Garbanzos con calamares

21 noviembre 2013 52 comentarios

Garbanzos con calamares 

 Cuando llega el frío casi todos dibujamos en nuestra mente una imagen de lo más romántica en la que nos imaginamos a nosotros mismos en un lugar cálido, bien acomodados, tapados con una mantita, con una taza de caldo, café o té calentita, humeante y reconfortante, sostenida entre nuestras manos que agradecen el calor que nos transmite esa taza, y con buena compañía junto a nosotros.  ¿A que sí?

A casi todos nos apetecen platos más contundentes, de cuchara, que den vidilla a nuestros cuerpos entumecidos, y nos preocupamos por preparar platos de legumbre y/o de sopa. Nuestro organismo es muy inteligente y hay que darle lo que nos pide, aunque siempre de forma sensata. Según escuché hace unos días en un programa de radio, el hecho de que sintamos mayor apetencia por este tipo de alimentos en días fríos permite a nuestro organismo administrar esos hidratos de absorción lenta que se transforman en forma de energía cuando los ingerimos. Sin embargo también es verdad que el calorcito nos aletarga, mientras que las temperaturas frías activan nuestra memoria y nuestro estado anímico.

A mi me pasa. ¿Y a vosotros? ¿Sois más de calor o de frío? A mi no es que me apasione el frío, tal y como comentaba whatsappeando entre amigas blogueras hace unos días, pero reconozco que soy más persona ante el frío que ante el calor.

Y para reconstituíros en un día de frío, un rico, energético y sabroso plato único que os animo a cocinar sí o sí también.

Ingredientes (Para 3 personas)
  • 200 gr de garbanzos
  • 400-450 gr de anillas de calamar
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla
  • Una ñora, o 1/2 cdta de pulpa de ñora
  • 1 cda de tomate frito
  • 35 gr de almendras crudas enteras
  • 4 cdas de aceite de oliva
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • Sal
  • Una pizca de canela
  • 2 huesos de jamón
  • 1/2 rama de apio
  • agua
  • perejil picado
Elaboración
  1. En la noche de víspera ponemos los garbanzos en remojo en un recipiente con agua templada que les cubra. Al día siguiente escurrimos el agua y aclaramos los garbanzos. En una olla a presión convencional ponemos suficiente agua que cubra los garbanzos a calentar, junto con los huesos de jamón, la media rama de apio y una pizquita de sal y llevamos a ebullición. Cuando el agua rompa a hervir, vertemos los garbanzos, tapamos la olla y dejamos cocer durante una hora a partir de que la válvula comience a silbar. Transcurrido ese tiempo, dejamos que la olla suelte todo el vapor acumulado, abrimos la olla y escurrimos los garbanzos, reservando el caldo para posteriormente, e incluso para una sopa, si deseamos.
  2. En un recipiente pequeño ponemos agua muy caliente junto con la ñora, para que se ablande y poder extraer su pulpa. Una vez ablandada, con la punta de una navaja raspamos la piel para quedarnos únicamente con la pulpa. Reservamos.
  3. En una cazuela aparte ponemos unas cucharadas de aceite a calentar. Pelamos y picamos el diente de ajo y lo doramos a fuego suave junto con las almendras. Lo sacamos a un mortero y lo machacamos con media cucharada de perejil picado. Reservamos
  4. En el aceite sobrante freímos los calamares hasta dorarlos ligeramente. Picamos en brunoise la media cebolla y la pochamos junto con los calamares.
  5. Añadimos la salsa de tomate, la pulpa de la ñora, una pizquita de canela, el majado del mortero disuelto en vino y sazonamos a nuestro gusto.
  6. Añadimos los garbanzos y parte del caldo que les cubra y dejamos cocer unos quince minutos.

Y recordad: mejor comerlo de un día para otro. Sabores que se asientan y el plato se enriquece.

Fuente: Receta vista en una de tantas revistas Semana.


52 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Ainnss me encantan!! yo pongo el vinito blanco! Oye, que estoy como loco con esta temperatura, y sé que tú también, no nos engañes!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Yo reconozco que soy más de frío... de hecho, esta mañana mientras caminaba hacia el trabajo la gente me miraba un pelín raro porque iba yo muy sonriente notando el aire frío en mi cara, mientras el resto iba poniendo malas caras precisamente por el mismo motivo. Y es que con el calor, un servidor no es persona!
    Así que bienvenido sea el frío, y estos garbanzos con calamares, un buen plato de invierno, de cuchara, que me encantan! Si Carlos pone el vino, yo pongo el pan!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Jolines que buena pinta tiene! Yo es que siempre que pienso en garbanzos los veo con carne y fíjate lo bien que quedan con pescado y además deliciosos con ese calamarcito, me los apunto! Besitos!
    Glo de COCINAR CON AMIGOS

