Huevos saturados de bechamel con boletus

24 febrero 2014 38 comentarios

Huevos saturados_1 

A veces me digo que cómo puede ser que no sea más simplista en mis explicaciones. Creo que tendría que aprender a sintetizar, pero por más que lo intento, no puedo. Al menos por este medio.

Si comparamos la explicación que tía Alia nos da de la receta que hoy os traigo para cumplir con el reto del mes de febrero ...


... con la que doy yo, creo que hay una notable, muy notable, diferencia.

Tía Alia, con 36 palabras, apaña el tema, ... que no lo soluciona. Y yo ... bueno, yo, prefiero no contar las palabras que he empleado, porque creo que mi frustración aumentaría por décimas de segundo.

La explicación que da tía Alia para la receta es la misma que daría tu madre o la mía si le preguntaras cómo hacer estos huevos saturados, con la salvedad de que tendríamos a nuestras madres bien cerquita para dado el caso de duda, preguntarles y resolver el conflicto en el momento. Pero no se da el caso de que tía Alia nos facilite un servicio de asistencia en la cocina de 24 horas al día. ¿No, verdad, Carmen? La pobrecita no está para estas historias, mucho me temo :(

Así que al final, yo, me enrollo como las persianas y os explico la receta como si fuera la primera vez que os enfrentarais a ella, aunque me consta, que al igual que yo, así habrá sido el caso para más de una, y de dos ...

Nunca había oído hablar de estos huevos, al menos fritos, porque en este mismo blog podéis ver otra versión: cocidos. Y por lo que he podido comprobar, por la red circulan recetas de huevos a la Villaroy, huevos encapotados, o huevos empanados. Muchos recuerdan la recuerdan como una receta de infancia. A mi, mi madre, no me los hizo nunca :(

Por darle un punto sabroso a la bechamel, que va muy espesa, por cierto, la he enriquecido con un boletus, ¡y qué sabor, madre mía! He puesto a descansar el huevito sobre una lámina de morcilla y los he rematado en el horno, por eso de evitar ingerir más grasas que las necesarias.

¿Inconvenientes?

Pues sí ...
  1. Si hubiera empleado huevos de codorniz, que eran mi idea inicial, habría resultado más fácil manipularlos. Y al mismo tiempo, menos contundentes.
  2. Si hubiera frito los huevos, seguramente la yema no habría cuajado de igual forma que la de un huevo cocido. ¿Hay algo más pecaminoso que ver una yema de huevo chorreante pidiendo un trozo de pan a gritos?
... pero desde luego, muy ricos. Eso por descontado :)

Y ahora os explico cómo elaboré mi receta, pero no os olvidéis de picar en la puerta de Tía Alia Recetas y hacer un recorrido por todas las propuestas de febrero, dulces y saladas.

Attention, dear readers :)


Huevos saturados_2

Ingredientes (Para 4 personas)

