ACEITADAS ZAMORANAS

10 abril 2011 62 comentarios

Aceitadas zamoranas_1



L
a declaración de Fiesta española de interés turístico internacional es una distinción de carácter honorífico que otorga la Secretaría General de Turismo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a aquellas fiestas o celebraciones españolas que manifiesten el valor cultural y la tradición de una población o región. Para ello se tienen en cuenta aspectos como la antigüedad y la continuidad de la celebración, su arraigo entre el pueblo y la participación del mismo en los eventos, que en su desarrollo no se maltraten ni a animales ni a personas y que se cuide el entorno urbano, monumental y paisajístico, que existan alojamientos y servicios turísticos que sean capaces de acoger y de dar servicio adecuado al turismo a la zona en al menos 50 kilómetros a la redonda, entre otros tantos requisitos.

Zamora es una ciudad de la que poco se oye hablar en las noticias. Le ocurre lo mismo que a Teruel, y que a tantas otras ciudades españolas. Y parece que por ello Zamora tampoco existe, pero sin embargo es una ciudad con un gran arraigo en la Historia, y no en vano, es considerada como la ciudad románica por excelencia, por la gran cantidad de edificios románicos que en toda la provincia se encuentran, la mayoría sin recibir el suficiente apoyo económico para mantenerlos, y de hecho un gran número se encuentra hoy en ruinas y caídos en el más absoluto de los olvidos, como igualmente ocurre con muchos de sus pueblos.

Zamora es tierra de llanos, tierras áridas en apariencia, pero ricas en su fondo, pues son pasto del ganado ovino de la zona, y son tierras de cereales. Tierra de vino y de queso. El color verde aparece lindando con León, en la zona de Sanabria, de preciosos parejes, temperaturas agradables en el verano, y con un maravilloso lago en el que a mí me daba miedo entrar de pequeña cuando iba en alguna ocasión, porque pensaba que alguien del fondo del lago, me iba a coger el pie y tirar de mí para dentro. Y todo porque hace muchos años, la presa que allí había, dicen que barrió el pueblo, lo ahogó y que incluso las campanas se oyen repicar desde el fondo.


Aceitadas zamoranas_2


Leyendas aparte, lo que no es un cuento es que la Semana Santa de Zamora es una Fiesta de interés turístico internacional y que merece la pena ver y disfrutar desde el punto de vista no solo religioso, sino también cultural, para l@s profan@s como yo, porque las esculturas de las procesiones son de lo más bello. Si os interesa visitar la ciudad, aquí podéis leer más sobre ella y sobre su celebración tan popular de la Semana Santa, y a la vez disfrutar de su rica gastronomía: la legumbre, especialmente garbanzo, el bacalao, los chicharros en escabeche, los productos de la matanza con sus chorizos, salchichones, lomos, costillares, chichas, los coscarrones con los que se hacen unas tortas dulces, el arroz zamorano, las sopas de ajo, las almendras garrapiñadas, los rebojos, los mantecados, las pastas, las aceitadas, los feos de Villalpando, el queso y el vino. Si os parecen suficientes alternativas para dar un gustazo a vuestro paladar y a vuestro estómago, ya estáis tardando en poneros rumbo a tierras zamoranas.

Y la receta que traigo hoy es un homenaje a mis padres, porque ellos nacieron y vivieron parte de su infancia y juventud en un pueblito de la provincia de Zamora. Tuvieron una infancia corta, como la de muchos niños, obligados a trabajar para con su sueldo poder mantener a una familia grande. Estoy segura de que muchos de aquellos niños no sabían lo que eran las aceitadas. Y ésta es la receta que os traigo yo: unas aceitadas zamoranas, un dulce típico de la gastronomía de Semana Santa de Zamora, y que se caracterizan por un sutil y delicioso toque a anís.


