MARAÑUELAS DE CANDÁS

05 junio 2011 59 comentarios

Marañuelas_1


Una siempre sueña con lo que no tiene, por éso para mí pensar en Asturias es soñar. Cuando Isabel propuso un concurso como forma de agradecer los 1000 seguidores a los que había llegado mediante la elaboración de una receta de su tierra, Asturias, no pude no concederme el sueño de viajar gastronómicamente a esta tierra.

Y es por éso que pensé en unas marañuelas, un dulce típico de dos localidades entre las que no distan más de seis kilómetros: Luanco y Candás, y pertenecientes a concejos diferentes: la una al de Gozón, y la otra al de Carreño (gracias por la aclaración, Belenciaga), y la cercanía es seguramente lo que les hace disputarse la autoridad de estas riquísimas galletas de mantequilla. Para los de Candás, las marañuelas son suyas, y a los de Luanco no hay quien les quite de la cabeza que son de ellos. Pero la realidad nos lleva a tiempos de los vikingos, de quienes se piensa que fueron ellos los que llevaban estas galletas cuando desembarcaron en el pueblo ubicado entre medias, Antromero. Y desde aquí, los candasines y los luanquinos tomaron cada uno una parte y adaptaron la receta a su manera. Las marañuelas de Luanco son algo más duras que las de Candás, seguramente porque éstas últimas hidratan la masa empleando huevos enteros, mientras que las de Luanco emplean mayormente yemas de huevo. El toque a anís se distingue en las marañuelas de Candás, y no en las de Luanco.

Marañuelas_2

Con el tiempo, tanto en una localidad como en otra, las marañuelas se convirtieron en un regalo que los padrinos hacían a sus ahijados llegada la Semana Santa. Y las novias agasajaban a los novios regalándoles este dulce, siendo signo de buen augurio, quizás por ser un tipo de galletas que duraban en perfectas condiciones durante meses, de ahí que incluso los marineros las llevaran en sus barcos en sus salidas al mar.

Como recuerdo de mis vacaciones por estas tierras, os dejo con unas fotos que ilustran el pueblo de Luanco, un pueblo antaño ballenero, con dos puertos, uno de ellos ballenero y que hoy en día ha quedado relegado para celebrar torneos de tenis playa en los que han participado algunos de los jugadores más famosos. Luanco es una localidad tranquila, con un paseo marítimo precioso, acordonado por preciosas y coloridas viviendas unifamiliares. Cuenta con un museo marítimo, y a no más de veinte kilómetros se encuentra el Cabo de Peñas, con acantilados espectaculares y un museo también marítimo muy interesante. Casas rurales no faltan por la zona, pero os recomiendo encarecidamente la Casona de la Huerta, una casa indiana en la que nosotros solemos alojarnos. El autor de este collage, mi marido.

Luanco

MARAÑUELAS DE CANDÁS
Las marañuelas son galletas de diferentes formas que reciben su nombre porque los cordones alargados de los que se forman se enmarañan creando formas muy diferentes y que emulan los nudos marineros. Son galletas de textura crujiente y algo blandas, pero sin llegar a ser abizcochadas. ¡Son una verdadera delicia! Y hacerlas ... ¡no os digo ná! :-)

Ingredientes
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 175 gr de mantequilla
  • 250 gr de azúcar
  • 2 huevos frescos
  • ralladura de medio limón
  • media copita de anís
  • medio sobre de levadura