Para la bechamel espesa
  • 1 boletus (unos 100 gr)
  • 500 ml de leche
  • 65 gr de mantequilla
  • 65 gr de harina de trigo
  • Nuez moscada
  • Sal
Para los huevos
  • 4 huevos tamaño "L"
  • Pan rallado grueso
  • 1 huevo batido para rebozar
  • Aceite de oliva
  • Sal
Para la lámina de morcilla
  • 150 gr de morcilla de arroz
  • 1 huevo
  • 1 cda de harina de trigo
Además
  • Un cortapastas de 7-8 cm de diámetro (opcional)
Elaboración
  1. Empezamos con la bechamel
    1. Lavamos el boletus y lo secamos bien. Lo picamos en una brunoise muy finita y lo salteamos a fuego fuerte en una cucharadita de aceite de oliva. Retiramos a un plato y reservamos.
    2. En un cazo ponemos la mantequilla a fuego medio y cuando se haya fundido añadimos la harina. Removemos y tostamos para que pierda el sabor a crudo durante dos minutos. Añadimos la mitad de la leche y removemos enérgicamente con unas varillas para evitar la formación de grumos, aunque no pasa nada porque se formen; posteriormente la trituraremos. Vamos añadiendo el resto de la leche, removiendo. La bechamel comenzará a espesar. Cuanto más tiempo la tengamos al fuego, más espesará. Queremos una bechamel con una consistencia más espesa que la de unas natillas. Condimentamos con nuez moscada y sal al gusto. Retiramos del fuego y añadimos el boletus salteado y trituramos el conjunto. Lo llevamos de nuevo al fuego para que espese de nuevo, pues al incorporar el boletus, puede que la salsa se aligere. 
    3. Forramos una fuente amplia con papel vegetal y formamos cuatro círculos del tamaño de un huevo frito con la bechamel. Dejamos enfriar.
  2. Freímos los huevos.
    1. Ponemos un dedo de aceite de oliva en una sartén pequeña para freír los huevos y los freímos uno a uno. Ya en el aceite no moveremos el huevo ni lo bañaremos con el aceite caliente. Cuando la clara esté cuajada y la yema aún de color naranja, retiramos el huevo a un plato protegido con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
    2. Proseguimos de la misma manera con el resto de los huevos.
  3. Montaje de los huevos saturados.
    1. Ponemos un huevo sobre cada uno de los círculos de bechamel reservados y lo cubrimos con más bechamel. Dejamos templar y entonces introducimos la fuente en la nevera durante unas dos horas para que se enfríe por completo y poder manipular la masa bien.
    2. Transcurrido ese tiempo, procedemos con el empanado. Batimos un huevo y ponemos en un plato hondo el pan rallado. 
    3. Con un cortapastas daremos una forma redonda más perfecta a los huevos. Los pasamos por el huevo batido y después por el pan rallado. Reservamos sobre una fuente de horno protegida con papel vegetal.
  4. Horneado.
    1. Precalentamos el horno a 200ºC. Vertemos un chorrito de aceite sobre ellos y los horneamos durante 25-30 minutos o hasta que estén dorados.
  5. De la lámina de morcilla.
    1. Batimos un huevo y deshacemos la morcilla sobre él. Aplastamos con un tenedor, incorporamos la harina y mezclamos.
    2. Ponemos la masa entre dos láminas de papel vegetal y la extendemos con un rodillo hasta adquirir un grosor de unos 2 milímetros.
    3. Horneamos a 200ºC  a media altura, durante unos 20 minutos.
  6. Montaje.
    1. Ponemos una porción de la base de morcilla en el plato y sobre esta el huevo saturado.

Idea de la lámina de morcilla adaptada de la de maíz crujiente vista aquí

38 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Bueno Yolanda, para una vez que le soy fiel a la receta de Alia, tu rompes los esquemas y sacas los pies del tiesto.
    Me encanta tu versión de los huevos, el punto boletus me lo anoto no creas que cae en saco roto.
    Ahhhhhhhhh el crujiente de morcilla, no quiero que se me pase. Sabes a que me recuerda?, pero creo que más rico y natural el tuyo. A los nachos que nos regalo Paloma cuando visitamos Planeta Columeta. Otra cosa para la saca.
    Felicidades lo has bordado a vainica doble.
    Bss.

    ResponderEliminar
  2. Como Rosalía he sido super fiel a la receta de Tia Alia, tu versión con boletus me gusta mucho, tiene que dar un sabor espectacular a la bechamel, bssss

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa, la verdad es que tus explicaciones no tienen nada que ver con las de Tía Alia, pero la verdad se agradece que te extiendas, porque a veces supone todo un reto hacer la receta.
    Me gusta mucho el giro que le has dado y seguro que el toque de boletus le ha aportado un sabor delicioso a los huevos. Tengo que prepararlos, porque en esta ocasión me he preparado la dulce, porque en mis últimas participaciones lo hice con la receta salada y tocaba cambiar.