Aceitadas zamoranas_3


Ingredientes (Para unas 20 unidades)
  • 220 gramos de aceite de oliva o de girasol
  • 1/2 kilo de harina
  • 220 gramos de azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 1 cdta. de canela en polvo
  • 20 gotas de esencia de anís o 3 cdas. de anís
  • 1 huevo para pincelar las aceitadas
Elaboración

Sin thermomix
  1. En un recipiente grande y hondo todos los ingredientes y los mezclamos bien con las manos. Notaremos que la masa nos queda con un aspecto granulado o de migas, pero amasamos y formamos una bola compacta que guardamos en la nevera un par de horas. Yo preparé la masa por la noche y estuvo guardada en la nevera hasta la mañana siguiente. Había desprendido algo de aceite; puse la bola en un colador y dejé que escurriera el aceite sobrante.
  2. Precalentamos el horno a 160º. Preparamos una fuente de horno, la forramos con papel parafinado y vamos formando bolas de unos cinco centímetros de diámetro. Las colocamos en la fuente, dejando unos cuatro centímetros de distancia entre cada una. Las barnizamos con el huevo batido.
  3. Las introducimos en el horno y las cocemos entre 25 y 30 minutos. Las mías, con 27 minutos tuvieron bastante. Tienen que quedar doraditas por fuera.
  4. Sacamos la bandeja del horno, esperamos un par de minutos, y pasamos las aceitadas a una rejilla para que se enfríen. El olor a anís en la cocina es tan agradable, que no os moveréis de ella mientras se cuecen las aceitadas.
Con thermomix
  1. Ponemos la mitad de la cantidad de harina y el resto de los ingredientes en el vaso de la thermomix, y mezclamos durante 2 minutos a velocidad 4. Incorporamos el resto de la harina y volvemos a programar 3 minutos a velocidad 4. Si vemos que los ingredientes no están totalmente incorporados, añadimos más tiempo a la misma potencia.
  2. Notaremos que la masa nos queda con un aspecto granulado o de migas, pero amasamos y formamos una bola compacta que guardamos en la nevera un par de horas. Yo preparé la masa por la noche y estuvo guardada en la nevera hasta la mañana siguiente. Había desprendido algo de aceite; puse la bola en un colador y dejé que escurriera el aceite sobrante.
  3. Precalentamos el horno a 160º. Preparamos una fuente de horno, la forramos con papel parafinado y vamos formando bolas de unos cinco centímetros de diámetro. Las colocamos en la fuente, dejando unos cuatro centímetros de distancia entre cada una. Las barnizamos con el huevo batido.
  4. Las introducimos en el horno y las cocemos entre 25 y 30 minutos. Las mías, con 27 minutos tuvieron bastante. Tienen que quedar doraditas por fuera.
  5. Sacamos la bandeja del horno, esperamos un par de minutos, y pasamos las aceitadas a una rejilla para que se enfríen. El olor a anís en la cocina es tan agradable, que no os moveréis de ella mientras se cuecen las aceitadas.
Espero que os hayan gustado y que os animéis a hacerlas.

Encontré esta receta en Patrimonio Gastronómico

Con esta receta participo en el HEMC del mes de abril, relacionado con los postres típicos de Semana Santa

hemc 53 - dulces de semana santa


62 comentarios han dado alegría a esta entrada

  1. No sabia yo que habia que cumplir tantisimos requisitos para ser fiesta española de caracter turistico internacional. En tu blog siempre se aprenden cosas. Me acordare de ti y de tus palabras cuando vaya a Zamora. Cuando conoci la provincia de Teruel me quede alucinadita de lo bonita que es, los pueblos y el paisaje tan diferente (y eso que soy de Zaragoza pero lo conoci hace pocos años). Las pastas estas seguro que me encantan porque este tipo de reposteria me pierde y el aroma a anis.... mi favorito. Deliciosa receta ¡¡y encima la pones con tmx!!. Gracias por compartirla
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Eso es pecado gordo. Vas derechita al infierno por tentarme con esas aceitadas... mmmmm...

