ALBÓNDIGAS DE CARNE EN SALSA

19 noviembre 2012 38 comentarios

Albóndigas de carne en salsa_1

Hoy os traigo  un clasicazo, clasicazo de los de toda la vida; y no solo eso, si no una de esas recetas de las que forman esa entrañable colección de "recetas de mamá".

Si ahora mismo abriera aquí una encuesta y os preguntara qué recetas son las que siempre os gusta comer en casa de vuestra madre, estoy segura que esta, la de las albóndigas de carne, junto con la tortilla de patatas y las lentejas, se encuentran en las posiciones más altas. ¿A que no me equivoco?

Pues mirad que esta receta es la misma que hace mi madre, pero no sé por qué, no lo acabo de pillar el punto que ella le da. Eso sí, en nuestra casa gustan mucho. La verdad es que no hay otras, y hay que comerlas, porque no pasa como con las lentejas: que si quieres las comes y si no, las dejas. Bueno, en realidad ni con las lentejas pasa eso, porque en casa nos gustan mucho, y nunca se dejan, si no más bien se devoran con gusto. Y por cierto, que se merecen una entrada como la de estas albóndigas, porque mucho pensar en recetas novedosas y sorprendentes, y no sé si os pasa a vosotros, pero en mi casa más de una vez me han pedido a voces que les haga unas lentejas normales y corrientes. Y es que al fin y al cabo se disfruta mucho de las recetas de toda la vida.

Y como las albóndigas gustan tanto, un clásico de nuestra cocina, se merecen estar recogidas en mi colección de recetas, y lo mismo hasta sirve como referencia para alguien que aún no se haya estrenado en el mundo de las albóndigas.

Esta receta va por todas las madres, pero muy especialmente, por la mía.

Albóndigas de carne en salsa_2


Ingredientes (Para 4 personas)

Para las albóndigas
  • 600 gramos de carne picada, mitad ternera, mitad cerdo
  • 2 huevos
  • 1 diente de ajo grande
  • 1 cda de perejil picado
  • 60 gramos de miga de pan
  • un chorrito de leche
  • harina para envolver las albóndigas
  • sal
Para la salsa
  • 1 cebolla
  • 1 cda rasa de harina
  • 1/2 cdta de pimentón dulce, o un pelín picante
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • aceite de oliva virgen extra
  • una hoja de laurel
  • 15 granos de pimienta negra
  • agua o caldo de cocido
  • sal 
Elaboración
  1. Para hacer las albóndigas, empezamos batiendo los dos huevos en un recipiente.
  2. Pelamos y picamos el diente de ajo, lo ponemos en un mortero junto con el perejil y una pizquita de sal para evitar que el ajo salte y lo machacamos. Lo incorporamos al recipiente donde tenemos los huevos. Removemos.
  3. Añadimos la miga de pan desmenuzada y un chorrito de leche. Mezclamos bien.
  4. Añadimos la carne, sazonamos, y mezclamos todos los ingredientes. Tapamos carne con film transparente y la guardamos en la nevera en torno a una hora.
  5. Al cabo de ese tiempo, sacamos la carne y vamos formando bolas del tamaño de una nuez. Las rebozamos en harina y las vamos reservando.
  6. Ponemos una sartén con aceite abundante a calentar y vamos friendo las albóndigas. Cuando comiencen a dorarse ligeramente, las damos la vuelta, y cuando tomen el mismo color por el otro lado, las retiramos a un plato con papel absorbente.
  7. Para hacer la salsa, en una cazuela ponemos a pochar a fuego suave una cebolla cortada en juliana. Cuando comience a dorarse, añadimos la harina y tostamos un poquito. Añadimos el pimentón, removemos rápidamente y a continuación añadimos el vino. Dejamos evaporar el alcohol y añadimos un poco de agua, o mejor de caldo. Incorporamos las albóndigas y las cubrimos casi por completo con más agua o caldo. Añadimos los granos de pimienta y la hoja de laurel, tapamos la cazuela y llevamos a ebullición. En el momento en que la salsa comience a hervir, bajamos al mínimo y dejamos cocer suavemente media hora, removiendo de vez en cuando, aunque es conveniente no hacerlo con una cuchara, si no con movimientos de vaivén, para así no romper las albóndigas.
  8. Para servir, acompañamos con unas patatas fritas, la guarnición reina para unas albóndigas, aunque también hay a quien le gusta acompañarlas con arroz cocido.
Notas
  • La salsa podemos triturarla, y de hecho en casa se come así. El momento de triturarla llegaría justo antes de incorporar las albóndigas a la cazuela. Lo podemos hacer con una batidora y después pasar la salsa por un chino o por un colador para que quede más fina.
¡Y a disfrutar! Y eso sí, que no nos falte pan.