    Un besito enorme,

    ResponderEliminar
  4. Uff que guerra te han dado estos huevos.... !!!! la verdad me da una pereza terrible ponerme a mover huevos, que aunque estén cocidos, es materia delicada... a pesar de ello tu plato se ve bien apetitoso y me lo comería ahora mismo a pesar de uqe no vaya a chorrear la yema.... Nada más goloso que los rebozados!
    Buena propuesta!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues a mi me gusta mucho como te han quedado!
    Encima tus explicaciones son lo más...jijiji
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Yolanda, tú sabes que esto es pecado, no? Y que podremos ir al infierno por comerlo, no? jajajaja pero bendito infierno! Madre mía, esto es la bommmmbaaaa, no sólo calórica, que lo es y mucho (morcilla y huevos re-fritos) sino porque debe ser un espectáculo comerlo. Vaya, vaya con el reto de este mes, jeje.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  7. Yolanda tu versión nos gusta muchísimo, si es que has hecho una versión de lo más gourmet!! si los huevos nos gustan ya no te digo más la morcilla.

    Y no te preocupes, nosotras estamos encantadas con tus extensiones, lo dejas todo muy bien explicadito!!

    un besote

    ResponderEliminar
  8. Buenos días! Pues unos huevos estupendos, aunque como bien dices algo contundentes. Eso de "a mi me daban dos" en este caso no vale, con uno creo que te quedas más que satisfecha, verdad? Me gusta ese crujiente de morcilla, le va que ni pintao. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  9. Yolanda, me has enamorado con tu versión!!!! La verdad es que, como comenté en mi post, estos huevos están buenos pero no matan, porque el sabor es un poco aburridillo, y es necesario levantarlo con algo. Y tu has dado de lleno con la clave!!!! Una idea fantástica (además de que me pirro por los boletus), y un puntazo la lámina de morcilla. Cómo se notan las tablas!!!!

    ResponderEliminar
  10. Ais nena que ricos con boletus!!! Una genial idea que no tardaré en "copiar", en casa triunfaron como la cocacola y los pienso repetir más de una vez, sobretodo porque no pude probarlos y esa experiencia no quiero perdérmela! Besitos!
    Glo de COCINAR CON AMIGOS

    ResponderEliminar
  11. Desde luego que la manipulación con el huevo frito es muy complicada. Yo también he alegrado la bechamel, pero con jamón en lugar de boletus, y creo que con cualquiera de los dos alegra un poco más el plato.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  12. Yolanda le diste una vuelta de tuerca a la receta. La engalanaste, la hiciste tuya con esos fantásticos cambios.

    Estoy segura de que estaba deliciosa con esa idea tuya de añadir el boletus y la lámina de morcilla.

    Felicidades. Reto superado jajaja.

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Yo tampoco había escuchado nunca hablar de estos huevos pero tienen muy buena pinta, que yo donde estén unos huevos, estén como estén preparados, me encantan. Eso sí, difícil de hacer los veo un rato, aunque nos lo has explicado muy bien yo tendría pánico de ponerme con ellos.

    Un besazo guapa y que pases una buena semana, o al menos no demasiado estresante, jejejeje.

    ResponderEliminar
  14. jajaja Es que la tía alia siempre quiere dar rienda suelta a nuestra interpretación/imaginación con sus recetas, basta ver los resultados super distintos que se obtienen!
    Estos huevos nunca los he comido pero me parecen fantásticos, como para pecar más y más, contundentes pero bien ricos también seguro.
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  15. Eres la bomba....que has puesto boletus y morcilla??????? Dios existe...y se llama Yolanda!
    Los repetiré con tu receta...que seguro que están de muerte! Y eso de enrrollarse...jajajajaj es que me parto Yolanda, de verdad!
    Reconozco que me encanta leerte, así que, por favor, no te cortes, ok?
    Un beso guapa y feliz semana!!!
    Gemma de Food&Cakes by GB

