de hielo
Elaboración
  1. En el vaso de un robot de cocina ponemos la fruta junto con la menta. Trituramos hasta que queda una textura similar a una papilla de bebé.
  2. Añadimos el yogur, la miel y los hielos. Trituramos de nuevo hasta que el ruido que produce la máquina nos indica que los hielos han sido totalmente pulverizados. Podemos añadir más hielos si nos apetece una textura más líquida.
  3. Podemos disfrutarlo nada más elaborarlo porque los hielos le habrán dado el toque fresquito que necesitamos. Pero también podéis refrigerarlo y tomarlo cuando os apetezca, teniendo en cuenta que cuanto más tiempo pase, el efecto beneficioso de las vitaminas y nutrientes que aportan sus ingredientes, será menor.
  4. Servimos con unas hojitas de hierbabuena a modo decorativo. 






4 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Cada vez utilizamos mas anglicismos es verdad ^_^. Me ha encantado este batido de albaricoque cerezas y plátano, es sano y el sabor debe ser estupendo!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Des de que los descubrí los preparo con frecuencia y me gustan por su versatilidad utilizando variedad de frutas, según la temporada. Me gustan con yogur porque les aporta cremosidad. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  3. Excelente post Yolanda, batidos y licuados han sido nuestras palabras desde hace miles de años. Tu combinación me parece exquisita, bssss

    ResponderEliminar
  4. umm que rico y con lo que me gustan estos batidos tomo nota!! me quedo curioseando por esta maravilla de blog y te invito a pasar por el mio si te apetece, un besote!

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.