*   *   *   *   *   *   *

Antes de marcharme, quería invitaros a visitar la página web que ha diseñado mi marido, grandísimo aficionado a la fotografía, y en la que podréis disfrutar de sus bonitos reportajes de Primera Comunión. Así que si alguno de vosotros está pensando en cómo plasmar en fotografía un gran acontecimiento familiar, aquí tenéis un punto de contacto. ¡Espero que os guste!




38 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Clasicazo pero relamo la pantalla, con cuadraditos de patata mmmhhhhh. Me encantan, nos encantan, y te diré ahora que nadie nos lee, que con este tipo de salsa me como las dos o tres últimas con un poquito de mostaza de Dijon.......... mon dieu mon dieu!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tienen muy buena pinta, han salido muy favorecidas en las fotos.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Qué buenas albóndigas, me encantan y con mucha salsita, bien jugosas...No pueden faltar en una casa con 3 churumbelas como la nuestra, imperdibles!!!
    Ahora voy a ver la página de tu marido...

    ResponderEliminar
  4. ¿y por qué será eso Yolanda, que no nos sabe igual la comida nuestra que la de nuestras madres aún siendo la misma receta?. Ayyy, supongo que el amor y el cariño que le da una madre tiene que ser ese puntito que las hace diferentes. Y aunque nosotros seamos mamis también, ese puntito sólo debe ser detectable por los hijos.

    El caso es que tienes razón, en esa encuenta yo votaría por las lentejas, no me cabe duda.

    Te ha quedado un plato tradicional estupendo y rico, rico.

    Besoteeee y feliz semana preciosa, muaaaaaaaaak!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Yolanda:
    Las albondigas solo las comemos en casa, en los restaurantes me da cosa, ¡qué tonteria! así que una receta de casa de las de verdad.
    Las fotos de tu marido preciosas, me han encantado los recordatorios con los hermano, que idea más buena.
    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Buenos días Yolanda. Si algo he echado de menos en mi vida es poder disfrutar de platos tradicionales y caseros hechos por mi madre, porque la pobre no sabe ni ha sabido nunca freir un huevo, así que me entra una envidia sana tremenda, porque en ese aspecto no tengo referencia ninguna. Yo espero que mi hijo sí disfrute y recuerde mis platos que para él hago con tanto cariño. Te lo tomo prestado. Besitos y feliz lunes.

    ResponderEliminar
  7. Un plato clásico y delicioso, si fuera por mi sobrino de 4 añitos, sólo comeríamos bolitas de carne, jajaja. Me apunto la receta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  8. Yolanda, has dado en el clavo, toda tu entrada me la tomo como mía. La mejores albondigas?, por supuesto eran las de Madre. Las tuyas se ven geniales,aunque no les des el punto, pero nena nunca se lo darás creeme. Me copio la receta y las próximas las guisare así.Besos y nos vemos el Sábado.

    ResponderEliminar
  9. Has acertado de principio a fin, las tres recetas de mama clásicas y buenísimas, que ricas te han quedado las rutas, en cuanto llegue a casa me paso por la página de tu marido a ver si aprendo algo, besos
    Sofía
    Milideasmilproyectos

    ResponderEliminar
  10. si es que no hay nada mejor Yolanda, que unas buenas albóndigas con patatas!! pa que más historias, lo de siempre y que está tan bueno!! pues ala, que ya me diste idea para el finde!