    ResponderEliminar
  4. Querida Yolanda, yo... de frío!!! 2 Motivos me llevan a pensar así, por un lado que el calor excesivo me desploma, mi tensión baja y baja y arrastro literalmente las piernas y por otro... la ropa invernal tapa mis carnes cual sayo, jajaja.
    El plato que nos traes hoy me recuerda a un clásico de la tierra gaditana, los garbanzos con lasgostinos, me tendré que apuntar lo de la almendra porque me parece una idea genial.
    Tu plato de cuchara me ha conquistado, es perfecto para ese frío que nos acompaña.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo también soy más de frío, el calor me aletarga... además el frío se combate mejor que el calor, al menos en mi caso, que prefiero cocinar un plato caliente que comerme un helado :)
    Un plato de cuchara ideal!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¿Canela?

    Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii yo quiero. Tanto que los haré de fijo, tengo calamares, tengo garbanzos... y lo de la canela me ha seducido hasta la médula espinal de mis instintos básicos esos que dicen "ca-ne-la!, ca-ne-la!, ca-ne-la! y sobre todo, con platos salados"

    :)

    ResponderEliminar
  7. Qué buena pinta tienen, leñe! Nuca he comido los garbanzos con calamares, pero tomo nota :D


    Bss
    *Con Especias

    ResponderEliminar
  8. Yo soy más de frío y un plato así de estupendo un día como hoy, que apenas pasamos de cero grados y con un viento terrible, es lo más parecido al paraíso que me puedo imaginar. Ese toquecito de las almendras, me parece que tiene que ser fantástico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. frío por favor!! y con estos garbanzos se te quita enseguida, que ricos. besoteeee

    ResponderEliminar
  10. A mí también me gusta más el frío, el calor lo quiero solo cuando estoy de vacaciones, pero para trabajar no. Menudo plato has preparado, hoy sería ideal con el frío que hace en Barcelona, Bss.

    ResponderEliminar
  11. No sé si ha entrado mi mensaje, que creo que no. Decía que yo soy de frío...definitivamente. El calor me quita la energía, me hincha, me aletarga...en cambio el frío me incita a moverme para quitarme el frío...me gusta andar por la calle y que me roce el viento frío en la cara....y visualmente me encanta, sobretodo si hay blanco. Es decir, me encanta.
    El pucherito este me ha encantado...y mira que no se me hubiera ocurrido mezclar calamares con garbanzos y sin embargo me encanta...
    Y lo que más me gusta es esta "picadita" que has hecho con las almendras, los ajos y la ñora... de mis favoritos en los chup-chups!!!!
    Feliz findi.....!

    ResponderEliminar
  12. Yolanda, este plato es lo que necesitamos justamente estos días.

    En Bilbao, no para de llover desde hace un par de días, estamos en alerta naranja por posible desbordamiento de ríos y hay una humedad del quince.

    Nosotras somos de calorcito!!

    Con este platazo entraríamos en calor seguro y además nos animaría mucho, esta noche los garbanzos a remojo jaja

    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. una riquisima combinacion. me encantan!!!

    ResponderEliminar
  14. Yolanda: hoy tengo garbanzos con espinacas para comer. Si hubiera visto anoche tu receta la habría preparado sin dudarlo porque me parece muy apetecible. De todos modos tomo nota y la semana que viene cae, que siempre hay un día garbancero para estos fríos.
    Yo era muy de verano, pero con la edad lo llevo mal, ahora prefiero el entretiempo, que con el frío también sufro, ja ja ja.
    Un besito

    ResponderEliminar
  15. ohhhhh como me ha gustado la receta...la hago seguro y haré lo que dices comerlo de un día para otro.besos

    ResponderEliminar
  16. a mi ni mucho frio ni mucha calor digamos que ni julio-agosto ni diciembre enero.
    Y desde luego hoy 8 grados aqui es mucho frio y este plato apetece mucho y desde luego sales nuevo despues de tomartelo.Rica combinacion, un plato unico genial.
    Bss

    ResponderEliminar
  17. Hola !
    Pues a mi me gusta mas la época del calor, pero la del frio tiene su encanto, mas que nada , porque apetece mas entrar en fogones y ambientar nuestra casa con los buenos olores de nuestra comida , disfrutándola y saboreándola después en familia con una buena sobremesa, eso es fundamental , aunque no siempre es posible ;)
    Este guiso es un plato de fiesta desdeluego !!!
    Bss.

