Summer pudding {pudin de verano}

28 julio 2014 24 comentarios

Summer pudding 

No es el calor precisamente lo que más me gusta del verano, no. Y es que cuando en Madrid hablamos de calor lo hacemos con un sofoco que nos recorre todo el cuerpo. Estamos deseando que llegue el verano, quizás por las vacaciones, quizás porque nos incita a salir más, quizás porque nos invita a dedicarnos a otras ocupaciones o aficiones. Pero lo cierto es que aunque los días son más largos que en el invierno, resulta que no se puede hacer vida en la calle (y qué mal suena esto, je je) hasta que no comienza a caer el sol. Al menos en Madrid eso es lo que pasa. Y no se es persona hasta que dejan de sufrirse esos calores con la caída del sol.

Summer pudding 

¿Y la fruta? ¿Existe una fruta más rica, colorida y variada que la del verano? Cuando llega el verano las fruterías se visten de fiesta con tanto color y sabor. Es un gustazo ver estanterías llenas de melocotones, albaricoques, ciruelas, frutos rojos, melón, sandía ... ¡Qué ricas todas! 

Hace unos meses, Kuki, editora del blog Cocina prêt-a-porter, nos invitó a un nutrido grupo de bloggers gastronómicos a unirnos a una de esas ideas suyas que aúnan a las personas en la cocina, ¡cómo no! En este caso se trataba de elaborar una receta dulce y/o salada con frutas de temporada.

Yo lo tenía un tanto complicado: el estudio devoraba mi tiempo libre y no sabía si me me permitiría desahogarme un poquito. Necesitaba una receta que no me exigiera mucho tiempo de elaboración. En un momento de asueto una idea visitó mi cabecita: el summer pudding, o pudín de verano, un postre de frutos rojos, todo un clásico de la cocina británica y con el que los oriundos dan la bienvenida al verano.

El summer pudding es un postre suave, meloso, en el que el sabor mezcla dulce y ácido de los frutos rojos se convierte en protagonista indiscutible. Si sois fans de este tipo de frutas, os encantará. Personalmente os tengo que decir que me encantan, aunque resultan un tanto caros para el bolsillo.

El summer pudding se elabora con pan de molde que se empapa de los jugos de haber cocido los frutos rojos durante muy poquito tiempo, y a fuego muy suave; lo justo para que desprendan sus jugos, y sin que lleguen a ablandarse en exceso. El acompañamiento perfecto: nata montada o helado, bien de nata o de vainilla. Yo, os lo sirvo con nata, que es lo que tenía en mi nevera en el momento de elaborarlo. ¿Vosotros con qué lo preferiríais?

Este postre ocupa algunas de las páginas del recopilatorio de recetas de más de 200 páginas que Kuki diseñó y que hoy puedo, ¡por fin!, compartir con vosotros. Pinchad en la imagen de debajo para descargarlo. Estoy segurísima de que os encantará porque todas las propuestas son más que estupendas. Y Kuki BORDÓ el trabajo.
RECETAS CON FRUTA



Y con esta receta me despido durante una temporadita hasta el mes de septiembre. Hogazanead, vaguead, tumbaos a la bartola, tocaos la barriga, y disfrutad mucho, mucho durante este mes de agosto, os lo permitan o no las vacaciones.

¡Feliz verano!