    ResponderEliminar
  16. Para la próxima el toque de los boletus no se me pasa. Te han quedado fantásticos. A mí me han gustado muchísimo aunque me he quedado con un poquito de ganas de preparar la propuesta dulce. A mí me gusta que te enrolles, a ver si se me pega algo, jeje. Un besito Yolanda. Espero que tengas muy buena semana )))

    ResponderEliminar
  17. Una versión genial.
    Voto por ese toque de boletus que siempre queda tan bien con la bechamel.
    Ojalá pudiéramos tener esa línea directa con Tía Alia, porque yo hay veces que necesitaría 8 líneas más de texto para entender su receta.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. JAJAJAJA, es verdad que nos liamos a explicar y explicar las recetas cuando, con la cuarta parte del vocabulario que nosotras empleamos para decir lo mismo queda claro lo que hay que hacer. De todas formas, yo soy fiel seguidora de tus explicaciones porque son buenísimas, es imposible perderse que, a veces, a las recetas les pasa esto. Vengo del blog de Marga (Las cocinas de las casinas) y se lo he dicho; estos huevos los hacía mi madre muchísimo cuando éramos pequeños y nos encantaban. Hace años que nos los pruebo y le pienso poner remedio esta misma noche JAJAJAJA. BS

    ResponderEliminar
  19. Qué buena idea lo del boletus, seguro que tus huevos son de los más sabrosos! Yo pensé en utilizar huevos trufados, que también tienen un sabor muy especial... Pero como no sabía cómo iba a salir la cosa, porque verdaderamente me parece un milagro que hayan salido a la primera, no me atreví a malgastar estos huevos tan ricos. ¡Para la próxima vez!

    ResponderEliminar
  20. Tienen que estar muy ricos con el boletus y la morcilla.
    Y hice las naranjas acarameladas.besinos

    ResponderEliminar
  21. Recetón versionado Yolanda! Ya te digo que eso de tener un Tele-Alia 24h no estaría nada mal, resolviendo tus dudas surgidas después de leer las 36 palabras de la receta, pero claro, si eso fuera posible, el reto ya no sería tal, no? Yo por mi parte agradezco que tus propuestas se extiendan más de esas 36 palabras, estoy encantado de pasearme por aquí y entretenerme un ratito con la lectura.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Para mí, uno de los mayores atractivos de tu blog es como nos cuentas las recetas, no escatimes las palabras. Has hecho un plato completo y sabroso, para disfrutar. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  23. Hola Yolanda, a mi la verdad es que me dió bastante miedo esta ceta, no me extraña que te extiendas en la explicación, porque sinceramente creo que la merece. Me encanta el puntito del boletus y la cocción al horno, que siempre aligera y a ste plato no le viene mal. Mi madre rara vez hacía este tipo de preparaciones tan trabajosas, cinco hijos creo que lo justifican, pero bueno, yo tengo dos y también me da yuyu 😊😊.

    Un beso gordo ( ya queda menospara vernoooooooos)

    ResponderEliminar
  24. No tenía ni idea de esta receta!! Me ha encantado y seguro que estaba riquísima!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  25. Yolanda, yo creo que esta vez la Tia Alia lo pone tan fácil que es cuando más divicil luego resulta. La receta parece fácil, pero el manipularla es otra historia. Yo también he puesto sabor a la bechamel, pero con un toque de azafrán, no con boletus!! increíble tu versión, si la pillo no dejo ni las migas. Y el crujiente de morcilla me ha encantado, me lo apunto que me resulta muy bueno para cualquier acompañamiento. Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Pues yo no veo que te hayan quedado tan mal ..me he leído la explicación enterita y eso no son huevos ..Es una obra de ingenieria minimo !! madremia la que has montado para un par de huevos y eso que no he visto el resultado de la cocina jiji .Solo te digo una cossa ..el resultado mereció la pena ¿Verdad?? pues eso es lo importante !!1 jijiji yo no tuve valor y me fui a por naranjas jiji ne me veia capaz ed rebozar un huevo frito después de visitar varios blogs he decidido que los haré algún día eso si ....con huevos de codorniz o huevos duros como tu bien nos aconsejas ^+^ un besete
    mila

