Pastéis com natas

21 abril 2014 34 comentarios

Pastéis com natas_1 

 Hoy, posiblemente, podríamos estar de vuelta de una escapada a Lisboa, donde nos hubiera gustado pasar unos días disfrutando de las vacaciones de Semana Santa, pero no pudo ser. Es lógico que justo cuando hay mayor demanda, sea de lo que sea, de un servicio o de un producto, el precio que se pide por ello sea mayor. Así que decidimos posponer esa escapada para otro momento, aunque esto de disponer de vacaciones cuando todo el mundo las tiene hace que no puedas evitar sufrir un aumento en el coste del viaje y también, de una mayor afluencia de turismo.

Hoy, posiblemente, ya podríamos haber disfrutado de uno de los dulces más representativos de la gastronomía portuguesa: los pastéis com natas, típicos del barrio de Belém, un barrio que mira al mar, y del que Vasco de Gama se despidió desde su barco al zarpar rumbo a América, a finales del siglo XV. En este barrio se encuentra el Monasterio de los Jerónimos y la torre de vigilancia, declarados Patrimonio Cultural por la UNESCO.

Siglos más tarde, y en concreto, a finales del siglo XIX, la revolución liberal que tuvo lugar por entonces cerró monasterios y conventos, expulsando a la comunidad que formaba parte de ellos. Se dice que alguien que fue miembro de aquel monasterio, como forma de supervivencia, creó un comercio en el que comenzó a elaborar unos pastelitos que atraían a los lugareños y a los visitantes que llegaban a Lisboa por el puerto de Belém. El éxito fue tal, que a partir de entonces, comenzó a producir los conocidos como Pastéis de Belém de forma masiva siguiendo una fórmula secreta y que dicen que hasta hoy se mantiene inalterable.

Me fio de quien me dio a conocer estos pastelitos cuando me dijo que el sabor de estos que os traigo hoy es exactamente el mismo que el de los Pastéis de Belém autóctonos de aquellas tierras. Por lo cual, ese secretismo que parece circular alrededor de esta leyenda, es más bien dudoso.

Mi fuente: Tía Alia Recetas. Por ella conocí esta delicia en uno de los desayunos con los que nos homenajeábamos tiempos atrás, cuando disponíamos de más tiempo. Ahora hemos pasado a homenajearnos en la sobremesa, con lo cual creo que hemos ganado, ¿o no, Carmen? ¡Cuántas ricas recetas nos descubrimos una a la otra, eh!

Os invito a deleitaros con esta delicia. Son super sencillos de elaborar, y rápidos a más no poder. Perfectos para acompañar el café de la sobremesa. Os aconsejo tomarlos templaditos, para disfrutar de la crema que los rellena en una textura que obviamente cambia si los tomamos en frío y espesa. Además, el sabor de la canela en templado dice mucho más en esa temperatura que en frío. Y si no, ¿qué os parece viéndolos con este mordisco?

Pastéis com natas_2 

  Ingredientes (Para 12 pastelitos)
  • 3 yemas de huevo
  • 200 ml de nata líquida
  • 1 cda rasa de harina
  • Ralladura de un limón
  • 75 gr de azúcar blanquilla
  • 1 lámina de hojaldre rectangular
Además
  • Una bandeja de muffins o similar
  • Un cortapastas de forma circular, el mío de 7 cm de diámetro
  • Azúcar glas
  • Canela en polvo
Elaboración
  1. En un cazo ponemos las yemas, la nata, la harina, la ralladura y el azúcar, y mezclamos.
  2. Ponemos el cazo al fuego y a fuego lento removemos hasta que la mezcla comience a espesar. Retiramos a un cuenco pequeño y dejamos enfriar.
  3. Extendemos la plancha de hojaldre y con un cortapastas de diámetro un poco más grande al de las cavidades de muffins de nuestra bandeja, sacamos doce círculos y los colocamos en la bandeja, asegurándonos de que los laterales quedan cubiertos.
  4. Rellenamos las cavidades con la crema que teníamos reservada, y procurando no llenarlos mucho para que no se desborde en el horno.
  5. Precalentamos el horno a 200ºC y horneamos entre 10 y 15 minutos o hasta que comienzan a dorarse, tal cual veis en las fotos. 
  6. Retiramos de la bandeja de muffins poco después de sacarla del horno. Se desprenden con facilidad, así que no es necesario engrasar la bandeja. 
  7. Aún en templado, y antes de consumir, espolvoreamos con azúcar glas y canela en polvo al gusto. 
Riquísimos es decir muy, pero que muy poco.