Marañuelas_3

Elaboración
  1. Empezamos cociendo o clarificando la mantequilla. Para ello la ponemos a cocer al baño maría y dejamos cocer a fuego lento y sin remover. Vamos retirando la espuma, que son impurezas, y cuando ya no queden restos, la vertemos en un recipiente de cristal y dejamos enfriar. Es conveniente realizar este paso unas cuantas horas antes, e incluso el día de antes.
  2. Tamizamos la harina y la levadura en un recipiente grande. Hacemos un volcán, echamos el azúcar por encima de la harina, evitando el cráter, donde cascaremos los huevos.
  3. Incorporamos la ralladura de limón y el anís y amasamos con una cuchara.
  4. Una vez que los ingredientes están bien incorporados, podemos volcar la masa sobre una superficie de trabajo y seguimos amasando hasta formar una bola compacta.
  5. Preparamos unas bandejas de horno y las cubrimos de papel sulfurizado. Cortamos la masa en pequeñas porciones un poco más grandes que una nuez y amasamos cada porción con la mano hasta que esté consistente. Este paso es importante, porque si los ingredientes no están bien amalgamados, la masa se quebrará cuando estemos dándola forma.
  6. Formamos unos cordones con la masa, como seguro much@s habréis hecho con plastelina, entre medio y un centímetro de grosor, y lo suficientemente largos como para que nos den de sí al enrollarlos de la forma que más nos guste, como podéis ver en las fotos. Colocamos las galletas en la bandeja, dejando unos cinco centímetros de espacio entre cada una, pues crecerán.
  7. Horneamos a 180º durante unos 20 minutos.
Y con esta receta participo en el concurso organizado por Isabel y del que el ganador recibirá un lote de productos asturianos.



    Fuentes: Entre alacenas y fogones y Gastroastur

    59 comentarios han dado alegría a esta entrada

    1. Si te digo que me han encantado me quedo corta...
      Mira que no soy yo muy de marañuelas, pero me tomaba un par de ellas...
      Mi suegro es de Candás, y vete a decirle que las marañuelas son de Luanco. Pero mi suegra, que era de Luanco, siempre decía que los de Candás eran unos cotillas, envidiosos y copiones (por las marañuelas) sin embargo hicieron de su matrimonio de más de 60 años un ejemplo de felicidad para todos.
      A pesar de ser de Luanco y Candás!!
      Las fotos son una preciosidad, y estoy convencida de que te han salido de sabor iguales a las originales, no me cabe duda.
      Mil gracias y besos

      ResponderEliminar
    2. Hoy todo era desconocido para mí, tanto las galletas en sí, como la historia y el lugar.
      Las vistas son magníficas y las galletas pues ya estoy deseando probarlas.
      Un besito cielo.

      ResponderEliminar
    3. Qué monas estas galletitas! Y las fotos muy bonitas también :)

      ResponderEliminar
    4. Muy ricas y me encantan las fotos, con tu permiso no me llevo una, dos¡ Un fuerte abrazo, Teresa

      ResponderEliminar
    5. Me ha gustado un montón. Tiene pinta de ser tan.... típico, que enamora por su sencillez.

      ResponderEliminar
    6. Suerte !!!!!

      Que pinta más deliciosa !!!! seguro que estaban muy pero que muy buenas

      Besitos

      LA COCINA DE LAS PINUINAS

      ResponderEliminar
    7. sean de quien sean las galletas se ven riquisimas y si encima se distinguen las de un pueblo de otro pues mejor así tenemos dos recetas distintas


      ¡¡besos¡¡

      ResponderEliminar
    8. Que ricas y que bonito es Candás y que maravillosos recuerdos me traen...

      ResponderEliminar
    9. No he probado nunca las marañuelas... la verdad es que se ven tan ricas, que no dudo que tiene que ser un postre que realmente vale la pena hacer. Un beso guapa

      ResponderEliminar
    10. Que estupenda receta para el concurso de Isabel. Tienen que estar deliciosas.
      Bonitas fotos!!!

      Besitos guapa,

      ResponderEliminar
    11. Hola, acabo de encontrar tu blog por casualidad y me parece precioso, tienes unas recetas muy interesantes y por eso me quedo como seguidora. Quizá te interese pasarte por mi blog para mi será un placer. Espero que nos sigamos viendo por aquí. Un saludo
      www.elpatodechocolate.blogspot.com

      ResponderEliminar
    12. El marido de mi prima que es de Candás te diría que la receta mejor son las suyas jaja....A mi me gustan las dos, y no se si has probado las de Avilés, bueno estas son de una textura diferente mas tipo bollo, pero están de rechupete también.