    ResponderEliminar
  18. Qué combinación más rica. Tiene que estar buenísimo, y sobre todo, tengo que probarla. Se ven apetitosos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Querida Yolanda, a mi lo que me aletarga es el frío, o más que aletargarme me inmoviliza, recuerdo un año que fuí a Suiza con 15 grados bajo cero y se me saltaban las lágrimas y sólo quería meterme bajo una manta y entrar en calor. Así que a mi los platos de cuchara me pirran y más si llevan garbanzos, que son mis legumbres preferidas, pero así con calamares, pues como que no los he probado y me chocan porque hueso de jamón y calamares, pues debe ser como el mar y montaña de pollo con cigalas, o sea extaordinario, apuntado queda que me han entrado unas ganas de comerme un platito con ese toque de ñora, que no te cuento.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. los garbanzos me encantan. He probado ya mil combinaciones, y cada vez tengo más claro lo versátiles que son

    ResponderEliminar
  21. Yo soy más de calorcito. ¡Adoro el verano!, pero vamos que los guisos me los tomo en cualquier época. No hago ascos a un guiso como este en pleno mes de agosto, ni a un buen helado en el día más frío de enero. ;)

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  22. Sin embargo yo siempre habia sido de verano, me encantaba el calor... yo creo que por el frío penetrante del centro peninsular. Sin embargo, desde que me vine a vivir aquí, prefiero el invierno, es muchísimo más suave que en la Península, no te tienes que abrigar tantísimo (sí se usa abrigo, no como creen muchos, pero no bufanda y guantes), es decir es un invierno llevadero en el que apetecen platos como éste, reconfortantes, pero en los que te apetece también salir a la calle e incluso, si estás en algún paseo marítimo te puedes hasta sentar en una terracita. Nunca he probado los garbanzos así, los haré pronto. (Recibí tu "bronca" de desayuno y que sepas que te pienso hacer caso). Bs

    ResponderEliminar
  23. Tienes toda la razón, ahora que llega el frío lo que más nos pide el cuerpo es algo calentito y siempre recurrimos a los mismos platos. Me ha gustado mucho la combinación de este plato, me lo apunto.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  24. Pues yo soy más de frío, debe ser por eso de haber nacido en Avila, estoy acostumbrada.
    Me parece muy original la combinación que has elegido, y estoy de acuerdo contigo en que estos guisos están mejor de un día para otro.
    besos,

    ResponderEliminar
  25. Me encantan los garbanzos, pero no me gustan lo que hacen en casa, ni los que hago yo... !! mamáaaaa !!! la tengo al otro lado del planete, para que me haga unos.... por ello, estoy buscando una receta que me conquiste para probarla, nunca los he probado con calamares, esta sera la proxima prueba, ya te contare los resultados. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Yo puedo decir por fin que he resucitado, para mi el calor está asociado a tensión baja, sudor, picaduras de insectos varios y mucho agobio, así que imagínate como estoy, dando saltitos de alegría. Tengo que decirte Yolanda que para los platos calientes soy un poco rarita, disfruto de un cocido bien calentido en julio y también en enero, así que con esos datos te imaginarás que viendo tu plato de hoy, estoy babeando el teclado. Las legumbres las suelo hacer más con pescados y moluscos que con carne, así que me copio tu recetica para probarla pronto. Un besazo

    ResponderEliminar
  27. Como bien sabes por aquí lo que se dice frío no solemos tener pero lo que sí es cierto es que en cuanto bajan un poco las temperaturas se apetecen platos de cuchara y por eso esta misma semana he abierto la veda a los platos de legumbres como la garbanzada o las lentejas estofadas. La verdad es que nunca he probado esta combinación de garbanzos y calamares así que tomo nota para probarla porque tiene una pinta deliciosa.
    Un besito desde Las Palmas.
    P.D. Mi imagen idílica es estar sentada ante una chimenea y bien tapada con una buena manta mientras veo nevar y me tomo un enorme chocolate caliente y salvo lo de la nieve y la chimenea de vez en cuando me doy el capricho.