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este tipo de dulces, guapa. Quizá soy más de dulces tradicionales que de pastelería más "refinada"...
    Así que meto la receta en mi lista de pendientes (a este paso, voy a necesitar reencarnarme unas cuantas veces para poder cocinarlo todo, jajaja).
    Conozco poco Zamora, aunque tengo una amiga de allí. Así que habrá que decidirse a ir por tu tierra...
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Me la apunto pero ya, me encanta estas recetas tradicionales, así que va a mi lista de pendientes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Yo de Zamora sólo conozco Villalpando, y de Villalpando la estación de autobuses. Cuando iba a Madrid todas las semanas, si iba en Alsa, parábamos allí a medio camino.
    Me ha gustado mucho la historia y el dulce, estas preparaciones tradicionales son un tesoro.
    Y las fotos divinas, hermosísimas!

    ResponderEliminar
  6. Estas recetas me encantan, tu entrada es de lo más interesante casi me han dado ganas de coger la malete que seguro que allí se come de maravilla, en cuanto el peque sea algo mayor me apunto a un viaje por esas tierras, besos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado esta receta y tengo muchas ganas de probarla. Gracias por presentarnos estos dulces tradicionales que de ninguna manera hay que dejar que se pierdan.

    Saludos,
    Nikk

    ResponderEliminar
  8. Seguro que están riquísimas, me encantan los dulces con aceite de oliva.
    Zamora, preciosa.
    Feliz Domingo.

    ResponderEliminar
  9. Qué ricas se ven!!! me llevo una para probarlas :)

    Muaksss

    ResponderEliminar
  10. Ay que alegría cuando he leido lo de aceitadas zamoranas, y que ricas se ven estas que has hecho!
    Gracias por hablar tan bien de mi provincia!
    La semana pasada fui a la ciudad a dar una vuelta por el castillo, la catedral, la orilla del Duero...ays que bonita!
    Un beso fuerte paisana.

    ResponderEliminar
  11. Yolanda, se ven estupendas.
    Mis abuelos maternos son de Zamora, pero yo no conocía las aceitadas, no sé si porque como dices fueron niños de infancia corta, pero ya les preguntaré si también en su pueblo se preparaban.
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
  12. Corroboro todo lo que nos cuentas sobre Zamora, lo sabes porque sentimos lo mismo que tú, y eso que no nos une nada a esta hermosísima capital. Además me encanta que de entre todas los valores que reune, se subrayen tradiciones que poca gente conoce como estos dulces que vimos en tantos y tantos sitios por allí.

    Nosotros compramos aceitadas y gustaron mucho, además, los comprampos en uno de los mejores obradores de la ciudad recomendado por E. Saavedra. Que olor había en la tienda, era algo fantástico, supongo que en tu casa ocurriría lo mismo.

    Te han salido como las venden, igualitas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, yo te voy a ser sincera, yo sé que Zamora está en España pero poco más. Así que gracias por acercarme un poquito a la ciudad con tu texto. No podré pasarme por la Semana Santa pero me quedo con estos dulces tuyos que tan buena pinta tienen!

    ResponderEliminar
  14. Estoy casi saboreándolas,qué rica receta.Las fotos son sensacionales con el estilismo tan elegante y primaveral.
    Buena tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  15. Yolanda, debí leerte antes, prepare el bacalao, pero se me deshizo enterito, de sabor riquisimo, asi que pienso repetirlo pero desalando el bacalao.
    Estas aceitadas tienen que estar riquísimas, recuerdan a las mantecadas.
    Un besito wapisima

    ResponderEliminar
  16. He aprendido un montón con tu entrada respecto a los requisitos para que reconozcan una fiesta de carácter turistico.
    Me ha encantado tu receta, se agradece ver dulces tradicionales. Así las receetaas no se perderán.