Aquí podréis averiguar más sobre estos pasteles e incluso hacer una visita virtual a la fábrica y que de ser posible, no me gustaría perderme llegado el momento de estar por aquellos parajes.



34 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Qué ricos, nunca los hemos hecho pero no será por falta de ganas. Cuando los probamos en Portugal caímos rendidos a sus pies.

    ResponderEliminar
  2. Hola Yolanda.
    Yo acabo de volver de viaje, pero no de Portugal.
    Estuve en Portugal hace un par de años y tengo que volver.
    Estos ricos pasteis, lo comí, en la pastelería más representativa de Belem y te diré que iba cada tarde en tranvía, aguantar largas colas y poder tomarlos recién salidos del horno. Espectaculares, deliciosos y un viaje que no me importaría repetir.
    Me apunto la receta, seguro que mis amigos les doy una gran sorpresa, recordamos estos pasteles a menudo.
    Bss.

    ResponderEliminar
  3. buenos días Yolanda, en vacaciones todos los viajes son mucho más caros, iré a primeros de junio a probar los pastéis, ya te contaré, yo también los hago y son un éxito siempre. Tienes razón, hay que comerlos templaditos, me chiflan, bsss

    ResponderEliminar
  4. Los probé en Lisboa hace siete años, un viaje que disfrutamos mucho, una ciudad preciosa, un tiempo espectacular, sin mucha gente, recuerdo el hotel, la cama enoorme y por supuesto recuerdo los pasteis de Belem, madre mía que cosa mas riquísima, no me he atrevido nunca a hecerlos en casa por miedo a que no me quedaran igual y perdiera ese recuerdo que tengo de ellos, éstos tuyos tienen una presencia idéntica Yolanda, a ver si me animo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días, mientras me tomo el café disfruto virtualmente de tus pasteles. La cosa más rica que jamás he catado. Mira que soy de dulces y que como muchos y muy variados, pero si me preguntan siempre digo que mis favoritos son los Pastèis de Belèm. Para levitar! Tal cual lo cuentas y recomiendas, es bien cierto que mejor en templado. Sin lugar a dudas. Ganan muchísimo. Y si puede ser en la pastelería que les da nombre pues ya no te cuento. Desde unas cristaleras puedes ver cómo los elaboran aunque no todo el proceso que se muestra en el vídeo del que nos has dejado enlace. Sólo se ve la parte final, cuando ya salen del horno y los desmoldan para sacar a sala. Es todo un espectáculo porque los hacen a cientos y hay un movimiento constante que te deja con la boca abierta y con una buena idea de lo bien que va el negocio. El día que vayas a Lisboa, que irás, te acordarás de este comentario y espero que te tomes uno a mi salud :)

    Sobre nuestros desayunos...pues si...de desayunos ya nada. Las circunstancias obligan a cambiar hábitos y horarios, y creo que los nuevos no están nada mal tampoco! Sobre todo si podemos darle a la cuchara de palo y a la sartén juntas. Que eso no lo hacíamos en nuestros desayunos. Mientras nos quede esto no me quejo.

    Por cierto, me ha hecho sonreir esa foto del pastel mordido, jajaja. Te imagino "sacrificándote" para la puesta en escena. Lo que tiene que hacer una para ambientar las entradas, verdad?

    Bss

    ResponderEliminar
  6. Huy Yolanda... me has tocado una debilidad. De mi, estancia infantil en Lisboa guardo como un tesoro el sabor de los patelitos de belén...y hasta la fecha, no he encontrado una receta que me "igualara" esa sensación.... Y mira que cada vez que veo que un blog publica una fórmula me la miro y remiro.... Voy a darles una oportunidad a los tuyos, pero te advierto que soy exigente..jejeje Son ricos, siempre ricos, porque los ingredientes no pueden dar otra cosa....pero .. no sé, no sé. YA te contaré...jejeje Desde luego la presencia es espectacular y prometen.