      Una receta asturiana a mas no poder para participar en el concurso de Isabel , te deseo mucha suerte ;)

      Besinos.

      ResponderEliminar
    13. Hola Yolanda, qué bien ver una nueva receta tuya. Oye, todo perfecto, ya sabemos de dónde vienen y las diferencias entre las de ambas localidades, pero qué curioso que se use harina de fuerza para esta elaboración ¿no?, te lo digo porque no se trata de una masa elástica aunque dices que es blanda. Bueno, no sé, la verdad es que nunca los he probado así que no te puedo decir.

      No sabía esa bella historia del regalo de padrinos, ahijados o novias a novios, interesante.

      El collage de tu marido, divino

      Un saludo.

      ResponderEliminar
    14. Había oído hablar de las marañuelas, pero jamás las he probado y, la verdad, tienen un aspecto maravilloso. Y me encanta ese color!.
      Todas las recetas de una misma zona suelen ser objeto de disputa... En cualquier caso, yo me apunto a probar ambas versiones.
      Un besote

      ResponderEliminar
    15. He escuchado hablar varias veces de esta receta y las he visto, tienen muy buena pinta.

      Suerte en el concurso.

      Saludos

      ResponderEliminar
    16. no conocia esta receta asturiana. Pero que pinta. Por cierto las fotos de tu marido estupendas. Bss y suerte guapa.

      ResponderEliminar
    17. Nunca las habia visto, y se ven tan ricas y sencillas...que me llevo la receta con tu permiso y así las pruebo
      Besos

      ResponderEliminar
    18. si es que Isabel está consiguiendo que todos estemos como locos cocinando recetas asturianas!!!! estas galletitas no las conocía, pero seguro que están muy buenas! besitos y suerte en el concurso!!!

      ResponderEliminar
    19. Hola Yolanda:
      Nunca he probado las marañuelas, pero por los ingredientes que tienen seguro que me gustan.
      A ver si me enmiendo y las pruebo.
      Un abrazo y buena semana

      ResponderEliminar
    20. Isabel, ya es casualidad que yo hable en mi entrada de estas dos poblaciones y que tus suegro fueran oriundos uno de un pueblo, y el otro del otro. En cuanto a pueblos, me quedo con Luanco, y de las marañuelas, me quedo con las dos. Besos.

      Empar, lo bonito de estas visitas virtuales es conocer cosas nuevas, ¿verdad? Me alegro de que hoy hayas aprendido algo más de mi mano. Besos.

      Irene, muchas gracias por tus palabras. Besos.

      Tere, una, dos o tres, llévate cuantas galletas quieras y disfrútalas. Besos.

      Stella, no es que sean típicas, es que son milenarias, y este tipo de recetas suelen encantar. Besos.

      Marta y Cris, puedes estar segura de que estaban muy ricas, y digo estaban, porque hasta esta tarde hemos podido disfrutar de ellas. Besos.

      lola, riquísimas, están riquísimas, y nosotros que pasamos de disputas, lo que queremos es disfrutar deleitando nuestro paladar. Besos.

      Salomé, ains, no nos pongamos nostálgicas, que me tocas la fibra sensible ... Besos.

      Muchas gracias por venir a disfrutar de un trocito de Asturias. ¡Feliz semana!

      ResponderEliminar
    21. Charo, pues no te lo pienses más y haz estas marañuelas. Ya verás qué ricas. Besos.

      Suny, muchas gracias por tus halagos y tus buenos deseos :-) Besos.

      María, muchas gracias por hacerte seguidora. Éso es porque te ha gustado lo que te has encontrado en mi blog, y yo, encantada. En cuanto pueda te voy a conocer. Besos.