    Besos,

    ResponderEliminar
  17. Siempre se aprende algo nuevo en otros blog y hoy he sabido sobre estos maravillosos pastelitos, me llevo la receta!!!bss

    ResponderEliminar
  18. que bonito Yolanda lo que nos cuenta de Zamora. Es un sitio que tengos ganas de visitar. Y las aceitadas se ven super ricas. Bss guapa.

    ResponderEliminar
  19. Se ven unos bocaditos muy jugosos.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Y luego soy yo la que elijo cosas que engordan mogollón... si es que me provocais todo el rato... que buenas...

    ResponderEliminar
  21. Hace un par de años estuve en Zamora y me encantó, pequeñita, peatonal, llena de rincones maravillosos, y con unos dulces tremendos, probamos varios y uno de ellos es el que hoy has hecho, nos encantó, así que me queda pendiente...sorprenderé sin duda a mi hermana, a ella le gustó especialmente...

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  22. Pues sí, Beatriz, Zamora es de parajes como los de Teruel, desolados, pero haces una parada en un pueblo, y siempre hay algo interesante que encontrar, aunque sea una panadería, que algo rico habrá en ella, seguro. Besos.

    EnLaLuna, ¿yo? ¿al infierno? Te estás equivocando, que yo lo que hago lo hago por el bien y el disfrute de tus y vuestros sentidos, je je. Besos.

    Morguix, pues a mi no me importaría que se me reencarnaran y así compartir tareas, pero casi que prefiero que lo que tiene que ver con la cocina, quede para mí. Como le digo a Beatriz, siempre que llego a un pueblito, voy buscando una panadería, que algo bueno habrá en ella. Mi sangre, zamorana, por mis padres, pero mi alma, en Madrid, de donde soy porque en él nací. Besos.

    Jose Manuel, sabía yo que esta receta te iba a gustar. ¡Si eres nuestro chico recopilador de recetas tradicionales! ¡Y qué ricas, madreee! Je je. Besos.

    Bueno, Isabel, ya te he contado mi vínculo con ese pueblo, y ya es casualidad. Y esta receta guardadita queda como un tesoro, como tú dices. besos.

    Carmela, pues si realmente te decides a viajar por aquellas tierras, el estómago siempre lo tendrás más que satisfecho, seguro. Besos.

    Nikk, bienvenid@ a mi blog, y me alegra que aprecies este tipo de recetas tradicionales. Besos.

    Ángeles, y si aparte del aceite de oliva, te gusta el sabor y el aroma del anís en el dulce, esta receta te gusta también seguro. Besos.

    Muchas gracias por venir a saber y a oler un poquito del aire zamorano. Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  23. No te falta razón en todo lo que nos has contado, que dicho sea de paso, si dedicaramos la mitad del presupuesto asignado a iniciativas menos interesantes (solo hay que echar un vistazo al BOE) al mantenimiento del patrimonio histórico otro pelo nos luciría. Lamentablemente esto no está del todo en nuestras manos, pero lo concerniente a las tradiciones sí, por eso entradas como ésta me parecen además de muy bonitas muy necesarias.

    Te agradezco que nos hayas mostrado este dulce, a mí particularmete me lo has descubierto. :-) Gracias guapa!

    ResponderEliminar
  24. No conocía este dulce y tiene pinta de estar delicioso!!! me lo apunto!

    ResponderEliminar
  25. Que bonito es entrar en un blog y aparte de encontrar recetas, toparte con cultura !!!
    Tus fotos, ya sabes ... ¿no? me emboban, aysss me tienen "namorá"
    pero es que estos dulces me han conquistado !!!

    Gracias Yolanda. Muacks

    Cris (La cocina de las Pinuinas)

    ResponderEliminar
  26. Por desgracia el dinero se va para otras cosas más, muchas veces menos importantes. Zamora es una pequeña y encantadora ciudad, donde además, se come de maravilla.
    Tus aceitadas me parecen deliciosas, aunque sólo leer el nombre engorda :D
    Impresionantes fotos.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Creo que es cierto lo que comentas, Zamora no es una de esas capitales "famosas" pero todo el mundo que conozco que ha pasado por allí, sale encantado.
    Desde luego a mí me apetece mucho ir a todos esos lugares menos "sonoros" porque siempre esconden muchas riquezas de todo tipo y no son lugar de aglomeraciones, cosa que no me gusta!
    Estas aceitadas no las conocía y tienen aspecto de ser muy adictivas!