    ResponderEliminar
  7. La última vez que fui a Lisboa iba a visitar a un amigo que vive allí. Y le dije que por favor el primer destino tenía que ser ir a la pastelería de estos clásicos dulces. Son de lo mejor, y calentitos...qué buenos. Si encima nos dices que esta receta es tan buena pues hay que hacerlos. Desde luego la pinta es irresistible.
    Si vas a Lisboa te recomendaré un sitio en Alfama donde se comen unas sardinas a la brasa deliciosas. El clásico sitio que van los de allí...
    Besos y buena semana

    ResponderEliminar
  8. Pues yo nunca los he probado, y he estado en Portugal en varias ocasiones (y las que me faltan!!!!), pero me llevo tu receta, Yoli, porque te juro que se me hace la boca agua con sólo mirarlos!!!

    Un besote,
    IDania

    ResponderEliminar
  9. Yolanda no he probado los autenticos y mira que he estado en Portugal, por viajes no habrá sido, pero nunca despues de esta fiebre pastelera que me dio hace unos años... Una pena. Tengo que confesar que a pesar de que están en mi carpeta de pendientes no los he preparado nunca... y tampoco será por buenas recomendaciones como las tuya.. Así que aun a pesar de que te hayas quedado sin vuestro viaje a las tierras Lusas, me alegro de que al menos nosotros podamos disfrutar de esta delicia aunque sea de forma virtual.

    Es cierto, disfrutar de vacaciones cuando la mayor parte de la poblacion lo hace es un incordio, yo lo llevo haciendo toda la vida, pero al menos nosotros podemos disfrutar de ellas, o lo que se lee al revés, tenemos trabajo para poder hablar de vacaciones, así que vamos a celebrarlo con estos estupendos pastelitos que te han quedado ni de pastelería. Bss preciosa, te dejo que yo voy a seguir disfrutando de mi ultimo día de "holidays".

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  10. Buenos días Yolanda, me parece genial que si no has podido ir a Portugal tú te hayas traído Portugal a casa, eso es lo que hago yo, viajar a través de la comida.
    Estos pastelitos tuve la suerte de probarlos en la pastelería de Belem y son una pasada, absolutamente deliciosos.
    Me encanta como te han quedado. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola Yolanda!
    La verdad es que da rabia no poder acercarse a Lisboa cuando uno tiene tiempo por las subidas tan exageradas de precios. La parte buena es que cuando vayas en otra ocasión podrás evitar esas largas colas de estas fechas.
    Estos pasteles son un auténtico vicio, empiezas con uno y sigues con otro y otro, para mí es fundamental la canela.
    Tienen muy buena pinta!
    Besos.

    Noelia - Petite Recette

    ResponderEliminar
  12. Nunca los he probado pero se ven tan ricos!! Y como me has dicho, facilitos de hacer.
    Qué pena que no hayas podido ir a Portugal. Es un país que tengo pendiente de visitar. Siempre me ha llamado la atención
    y aunque tuve previsto ir una vez... me quedé con las ganas. Pero bueno, aún hay tiempo y más hoy día con los aviones
    que hacen los viajes mucho más cortos.
    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  13. Cuando leí el post de Carmen ya me hizo rememorar esos riquísimos pasteles, y la larga fila que había para hacerse con una caja de media docenita (cayeron los seis en una sentada, y eso que sólo ibamos mi marido y yo). Tengo muchas ganas de repetir el viaje a Lisboa, pero como bien dices, los que sufrimos las vacaciones obligadas tenemos que racionar las escapadas porque nos salen el doble de caras.

    No sabes la ilusión que me ha hecho volver a ver la receta, ya que guardé en su momento la de Carmen en mi carpeta de pendientes en dropbox, y por un error (pensaba que borraba otra cosa) me cargué la carpeta completita, y para más inri confirmé la eliminación luego en la papelera :( Ya, ya se que que siempre podía ir al blog a por la receta, pero cuando no te acuerdas de lo que tienes, necesitas que te despierte el recuerdo el olor de la receta desde otro blog. La guardaré esta vez por triplicado por si acaso, porque desde hoy empiezo con la operación bikini, y todo lo dulce que haga pasará por delante de mis narices sin poder dar ni un mordisquito.