      Bego, sí que he probado las de Avilés, lo que llaman bollos de marañuela, ¿verdad? Pero me gustan las texturas más crujientes, y prefiero las marañuelas que os presento yo. ¿Así que tu cuñado es de Candás? El mundo es un pañuelo, ¡cuánta gente estoy descubriendo de la zona! Besos.

      Carlos, entiendo tu sorpresa por usar harina de fuerza con levadura química, pues normalmente se emplea levadura prensada con este tipo de harina. Imagino que será para que la masa suba un poquito, pero no excesivamente en el horno. Te puedo asegurar que están buenísimas y que la textura resultante es crujiente. Besos.

      Laura, pues si realmente te animas a probar ambas versiones, te vas a poner las botas, ja ja ja. Besos.

      Jose Manuel, pues a ver si te decides a hacer estas marañuelas si tanto has oído hablar de ellas, a ti que te va tanto la repostería tradicional. Besos.

      Luisa, no te acostarás sin saber algo nuevo, y éste es uno de esos casos. Ya le daré la enhorabuena a mi marido :-) Besos.

      Muchas gracias por vuestro tiempo y por vuestras palabras. ¡Besos!

      ResponderEliminar
    22. Pamen, permiso concedido. Disfruta de las marañuelas. Besos.

      Judith, si es que Isabel es una máquina en la cocina, y al final nos lleva a tod@s al huerto y consigue que cocinemos tanto como ella :-)) Besos.

      Nathalia, pues hija, si es por enmendarse, vamos, y enmiéndate. Ya verás como caes en la tentación de estas dulces galletas. Besos.

      Muchas gracias por vuestras cariñosas palabras :-) Besos.

      ResponderEliminar
    23. Tienen que estar deliciosas! no las he probado nunca. Mucha suerte en el concurso!

      ResponderEliminar
    24. que bien te han quedado!!
      pero di parecen las que venden en estos pueblos.
      bss esther

      ResponderEliminar
    25. oye, pues yo también tengo la manía de soñar con lo que no tengo, jajaja Y de las marañuelas me han hablado mucho, pero fijate, quiero ir a probar primero las originales y después hacerlas en casa. Aunque claro, siempre me puedo conformar comiendo las tuyas ;)

      Besos, Paula
      http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
      http://galletilandia.blogspot.com

      ResponderEliminar
    26. Yolanda, qué fotos tan bonitas y qué dulces tan apetecibles. ¡Lo que apetecen por la mañana! (bueno, y a cualquier hora, seguro).
      Besos.

      ResponderEliminar
    27. ¡Que maravilla!
      Tengo primos en Luanco y vete a decirle que las marañuelas no son de allí, jajajja.

      Me ha encantrado el reportaje.

      Besos

      ResponderEliminar
    28. Te han quedado perfectas!! Qué ricas yo también me comía una par de ellas... me gustó tanto Asturias.....!!!

      Mil besos

      ResponderEliminar
    29. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      ResponderEliminar
    30. Nunca habia oido hablar de esta receta, tienen una pinta fantástica!! me encanta conocer la gastronomía típica de los pueblos.
      Besos

      ResponderEliminar
    31. Hola Yolanda!, pero que bien lo has documetando pese a quien pese como se pelean y que bonitos pueblos son, me encanta Asturias, cada vez más y estas marañuelas, que no he hecho nunca, me han encandilado, vamos que te las copio.
      Un besazo y suerte en el concurso.
      Un besazo bonita y buena semana

      ResponderEliminar
    32. Una entrada muy astur. Sean de Candás o de Luanco lo que no hay duda es que son una exquisitez, si no no habría disputa por ellas. con el tormentón que tenemos ahora mismo lo mejor sería unas marañuelas con un té y a ver llover tras la ventana.
      Un besito

      ResponderEliminar
    33. Sé que me van a encantar, porque es un tipo de galleta o pasta que me vuelve loca.
      Y, además, parecen fáciles y divertidas de hacer... así que mejor todavía.
      Gracias por ese collage de fotografías preciosas.
      Un beso.