    ResponderEliminar
  28. QUe buena pinta tienen !!!!
    Oye y que textura tienen, crujiente o blandita ????
    Feliz semana
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Gracias por descubrirme este dulce y a Zamora a través de él.
    Las fotos impresionantes, me quedo un ratico mas disfrutándolas, besicos sorianos.

    ResponderEliminar
  30. Que cosas más ricas tienes por aquí, volveré :-)

    ResponderEliminar
  31. Estoy completamente de acuerdo contigo en cuanto al "no existir" de Zamora. Que poco, poquísimo conocemos ella. No tengo el gusto de conocer esta ciudad, me encantaría pero me siento muy identificada con cada una de las ciudades, pueblos de mi tierra.
    Parece que solo se habla de ellas cuando ocurren cosas desagradables y eso como mucho...me cabrea que solo se tengan en cuenta las grandes comunidades y para remate del tomate 20 minutos de futbol a diario, porque los deportes se reducen al Madrid y al Barcelona...joer, ya está bien.

    Gracias por tus maravillosas entradas, de cada una de ellas aprendo algo nuevo, joyas que nos regalas, así lo veo yo.
    Tengo ganas de conocer ese lago...igual me cantan al oido las campanas...

    Tus pastitas...de rechupete nena, las fotos, pa comerselas.
    Gracias de nuevo compañera.

    ResponderEliminar
  32. Estoy de acuerdo. Zamora bien merece una visita. Lo que mejor conozco es la zona de Sanabria, fui con mi madre de vacaciones y ya repetí varias veces. Es precioso y... pudes meterte en el lago, a mí no me cogió nadie, jejeje

    ResponderEliminar
  33. Loreto, todas tuyas. Disfrútalas. Besos.

    Huci, me alegro de que te haya hecho ilusión encontrar una receta de tu tierra en mi blog. Veo que disfrutaste de tu visita a la ciudad. Y de éso es de lo que se trata. Besos.

    Maryha, siendo un dulce típico de la provincia, es fácil que al menos les suene el nombre. ¡Qué casualidades nos unen! Besos

    Carlos, el olor a anís en la repostería embriaga con gusto, al menos a mí. Yo te puedo asegurar que estas aceitadas son del mismo sabor a las que venden en el pueblo de mis padres. Besos.

    Irene, a ti te pilla "un poco" lejos ir a dar un paseo por la ciudad de Zamora, pero al menos tienes estos dulces para deleitarte y pensar cuántos más te encontrarás aquí. Besos.

    miren, muchas gracias por tus halagos. Besos.

    Rosa, vaya, no me di cuenta de enviarte un correo para escribirte el mismo comentario que el del blog, por si no lo leías. Estas aceitadas no son exactamente igual que las mantecadas en textura, pero igualmente ricas. Besos.

    Asun, lo de celebrar una fiesta por su interés turístico ya ves que no es una tontería, que es un largo proceso, y bien estudiado. Me alegro de que te guste esta receta, tradicional a más no poder. Besos.

    Silvia, es verdad, siempre, todos los días, aprendemos algo nuevo visitando los blogs gastronómicos. Besos.

    Luisa, para ti, ir al norte, todo un contraste por clima, gastronomía, gentes ... Y de estas visitas se aprende, y mucho. Besos.

    Lorelai, muchas gracias por tus palabras.

    Salomé, a mi no me preocupa la operación bikini, es más, que me despreocupo, je je. Tengo hecho un pacto con el diablo, y no veas si me funciona ... ;-)) Besos.

    Ana, a mi me encanta regalar dulcitos, así que sorprende a tu hermana con una cajita de estas aceitadas. Besos.