    ResponderEliminar
  28. Yo era de frío hasta que me vine a vivir a Holanda... jajajajaja
    Esos garbanzos me están diciendo cómeme... pero además la vajilla me ha dejado enamorada!
    besos

    ResponderEliminar
  29. Mi querida amiga, soy como tu mas de frio, que de calor, y de estar con ese cafetito caliente entre las manos, disfrutando de buena compañia, eso es mi debilidad, son de esas cosas que no tienen precio, como no tiene precio un plato de esta maravilla, en tu compañia eso seria de lo mabonito y hermoso que me pasara. Un abrazo enorme cielo

    ResponderEliminar
  30. Apetecen y mucho, además se ven tan apetecibles que, te prometo, nada más ver la foto, la he pineado, luego leyendo, esa ñora, los garbanzos... que la hago!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  31. Uy, Yolanda, yo soy de calor, calor, jeje! Estos fríos de ahora, los odio... Tengo muy mala circulación y se me duermen las manos y los pies y piernas del frío, lo paso fatal... De verdad, huí del Norte para no pasar tanto frío y mírame aquí, en Madrid... En fin, las cosas de la vida...
    Ahora, en cuanto a comida, soy del Norte y estoy hecha a los platos contundentes y calientes, de modo que no podía gustarme más tu propuesta de hoy. ¡Qué pintaza!!
    Aquí descubrí las legumbres de distintas formas y soy la primera en pedir un guisito de cuchara, jeje! Joaquín hace unos potajes de chuparse los dedos! Le enseñaré el tuyo, así, como quien no quiere la cosa... ;-)
    Un besito y nos vemos pasado mañana!!
    Aurélie

    ResponderEliminar
  32. Hoy en Asturias esta el dia perfecto para comer este rico plato calentito.besinos

    ResponderEliminar
  33. Yo he dicho en varias ocasiones que un plato de estos es bienvenido tanto en invierno como en verano, por lo menos yo lo valoro de la misma manera. Cierto es, que con el frío tu cuerpecillo lo agradece como si estuvieras vagando por el desierto sin agua!
    En mi tierra lo típico es garbanzos con choco, una auténtica maravilla en el plato, que por cierto has elaborado a la perfección (lo veo y casi lo huelo :-D jeje) Dame un cucharón que te dejo siiiiin! Bss

    ResponderEliminar
  34. Pero qué cosa tan rica!!! No me quedo sin probarlo. Los platos de cuchara son fundamentales en mi cocina. Quiero que mis hijas se acostumbren desde pequeñas a comer sano y equilibrado y esta es la mejor manera, con una cuchara en la mano...

    ResponderEliminar
  35. Yolanda, con platos así, quién dijo frío. Yo soy de invierno, días como ayer, muy fríos y con el cielo totalmente azul me dan vida y sí llego a casa y me encuentro con mi legumbre favorita y así preparada es la felicidad completa.
    Besa

    ResponderEliminar
  36. Yo no sé si soy de frío o de calor pero si soy de luz, que con un bonito sol bien tapada una ignora el frío jejeje El calor ya no tanto es verdad :o)
    ¿Te puedes imaginar que nunca he combinado calamares o pulpo con legumbre? Así que me apunto calamares en la lista de la compra, en París nos han anunciado nieve para hoy y todo el fin de semana...
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  37. Pues yo soy de calor. Soy súper friolera y no reacciono en invierno. Mientras que el calor me da a mi esa vidilla que dices. El plato me ha encantado, sobre todo el toque de almendras y canela. Muy rico. Un besazo y buen finde.
    Monie

    ResponderEliminar
  38. Ya te digo que si apetece un platito de éstos sobre todo cuando hace un mes que no pruebo ninguna legumbre a consecuencia de mi dieta, grrr!!! me comía ahora mismo un plato de esos garbanzos, aunque sean las diez y media de la mañana me entraría divinamente.

    Me gusta la combinación de alimentos y la canela me parece que le da un punto diferente a la receta.

    Yo soy más de frío cuando hace calor y más de calor cuando hace frío, jajajaja, ya ves... Besos guapa!

    ResponderEliminar
  39. Yo soy de calor para unas cosas y de frió para otras... Cuando hace calor estoy mucho mas activa, me apetece salir y no parar de hacer cosas. En cambio el frío me aletarga... Pero la comida de invierno, los paisajes nevados, el sofá y la mantita, me encantan!!! Pedazo de plato. De los de triunfar en mi casa seguro, con lo que les gustan los garbanzos y los calamares!! Me lo guardo. Besos!

    ResponderEliminar
  40. Ay! No puedo con los calamares guisados! De las pocas veces que mi padre se enfadó conmigo, una fue un día que mamá había hecho arroz con calamares..., yo no soporto ese olor y no era capaz de comer, sólo hacía remover con el tenedor..., y se hizo la hora de ir al cole y dijo que no iría hasta que comiese (y eso era un castigo para mí), así que tragué aquello como pude (realmente no se cómo lo conseguí) y me fui finalmente al cole..., mamá no volvió a hacer calamares guisados para mí (benditas madres).
    La pinta, debo reconocerlo, es tentadora...
    Besazos y feliz finde!