    Bss

    Elena

    http://lacajitadenieveselena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  14. Me encanta, si Yolanda no va a Lisboa, ya se trae Yolanda un trocito de la gastronomia portuguesa a casa, y si puede ser dulce mejor que mejor, verdad? Tienen una pinta increible y se que me encantarian porque nunca los he probado pero tienen pinta de ser unos bocaditos deliciosos de esos que no puedes parar de comer. Desde luego me los apunto porque ya los he visto en alguna que otra ocasión y me llaman poderosamente la atención y como tardaré en ir a tierras lusas haré lo que haces tu cuando no se puede ir, jeje
    Un besazo preciosa ;)

    ResponderEliminar
  15. Sea cuando sea que vayas Lisboa te encantará seguro. Yo hace ya unos cuantos años pude disfrutar no sólo de su ciudad sino también de su rica gastronomía y como no podía ser de otra manera nos pusimos hasta los tope de los pasteis de Belem, qué delicia por Dios!! Tan suaves y tan ricos, no me daba tiempo ni a que enfriaran y me quemé hasta el paladar del ansia, pero bien mereció la pena jeje.

    Me llevo tu receta para hacerlos en casa y poder hacer un viaje a tierras portuguesas sin moverme del sillón ;)

    Mil besos y feliz semana guapa

    ResponderEliminar
  16. Bueno, para tu consuelo, yo tampoco he salido de viaje por vacaciones, entre que está todo petao de gente y el coste suele ser a veces abusivo, pues eso, que me quedo en casita, ya se verá cuando viajar.
    Me encantan los pasteles de Belém, me chiflan, y sí para unos mordisquitos después en la sobremesa son geniales.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. No sabes la de pasteis com natas que comí en septiembre pasado en Oporto, son una autentica delicia, casi me hacen pagar pasaje doble en el avión porque debí de engordar por lo menos 3 kilos pero difícil era resistirse a la cantidad de pasteles que tienen en esta añeja ciudad. Te han quedado estupendos, y suerte que estas lejos porque de lo contrario esos pastéis correrían un serio peligro, jeje
    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
  18. Hace años los probé en Lisboa y ni se me había ocurrido hacerlos, por eso de que no iban a estar igual de buenos. Pero si tú dices que son como los de allí, ahora mismo me guardo esta receta y los pruebo! Vaya que si los pruebo!!! Te han quedado genial.

    ResponderEliminar
  19. Yo también los probé en Lisboa y todavía recuerdo lo riquisimos que estaban.
    Ahora que tenemos la receta cualquier día los hago.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Madre mia, que recuerdos!!! que ricos que estan, cuando estube en Lisboa, nos gustaron tanto, que muchos dias para cenar nos pediamos un cafe con leche y unos cuantos pastéis!! y nos quedabamos tan anchos, jajajaja. Pero no tenia la receta, asi que me la apunto y seguro que los hare.
    Beso grande y que pases una buena semana.
    Ettore

    ResponderEliminar
  21. Ouchssss que recuerdos de mi viaje a Portugal hace apenas un año!
    Me enamoré de estos pastelitos, y claro, en cuanto llegué a Madrid me puse manos a la obra.
    Un día los haré para publicarlos, tiempo al tiempo. Y sí, fui en verano, tengo las vacaciones como todo el mundo, y es un fastidio, pero es verdad que el verano es más extenso y uno puede elegir unas fechas un poco más económicas si mira bien hoteles...

    A ver cuando puedes ir, te va a encantar.

    ResponderEliminar
  22. Oooohhhh!! Qué maravilla!! Para una enamorada de Lisboa como yo encontrarme recetas como ésta se agradece un montón.
    Lo cierto es que tengo una receta parecida archivada en algún sitio. Siempre que vuelvo de Lisboa me entran unas ganas tremendas de ponerme a ello, pero al final no sé por qué nunca la he preparado.