    Muchas gracias por llegar, pararos, leerme y dejar un comentario. ¿Se puede pedir más? :-)) Besos

    ResponderEliminar
  34. Guapísima! solo con leer tu entrada ya se me ha abierto el apetito y los jugos gástricos se han puesto en marcha de pensar en tanto manjar rico que nos has mencionado. Y que mejor que terminar con unas pastitas tan buenas como esas.
    Y si encima nos las presentas así pues que no tejaríamos ninguna.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  35. Qué verdad es que nos faltan tantas cosas por conocer, por aprender...
    Jamás he estado en Zamora (aunque ahora me han entrado ganas de darme una vueltita, me encanta el románico). Tampoco había tenido ocasión de conocer las aceitadas zamoranas, que pienso que deben estar de pecado mortal, con ese regustito de anís... mmmmmmm.
    Nena, haces unas fotos preciosas, me encantan!!
    Besitossssss

    ResponderEliminar
  36. Que ricas tienen que ser, no las conocía, además te han quedado perfectas y las fotos preciosas. Enhorabuena!!
    Un beso.
    Claudia

    ResponderEliminar
  37. Te puedes creer que no conozco ni Soria ni Zamora y de verdad que tengo ganas de conocerlas espero hacer una escapada pronto.
    Estas recetas de siempre quedan riquísimas y mas sencillas imposible.
    Saludos

    ResponderEliminar
  38. ¿Y qué me dices de Palencia? Siempre nos confunden con Valencia y además nos llaman palencianos... en fin... cosas de la vida.
    Me encantan estas galletitas de hoy porque tienen su historia y su arraigo. Además me gusta mucho que pasen de generación en generación, es todo un logro que estas recetas se mantengan con el tiempo y eso será por algo ¿no?

    Besos.

    ResponderEliminar
  39. Qué maravilla de fotos, Yolanda! Casi se puede saborear esta ricura. Besitos!

    ResponderEliminar
  40. Those cookies look so good!

    I am glad you liked my Korvapuustit and can't wait to see your post!

    Cheers,

    Rosa

    ResponderEliminar
  41. Siento no poder responder a vuestros comentarios con la misma prontitud que lo hacéis vosotros, pero cuando lleguen las vacaciones de Semana Santa, la cosa cambiará.


    Montse, desde luego que el gasto público en patrimonio es muy escaso, y con los tiempos que corren, menos aún. Me gustan tus palabras. besos.

    Carmen, y lo que nos queda por conocer a lo largo y ancho de España. Besos.

    Cris, me alegro mucho de que te guste visitarme. Un beso.

    Pilar, pues tienes toda la razón diciendo que en Zamora se come de miedo, y por otro, que con solo leer el nombre de esta receta, ya una engorda, pero consuélate pensando que engordarías aún más si las tuvieras junto a ti, je je, porque no podrías evitar comer una. Besos.

    Pamela, pues ya somos dos, porque para disfrutar de las visitas turísticas, mejor sin aglomeraciones ni agobios. Besos.

    Lily, perdona la tardanza en contestarte, pero la textura de las aceitadas en más bien durita, pero cómoda de comer. Besos.

    Raquel, besitos madrileños para ti.

    Artabria, bienvenida al blog. Espero verte por aquí de vez en cuando. Besos.

    Sara, se me pone la piel de gallina de leerte escribir que te gustaría escuchar las campanas del lago, ayyyyyss, je je. Me alegro de que disfrutes de tus visitas a mi blog. besos.

    Lucía, bienvenida a mi blog y espero verte por aquí cuando el tiempo te lo permita. ¿Estás segura de que no pasará nada si me meto en el lago? je je je. Besos.

    Muchas gracias por vuestra visita a mi blog, y por todas las palabras que escribís en él. Besos.