    ResponderEliminar
  41. Hola guapa, a mi me gusta el verano, el frío me acobarda y no me apetece hacer nada, solo estar en el sofá con la mantita, pero lo que si me gustan es comer estos ricos platos de cuchara como el que has preparado, estos garbanzos se ven deliciosos.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  42. No he probado nunca esta combinación de garbanzos con calamares, si hay algo que agradecer a los garbanzos es que pegan con muchos ingredientes y no hay por qué aburrirse de ellos!. Acabo de conocer tu blog, me quedo por aquí que me ha gustado mucho las recetas que tienes :-)

    ResponderEliminar
  43. Creo que este plato tan rico lo tengo que preparar. Y anda que no apetece y viendo los tuyos mas. Es un plato de cucharar estupendo y con esa combinación y esa pinta tienen que estar riquísimos. Un besazo grande y feliz domingo ;))

    ResponderEliminar
  44. Metía la cuchara ahora mismo. Menuda pinta!
    Besos

    ResponderEliminar
  45. Yolanda, esta es una receta que habría pasado desapercibida a mis ojos de haber tenido esa revista de la que ha salido. A pesar de ser amante de los calamares, de los garbanzos y de los guisotes, las tres cosas juntas no me llaman la atención. O, más bien debería decir, no me llamaban la atención. No hay nada como tomar con calma la lectura de una receta para descubrir el gusto por mezclas en las que con anterioridad no nos habríamos fijado.

    Siempre aprendo cosas en tu blog. Y hoy no iba a ser diferente, verdad?

    Ah, por cierto, una cocotte la mar de cuqui....jajaja.

    Bss

    ResponderEliminar
  46. Yo también soy más de frío, no de nieve pero si más fresco en cambio el calor me agobia bastante por lo que estos días me parecen divinos para salir, hacer fotos, practicar deporte, debo ser un poco rarita pero por ahora lo llevo genial, jeje
    También me gusta el cuchareo así que después de una mañana intensa comer una sopa o un guiso o cualquier plato de cuchara me hace feliz, no por la noche que no lo llevo bien. Pero estoy asombrada, un poco, garbanzos con calamares? si me lo cuentas no sabría visualizarlo, pero visto en la foto no puedo más que aplaudir, yo como Carmen no me hubiera fijado en esta receta.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  47. Me gustan estos guisos marineros un montón, tiene una pinta deliciosa Yolanda. besicos

    ResponderEliminar
  48. Querida, Yolanda!! Qué gusto volver por tu cocina, uhmmmm, menuda olla que has cocinado, se ve espectacular. Reconozco que no soy muy de potajes pero el frío empuja a platos en los que mojar salsa y como me encantan los calamares y los garbanzos, esta semana lo voy a a cocinar un día, estoy segura que me encantará.
    un besazo enorme

    ResponderEliminar
  49. Yolanda, una vez mas me encanta tu receta. Si me toca volver a trabajar a Madrid algun dia o algo te alquilare una habitacion con derecho a comidas!!. Que cosas ricas que haces, los garbanzos o judias con mariscos me vuelven loquita. Siempre he comido los garbanzos con langostinos o bogavante y las judias blancas con calamares pero no garbanzos con calamares ¡¡fallo corregible no tardando mucho!!. Me encanta el plato y sobre todo echarme con mis niños en el sofá y compartir su manta de Bob Esponja (tenemos otra del Barça pero me lo callaba jajaja): ;))))
    Un beso
    Bea

    ResponderEliminar
  50. Y como te iba diciendo...

    ca-ne-la!!! ca-ne-la!!! ca-ne-la!!!
    http://www.migasenlamesa.com/2013/12/potaje-de-garbanzos-con-calamares-un.html

    Nos ha encantado! Mi chico no daba un duro por él, y se ha relamido los bigotes, está encantado con este guiso. Y yo, que además es ligerito...

    ResponderEliminar
  51. Ya los he hecho, los comimos el sábado y ni te cuento lo que disfrutamos con este maravilloso plato, que a partir de ya se ha convertido en un habitual en mi cocina. No los había preparado nunca de este modo y fué ver la foto y hacerseme la boca agua.! como lo vi en el tf. me hice una nota de voz, jajajaja,¡ Chelo tienes que hacer los garbanzos con calamares de cocido de sopa!, y vaya si los he hecho!
    Un besazo y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chelo, cuánto me alegro de que hayas hecho los garbanzos y que os hayan gustado, porque eso es algo que no tiene por qué darse.

      Lo de la nota de voz … ¡un puntazo! Ja ja ja.

      Feliz semana, guapa.

      Eliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.