    ResponderEliminar
  11. ¡qué buena pinta!!

    http://0001deasdeocio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. Que ricas son. Si al picado de pan y leche le añades zanahoria veras que te quedan más jugosas.
    Si quieres mira en mi blog. http://www.cocinandoencasa.net/2010/06/albondigas-de-carne.html
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. a mi me pasa en ciertos platos que, aunque me salen muy ricos, no consigo encontrar el punto de mi madre. Supongo que nos pasa a todos, qué le vamos a hacer, seguiremos practicando

    ResponderEliminar
  14. ¡Que buenas, Yolanda! La salsita pide mojar no solo las albóndigas si no también esas patatas que tienen un aspecto buenísimo. Para chuparse los dedos, me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Ohhhh Yolanda que ricas. Yo tambien soy de las receta de toda la vida. Siempre me gusta incluir en el mes, alguna de estas recetillas de siempre, de las que se hacen en casa de toda la vida.

    Yo tambien publiqué en su día las mías, pero no llevan ni pimentón, ni laurel. Así que siempre se acaba aprendiendo algo nuevo y novedoso.

    Riquisimas. Cuando te animes nos pones lentejas, que al menos a mi tambien me encantan. Y mira que de pequeña era la legumbre que menos me gustaba y ahora, me gustan todas y las lentejas de las que mas.

    Bss y que disfrutes de la semana.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  16. Yo las hago muy parecidas a las tuyas y así salen muy ricas. Mi hijo me las pide mucho le gustan un montón así que me soluciona un platito de diario. Pasaré a ver el blog de tu marido. Besos

    ResponderEliminar
  17. Fotazas y recetaza que no puede faltar en un buen blog como el tuyo, al final, siempre acabamos comiendo lo mismo y riquísimo. Mi madre las hacía más veces aplastadas, filetes rusos, y es nuestra comida de hoy, pero esta vez con salsa de tomate casera. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Buenísima. Un plato que también me recuerda a mi madre, a la mesa llena de hermanos y las peleas por el nº de "pelotitas" que se podía comer cada uno. Y luego la batalla campal por las patatas. También así, cortadas en daditos, que eran una delicia cuando se apretaban para mojar en la salsa. Me ha encantado. ¡Qué hambre!

    ResponderEliminar
  19. Que vivan los clásicos y más si salen tan buenos como estas albóndigas que hoy nos regalas. Esta entrada se la merece tu madre y a ella le agradecemos que, a través tuya, nos haga llegar una receta tan buena. Sin florituras, con ingredientes básicos, preparada con mimo y tradicional al 100%.

    En casa ocurre lo mismo que nos narras. De vez en cuando me dicen "hace mucho que no preparas tortilla española" o "cómo me gustaría comer un plato de tus lentejas" o comentarios por el estilo. Son muy diplomáticos y yo me derrito cuando les escucho pedir los platos de toda la vida de esta manera. Jajaja.

    En casa las albóndigas se acompañan de arroz blanco, una combinación clásica y perfecta porque la salsita se mezcla con los granos y mmmmm el disfrute es total. Aunque si las presentara de unas patatitas como las tuyas no me iban a hacer feos. Pues menudos tragaldabas tengo en la familia !!!

    Gracias por recordarnos que las recetas de siempre son la base de todo lo que ahora hacemos. Siempre han tenido y tendrán un hueco en mi cocina y, por lo que veo y se, en la tuya también.

    Bss

    ResponderEliminar
  20. Al albóndigas son una receta digna de estar en todo blog que se precie, y si son las de mama mas aún. Además cada uno les da un toquecito a su manera.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  21. Pues a mi estos clasicazos me encanta, sobre todo las albóndigas, tengo amor con las albóndigas y no sé porqué, pruebo recetas hasta que un día encontraré la adecuada, o la que me guste, con salsita también.
    Aquí es muy típico comer en los bares "variats" son unas tapas que normalmente suelen incluir albóndigas, además de ensaladilla y más, yo siempre pido albóndigas y para mi sorpresa solo he comido unas excelentes albóndigas una vez, en un bar de un pueblo que cerró hace años, y yo sin la receta.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  22. jejejejejejeje Pues sí, lentejas, tortilla y albóndigas, aunque pondría unas cuantas recetitas más, como los pimientos rellenos, el estofado de ternera, la sopa de pollo... Buffff, fantástica la cocina de mi mami.
    Por cierto, no sabía que tu marido era fotógrafo. Bandidaaaaaaaaa... juegas con ventaja!!!! jajajaja
    Besitos chiquilla