Summer pudding


Ingredientes
  • 150 gr de fresas
  • 150 gr de arándanos
  • 150 gr de moras
  • 100 gr de grosellas
  • 50 gr de azúcar blanquilla
  • 1 cdta de extracto de vainilla
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 6 rebanadas de pan de molde blanco cuadradas, sin corteza, o 3 rebanadas alargadas, de las de hacer enrollados
  • 200 ml de nata para montar (35% M.G.)
  • 1 cdta de azúcar glas
  • Menta (para decorar)
  • Mezcla de frutos rojos frescos para decorar
Además
  • Un recipiente redondo de 13 centímetros de diámetro de base y 20 centímetros de diámetro de boca
  • Film transparente
  • Un plato del mismo diámetro que la apertura del recipiente (20 centímetros)
  • Algo de peso: tarros de mermelada, latas, paquetes de pasta, etc
Elaboración
  1. Lavamos las frutas y las dejamos escurrir en un colador. Troceamos las fresas en un tamaño similar al del resto de las frutas.
  2. En un cazo amplio ponemos las frutas, el azúcar, el extracto de vainilla y el zumo de limón y llevamos a ebullición. Cocemos entre 4 y 5 minutos. Solo queremos que las frutas desprendan sus jugos, así que removeremos lo menos posible. Retiramos a un escurridor, separando las frutas de su jugo y reservando ambos.
  3. Forramos un recipiente redondo con dos láminas grandes de film transparente, poniendo una sobre la otra en forma de cruz y asegurándonos de que no quedan huecos.
  4. Con un pincel humedecemos las rebanadas de pan. Ponemos una de ellas (o la mitad de una alargada) en la base, y con el resto forramos las paredes del recipiente. No ha de quedar ni un solo hueco para evitar que los jugos escapen por ahí. Vertemos las frutas y repartimos bien. Añadimos unas cucharadas del jugo reservado. Como sobresaldrán bordes de pan, con cuidado de que no se rompan, los doblamos para tapar las frutas. Con otra rebanada (o la mitad de una alargada), tapamos el hueco central. Vertemos más cantidad de jugo, para que el pan quede bien empapado, pero reservando como un tercio de la cantidad de un vaso de agua. 
  5. Con el fin transparente cerramos el pudín y presionamos suavemente para ayudar a desprender los líquidos y que a su vez el pan los absorba. Ponemos encima un plato y sobre este algo de peso, como puede ser un tarro con mermelada, un paquete de arroz, etc.
  6. Reservamos en la nevera mínimo ocho horas.
  7. Para desmoldar, abrimos el film transparente, ponemos sobre lo que será la base del pudín un plato y le damos la vuelta. 
  8. Para acompañar, montamos la nata montada y la servimos con unas frutas rojas y unas hojitas de menta fresca. Espolvoreamos con azúcar glas.
Fuente: Scottish Heritage food and cooking, Carol Wilson and Christopher Trotter. Ed. Hermes House.


24 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Vaya aspecto tan delicioso... Desde luego que es lo que más apetece ahora, postres frescos, llenos de sabor y colorido y menos calóricos. Sin duda un acierto. Bueno, pásalo muy bien este verano, solo espero que tires para el norte, porque ainsss que caló que hace por aqui! Nos vemos a la vuelta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que bueno tiene que estar. Me dan ganas de ponerme a hacerlo ahora mismo. ¡Qué color!.
      Un abrazo.
      B.

      Eliminar
  2. No te lo vas a poder creer, pero el summer pudding, cada año que va a llegar el verano se queda en pendientes y no acabo de prepararlo y me muero de ganas. Los frutos secos me encantan y me resulta tan fresquito y con un color tan requetebonito. Así que cuando vi tu receta en el recopilatorio de Kuki me entraron unas ganas enormes de prepararlo¡¡¡ Aun así sigue en pendientes... Pero me llevo un poquito del tuyo, yo con nata montada y no muy dulce¡¡¡. Bss y a ver si te llamo a lo largo del día preciosa.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  3. Qué manera más fresquita de comenzar el día :) Con un summer pudding frente a mi, bien colorido, bien sabroso y...seguramente (esto lo escribo con conocimiento de causa)...bien delicioso. Uno de los postres británicos que más me gustan. Por aquellas tierras no es tan costoso para el bolsillo elaborarlo, los frutos del bosque son más asequibles y muchos de ellos son cultivados por los "brits" en sus propios jardines. Esa suerte que tiene, verdad? Por acá no cuesta un poco más pero merece la pena hacerlo para darse un homenaje.

    Aunque homenajes nos podemos estar dando todo el verano porque bien cierto es que las frutas de esta temporada son todas, sin excepción, increiblemente atractivas. No hay ni una sola que no me guste. Luego, sin embargo, llega el otoño-invierno y, chica, qué aburrimiento. Sota, caballo y rey. Nada más entre lo que elegir. Así que, aunque sólo fuera por esto, el homenaje está justificado.