    El Mosterio dos Jerónimos es una maravilla y los pastéis de Belém los mejores de toda Lisboa, pero tus pastéis tienen una pinta increíble (y te lo dice una que ha catado muchos!!).... Así que me apunto la receta, guapa ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  23. Yolanda, he visto tu publicación en Facebook he pinchado y me dice que tu página la consideran Spam, no sé si nos está pasando a todos o no, pero por si no lo sabías te lo digo... tampoco sé si se puede hacer algo, pero bueno, por si puedes hacer algo. Yo probé estos Pasteis de Belem hace mucho tiempo en Lisboa y me encantaron, nunca los he hecho caseros, tengo que probar... A ver si pronto haces ese viaje a Lisboa. BS

    ResponderEliminar
  24. Posiblemente yo ayer regresé de una escapada de locos a Lisboa jajajaja

    Te aseguró que aunque mi barriguilla no podía ingerir pastelitos, no pude resistirme y decir que noooo a probar estos famosos y ricos pastéis de Belém.

    Son absolutamente deliciosos, nada empalagosos, con lo que se dejan comer con demasiada facilidad. El crujiente y delicioso hojaldre no te deja indiferente. Pero a mi quizás me han gustado más fríos que templados, para gustos colores :))

    Estas cerca, seguro que encontráis algún momento idóneo para escaparos y pasar unos días.

    Y de paso aprovechas y comes Bacalhau com natas, tremeeeeeendo.

    Un beso guapa

    Mi próximo paso por Madrid me planto y nos vemos...jajajaa Dos veces en menos de 3 meses y no poder tomar un café se merece una buena sobremesa

    ResponderEliminar
  25. Estos pastelitos los tengo en mi lista de pendientes desde hace tiempo...y con lo sencillos que son todavía no se por qué no los hemos hecho. Gracias por recordármelos porque deben estar de muerte :).

    ResponderEliminar
  26. Me encantó Lisboa, tanto que volveré, o eso espero aunque lo próximo que me gustaría visitar de Portugal sería Oporto, no sé, para cambiar. Pero si, recuerdo los pasteis, deliciosos, y aunque me compré un librito de recetas portuguesas que incluye una receta de pasteis nunca los he preparado en casa, tentaciones las justas ahora, jajaja, pero pensándolo bien, yo que me he portado super estas fiestas, un capricho igual cae, ya que viajar allí no será por ahora ;)
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  27. Los probé in situ hace años y me parecieron increiblemente buenos, y a pesar de tener alguna receta por algún sitio no los he hecho nunca, así que creo que ha llegado el momento. Los has vendido tan bien que creo que todos los que te hemos leído los vamos a hacer.
    Portugal es precioso y está cerquita...
    Besos

    ResponderEliminar
  28. No sé si será por la proximidad, pero en Salamanca hay una pastelería portuguesa donde es fácil encontrar estos pastéis así como otros dulces típicos portugueses. Pero creo que tu receta es realmente deliciosa, así que... me la llevo. Gracias por compartirla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Ya irás en otro momento, Lisboa está cerquita y no merece la pena pagar de más por ser Semana Santa.
    Me encantan estos pastelitos, no tenía la receta, gracias!
    Noelia

    ResponderEliminar
  30. Son mis pasteles preferidos que ricos están y que fáciles son de hacer. Has hecho bien ya que no has ido a Lisboa te preparas los pasteis y a disfrutarlos.
    Besos

    ResponderEliminar
  31. No sabes las ganas que tengo de probar estos pastelitos! qué bocaditos más ricos por favor....
    Besitos y feliz finde :)

    ResponderEliminar
  32. Nunca probé los originales, pero ... seguro que estos tuyos son iguales o mejores !!!

    Yo también los hice una vez siguiendo una receta de Jamie Oliver y me gustaron muchísimo !!!

    Ojala algún día tenga la oportunidad de comerlos in situ

    Besotes

    ResponderEliminar
  33. Te han quedado geniales Yolanda. Los pude probar in situ hace años en Lisboa y estaban muy buenos, y los tengo hechos pero aun estan haciendo cola en la bandeja de salida jaja.
    Buena semana
    Bss

    ResponderEliminar
  34. Gracias por avisarme de que tenias la receta!! A ver si este finde me pongo a ello, tengo curiosidad pues todavía no los he probado! Las recetas que he visto hasta ahora no llevan nata, de hecho, dicen que los pasteles de Belem y los pasteles de nata no son lo mismo...yo no tengo ni idea, el caso es que los tuyos tienen una pinta excelente. Ya te diré el resultado! jajajaj
    Un besazo Yolanda

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.