      ResponderEliminar
    34. Hola guapa!!, pues no me extraña que tengan que ver con los vikingos, pues me recuerdan mucho a las galletas suecas de santa Lucia!
      Tu receta es bonita apetitosa y muy bien documentada..como siempre linda!!!!
      No necesitas suerte con esta receta!!!
      Te mando mi cariño!!!!

      ResponderEliminar
    35. Pues son bien ricas, te copio la receta para intentarla en casa.

      Besitos

      ResponderEliminar
    36. Maravillosa Asturias,qué recuerdos de veranos de mi infancia.Las fotos, de postal, y las marañuelas, divinas, quién pillara ahora un par.
      Versioneé tus vasitos de crema de queso y coulis,quedan fantásticos y repetiré muchas veces.
      Gracias,besitos.

      ResponderEliminar
    37. Carmen, ummm, totalmente deliciosa. ¡Qué pena que ya no queden! :-( Besos

      ESther, las marañuelas tienen estas formas enmarañadas que ves, pero hoy en día los hornos no suelen entretenerse elaborando formas tan distintas. Y por cierto, bienvenida a mi blog. Besos.

      Paula, lo extraño sería que no soñáramos, y no me refiero al tema onírico no; no seríamos humanos. Pues ale, ve planeando un viajecito a estas tierras asturianas de las que hablo para disfrutar de lo lindo de las marañuelas. Besos.

      Marhya, menos mal que todo lo que vemos es virtual, que si no, estaríamos de un subidón de kilos impresionante, ja ja. Besos.

      Magon, uff, no, mejor ni menciiones el tema de que las marañuelas son de Candás si quieres seguir manteniendo a tu primo como tal y no como tu enemigo, ja ja. Besos.

      Ribereña, pues claro que te comerías un par de marañuelas, estoy más que segura, ja ja. Besos.

      crismas, me alegro de que te gusten estas marañuelas. Besos.

      Chelo, ¡qué tierra Asturias! Compartimos gustos como ya veo. Besos.

      Clemenvilla, uys, sí, con tarde de tormenta lo que más apetece es estar en casita, con un cafelito, unas pastitas y ver llover. ¡Cuánta melancolía! Besos.

      Muchas gracias por vuestros amables comentarios. ¡feliz semana!

      ResponderEliminar
    38. Marga, no dudes que si te animas a hacerlas vas a pasar un rato entretenido moldeando pasta como que lo hicieras con plastelina, y el resultado te va a gustar. Besos.

      Juana, pues no te lo plantees más, porque según creo, cuando un grupo de luanquino viajó a Suecia vió unas pastas de formas como las de las marañuelas que les hizo creer de verdad que los orígenes vikingos de estas pastas eran ciertos. Besos.

      Lorelai, me parece una idea genial. Anímate a venir a contármelo. Besos.

      miren, qué bonito si mis palabras te han trasladado a los buenos recuerdos de la infancia. Por cierto, que me alegro de que te gustaran los vasitos. Estaban muy buenos, ¿verdad? Besos.

      Muchas gracias por asomar vuestra cabeza por la puerta de mi cocina. Besos.

      ResponderEliminar
    39. No conocía este dulce, Yolanda! Parece muy bueno. Suerte en el concurso!

      ResponderEliminar
    40. Qué ricas, Yolanda, las he probado en Candás y seguro que las tuyas están aún más ricas, la pinta es deliciosa.

      Mucha suerte en el concurso.

      un besazo

      ResponderEliminar
    41. deliciosas de gusto y de aspecto
      me gusta tambien todas las fotos
      beso
      miquel

      ResponderEliminar
    42. Guauuuuuuuuu mi niña!!
      Me enamorado de las fotos, son fantásticas, felicidades a tu marido.
      Y para ti besos!!!