    ResponderEliminar
  27. Es verdad, no eres persona que resuma mucho, pero ¿qué quieres que te diga? me encanta leerte, que te explayes y cuentes todo con pelos y señales. Además, las fotos están para eso ¿no? son un resumen perfecto de la receta. Por cierto, vaya receta, contundente y riquísima, yo no podría comerme ésto sin una ensalada gigante. Supongo que estarás estudiando como una jabata, mucho ánimo y muchos besos

    ResponderEliminar
  28. Yolanda, me he quedado loca con tu versión de la receta, simplemente ¡genial!
    Me apunto lo de los boletus para la bechamel, y aunque yo los acompañé de ensalada, por su contundencia, también me apunto lo del crujiente de morcilla para la próxima.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. jOLINES, HA SIDO VER TU PLATO Y EMPEZAR A BABEAR! me encanta!

    ResponderEliminar
  30. Mmm!!! Boletus...morcilla...dos de mis ingredientes preferidos!! que pintaza tienen tus huevos!!! Enhorabuena, me encanta!! Besos

    ResponderEliminar
  31. Uff que tute te has dado pero desde luego el resultado compensa.
    Rompiste por completo pero has salido por la puerta grande.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  32. Si no lo explicaras asi no serias "Yolanda", jajaja el toque del boletus un acierto total
    Bss

    ResponderEliminar
  33. que pintaza hija!! Mejor detallar y explicarlo como lo haces, así luego nos tienen que salir bien tus recetas ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  34. si tienes el don de la palabra como te vas a cortar¡¡
    Una combinacion fantastica con una aromatica bechamel con el boletus y luego esa base fina de morcilla que me ha gustado y sorprendido,queda una combinacion estupenda y para mi mejor huevo L, que no de codorniz jaja
    Bss

    ResponderEliminar
  35. Mi preciosa amiga..justo ahora acabo de redactar el post de tus albóndigas y a la hora de pensar en ti..eras así!!!..esta mujercita que es incapaz de sintetizar y dejar algo en tres tristes lineas...pero creo que no es porque no lo sepas hacer..es porque tienes una capacidad maravillosa para captar y expresar mil cosas..además, es una de las cosas que más me gustan de ti, lo sabes?
    Yo soy un desastre con los huevos...sobretodo fritos :) nuca me salen y estoy segura que con la explicación de la Tía Alia seguiría por el camino del desastre ;) ..vamos que prefiero tu explicación detallada y aún así..me haría falta tu asistencia en cocina para lograr hacer estas cositas ricas :)
    estoy de acuerdo..los huevos de codorniz son más manejeros ;) para situaciones extremas!
    Mil cariños mi Yolanda preciosa!...sigue siendo así :)

    ResponderEliminar
  36. Yolanda, mi intención también era prepararlos con huevos de codorniz porque son más manejables que los de gallina, pero si hay algo en la cocina que se me da mal, muy mal, es freír un huevo, hace tiempo que desistí en su aprendizaje y lo dejé por imposible y cada vez que quiero un huevo lo tiene que hacer mi chico, que para más inri los borda, jajaja. Pero esta semana él no estaba en casa, de modo que me quedé sin probarlos, de momento...
    Me ha encantado el toque de boletus. Y estoy recogiendo un montón de ideas en vuestras lecturas para cuando los pruebe.
    Besos y feliz semana!

    Noelia - Petite Recette

    ResponderEliminar
  37. Otra versión que me pone los dientes largos...Qué ricos huevetes!^^
    Un besote!

    ResponderEliminar
  38. Que delicia!!! me imagino el sabor tan rico de ese huevito rebozado con la morcilla y el toque de boletus. Insuperable Yolanda!!! Besoss,

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.