    Como a Virginia me ocurre a mi también, que es una de las recetas que lleva en "pendientes" desde hace años y no me pongo con ello. Verano tras verano los frutos que se necesitan desaparecen del mercado y mi "summer pudding" continúa siendo inexistente. Mi versión está muy clara en mi cabecita pero no llega a materializarse....jajaja.

    ¿A qué espero? Pues no se, la verdad.

    Menos mal que ahí estás tu para llegar donde otros no llegamos :)

    Bss

    ResponderEliminar
  4. Vaya Yolanda, parece que nos hemos puesto de acuerdo para publicar un pudding, bien distintos la verdad pero ingleses los dos.

    Lo que más me gusta de tu pudding, el color, que bonito, parece teñido con remolacha, hasta que no he leído la receta y ya he visto de donde sale este color tan llamativo.

    Te amenazo con copiarlo, me gusta un montón.

    Bueno guapa, ya he visto que te despides hasta Septiembre, disfruta de tu verano y merecido descanso.

    Felices vacaciones. Bss.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que está riquísimo y tiene un color muy atrayente.
    ¡Felices vacaciones!
    Un beso.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  6. Ya me he leído toa la receta y, es verdad, que entran ganas de hacerla rápida. Se percibe suave, jugoso, fresco... Una delicia.
    Que nos sale caro.....una vez al año no hace daño. Jejejej
    Me llama la atención lo del molde. No tengo muy claro sí puede ser la típica ensaladera de cristal. Me imagino que casa uno con su intuición.
    No me hubiera importado compartir un trozo con un vaso de frío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De té frío.
      Verás que he tenido problemas de envío de mensaje.
      Que pases unas vacaciones estupendas y con mucha energía.
      Bss

      Eliminar
    2. ¡Hola Mar! Por supuesto que se puede hacer en una ensaladera de cristal. Y cuanto más honda y estrecha sea, mejor.

      Besos

      Eliminar
  7. Yolanda, qué pinta!!
    Para mí es todo un acierto, t´ya sabes que tus recetas me suelen gusta muchísimo, y ésta es una de ellas.
    Este color y los sabores, son ideales, como para empezar a comer y no parar... ¡con el aire acondicionado puesto! :-)
    Disfruta mucho de las vacaciones merecidísimas y ¡hasta septiembre!
    Un beso grande,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  8. Madremia que buena pinta tiene ese pudding de frutos rojos !! hummm no hay nada mejor que salir de vacas con los deberes bien echos y créeme tu los llevas super bien hechos !! Mira si has puesto bien el pan que creía a primera vista que era una hogaza de pueblo y he pensado como narices la habrá rellenado?? jaja pero luego viendo los ingredientes he visto que era pan de molde O.O me he quedado asi O.o jajaj hummm rico rico tengo que hacerlo un dia !! Felices vacaciones Yolanda y que disfrutes donde vayas nos vemos todas a la vuelta
    Un besete por cierto que tal los examenes ?? sabemos algo ??
    Milicocinillas

    ResponderEliminar
  9. Yolanda, menuda manera de despedirte, dejándonos boquiabiertos!! y con ganas de probarlo claro.....
    Que maravilla de pudding, me encantan los frutos rojos, yo estoy pensando que para acompañarlo también le iría de perlas un helado de vainilla o nata. Espero que disfrutes mucho de tus merecidas vacaciones y si Dios quiere seguimos a la vuelta.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Ains, ese ansiado verano que a veces agota y nos deja extenuados!!!! ;)
    A mi me encanta esta estación, pero este año me está extenuando más de lo normal...el calor y las emociones me estan dejando por los suelos :)
    Me encanta tu summer pudding, una propuesta preciosa y fresca para el recetario de Kuki, que sin duda no dejará a nadie impasible :)
    disfruta mucho de tu verano, salta, ríe, disfruta y no te olvides de tus amigas blogueras..que aunque no estén siempre, se encuentran cerca :)
    miles de besos preciosa ..a disfrutar!

