COLINES DE JAMÓN SERRANO Y MIEL

21 marzo 2009 4 comentarios



La artífice de esta receta soy yo, pero la cerebro es Angie. A principios de año vi este aperitivo en su blog, y no pude resistirme a copiarle la idea y por supuesto a ponerla en práctica. El resultado, aparte de llamativo por su originalidad, es el contraste del sabor dulce de la miel que envuelve el colín con el sabor salado característico del jamón. ¡Muy buena combinación!


Los ingredientes son prácticamente los que véis:

* Colines
* Lonchas de jamón serrano
* Miel

La forma de elaborarlos, muy sencilla: impregnamos los colines hasta la mitad, más o menos, con miel, y los envolvemos con media loncha de jamón serrano.

La miel que yo he utilizado es de un tipo que he descubierto recientemente, y que es de un color mate y color crema. Me gusta mucho más que la típica miel cristalina porque resulta más suave al paladar.

¿Y del jamón? ¿Qué voy a decir del embutido del que más orgullosos podemos sentirnos los españoles? ¡Ay los americanos lo que se pierden! Y muchas otras culturas que dicen que no lo comen porque es carne cruda. ¡oir para creer!

Consejo: es recomendable elaborarlos y servirlos directamente en la mesa para degustar o corremos el riesgo de que la grasa reblandezca los colines y no obteniendo el mismo resultado de satisfacción.

4 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. Hola, Yolanda! Me alegro mucho que te gustasen, en mi casa les encantó, y les costó descubrir qué "loctite" llevaban, jeje. Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Angie, te diré que el secreto se mantuvo poco tiempo, porque mi hija lo largó en cuanto pudo, ya ves. Pero lo cierto es que los colines estaban muy ricos. Muchas gracias por tu idea. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buenas,
    hice el otro día los colines con jamón serrano y miel, pero como eran para una celebración de cumpleaños y tenía unas cuantas cosas más que preparar, los dejé hechos y los serví unas dos horas desde que los preparé. La verdad que el resultado no fue el esperado porque claro los grisini se habían quedado totalmente blandos, "mojos" y aunque no estaban malos, pero ya no sabían igual.
    Si alguien va a prepararlos le aconsejo que lo haga en el mismo momento.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, muchas gracias por tu consejo. A mi no me ha ocurrido porque siempre los he servido en el momento de elaborarlos. Una buena puntualización por tu parte que sin duda compartiré en la entrada por si hay quien no lee los comentarios.

      ;)

      Saludos!!

      Eliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.