    ResponderEliminar
  23. Fíjate con las lentejas (no hay cosa que más me guste) y la tortilla de patatas sí coincido, pero con albóndigas no, mi madre no hacía!! Las hago yo ahora y me encantan, las hago muy parecidas a ti, me copio la receta de la salsa que está para echarle 1/2 barrica de pan. Un besazo bombón

    ResponderEliminar
  24. Tal cual, las de siempre, las de mi mamá, creo que estas "bolitas" tienen kilos de amor en cada una de las casas en las que se cocinan por eso son especiales.
    Mil besitos

    ResponderEliminar
  25. Un clasicazo pero de los ricos, así que me parece estupendo ponerla en el blog, siempre viene bien recordarlas :o)
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  26. Una delicia, Yolanda!
    Sí que es todo un clásico, en mi casa, en salsa de tomate, y están riquísimas!
    Besos,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  27. Hola Yolanda.

    Estoy contigo en todo, que es clásica, que casi siempre es la que hace las madres, y que no debe faltar en ningún recetario. Te quedaron fantásticas y además has elegido el acompañamiento perfecto, unas patatinas. Te quedaron buenísimas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Que pintaza!!!! a mi me pasa igual, mis albóndigas son muy ricas, pero no termino que coger el punto que les da mi madre.. Estas tuyas se salen de la pantalla de ricas y apetitosas.. Besoss

    ResponderEliminar
  29. Y tanto que merecen un sitio en nuestros blog estas recetas de nuestras madres que son las que mas categoria tienen por sencillas y por el cariño que estan hechas las albondigas de tu madre son una prueba de ello. Mil besicos

    ResponderEliminar
  30. En casa gustan mucho las albóndigas, son tan agradecidas que hasta están más buenas de un día para otro, ideal para hacer en cantidad y no ir con prisas en la cocina. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  31. A esa lista de recetas de mamá, añado las croquetas, por mucho que lo intente nunca me salen como a ella.
    En casa nos encantan las albóndigas, con un arroz o patatas y una ensalada es un plato único y delicioso. Bien de pan y un vasito de vino y ya es la pera.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. No sabia que tu marido era un apasionado a la fotografia.

    No, no te equivocas en casa de mi madre si me dan a elegir entre sus recetas, me quedo con las albóndigas, los canelones y las croquetas...son lo mejor de lo mejor....jajajaj para mi claro...

    Te escribo mañana, espero que este todo bien.

    Un beso guapisima

    ResponderEliminar
  33. Yolanda,unas albóndigas deliciosas!!Besos
    http://cocinandoconanni.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  34. Yo jamás he hecho albóndigas, eso es cosa de mi madre pero un día de estos tengo que hacerle el homenaje y ponerlas en el blog, porque las de mi madre son las más ricas del mundo! jajaja.. no en serio, creo que nuestras madres bordan esta receta, cada una a su manera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  35. La típica receta de mamá! Todo un clásico junto a la tortilla y las lentejas como bien has dicho!!
    Mi madre las prepara de una forma parecida , pero me apunto tu receta!! Te han quedado con una pinta exquisita!
    No conocía tu blog, pero me quedo para seguirte :)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  36. Creo que no seré la única que te diga que son de mis tres favoritas, y que como las lentejas de mi madre ¡Ningunas!, me encantan, son mis legumbres favoritas y en invierno rara es la semana que no las hago, bueno el fin de semana. (Que sepas que yo las tengo en el blog hace tiempo, jaja)

    Las albondigas mías (que ¡por supuesto! son las de mi madre) llevan los mismos ingredientes, la diferencia estaría en la salsita, pero por lo demás...también las tengo en el blog, jaja.

    Bueno que vivan las mamás, que también nos toca parte y que ¡Viva la madre que te parió!

    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  37. Si...un clásico, pero un clásico delicioso! Yo me quedo con estas recetas de siempre, con ingredientes de la despensa, y con resultado como este! Maravilloso!

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.