    ResponderEliminar
  11. que color mas chulo estara igual de bueno

    ResponderEliminar
  12. Madre mía! Este puding tiene que estar tremendamente bueno!!!! Encima tiene un color espectacular!!! Me encanta, bssss

    ResponderEliminar
  13. Me encantan los frutos rojos del bosque, son tan ricos!!! Es verdad que a veces están un poco caros, pero en Holanda tengo la suerte de que en temporada puedes encontrarlos asequibles. Me apunto el pudding, que yo me tomaría con helado de vainilla :)
    besos

    ResponderEliminar
  14. En cambio en el norte estamos deseando que llegue el verano, y que este sea bueno claro, porque aquí no se asegura que la estación llegue de verdad.
    Me parece una receta maravillosa, me encanta el color, pero seguro que lo mas maravilloso será su sabor: sabor a verano nunca mejor descrito.
    Besinos

    ResponderEliminar
  15. Aunque los frutos rojos no me apasionan, si que lo hace la forma en la que lo has preparado, vamos que me apretaba yo solita ese colorido pudding.

    Disfruta tu también mucho, descansa y disfruta todo lo que puedas. Nos vemos al a vuelta!
    Un beso gordo y fresquito!

    ResponderEliminar
  16. Que cosa más rica!

    Los frutos rojos me encantan, pero sobre todo cocinados. Me pasa lo mismo con las fresas, no me las como crudas, pero las cocino de todas las formas imaginables.

    Y un pudding como este, que no lo conocía por cierto, es una forma francamente estupenda de dar la bienvenida al verano, aunque esté lleno de mosquitos, aceras humeantes y sofoco...

    ResponderEliminar
  17. madre mia! me has sorprendido con tu receta.. este dulce me parece delicioso.. me encanta! no te ha sobrado un cachito??? porque quiero un poquito pero ya! me la apunto!

    un saludo!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  18. Hija por Dios, Yolanda qué receta más deliciosamente fresca, atractiva, colorida y fácil! Me sorprende que digas que en Madrid os sofocais...en Barcelona el mes de Julio es insoportable, por el bochorno, por las manadas de extranjeros que circulan por las calles, por las ganas de vacaciones y por la sensación que en el trabajo parece que se acabe el mundo... Menos mal que recetas como esta alegran la vista y el gusto, y seguro que apetecen hacerlas cuando el día tiene más horas para hacer aquello que nos hace disfrutar. Lo combinaré con largas siestas, con dormirme con un libro, con disfrutar de los míos y cargaré pilas. Nos vemos a la vuelta y feliz verano!! Petonets!!

    ResponderEliminar
  19. Es lo que tiene de bueno el no poder pegar ojo a estas horas....silencio absoluto y poder disfrutar con toda la tranquilidad del mundo de este postre que lleva martilleando mi cabeza desde que se puso ante mis ojos el lunes.
    Se come con la vista , aunque ciertamente preferiría hincarle el diente. No puede ser más bonito y súper apetecible en estas fechas.

    Aquí en Pucela city este verano raro, raro nos ha dado una tregua y solo han sido un par de días de "ná" pegados al asfalto.

    El libro lo ojeé y me encantó. Estoy deseando que lleguen mis vacaciones y entonces sí, me tiraré a la bartola y aprovecharé para ver cositas ricas y recopilar pues lo que se dice ponerme a cocinar no me apetece nada.

    En fin, que me alegro mucho de poder comentarte y ahora vuelvo a la cama con tus fotos en la retina. En lugar de ovejitas contaré summer pudding jajaja.

    Disfruta tu verano preciosa!!

    Mil besos y abrazos

    ResponderEliminar
  20. Hola, mi nombre es Francesca y también tengo un blog. He encontrado tu blog por casualidad y me encantó. Me he unido a sus partidarios, si te gustan falta también. Gracias.

    ResponderEliminar
  21. No conocía este dulce y me encantó.
    Mil gracias por la receta. Me la guardo en mi Pinterest para hacerla durante el verano.
    Vivo en Miami y estamos más o menos en las mismas. Da miedo salir del calor.
    Abrazo,
    Vero
    La cocina de Vero

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.