    ResponderEliminar
  42. muy bonitas estas galletitas, yo no las concocía por complicaciones geográficas. y también me gusta mucho tu blog, que es muy limpio, minimalista, como me gustan a mí :)

    ResponderEliminar
  43. Yolanda que galletas tan sabrosas!! y como aprendo cada vez que paso por aquí!! me encantan siempre tus entradas..... por no decir tus fotos! preciosas!
    Muchos Besoss

    ResponderEliminar
  44. Mis padres, bueno y toda mi familia mayor son de cerca de Benavente ( yo nací en León cuando destinaron a mi padre allí unos años )y mi infancia son recuerdos de allí de esas tierras duras ya lo creo que sí.
    Unas aceitadas que ya me gustaría probarlas ya.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  45. Las ganas que tengo de ir a Zamora, me encanta el románico y por lo que me han contado todo el que va a Zamora se sorprende de ver lo bonita que es.
    Estas aceitadas te han quedado de lujo, no las conocía pero qué buenas son este tipo pastas, con ingredientes muy naturales y de siempre.
    Un besito

    ResponderEliminar
  46. Me ha encantado tu entrada, cuánto me has recordado a mi padre, el era salmantino, ya ves muy cerquita y siempre nos llevaba a conocer la zona y los dulces que era muy goloso, hablaba con la misma pasión que tu de la tierra. En fin que me ha gustado un montón por supuesto que la receta me la llevo.
    Bego me llama sister porque durante una temporada publicamos recetas con los mismos ingredientes, pareciamos gemelas, de ahí que nos llamamos sister la una a la otra.
    Un besazo grande!

    ResponderEliminar
  47. Que delicia de dulce y que fotos tan bonitas, me ha encantado!
    Besos,
    Nasy

    ResponderEliminar
  48. Empar, ¿y para qué dejar alguna de estas pastitas? Si se acaban se hacen más, que no veas cómo huele la hornada, je je. Besos.

    Mónica, me alegra haberte tentado a marcharte a dar un paseo por Zamora, era mi intención. Besos.

    Claudia, otro dulce más de la repostería tradicional española. Apunta bien la receta. Besos.

    Dolores, ¿y por qué no voy a creerme que no conozcas esas dos ciudades? Ni otras tantas conozco yo, pero no será por ganas, que para viajar siempre está una dispuesta. Besos.

    Silvia, pues tienes razón, que de Palencia no se oye hablar mucho, por no decir nada. Otra de las ciudades que parece que no existen. Besos, palentina, je je.

    Angie, ya le daría un mordisco a la foto yo también, je je. Besos.

    Rosa, thanks for both your visit and your words. I'll let you know about the korvapuusti. Cheers!

    Muchas gracias a los que habéis venido y me habéis dejado tan gratas palabras con vuestra visita. Besos.

    ResponderEliminar
  49. Sole, bienvenida a mi blog. Me alegra que te guste tanto como comentas, y espero leerte por aquí en otra ocasión. Besos.

    Ingrid, pues dicho está todo, y bien claro ha quedado lo que te ha gustado de la entrada. Besos.

    Ana, mis padres son también de un pueblo cercano, muy cercano a Benavente, así que por lo que veo, hay algo más que nos une aparte de la cocina. Besos.

    Clemenvilla, mucho arte, mucho arte hay en Zamora donde quiera que vayas, y en los últimos años el centro está rejuvenecido. Anímate a visitar la ciudad. Besos.

    Chelo, entonces tú padre hacía como hago yo: buscar donde venden dulces. ¡Qué perdición, madre! Je je je. Besos.

    Nasy, me alegra verte de nuevo por aquí. Encantada de que te hayan gustado mis aceitadas. Besos.

    Gracias, gracias por vuestras inestimables palabras. Y besos, besos.

    ResponderEliminar
  50. No conocía este postre... se ve muy rico, como suele pasar con la repostería tradicional.