      ResponderEliminar
    43. Angie, pues no te contradigo, porque anda que no nos queda aún por descubrir en la cocina, guapa. Besos.

      Isabel, qué valiente que eres que pones la mano en el fuego por mí. Están muy, muy buenas, te lo aseguro. Besos.

      Miquel, pues buen recuerdo te llevas con tu visita. Besos.

      Margot, muchas gracias por tus palabras. Me llevo la parte que me toca de la tuya, y la otra, ya se la daré a mi marido :-) Besos

      Muchas gracias por vuestras palabras. ¡Disfrutad del día! ... aunque no se augura bueno :-(

      ResponderEliminar
    44. No conozco Asturias y llevo ya mucho tiempo queriendo ir. Solo con ver las fotos sé que me estoy perdiendo un lugar precioso y lleno de encanto.
      Y qué decir de sus comidas, esas fabes con almejas... y los dulces... como esta maravilla de marañuelas que hoy nos muestras. Nada que en cuento pueda me pego un salto y lo disfruto "in person".

      Besos.

      ResponderEliminar
    45. Descubri yo este dulce en una revista de TMX. Nunca las habia comido (no he estado en Asturias) pero son el tipo de dulce que me obliga a pegar los ojos a la revista o pantalla de ordenador donde lo esté viendo. Me chiflan este tipo de torta que forma una pasta al comerla dulce y además con toque a anis. Me encantan, el verano pasado en vacaciones las hice para la familia como 5 veces en menos de un mes y siempre las comiamos despues de cenar con un vino dulce (¡que glotones!).

      ResponderEliminar
    46. Jolines wapa, con tigo se aprende de todo ;-)
      Oye están duritas o crujientes por fuera y blandas por dentro?
      Suerte en el concurso
      Besos

      ResponderEliminar
    47. Qué estupenda receta y qué preciosa asturias!
      Estas galletas están muy buenas, las probé en un viaje lo que no sabía es la historia de que se regalasen en Semana Santa como hacemos en Galicia con la rosca, me encanta saber estos detalles!
      Me resulta curioso que lleven harina de fuerza, pero como no tengo ni idea de la receta...se entiende que si la llevan es para que tenga más tenacidad la masa, la imaginaba de otro modo más parecida a unas galletas, que fue las que ´probé :)

      ResponderEliminar
    48. Yolanda, desconocía estas galletitas, pero te salieron monísimas!
      Suerte en el concurso!
      Besos!

      ResponderEliminar
    49. Que divertido el nombre de las masitas. No conozco nada de la comida asturiana, me encanta que se vayan subiendo recetas de esta parte de España.
      Suerte en el concurso.

      ResponderEliminar
    50. yo creo que en otra vida he sido de esa maravillosa tierra, en esta nací cerca pero no lo suficiente.
      Me encanta todo de ella, todo, todo e intento todos los años escaparme aunque sea un par de dias por allí y disfrutar.
      tus marañuelas creo que no tienen nada que envidiar a ninguna de por allí
      Un besin

      ResponderEliminar
    51. Yolanda, que bien que te animaras con una receta asturiana. Las marañuelas son deliciosas y hacerlas, una ocasión festiva para compartir con los niños... y fijate que modernos somos, las marañuelas se "personalizaban" desde tiempos ha.Cada casa tenía su forma ( para destinguir su hornada de las de la vecina.Se llevaban las bandejas a hornear a panaderías)
      Aunque estamos muy orgullosos de tener un El Principado, somos muy del pueblo llano, no tenemos condados, son concejos( municipios).Si te lee alguna candasina te "escorre" a gorrazos jajajaja,Que como bien dices hay un gran pique entre Luanco y Candás. Candás es del concejo de Carreño.... pero como tus marañuelas son tuyas, ya podías mandarme un par de ellas.O mejor, cuando vengas a comer me traes una bolsina si?
      Besinos

      ResponderEliminar
    52. Silvia, pues yo creo que te estás perdiendo algo grande, eh. Así que plantéatelo en serio y vuela para conocer esta bella tierra. Besos.