    Me encant`ó la ciudad de Zamora cuando la visité hace unos años, y este verano espero volver

    Besos. Ana

    ResponderEliminar
  51. Hola, acabo de conocer tu blog y me ha encantado. Tus fotos son realmente bellas. Enhorabuena!

    http://elpuntodelcaramelo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  52. Un blog deigno de premio,precioso, me quedo como seguidora para disfrutarlo, muy lindo y aemas te invito a que visites mi blog que tiene de todo un poco sobre todo cocina.

    tremendita-tremendita.blogspot.com

    ResponderEliminar
  53. Ana, la cocina tradicional es lo bueno que tiene, que nos encandila fácilmente. Vuelve a Zamora. Siempre es grato volver a visitar lugares que gustaron. Besos.

    Nathalia, me alegra saber que te ha gustado mi blog. ¡Bienvenida! Espero verte de nuevo. :-) Besos

    tremendita, bienvenida a mi blog. Espero verte de nuevo por aquí, deleitándote con mis creaciones. Muchas gracias por invitarme al tuyo. En cuanto pueda, te visito. Besos

    Muchas gracias a todos por estar ahí, y venir a disfrutar de un trocito de Zamora. Besos y feliz Pascua.

    ResponderEliminar
  54. Me encanta leer la procedencia de las recetas. Como tú bien dices, apenas conocemos nada de Zamora. Con tu post, nos has transportado a una tierra que seguro tiene sus encantos y merece la pena descubrir.
    Las aceitadas tienen una pinta excelente... son de esas recetas que tienen su aquél.
    un beso

    ResponderEliminar
  55. Ónega, pues claro que tiene su encanto, como toda ciudad, pueblo o aldea. Y la receta, riquísima. Del estilo de las que tú tienes hechas también con anís. Muchas gracias por tus palabras. Besos.

    ResponderEliminar
  56. Como zamorana que soy, al leer esto se me han puesto los pelos de punta y con tu receta, casi puedo saborear las ricas aceitadas!

    Por cierto, me he quedado con ganas de saber el nombre del pueblo de tus padres...

    ResponderEliminar
  57. Virginia, muchas gracias por tus palabras. Me alegra que haber leído de tu tierra te haya sobrecogido. Mis padres, de Villalpando. Que pases un feliz día.

    ResponderEliminar
  58. Me he emocionado de ver esta receta y la foto de las aceitadas. Cuantos buenos recuerdos me traen!!! Mi tia las hace en el horno de toda la vida ademas de madalenas y rebojos!
    Me ha encantado ver esta receta, muchas gracias!
    Besos

    ResponderEliminar
  59. Hola Bea, gracias por entrar en mi cocina y disfrutar no solo de las aceitadas, si no de los buenos recuerdos que te traigan. Estas aceitadas que yo os he traído también se hacen en el horno. Y los rebojos, qué ricos. Mis padres los compraban en Villamayor de Campos, ummm. Besos.

    ResponderEliminar
  60. Gracias a tí Yolanda por compartir estas recetas tan exquisitas!
    Lo del horno quería decir en un horno de panaderia (hay uno cerca de casa de mi tía y va mucha gente. Ahí tu te lo guisas y tu te lo comes, es genial).
    Uf, los rebojos están de escandalo, que ricos! Hace ya mucho que no como!
    Un besin

    ResponderEliminar
  61. Que maravilla de receta, Yolanda!!!!!! Gracias por traerla y compartirla.
    Las aceitadas son riquiiiisimas!!! yo además, pongo el aceite a calentar con corteza de limón y de naranja (ecológica, para evitar los quimicos que les echan a las frutas) y luego dejo enfriar completamente el aceite, retiro las cascaras y continuo con los pasos que tu describes.
    Soy zamorana aunque vivo fuera desde hace ya muchos años... para los amantes del arte es una ciudad imprescindible, preciosa!!!!!
    Irene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu beneplácito, Anónimo. Tomo nota de tu técnica de cocer las pieles de las frutas cítricas en aceite.

      Es un dulce tan, tan rico ...

      Muchas gracias por tus palabras.

      ¡Feliz finde!

      Eliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.