      BeatriZ, ya veo que tú me entiendes cuando hablo de las marañuelas y de lo ricas que están, je je. BEsos.

      Lily, exactamente están como tús las describes. Chica, que ni que las hubieras probado, tienes algo de brujilla, eh, je je. Besos.

      Pami, por lo que cuentas, puede que las marañuelas que comieras en Asturias fueran las de Luanco, que están más duritas. Y sé que es extraño que se emplee harina de fuerza, Carlos Dube también me lo comentaba, pero no he querido cambiar la receta. Besos.

      Mercé, ya sabes que en esta vida blogueril todos los días aprendemos algo nuevo. Besos.

      Kako, si al final todo tiene su razón de ser y los nombres también vienen con una razón por detrás. La tierra asturiana es una maravilla. Es como Suiza, pero en pequeñito, dicho por mi hermano, que conoce las dos :) Besos

      Ana, y yo que creo que también fui asturiana en otra vida, je je. No es normal que esta tierra me guste tanto, ¿o sí? Besos

      Belén, ahora al leerte pienso que debía haber preguntado a alguna asturiana bloguera sobre estas galletas, pero por otra parte pienso que se perdería la magia que implica investigar este tipo de cosas. A mi me ha encantado saber sobre ellas, y lo que tú nos cuentas, también. Pues nada, yo te llevo una bolsina, pero que conste que como lo puramente autóctono, no hay nada ... besos.

      Muchas gracias por entrar en mi cocina a oler estas dulces marañuelas y dejas vuestras palabras a cambio. Besos.

      ResponderEliminar
    53. Yolanda, has hecho muy bien y por supuesto que mi comentario no pretende enmendarte la plana. Me hizo gracia que comentabas el pique entre luanco y candás y que pusieras que eran del mismo concejo. Pero están tan cerca que bien podría ser.
      me gusta que la gente se anime a hacer recetas asturianas, como me gusta hacerlas a mí de otros sitios. Me parece que es sumamente enriquecedor
      Un besisn

      ResponderEliminar
    54. Yolanda, he parendido algo nuevo con este post, no las conocía y mucho menos su historia, pero tienen muy buena pinta. Me gusta mucho Asturias, en cierta forma me recuerda a Argentina.
      Mucha suerte en el concurso.
      Un beso y buen finde.
      Claudia

      ResponderEliminar
    55. Belenciaga, muchas gracias por la aclaración sobre el tema del concejo, y la rectificación ya está hecha. Estoy contigo en que compartir recetas de diferentes partes de España y del mundo es muy enriquecedor, y nos abre el espíritu y la mente. Besos

      Claudia, me alegra haberte alegrado el alma y el corazón con esta entrada. Besos.

      Muchas gracias por vuestras palabras, chicas!! Feliz finde!!

      ResponderEliminar
    56. Todo lo que sean galletas a mi me gustan.
      Me ha parecido curioso usar harina de fuerza para hacer galletas, será que éstas, como son especiales...
      Un beso.

      ResponderEliminar
    57. Muchas gracias por estas riquísimas marañuelas y por las fotos|

      ResponderEliminar
    58. No las conocia, pero seguro que estan ricas, ricas
      Unas fotos muy bonitas.
      Suerte en el concurso
      besos

      ResponderEliminar
    59. Irmina, éso de que por ser galletas te iban a gustar éstas lo tenía yo seguro. Estas galletas no tienen nada especial para usar harina de fuerza y no otra. Simplemente me he ceñido a la receta original y nada más. Besos.

      Mary, no hay de qué :-) Deseo que hayas disfrutado de ellas. Besos.

      Luisi y Mary, estaban, chicas, estaban muy ricas. Muchas gracias por vuestros halagos.

      Y mil gracias por vuestra visita ... :))

      ResponderEliminar

    ¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.